lunes, 11 de enero de 2010

Con los ojos de Congo

Lunes 4 de Enero de 2010 (Tarde)

Congo sabe lo que me gusta
por eso esta tarde
hará de Lazarillo para mí.

Me dejaré guiar,
ciega, confiada,
porque sé que me asombrará.

Siempre lo hace.

...ooo000ooo...

(Dejaros acompañar por la música mientras leéis)

Me invita a tomar un café en Le Pain Quotidien: Maderas naturales, suave música clásica, luces agradables, una gran mesa comunal al lado de otras pequeñas... Todo contribuye a crear el ambiente acogedor que todo Le Pain Quotidien ofrece, al margen de la ciudad o continente, en el que se encuentre.

"Alain Coumont aprendió sobre el pan desde niño, se paraba en una silla y observaba a su abuela hacer pan cada domingo. Cuando era un joven chef en Bruselas, Alain no lograba encontrar el pan adecuado para su restaurante.

Apasionado por la calidad, volvió a sus raíces y abrió una pequeña panadería donde podía amasar harina, sal y  agua y convertirlo en las rebanadas rústicas de pan de su niñez.

“Le Pain Quotidien”, fue el nombre que le puso a su panadería."

 

P1040043             P1040042

Cuando salimos a la calle ya ha anochecido.
Me gusta Madrid incendiada con sus luces: las navideñas y las que alumbran los edificios.

P1040053

P1040046 P1040044

La Puerta del Sol, que efectivamente luce con un gran sol de mentira, original y vivaracho.
Y mucha gente: Vida.

P1040051 

Y un lugar desde el que empezar.
Partir.
Y un lugar al que llegar.
Volver.

P1040054

Y como por encanto, recorriendo callejuelas antiguas y llenas de historia nos topamos con la Real Casa de Postas.
Y me parece que he llegado al cielo, mirando ese techo iluminado de miles de estrellas.

P1040060      P1040061

En otra ocasión iremos a un musical. De momento nos conformamos con ver el Teatro por fuera.
Teätro Häagen-Dazs (Calderón).
Están representando A, el musical de Nacho Cano.

P1040062

Y llegamos a la Plaza Mayor.
Ya han recogido los puestos navideños.
Congo me ha contado como estaba hace unos días atrás, mientras caminamos por ella.

¡Hace mucho mucho frío!
Pero no llueve. Hemos salido con paraguas. Ley de Murphy. 

P1040063 P1040064

Y ésto sí que me asombra. Me quedo embobada mirando el Mercado de San Miguel, ya desde fuera.

P1040066        P1040073

Los arenques me hacen volver a la infancia. Mi madre los hacía muchas veces cocidos con patatas y cebolla. Aliñados después con un chorretón de aceite de oliva. Yo no los comía porque no me gustaban y a mí me hacía otra comida pero ahora se me antojan.

Quiero sentir el olor de antaño.
Volver a la cocina pequeña.
El mantel de cuadros.
Las servilletas de tela.

P1040067 P1040068
Cerezas (muy caras: 16 €) pero con una pinta estupenda.

P1040069 P1040070
Y puestos de todo: pasteles, comida japonesa, pescados y mariscos, vino, quesos, fiambres, flores, chocolates, champagne...
Todo con una pinta buenísima.

P1040074 P1040071

Cuando llegamos a La Almudena (Catedral de La Almudena) ya ha anochecido completamente.
Pero es una delicia contemplarla así,
encendida, con el cielo negro de telón de fondo.

P1040077 P1040078

¡Uhmmmm! Me gusta estar en Madrid.
Con Congo.

Y ahora me gustaría saber lo que os llega a la memoria.
Contarme el instante.
Lo que descubrís o lo que os hacen sentir las fotos

Os dejo más música para que os inspiréis.

31 comentarios:

Carlos dijo...

Así como tu confías en Congo, yo confío en tí y me tomo de tu mano para recorrer Madrid con ustedes. (aunque los números impares nunca son buenos) :)

"alli donde se cruzan los caminos,
donde el mar no se puede concebir"

Beso de viajante a viajante.

Muy feliz 2010 para ambos.

guillermo elt dijo...

Pues te diré que tengo una imagen fija de madrid... y era cuando me dedicaba por el Viejo Madrid (Puerta del Sol y adyacentes) a colarme en los portales y subir andando hasta el último piso... Pisar esos escalones de madera, posar mi mano sobre esas bolas de las barandillas... esas puertas de las casas... La luz que entraba por los tragaluces superiores... Sí, más que el Madrid Monumental y cultural, que sí, claro... más que la Preciosa Madrid con sus calles y vistosidad, que sí, claro, me encantaba la Gran Madrid en su Pequeño y Añejo Tesoro, escondido y a disposición de cualquiera... Disfrutaba colándome en las casas, subiendo y bajando escaleras y si al llegar arriba del todo, me encontraba con una puerta abierta y poder entrar en la azotea... Genial de los Geniales.

Besicos.

Aldabra dijo...

Buenas noches, Carlos, ya has vuelto, que alegría que hayas llegado para acompañarnos. Aunque seamos 3 seguro que llegaremos a un acuerdo, como buenos vagamundos.

Guiller: Me encanta lo que me has contado. Te juro que me he puesto a subir y a bajar escaleras contigo.

Biquiños,

mariona. dijo...

AMO Madrid:)

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Haces bien en dejarte guiar así.

Chus dijo...

La Plaza Mayor, ¡que delicia!, y yo que he estado unas cuantas veces en Madrid, y que no descubrí los bares de tapas de la trastienda de la Plaza hasta unos instantes antes de volver a casa, es bien cierto que siempre nos queda algo nuevo por descubrir

beker dijo...

Pufff muchos recuerdos, porque callejear por Madrid me lleva a una época de mi vida muy vital e intensa, inmensa de sentimientos; muchas noches de cortos por la plaza de Sta Ana y los músicos en la Plaza Mayor, una mañana de domingo tocando el concierto de Aranjuez cuando cerre los ojos un instante y senti la felicidad... todo eso, con ELLA:) Besos

Adolfo Payés dijo...

Que bello post.. que viaje tan maravilloso..
Y así dejándote guiar.. es fantástico.

gracias por compartirlo

jordim dijo...

bonito recorrido..

David C. dijo...

aldabra: Feliz 2010. Te cuento que a mi también me impacto "The Reader", realmente me conmovió.

BELMAR dijo...

(PREFIERO DISPARAR LA BALA AL CORAZÓN DE LA INJUSTICIA)

TORO SALVAJE dijo...

Cuando fui a Madrid tuve la sensación de irme a vivir a la época de Cuéntame, y ahora veo las fotos y pienso lo mismo.

Besos.

Estela dijo...

Me has hecho recordar un fin de semana en Madrid que estuve, no hace mucho con mi marido fue maravilloso, es una gran ciudad, recorrimos con el bus turistico casi toda la cuidad, me sente en los jardines del palacio Real y meti los pies en un lago que hay, Claro era el mes de Julio, estuvimos en la plaza Mayor que habia un concierto, y fuimos a cenar al restaurante mas antiguo del mundo, que se llama El Sobrino de Botin.

Tus fotos son preciosas gracias por compartir y hacerme revivir un buen fin de semana.

Un abrazo!!

Belén dijo...

Haces bien en confiar... tiene bien ojo!

Besicos

Alegría dijo...

... Llegada en tren, durmiendo toda la noche, con el coche atrás (esta vez, mi padre nos evitó los kilómetros por carretera, y disfrutamos... sí...) Por la mañana temprano, bajamos de él y desayunamos en unas de esas cafeterías atestadas, mientras observo cómo la gente va con prisas... Son días de trabajo, de quehaceres habituales, y yo, desde pequeña, disfruto contemplando cómo se desarrolla la cotidianeidad, en la vida de otros... Me encanta. Me gusta el olor de la cafetería; sus sandwiches, los suizos o los montaditos, además de las tostadas y las magdalenas. Esta vez, estaremos poco en Madrid; a la vuelta, la disfrutaremos aún más. Estamos ansiosos por llegar a Soria. Siento que tengo un lugar de mi corazón, anclado en aquellos lugares...

Un beso, Aldabra.

iliamehoy dijo...

No es sólo Madrid, es el momento, ese presente que te confirma que no querrías estar en otro lugar y sientes las cosas con mayor intensidad.
Una sonrisa

SOMMER dijo...

Congo si que sabe ¡¡¡¡¡¡

PMM dijo...

Me encanta ver como la gente ve Madrid con ojo sde turista saboreando y pareciando cosas que quienes las vivíamos día a día, quizás no apreciamos tanto. Pero puedo decirte que has descrito muy bien la zona en la que yo trabajaba y que me has hecho añorarla un poco.

fonsilleda dijo...

A mí me llega mi última visita a Madrid, los pasos que dí, sobre todo los no subterráneos y me llegan mis constantes deseos de volver siempre, no en vano alguien decía: "de Madrid al cielo".
Bonito tu paseo con luces, flores y arenques, incluso con esa catedran tan denostada por muchos.
Bicos.

zeltia dijo...

esta vez la música que sirve de fondo a la lectura me gusta mucho más!
la panadería algo redondo, entré en el enlace: adoro el pan, su olor, su sabor, solo y acompañado: mantequillas, gamas de mermeladas, aceites diferentes, quesos, embutidos...
el paseo, sin desperdicio. yo suelo ir al mercado más antiguo o popular de las ciudades que visito; me encanta la vida de los mercados!, al menos un paseíto me lo doy, y es raro que no termine comprando algo,
algo extraño y llamativo,
o alguna pieza de fruta que esté diciendo cómeme, porque, si no llevo hambre, se me despierta!.

una pena que ya no estuviesen los puestos en la plaza mayor, de todos modos tanto en ella como en los mesones de los alrededores siempre está llena de vida.

las luces navideñas están bonitas, y el alumbrado rutilante ensueña, aunque ahí tengo yo sentimientos contradictorios:
por un lado me cuesta no sucumbir al entusiasmo,
pero por otro pienso en todo ese inútil derroche de energía.

en resumen, os he seguido con mi propia emoción pegada a vuestros talones; y me han entrado ganas de hacerlo por mi misma.

vazquez74 dijo...

No sabría decirte pero me recuerda la visita que hice con mi mujer al Madrid antiguo hace pocos años.
Me gusta ese aire de poblachón histórico que desprende el viejo Madrid austro - borbónico.
Vamos a fundar el "club de envidiosos de Congo" (envida sana, of course).
Por el viaje,
y por la compañía.

BIPOLAR dijo...

¿lo que sentimos?... el primer impulso cuando lo leí ayer. el primer impulso cuando lo he releído hoy. Sólo las primeras líneas (erotismo)

Madrid:
Le Pain Quotidien: Ratatouille (cualquiera puede cocinar)

Los arenques: El ojo blanco y el olor a seco y a tasca (Lo comía mi padre)

El kilómetro cero: el origen

La frase: "Un gran sol de mentira"

Sunny dijo...

Hoy he conocido Madrid gracias a tí. No es que no haya estado alguna vez, pero vas a ver cosas sin pararte a observar, sin escuchar lo que esa ciudad quiere decirte.
Gracias y...

Besinos.

Carlos Sousa dijo...

Moi ben aproveitada a viaxe, deixasnos fotos para tódolos gustos. Como non coñezo Madrid non me recordan nada, pero teñen moita luminosidad, nótase as datas que eran.
Unha curiosidade, así baixiño. Como foi o comenzo de ano con Congo (en pelotas ou non?...)

Grazas polo teu comentario, tardei en contestar pero aquí estou. Encántado de coñecer o teu blog. Sorte neste ano.

Un bico

jg riobò dijo...

Bello Madrid de visita.
Feo de trabajo.

Maca dijo...

A mi las fotos me hacen recordar un día de fiesta de pueblo cuándo era niña, mira tú que cosas , que tendra que ver!,
supongo que será por aquello de recorrer lugares,
Espero que sigas disfrutando de tu viaje
Biquiños

Silvia dijo...

Aldi, déjame decirte que eres un ser completo; te llenas de vida y sabes captar la belleza de lo que te rodea sabiendo además interpretar cada detalle con maestría. Sé puede decir que estás llena de vida y que ésta te gusta. No creas que muchas personas tienen ese don. La mayoría de la gente pasa por la vida ensimismada en sus problemas sin observar lo maravilloso que la vida cada día les regala.
Sensaciones... qué puedo decirte de una ciudad que no me gustaba por desconocimiento y que ahora me encanta... Pues Madrid para mí es vida, como bien describes y cómo se puede ver en tus fotos, es cultura, es movimiento, es risas por cada una de sus esquinas, buenos momentos con amigos, dónde todo es posible, laberinto de mil y un corazones que laten, es pinchitos en Santa Ana, es corre que perdemos el metro,es gente abierta y natural...Amo Madrid.
Gracias por tu post, Aldi.

Aldabra dijo...

Muchísimas gracias a todos por dejar vuestras impresiones y recuerdos.

biquiños,

Albino dijo...

Me gusta Madrid, pero sobre todo me gustaba el Madrid de mi juventud, con la terraza del café Gijón que permanecia con sus mesas y sus sillas durante las noches primaverales y veraniegas, aunque el café se cerrase, por lo que las tertulias eran interminables: Torrente Ballester, Olano, Laxeiro, Buero Vallejo, Paco Rabal, Aurora Bautista y un novato y humilde Albino Mallo.
El Madrid de la taberna "El comunista" nombre que le habíamos puesto los que íbamos a comer, pero que en tiempos franquistas, como es lógico, no aparecía en el rótulo. El madrid de Boby Deglane y la gente haciendo cola en la Gran Via para entrar en los concursos radiofonicos cara al publico que hacía en el pequeño auditorio de Radio Madrid, el Madrid de mis tiempos en el Teatro Español, dirigido por Tamayo y tomando la copa de fin de año en el camerino de Adolfo Marsillach, el Madrid de la taber El Abra, cerca de la puerta del Sol, donde daban los mejores pinchos de bacalao rebozado del mundo, el Madrid del tablao flamenco "Villa Rosa". donde debutaban los que luego se harían famosos, el Madrid de El Rastro, para rebuscar entre libros viejos e incluso comprar por poco dinero un Picasso falsificado, concretamente el quijote en tinta negra. Luego, formalizada mi vida, fueron las visitas a la calle Espronceda donde esta la sede de la Agencia EFE, y generalmente rapidas. Ahora me fastidia un poco el Madrid de las luminarias, de los fluorescentes de los comercios pijos de Serrano llenos de marcas extranjeras.
Menos mal que todavía se donde queda algún recuerdo del pasado, porque "El comunista" sigue existiendo y ahora con rótulo incluido...
Un beso

Chousa da Alcandra dijo...

O mellor da viaxe foi o que pisaches ó sair do metro!! jajaja

irene dijo...

Me encantan tus fotos, yo hice algunas parecidas, por lo menos en los mismos lugares, me hace gracia pensar que tal vez estábamos haciéndolas en el mismo momento.
Hace un montón que no voy por el mercado de San Miguel, me has hecho pensar en visitarlo.
Qué suerte tienes con tu Congo, y tu Congo contigo, me encanta leer lo que escribes sobre él.
Biquiños para los dos.