domingo, 2 de enero de 2011

Inquietud en el Paraíso (III). Bertuchi.

jardines tetuán

Capítulo II. EN LA COMANDANCIA DE LA DIVISIÓN.

Pág. 51

“Paisán se levantó del sillón y caminó por el despacho: le gustaban mucho los óleos de Bertuchi que lo decoraban, en especial unas escenas del mercado de Tetuán.”

Bertuchi vuelve a aparecer, a lo largo del libro en:

Capítulo III. Pág. 198

“- Tengo debilidad por esas pinturas y nadie, absolutamente nadie, salvo usted, parece percatarse de que están colgadas en la pared. Y no sabe cuánto aprecio el descubrir una brizna de espíritu en aquellos que me rodean.

- Muchas gracias, excelencia.

Era cierto, pero Diego Paisán evitó confesarle que le interesaba menos la pintura que la filatelia. De niño, comenzó a juntar una pequeña colección de sellos. Casi todos los que circulaban por el Protectorado reproducían cuadros de Mariano Bertuchi. Los del general Batet se asemejaban tanto a las ilustraciones de sus sellos, que cada vez que entraba en la comandancia, trataba furtivamente de descubrir las diferencias.”

Capítulo V. Pág. 282

"Precisamente en su despacho tenía un óleo de Bertuchi que representaba un campo rojo, un cielo luminoso, casi blanco, y en mitad de él, aún más resplandeciente, con un fulgor intensísimo, la silueta de un Breguet XIX." (1)

clip_image003
Bertuchi es considerado el pintor por antonomasia del Protectorado Español en Marruecos. A través de su pintura se puede seguir todo el periodo de pacificación del Norte de Marruecos por el Ejercito Español.

Un niño precoz. Nace en 1884 en el barrio del Realejo de Granada. Comenzó su formación en el estudio del maestro Eduardo García Guerra y en el de José Larrocha. Con 9 años, se matricula en la Escuela de Bellas Artes de Málaga y al año siguiente en la de Granada. Con 11 años, participa ya en una Exposición y con 13 gana un Certamen organizado por el Liceo Granadino. Con 14 años, realiza en Granada sus primeros cuadros con motivos árabes. Con 15 años realiza su primer viaje a Marruecos.

clip_image005
Bertuchi fue uno de los pocos hombres de su época que no falseó la imagen de la tierra que diera sentido a su vida y obra: Marruecos. Nada más atravesar el Estrecho por vez primera, ya supo que un día se despojaría de toda ficción, de aquellos primeros cuadros suyos de tono orientalista para llegar a convertirse en el pintor español por antonomasia de Marruecos; uno de los que mejor y con más respeto plasmó su existencia. Un tetuaní de vocación y un andalusí de raíces.

clip_image006
Las ciudades que le sirvieron de inspiración para su obra pictórica fueron Tetuán y Chawen y las temáticas que destacan en su obra son: paisajes, jardines, zocos, cafetines, foudaks, la calles de Tetuán, los emparrados, las murallas y puertas, la vida cotidiana, las ceremonias y las tradiciones.

A lo largo de su obra pictórica, Bertuchi no solo pintó oleos, sino que también creó ilustraciones para revistas, diseñó sellos, carteles, vidrieras… Fue un autor incansable: miles de bocetos y dibujos, cientos de óleos, acuarelas, grabados, aguatintas, fotografías y plumillas así lo testifican.

Era tanto el prestigio del que disfrutaba Bertuchi, que la Dirección General de Correos, a la hora de buscar motivos para sus emisiones de sellos, se va a fijar en él. Ésta será la faceta más conocida del pintor entre los filatelistas.

clip_image007 clip_image008
Una colección de dichos efectos postales constituye una auténtica pinacoteca del artista granadino. Sólo hay un pero: lamentar la escasa calidad técnica de la mayoría de dichos sellos, realizados en gran parte por talleres privados, tanto por el tipo de papel como por los sistemas de impresión elegidos. Hay que tener en cuenta que es una época en la que la economía española está pasando por unos momentos muy difíciles, después de la Guerra Civil, y en pleno período autárquico debido al bloqueo económico decretado por las Naciones Unidas.

 expo_39
Además de su trabajo pictórico tampoco podemos olvidar la labor humanística que éste llevó a cabo en Marruecos; su inquebrantable tarea en defensa de las costumbres y tradiciones y su empeño para la recuperación del patrimonio cultural marroquí.

No menos importante fue su labor como inspector jefe de los “Servicios de Bellas Artes y artesanía del protectorado” y como director de la “Escuela de Artes y Oficios tradicionales” de Tetuán y de la de Targuist y su entrega como director, también, del “Museo etnográfico marroquí” de Tetuán y de la “Escuela de alfombras” de Chefchaouen, o el quehacer realizado como fundador, director y profesor en la “Escuela de Bellas Artes” de Tetuán.

clip_image001
Imagen del pintor en su estudio.

Mariano Bertuchi fallece en Tetuán, el 20 de Junio de 1955 a la edad de 71 años.

(1) Breguet XIX

300px-Breguet_19

NO OLVIDAR, que en el margen izquierdo del blog, justo debajo del libro de Óscar Esquivias, están todas las entradas que voy haciendo sobre la lectura, para todos aquellos que queráis utilizarlas.

26 comentarios:

Tonet dijo...

Me ha gustado muchísimo tu entrada. Este libro tuyo se me está clavando en el cerebro...al final cederé y te lo pediré.
Pero antes déjame terminar con "los pendientes"... si no te importa copio las entradas q se refieren al libro , así me será más fácil leerlo cuando lo tenga en mi poder.
Gracias por todo lo que me aportas.
Que Dios te lo pague con muchos nietos¡¡¡ jeje

Un abrazo cielo y feliz semana

Merche Pallarés dijo...

Aldabriña, me tienes a-lu-ci-na-da. ¡Qué interesantísima información nos has proporcionado sobre este artista andalusí-marroquí! ¡Gracias, gracias, gracias, shukran! Besotes, M.

TORO SALVAJE dijo...

No sabía ni de su existencia.
Me gustan esas pinturas.

Besos.

Manolo dijo...

Tampoco conocía estas pinturas. Gracias por mostrarlas.
Ya he visto que eres una alumna aventajada y exitosa.
Besos

Asun dijo...

Hay que ver cuanta atención pones al leer. Yo voy por el capítulo III y todavía no he llegado a la pág. 198 (es que es un capítulo laaaaaaargo) pero estoy segura de que aunque hubiera llegado no me acordaría de que ese pintor había salido con anterioridad, de hecho no me acuerdo de la escena que mencionas del capítulo II. Después de haberte leído a ti, seguro que en cuanto me aparezca me acordaré.

Con respecto a Bertuchi, jamás había oído su nombre, y me han gustado sus pinturas.
Gracias por descubrírmelo.

Besos.

plinnn... dijo...

cuánta luz :)) buen comienzo de semana :))

Silvia dijo...

No conocía a este pintor. Siempre es bueno aprender un poco más de arte y cultura. Un abrazo :)

Silvia dijo...

No conocía a este pintor. Siempre es bueno aprender un poco más de arte y cultura. Un abrazo :)

pancho dijo...

Por el cuadro del zoco parece que no ha pasado el tiempo, se puede ver tal cual en cualquier ciudad marroquí.

Buen trabajo complementario.
Un abrazo.

zeltiavertida dijo...

Aquí, culturizándome...

bicos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

en este tipo de entrada me lleváis ventaja...sigo leyendo...aún no tengo los libros...un abrazo

Pau dijo...

Genial

Un beso

Milu dijo...

No lo conocía. Genial. Siempre te lo digo, cada día que vengo a tu casa aprendo y eso es de agradecer.

Un beso

Chus dijo...

Ya solo contemplar los cuadros es una invitación a la lectura, lo que pasa que avanzas muy deprisa, cuando consiga el libro seguro que tu ya lo has acabado. Feliz Año

Con una copa de cava,
y con toda mi ilusión,
brindo por mis amigos,
y con cariño os deseo,
de lo bueno, lo mejor.
Chus

claudia dijo...

Yo lo conocía de casualidad porque me encantan las acurelas, pero n sabía más que su nombre.
Muy interesante.

Rosa Fdez. Salanova dijo...

Me gusta Aldabra;muy interesante la informacion de este pintor,buen trabajo.
Te deseo todo lo mejor paea este Año Nuevo.

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Una más que oportuna información, que sirve para comprender las alusiones del texto y sitúar la obra en unas referencias artísticas. En la trilogía hay una profunda labor en este sentido por parte de Esquivias.
Besos.

Myriam dijo...

Ya terminé el libro y me viene de perlas esta entrada sobre Bertuchi. Gracias y besos.

Albino dijo...

Conocia, aunque nunca la vi en directo, la obra de Bertuchi con esas luminosidades marroquies. Hoy, gracias a tu aportación, me entero de muchos detalles nuevos.
Gracias Aldabra por tu añadido a mi normalita cultura.
Cariños

oliva dijo...

La primera vez que leí algo sobe este pintor tan expresionista fue en El tiempo entre costuras. Hacen referencia a Bertuchi y sus obras, la escuela que fundó, a la que Sira, la protagonista, acude a pedir ayuda a través de su vecino y amigo.

Me gustó mucho esta entrada tan elaborada y detallada. Los sellos son pequeñas obras de arte, realizadas con tanta precisión que soprende.

un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Los cuadros de Bertuchi, con su luminosidad africana y sus alegres colores, debían ser la única nota alegre en aquella comandancia de la VI Región Militar, en el palacio que los burgaleses llamamos, todavía, Capitanía, aunque ya no lo sea. Está muy cerca de mi casa y de mi trabajo, me gustaría colarme en esos salones, a ver si veo los Bertuchi, si es que están.

Gracias por este regalo para la vista.


Leyendo Esquivias me imagino un ambiente de militares,con un predominio de grises y marrones. Incluso, habla de olores de lo peor. Poco aseados, fumando mucho, dando órdenes, qué ambientazo...

Un beso, Aldabra.

Ele Bergón dijo...

Muy buena tu aportacion del pintor Mariano Bertuchi.¡Que luminosidad en eus cuadros!

Feliz noche de Reyes.

BEsos

Luz

MIMOSA dijo...

Hola Aldraba, llegó desde La Acequia, haciendo aquellas incursiones a las que a bien nos hace referencias Pedro para el seguimiento de esta lectura. Me ha gustado mucho esta entrada dedicada a Bertuchi, filtrando al detalle la lectura, muy interesante el hecho de percatarse y puntualizar sobre estos pequeños fragmentos a los que se hacen referencia en la novela.
Me quedo para seguirte, un saludo
Mimosa

Beatriz dijo...

Magnífica entrada, tremendo un curro reunir esa información, gracias por darme a conocer a este pintor.

Juanjo dijo...

Un gran trabajo de documentación. Si haces lo mismo con cada libro que lees, debes tener una enciclopedia entre las cejas.

Enhorabuena.


Besos.

Anónimo dijo...

se acaba de publicar un librazo de bertuchi en ceuta, busca libreria africa totem

saludos y gracias por tener buen gusto