lunes, 16 de agosto de 2010

Imágenes

prímulas  
La imagen es de aquí


Apaga la luz ya, anda, que ya es tarde.
Vale. Ya.
¿Sabes qué?
¿Pero no decías que era tarde?
Pero es que recordé algo ahora y si espero a mañana lo olvidaré.
Venga, pues dime.
Quería decirte, que a veces, cuando estás reposando dentro de mí, después de… Veo cosas.
¿Cosas? Explícate mejor.
Bueno, exactamente, veo imágenes.
¿Imágenes?
Sí, secuencias que van pasando una detrás de otra.
¿Por ejemplo?
Pues, por ejemplo, antes vi un campo de prímulas. Eran las primeras del año. A mí me gustan mucho esas plantas.
Pues yo no las conozco.
Seguro que las has visto cientos de veces sólo que no te das cuenta. Ya te las enseñaré en Google.
¿Y qué más ves?
Pues imagino que estoy en un columpio y tú me empujas muy alto, muy alto, y no tengo miedo, ni vértigo.
¡Que rarita eres, hija!
Pues yo no me veo tan rarita.
¡Osea, que se puede decir que conmigo alucinas en colores! ¿No?
¡Pero que graciosillo eres!
Ya ves. Y Congo, ¿piensas también en él en esos momentos? Tu-Con-go.
¡Estás celoso! ¡Mira conque retintín lo has dicho!
¿Celoso yo? Ja. Ja. Ja.
Sí, te has puesto celosillo. Tú ya sabes qué significa Congo para mí. Ni tú te puedes comparar con él, ni él se puede comparar contigo.
Claro, porque Congo no es un ser real y sólo existe en tu imaginación, me lo has dicho por activa y por pasiva, sólo que a veces me gustaría que sintieras por mí la misma fascinación que sientes por él.
Pero cariño, tú eres lo más importante para mí. Parece mentira que pienses una tontería semejante. Congo no es más que un personaje literario; es verdad que una parte de él es igual que tú pero sólo nosotros dos sabemos qué parte es y cuál es la parte inventada.
Es que te juro que a veces me hago un poco de lío.
¿Pero qué voy a hacer contigo?
Yo también tengo mi corazoncito aunque sea un chicarrón del sur.
¡Pero que tonto eres!
No te rías de mí.
Que no me río, tonto, más que tonto.
Bueno, pues ea, ahora a dormir.
Todavía no. Quiero saber si tú piensas o ves algo en esos momentos.
Pues el caso es que…

primula_iglika

23 comentarios:

Alegría. dijo...

¡Já!
Suponiendo que este fragmento haya sido real, debe ser difícil para él.
Un beso, Aldabra.

Maca dijo...

Pobrecito, que confundido está y tú con tu imaginación aún lo confundes más ¿no crees?.
Pero yo quiero saber si al final él tambié vió algo, Ya contarás
Biquiños

Adolfo Payés dijo...

Visto así.. que pena..

Cuanto tiempo sin pasar por tu blog.. ya de nuevo en estos quehaceres de lecturas de blogs.. me quedo por aquí con tus letras..


Un abrazo
Saludos fraternos



Mis mejores deseo para esta semana..

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Bueno, bueno....no se si será él el confundido, pero yo estoy liado del todo....besos

LLONXANA dijo...

La imaginación al poder.
De todos modos, seguro que todos los protagonistas concocen su verdadero papel en la realidad.

Un beso.

lemaki dijo...

Cada uno sabe como expresar el amor a su modo. Él parece un chico duro del sur o un chicarrón, como él dici y ella es más sensible pero ambos miran hacia el mismo lugar. Es diálogo muy bonito y en el mejor momento, antes de dormir.

saludos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

...pero Congo persiste.

Andrea dijo...

No sé si es real, o literario, pero me encantan las historias de Congo.
Un beso!

Belén dijo...

Buf...pobre Congo, el saber que no existe pero si, pero no, pero si...

Besicos

Alís dijo...

¿En serio ves cosas?
¿Y él? Hay continuación ¿verdad?

Un diálogo muy tierno

Bicos

zeltia dijo...

Me gustan también las prímulas; crecen silvestres ya desde los primeros dias frios de la primavera y se prolongan mucho tiempo.
algún año, cuando necesito poner colores en las ventanitas de mi alma, compro una docena, de todos los colores, y coloco las pequeñas macetitas en fila en la ventana... o en una cestita formando un macizo sobre la mesa baja de la sala de estar...

[Conste que puedo comprender que al Congo real le resulte difícil comprender lo de su alter ego perfecto imaginario]

vazquez74 dijo...

Enhorabuena para vosotros que veis prímulas; otros afortunados verán rosas, claveles o margaritas, pero quienes no lo sean tanto soñarán con cardos o directamente con capullos. Hay de todo en la viña del Señor.
Saludos.

Chousa da Alcandra dijo...

Non hai como mirar cos ollos pechados para VER...

cuentosbrujos dijo...

pediria perdón por mi desidia, pero estanta...
saludos

alex dijo...

Se ven cosas????? uy, tengo que practicar mas y mas... deber ser un momento magico.

Un beso cielo

paideleo dijo...

Curioso !.Que máis podo dicir ?.

jg riobò dijo...

Confuso en mi deseo.

A nena do paraugas dijo...

Xa dicía eu que este ano esquecera plantar algo! Eran as prímulas! Co que me gusta velas tan coloridas arredor da oliveira.
Case vou poñer unha nota no taboleiro para que non me esqueza o próximo ano.

E si, non hai nada mellor ca pechar os ollos para ver mellor os matices...

Bicos.

Julio César dijo...

Maravillosas letras, Aldabra. Me encanta la forma fresca y ardorosa en que escribis este retazo de tu vida, forma que deja una sonrisa imperecedera en el alma. Espero que ni el Congo real y el ficticio tecausen lios Aldabra de carne y hueso.

Un fuerte abrazo y que Dios te bendiga.

Carlos dijo...

Ay el vuelo del alma femenina; igualmente en un punto estoy con tu media naranja y propondría darle unas largas vacaciones a Congo. :)

Un beso.

susana moo dijo...

Mimá, como tenga celitos de las fantasías ¡la lleva clara tu colega!

Claro que abrzados, jugar a los celos puede ser muy divertido.

fonsilleda dijo...

¡Qué cosas! ¿seguro que son prímulas?
No es raro que Congo (ambos dos) piense que eres rarita.
Bicos

Juanjo dijo...

Salvo honrosas excepciones, después de las 11 de la noche ya no pensamos en nada y somos capaces de hacer pocas cosas, jajaja.

Besos.