viernes, 9 de julio de 2010

Katia

Antonio Santin - Pausa 
                                           Antonio Santin - "Pausa"

Nadie imaginaba que Katia, guardaba en su garganta, un último grito ahogado.

Nadie se molestó nunca en ir un poco más allá de su sonrisa luminosa y su aliento de clorofila.

Nadie sospechaba que, tras sus amígdalas, habitaba una fiera escondida, deseosa de escupir su gran secreto.

Nadie sabía que Katia ya se estaba muriendo, antes de la fecha señalada.

 

 


Shout, shout, let it all out...
Grita, grita, suéltalo todo...

21 comentarios:

Andrea dijo...

Que triste historia.
Me encantan las últimas líneas de "shout, shout, let it out".

A todo esto, ¿Como va tu pierna?

Un beso!

TORO SALVAJE dijo...

Nadie se acercó lo suficiente.
Solo miraban su fachada.

Besos.

Mobtomas dijo...

Breve cuento que retrata la lejanía escondida en la cercanía rutinaria. Tan cerca y tan lejos a la vez.

Myriam dijo...

¿Y Catia, lo sabía?

Maripaz Brugos dijo...

Que bien has relatado la angustia interior de de Katia. quizá nadie supo mirar el fondo de su álma.

¿Como va tu pierna?

Un beso

Cele dijo...

Me has puesto piel de gallina, y eso que no hace frio.
como ya he leido tus entradas anteriores y veo que has disfrutado de lo lindo me queda preguntar por tu pierna que la he visto un poco desmejorada.
Cuidate
Un abrazo

Belén dijo...

Lo más triste es que Katia, seguramente, si sabía que todo se acababa...

besicos

Chousa da Alcandra dijo...

Eso de ter unha "fiera" agochada nas amígadlas é un puntazo. En caso de necesidade abres a boca e déixala que acojone ó persoal.

Non digo nada do inglés, que eu unicamente sei falar na lingua indíxena; por iso o de "shout shout", paréceme que está facendo "gárgaras".

Bicos na data axeitada

El Pinto dijo...

Me apena imaginar que nadie sea sinónimo de soledad. Decia el poeta que quien camina sin amor lo hace amortajadao a su propio funeral.
Nadie de otra manera escapa de la fecha señalada.
Un fuerte abrazo

Alís dijo...

Es la manía de quedarnos con lo superficial, de no ver más allá de una sonrisa o una mueca...
Fuerte historia

Espero que tu pierna vaya bien

Bicos

vazquez74 dijo...

Una historia breve pero impactante. Un beso y que la pierna mejore. Buen fin de semana.

beker dijo...

El grito que se ahoga en la impotencia... llega el mensaje de muchas realidades mudas. Besos y mimos para tu pierna

Silvia dijo...

Aldi, qué tal sigue tu pierna. No he podido leerte hasta ahora porque yo también he estado convaleciente. Pero gracias al cielo ahora puedo estar aqui de nuevo.
Sobre el relato: corto pero intenso. Y es que muchas veces ignoramos tantas cosas de los demás...
Un abrazo

jg riobò dijo...

Desgarrador.

eva dijo...

q fuerte, me ha imresionado

LLONXANA dijo...

Lamentablemente muchos caemos antes de la fecha, quizas con la intención de apurar un tiempo que, por alguna razón, no nos pertenece. ¿O sí?

SOMMER dijo...

Demasiado común para ser ficción. Demasiadas veces miramos, pero no vemos.

Besos de recuperación.

Juanjo dijo...

Ay Profidén, cuánto mal nos has hecho. Hubo un tiempo en que la gente miraba más allá de una sonrisa, pero ahora todas ellas, las sonrisas, nos adelantan por la derecha sin intermitente, y no vemos nada.
Katia podía haber prolongado sus días, menguando las sonrisas falsas. Las verdaderas se cuecen siempre a fuego lento.

Me ha gustado mucho el texto, pero me gustará más saber que tu pierna se deshincha como burbuja inmobiliaria.

Besos.

David C. dijo...

en mi blog un comentario a tu comentario.

fonsilleda dijo...

Hay pocos que sepamos mirar lo que de verdad importa.
¡Qué pena!.
Buen micro-
Bicos.

BIPOLAR dijo...

Todo el mundo está lejos