lunes, 14 de junio de 2010

im-PERFECTA

Imagenpremio 1

Mi querido Pau, del blog “2d2”, al que estaba totalmente enganchada (es que ha decidido cerrarlo desde que preparé esta entrada), me regala el Premio a la Imperfección. Si lo tengo delante lo mato pero como me lo envió vía blog me calmo y voy a entrar en el juego. No quiero contaros lo que me parece la tarta porque si no vais a pensar que... pero es que…

REGLAS DEL JUEGO:

1.- Citar cinco razones (no físicas) por las que te consideres imperfecto.

2.- Citar cinco razones por las que considerarías imperfectos a otros.

3.- Que circule el premio a otros cinco imperfectos (sólo si te da la gana, que para eso eres imperfecto

Así que empezamos por el principio. Busco la palabrita en el Diccionario de la RAE, no vaya a ser que meta la pata estrepitosamente y después prometo ir al grano.

Imperfección.

(Del lat. imperfectĭo, -ōnis).

1. f. Falta de perfección.
2. f. Falta o defecto ligero en lo moral.

Punto 1

En realidad, tengo que confesar que me llevó mucho tiempo pensar en Cinco razones por las que me considero imperfecta porque soy muy perfecta (es broma), es más, mi primera razón es:

Perfeccionista: Y bastante; ahí es nada. Siempre procuro que salga todo bien y no paro hasta conseguirlo. Lo cual, en muchas ocasiones, me agota, hasta que me doy cuenta que en el intento pierdo demasiada espontaneidad y entonces me relajo y fluyo y despego y vuelo.

Maniática con el orden: Congo me vacila bastante con este temita y hay veces que va por la casa torciéndome los cuadros para que luego los ponga yo derechitos otra vez o cambiándome los objetos de lugar. Confieso que tengo mi parte del armario impecable, todo dobladito y a poder ser organizada la ropa por colores o temáticas (rayas, lisos…). Y también confieso que desde que tengo uso de razón anoto en una libretita (monísima, por cierto) todos los libros que voy leyendo; hasta el momento llevo anotados 675 libros, no sé el año en que empecé porque sólo era una lista en principio, luego con eltiempo empecé a anotar por años (a partir del año 1987). El pirmer libro que consta es: "Nacida inocente", de Gerald Di Pego.

Sí, lo sé, puede resultar horrible. Pero digo en mi descargo que soy lo más tolerante que puedo con Congo y con Senia y si no que entren ellos y lo digan. Aunque apuesto que Senia (para dejarme quedar mal) protestará y dirá que no cuento toda la verdad pero… En fin, sacar vosotros vuestra propia conclusión.

Autoculpabilidad: Me castigo mucho cuando hago las cosas mal y a veces aunque no sea yo la culpable de la situación también me culpo, por si acaso.

Obsesiva: Necesito entender muy bien todo lo que me sucede y lo que sucede a mi alrededor para poder encajar las piezas como si de un puzzle se tratase, lo cual me lleva a perder mucha horas en cavilaciones y ansiedades. Le doy demasiadas vueltas a las cosas, lo reconozco, aunque (para mi bien) con la terapia he mejorado y he aprendido mucho a desconectar y cambiar de chip.

Entregada e Impulsiva: (Aquí hago trampa y pongo dos imperfecciones en una) Suelo entregarme al cien por cien en todo lo que hago y a veces sin pensármelo dos veces y claro, cuando las cosas salen mal recibo unos golpes considerables, de los que me cuesta bastante reponerme. Congo dice que no me protejo lo suficiente, que debo ser más cauta porque si voy por la vida como un libro abierto, muchos podrán aprovecharse de mis debilidades. Pero claro, siempre le digo que prefiero asumir el riesgo de apostar fuerte que perderme todo lo que saco de ganancia.

Punto 2

Ahora voy con Cinco razones por los que consideraría imperfectos a otros:

Intolerancia: Creo que todos (me incluyo) juzgamos a veces a la ligera, sin ponernos bien en la piel de los demás, o sin calzar un tiempo sus zapatos.

Mala educación: No soporto a la gente mal educada que se “hace pipí” fuera del tiesto. Me saca de mis casillas, lo reconozco.

Prepotencia, Pedantería: También me producen urticaria las personas así.

Pedante: Dicho de una persona: Engreída y que hace inoportuno y vano alarde de erudición, téngala o no en realidad.

Prepotente: Que abusa de su poder o hace alarde de él.

Inmovilismo, falta de voluntad, dejadez: No acabo de entender a las personas que tienen horchata en las venas. Sobre todo a esas que aún por encima se quejan siempre, una y otra vez, pero no hacen nada por cambiar, bien su vida, bien las situaciones. Admiro a las personas luchadoras, emprendedoras y tenaces.

Mentira: Creo que la falta de honradez, el aparentar lo que uno no es son defectos bastante imperdonables.

Punto 3

Me lo salto. Eso sí, me encantaría que si alguien se anima con esto de las imperfecciones, me lo cuente, bien en los comentarios o bien en su blog. Si lo hacéis prometo enviaros el premio.

 

Y así es como sueno, ¿verdad Congo?

 

20 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Genial!
Yo soy imperfecto por naturaleza. Lo difícil es asumirse como tal.
Besos.

Titajú dijo...

¿Y por dónde se empieza?
Me pasa como a ti, soy tan perfeccionista que tengo hasta las especias de la cocina colocadas por orden alfabético.
Soy muy, muy, muy intransigente. Ya me gustaría a mi no serlo tanto, pero qué se le va a hacer.
Tengo muy buena memoria, y eso hace que me sea imposible olvidar las cosas. ¿Cómo se puede perdonar, si no se puede olvidar?
Honesta. Creo que soy honesta y no puedo soportar el engaño. También hago como tú, me castigo cuando me porto mal.
Mi genio, terrible y explosivo. Tengo un carácter insoportable.
Y faltas imperdonables en los demás:
-traiciones y engaños, no puedo con ellos. si haces una cosa, reconócelo y nunca, nunca ataques por la espalda. Es lo peor que hay.
-El "olor a humanidad"; ese es el motivo por el que odio las multitudes: hay muchas posibilidades de encontrarte con personas desaseadas.
-los fanáticos de la moda. Nunca entenderé a la gente que tiene que ponerse algo porque alguien dice que se lleva; me gusta la gente que tiene estilo propio. A ver, a mi también me gusta la ropa, pero hay cosas que me parecen horribles, como los zapatos de tacón con calcetines, por muy de moda que estén.
-el cotilleo puro y duro. Eso de hablar para destruir a una persona. Me parece asqueroso.
-los pesimistas y derrotistas de la vida. Todos nos hundimos alguna vez, pero hay que seguir adelante. No puedo con la falta de espíritu.
espero haberte ayudado, ¿has encontrado la receta de la tarta? sino, te la escribo aquí, si quieres.

Pau dijo...

Ya tienes dos candidatos al premio. Y son buenos imperfectos. Ya sé que parece una tontería, pero me encanta el juego, no sabes la cantidad de peleas que me habría ahorrado con el Peque si hubiera sabido sus imperfecciones. Me chafas un poco, no hay ninguna imperfección insoportable, me tendré que joder y seguir admirándote mogollón.

Un beso enorme

Chousa da Alcandra dijo...

E logo a que dis que se semella a tarta?

Eu son perfectamente imperfecto.

Bicos de Antas

vazquez74 dijo...

Imperfecciones:
- PERFECCIONISMO: lo exijo de mi y de los demás, sobre todo en el aspecto laboral. Me gustan los trabajos bien hechos y con rigor.
- DESCONFIANZA: soy muy prudente en las relaciones sociales, demasiado quizá, pero la vida te enseña que no puedes fiarte del primero que llega.
- MEMORIA: no me considero rencoroso pero no olvido las traiciones. No suelo tener piedad con las personas que me fallan de forma descarada. Prefiero quedarme sin amigos a tenerlos falsos.
- MELANCOLÍA: cierta tendencia a la tristeza que en ocasiones me inmoviliza y me hace desear mandarlo todo a la porra (o a donde pinte).
- IRONÍA: como manifesté en una ocasión en cierta entrada del blog, el tener un sentido del humor así a veces te da problemas, más que alegrías.

Defectos que no admitiría en los demás:
- VANIDAD: admiro a las personas de mérito que no alardean de ello (existen, yo conozco varias). Por ello no soporto a los cantamañanas que hacen ostentación de sus supuestas "hazañas".
- IMPERTINENCIA: siento horror a la gente que se pasa la vida indagando en la existencia ajena, quien sabe con qué espurios fines.
- PREPOTENCIA: mi solidaridad con los débiles y mi repulsa a quienes los pisotean sin justificación.
- PRAGMATISMO EXCESIVO: huyo de quienes se rigen exclusivamente por los beneficios que pretenden obtener de cualquier situación; en resumen, de quienes te quieren únicamente por lo que eres o por lo que vales (si eres o vales algo).
- MANIPULACIÓN: hay personas (si se les puede llamar así) que manejan a los demás como meros "peleles" o muñecos sin alma.

Abedugu dijo...

Dices que eres imperfecta, o al menos señalas unas cuantas cosas por lo que crees que lo eres, pero dime ¿hay alguien perfecto en realidad? yo diría que no, así que vive tranquila y no te obsesiones con la imperfección ni con la perfección tampoco.
Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Es que la perfección no existe.
Es una utopía.

Besos.

Dilaida dijo...

Eu tamén teño curiosidade por saber a que se asemella a do cadro.
Imperfecta? a min a perfección non me gusta.
Bicos

Carlos dijo...

Ayy y yo que te hacía sin falla alguna. :)

Una de las cosas que más me gusta de tí (y de tu blog) es lo transparente que eres.

Humm, estoy en aprietos porque si te digo que soy perfecto vas a pensar que soy un "pedante". jajaja.

Un beso cuasi perfecto.

Belén dijo...

Oh nena... a mi me gustaría hacer un meme sobre perfecciones, nos costaría mucho hablar en positivo

Besicos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

yo soy más que imperfecto...un desastre...¿existe la perfección?...besos

Alegría. dijo...

Compartimos muchos, pero no lo voy a hacer, que ya me descubro "más de la cuenta" día a día;-)
Un beso.

P.D. Haz caso a Congo sssshhhhhh;-)

Albino dijo...

Gracias a mis imperfecciones, llegué a donde llegué, y es un límite que me gusta. Si fuera perfecto a lo mejor acababa al frente de un gobierno, y eso no me gusta.
Por lo tanto quedo como estoy, resistiendo por lo menos hasta mañana que será un poco más imperfecto porque a partir de determinado año, aun no se cual, cada dia hay que olvidar algo de lo que se aprendió en la etaperior. Es decir, partir de cero para terminar en cero.
Por cierto, antes de que se me olvide, pásate por mi blog, pues te encontrarás -si no lo conoces ya-un lugar que no está lejano, -unos 150 kilometros, para hacer con Congo una extraordinaria excursion motera.
Besos

tonet dijo...

imperfecta pero imprecindible. Besito. tonet

alex dijo...

el premio a dado la vuelta a toda la blogosfera, y lo que ha quedado claro, es que ninguno de nosotros somos perfecto, y eso es lo bello de este mundo.. que tenemos imperfecciones y que tbm se pueden corregir muchas de ellas.

Un beso cielo

Silvia dijo...

Uy,me ha encantado tu post. Comparto cosas contigo, pero te lo cuento en otro post, porque me has venido como anillo al dedo porque no sabía qué publicar. Llevo unos dias con falta de inspiración. Un abrazo

susana moo dijo...

Al fin, ¡qué parecidos somos todos!
Es mi conclusión.

(no me contestaste a lo de Congo. Bueno, no pasa nada, me conformaré con ese tácito: Si existiese alguien así, habría de ser perfecto para mí.

Beatriz F dijo...

Chacha, a mi no me pareces tan imperfecta, tu blog es estupendo

El Pinto dijo...

Lo subjetivo no deja de ser relativo, y la perfección, puede ser un tema de educación. Por ejemplo la limpieza no puede ser vista de igual manera por quien la interpreta reflejo de si misma, que por quien tiene faenas notorias a las que dedicarse, e impiden incluso mirar al espejo con cariño. NO todo el mundo vive en la Europa que conocemos.
Resulta tan complicado en ocasiones mirarnos al espejo y disfrutar con lo que vemos, que en ocasiones pasamos de hacerlo y nos dedicamos a mirar a nuestro entorno.
En la relación, pensamos, sentimos, deseamos, percibimos, pero nos cuesta reaccionar entorno a los que vemos de nostros y del resto. Parece que la inteligencia humana pasa por acomodar, premios y castigos, sin tener en cuenta la predisposición biológica de las personas como determinante de lo que somos.
Al ser capaces de manifestarnos con naturalidad, descubrimos que lo que sentimos y deseamos es normalmente compartido. No somos más que lo que somos, y la naturalidad nos iguala, frente a la mentira y desconfianza, que intenta hacernos diferentes.
Me apena la realidad de quienes toman fármacos para dormir y para inivirse de lo que son y sienten, pero eso es otro tema, ¿la perfección medicada?.
No hagan caso, se trata de la sencilla teoria de un paleto.

Juanjo dijo...

La mayor de las imperfecciones, para mí, es considerarse perfecto.

Tampoco me gusta la idea del arrepentimiento continuo ni el autoflagelamiento. Uno ha de aprender de sus errores, y para eso se necesita ser reflexivo y sincero; pero no a todas horas.

La autoestima hay que alimentarla todos los días.

Yo tengo muchos defectos pero prefiero olvidarlos. De hecho, la mala memoria es uno de los principales... si no recuerdo mal.

Besos.