martes, 7 de septiembre de 2010

La vida cotidiana

Hab

Hoy es domingo. Muy cerca de mi casa hay una panadería donde compro el pan habitualmente. Cuando me decidí a bajar, cerca de las doce de la mañana, al abrir la puerta, encontré en el felpudo una libreta, gorda y de pastas acartonadas de color azul oscuro con pintas blancas, como nubes deshechas.

Venciendo la ansiedad la abrí. La primera hoja estaba cubierta por entero con un nombre, Isabel, con dibujos a su alrededor: globos y garabatos en bolígrafo rojo y azul. Parece que lo escribiese un niño pequeño. La letra del resto de las páginas es diferente y parece un diario. Hay muy poco escrito. Sólo desde el jueves pasado. El resto de las hojas están inmaculadas.

Me da un poco de no sé qué leerlo. Los diarios son algo tan íntimo que es como meterse en la piel de alguien. Pero tengo la impresión de que no se cayó en mi felpudo al azar. Tal vez Isabel, sea quien sea, quiere que lea lo que ha escrito.

Jueves, 04.11
23,30 horas

Estaba viendo un poco la tele y haciendo el tiempo para darle el medicamento a Gemma y he tenido que apagarla. Sí, apagarla de pura envidia que sentí. Porque, vamos a ver, en muchas películas de la tele siempre es maravilloso hacer el amor. El deseo es compenetrado (nunca mejor dicho), alcanzan el orgasmo al mismo tiempo, hacen mil y una filigranas y no sufren tirones ni se manchan las sábanas, se susurran unas palabras deliciosas al oído... En fin, todo demasiado idílico. Y yo ya estoy harta de que me vendan publicidad engañosa. Al menos en mi caso nunca ha sido así, todavía no he logrado encontrar ese nirvana soñado. ¡Pero que gilipollas soy, tonta de mi! Porque eso es lo que soy: una gilipollas romántica. ¡Mierda!

Viernes, 05.11
23,00 horas

Tengo impaciencia de saber lo que sentirán sus manos cuando abran el sobre que contiene mis relatos. Y también lo que pensará. Me gustaría ser una pitonisa y poder verle en una bola de cristal. Tal vez todavía no haya abierto nada. O no lo haga. No importa. Mi impaciencia es serena. Nada va a cambiar mi vida. Ni un sobre, ni miles de sobres. No puedo permitirlo. Jugaré a enamorarme, a enamorarle con mis cuentos. Nada más. Ya sé que él tampoco puede ser mi amor. Sólo quiero un poco de chispa, algo que me haga sentir viva.

Sábado, 06.11
10,30 horas

Me meto en la ducha. Cierro la mampara. Debajo del agua muy caliente, que cae de la cebolleta, y con los ojos cerrados, dibujo su cara, mientras acaricio mi cuerpo con la espuma del gel de Aloe Vera. Y sonrío. Porque puedo imaginarlo a la perfección, sin un solo detalle de menos. Ni de más. Le deseo, es la pura verdad. Y permanezco así minutos inmensos, dejándome llevar por las sensaciones que me produce el agua, hasta que mi cuerpo empieza a arrugarse. Entonces abro los ojos, cierro el grifo y envuelvo el pelo mojado en una toalla pequeña. Y cuando voy a envolver mi cuerpo con la toalla de ducha veo mis piernas. Y pienso: Tengo que depilarme, ¡mierda! Odio los pelos en las piernas.

Vuelvo a la cruda realidad.

16:30 horas

Estoy dedicando el día de hoy a pensar mucho pero desde otra perspectiva. Y en el fondo, muy en el fondo de mi cabeza, veo una luz. Una luz que me dice: "Aparecerá lo que andas buscando. Todavía te queda corazón."

20:00 horas

Mientras Gemma está en casa de su amiga, estuve viendo una película, “Simone”, protagonizada por Al Pacino. A mí me encanta este hombre que tiene un algo, una especie de rudeza sensible. Bueno, lo que veo de él en sus películas porque evidentemente, no lo conozco. De sus pelis la que más me gusta es “Frankie y Johnny”, la vi varias veces.

También estuve haciendo punto de cruz. Quiero hacer un regalo a un buen amigo que siempre me arregla rotos y descosidos. Pero no sólo le quiero hacer el regalo por eso. Nos apreciamos mucho. Siempre se preocupa de sí estoy bien y de que me vayan bien las cosas y al contrario. Así que me esmeraré en cada puntada. Estoy bordándole un faro. Sé que le gustará porque es un apasionado pescador y un faro siempre le recordará la costa y el mar. A mi también me gustan por la luz que desprenden en las noches oscuras.

Faro azul s-m

Domingo, 07.11
08:30 horas

Demasiado temprano para despertar un domingo. No quiero levantarme todavía. Trato de retener los sueños de esta noche. Estaba en la playa, en la adolescencia, con un grupo de amigos. Yo me sentaba en la arena y entre mis piernas, los dos mirando al mar, se sentaba el chico que me gustaba. Los demás se reían en tono de burla. Tenía que acercarme mucho a su hombro para poder escuchar la historia que me estaba contando. No podía ver su cara, solo imaginármela. Era un sueño relajante. No como las últimas pesadillas de estos días atrás.

Y pienso en otras cosas ahora que ya estoy más despierta. En hacer una llamada que no debo. No puedo permitirme el lujo de entrar en un juego que no sé cómo acabará. Tengo miedo. Esperaré a dejar pasar el tiempo.

Así que lo que haré será levantarme y sacarme los malditos pelos de las piernas. Con el dolor me olvidaré del resto. Y luego la comida, la plancha... La vida cotidiana.

43 comentarios:

Aldabra dijo...

El faro lo he bordado durante mi convalecencia, os lo digo por si surge la curiosidad.
biquiños,

TORO SALVAJE dijo...

La vida cotidiana...
Donde los sueños son asesinados.

Bonito faro.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Acertado recurso el del manuscrito encontrado.
La vida cotidiana es así, dura y maravillosa.
Besos.

d2 dijo...

Me gusta el post. Al final uno no tiene claro si existe de verdad el diario o es tu excusa del día , en cualquier caso me gusta. Plantea un tema que me encanta, la diferencia entre el mundo que nos vende el cine, la tele etc.… y el real. Y la frustración que produce que no se escuchen violines cuando le coges la mano… Bueno, eso que me encanta.
Un beso

Silvia dijo...

Me ha encantado el recurso que has empleado. ¿Qué sería de la vida sin sueños? Son los sueños los que te evaden de la monótona realidad. Por ello, yo soy la soñadora número 1. Biquiños

rubo dijo...

Bonito bordado y bella historia, me encantan los relatos de lo cotidiano.
Un beso, guapa (y a Senia también, como no).

beker dijo...

La vida se va tejiendo de las cosas de cada día, donde se van mezclando sensaciones, distintos olores, inquietudes y sueños... Me ha gustado mucho. Un abrazo fuerte

T.M. dijo...

Estoy segura que encontró a su Congo al final.

Espero que estés mejor.

Saludos.

Chus dijo...

Te dejo una cita del último libro que estoy leyendo,podría encajar,dice algo así;
" Ella le enseña a escuchar y a sentir.
Él le descubre cómo imaginar lo que jamás podrá ver... y la invita a dar un paso que cambie su vida. "

Chousa da Alcandra dijo...

Esto éche unha carallada: cando nos deixamos abanear polos pensamentos doces e cálidos, sempre han de aparecer pelos nas pernas que depilar! (Ou barbas que afeitar).

Bicos cotiáns pero vitais

Sue dijo...

"Aparecerá lo que andas buscando. Todavía te queda corazón."... Simplemente genial prima ;)

eva dijo...

para mi lo cotidiano, tiene su encanto.. sus olores, sabores y colores, en fin..

alex dijo...

el día a día puede ser muchas veces tan angustioso como feliz... no se, a mi al menos me abruma muchas veces...

Un beso cielo

lemaki dijo...

(pues yo quiero soñar, imaginar y no postergarle... aunque la rutina, la depilación, la cocina y los madrugones lo invadan y se conviertan en la única dedicación...).

Me alegro que fantasee y anhele, la cotidianidad es la que mantenemos sin esfuerzo, por tanto, la ilusión no es algo que aparezca sin esforzarse... qué enmarañado (por mi parte)!! (da igual...me gustó tu escrito y mucho).

saludos.

Alís dijo...

Qué bueno el relato, ese diario hallado que no podemos evitar curiosear... y muestra lo que ya sabemos, que el día a día mata los sueños.
Muy bueno

Besos

susana moo dijo...

Me gusta imaginarte con la pata coja, con la aguja en la mano y la cabeza volando lejos, lejos, alto, alto, por faros y amores. Es una imagen muy femenina, verdad?
Cuántas mujeres (cojas de libertad) habrán levantado castillos en el aire sentaditas en su vida cotidiana, puntada a puntada!

zeltia dijo...

Me ha gustado el comentario de Susana Moo, iba a decir algo en ese sentido.
También me he fijado en el comentario de Alis:
es cierto lo que dice, pero también al revés, a muchas personas esa cotidianidad, les salva de la infelicidad.
[Y cuando hablo en 3ªp.p. nos incluyo a todos en algunas etapas de la vida].

Aldabra: intuyo una Isabel que quizá existió, aunque ya no exista. [aunque soy muy mala intuyendo]

estuve unos dias fuera de casa, pero ya de vuelta me leeré los blogs amigos en esos ratos en que me relajo un rato con un café humeante y me tomo mi tiempo "para perder" en el que siempre gano cosas

A nena do paraugas dijo...

Que sería de nós sin esa cotidianeidade que o enche todo? E tanto ten que sexa a das vacacións coma a do tempo de convalecencia, coma de traballo.
Cos pequenos detalles é co que se constrúe a vida.

Bicos.

Maripaz Brugos dijo...

En lo cotidiano se puede encontrar la belleza de la vida, sabiendo mirar...así, como tu lo haces...

La peli, tiene una pinta estupenda. Tambien me encanta Al Pacino.

Besos

Belén dijo...

Los diarios tienen su encanto cuando los lees fuera de temporada...

Besicos

Alegría. dijo...

¿Leí una entrada tuya, en la que alguien te dejaba ese diario de la misma forma... o lo he soñado?
Me gustan mucho este tipo de entradas.
Un beso. ¡Qué guapa es Senia! Me encanta la primera foto suya de la anterior entrada.

jg riobò dijo...

Excelente visión cotidiana.

Sergio dijo...

Ni más ni menos... la vida cotidiana, los miedos, angustias y preocupaciones de cada día, algen me dejó un comentario en uno de mis relatos que creo muy acertado para este post: "La vida es una paradoja contínua: podemos llegar a dedicar largos años buscando su sentido, para terminar descubriendo que vivirla es su máximo sentido"
Un besazo

fonsilleda dijo...

Casi siempre ponemos algo de nosotros mismos en nuestros relatos ¿verdad? o al menos esa es la impresión que da éste.
Me hace gracia porque yo también escribí sobre un cuaderno abandonado.
Me ha gustado.
Bicos.


P.D. ¡Ánimo y adelante con la pierna!. Más bicos.

Myriam dijo...

¡Muy buen retratao de la vida cotidiana!

Besos

Carlos dijo...

Humm, la atrapante curiosidad de mirar la vida de los otros a través de la mirilla de la cerradura y descubrir que a veces se puede parecer a la nuestra.

Me ha encantado el bordado del faro, la fractura ha dado bellos frutos.

Un beso.

Andrea dijo...

Lo importante es que los sueños sigan formando parte de la vida cotidiana.
Me encanta el diario.
Un beso!

Chousa da Alcandra dijo...

Ola!
Veño dicirche que tés un embolado na Chousa.

Albino dijo...

¿De verdad que no se te cayó a ti ese diario?
Pues si es de otra persona, tienes un alma gemela.
Y enhorabuena por los éxitos de Senia, gapìsima, listísima y ahora ya metida en ese mundo competitivo de los estudios superiores.
Un beso

Albino dijo...

¿De verdad que no se te cayó a ti ese diario?
Pues si es de otra persona, tienes un alma gemela.
Y enhorabuena por los éxitos de Senia, gapìsima, listísima y ahora ya metida en ese mundo competitivo de los estudios superiores.
Un beso

iliamehoy dijo...

No importa si la vida es cotidiana o soprendente, la magia está en que sea eso...pura vida.
Una sonrisa

Kaplan dijo...

O cotián é sempre a base das grandes historias.

Kaplan dijo...

Esquecín despedirme e dicir que me gustou o faro en punto de cruz.

plinnn... dijo...

Me encanta el faro! Hoy estuve viendo el de la torre de hércules cuando anochecía, pero tu faro... es más cálido y luminoso:) me gusta:) qué romántica frankie and johnny!! Ojalá los sueños duerman cerca de nosotros, y algún día, nos hagan despertar:) un biquiño grandeee:))) y feliz findeeeee:))

Rosa Fdez. Salanova dijo...

Me gusta como has planteado el tema del diario que encuentras y como a partir de ahi se desarrolla la historia.
Ah!,que sepas que tu faro desprende luz...

Un abrazo

Rosa Fdez. Salanova dijo...

Me gusta como has planteado el tema del diario que encuentras y como a partir de ahi se desarrolla la historia.
Ah!,que sepas que tu faro desprende luz...

Un abrazo

Abedugu dijo...

Una buena manera de contar algo a partir de un diario "encontrado".
El bordado demuestra que eres hábil con la aguja y que tienes paciencia.
Buen fin de semana

BIPOLAR dijo...

Sólo he visto pelos, pelos y muchos pelos en las piernas.
Cómo duele la realidad.

Juanjo dijo...

Toda una vida atrapada en unas pocas líneas.
Me pregunto que pensará el que recibe los cuentos y espera una llamada.
Lástima que los hombres seamos tan poco adictos a los diarios.

Besos.

Aldabra dijo...

Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios.
biquiños,

Carlos Sousa dijo...

Pois para ser algo tan íntimo, menuda forma de escondelo. Agora xa está na pel de todos nós... tanto sexa de Isabel ou non.

Beatriz F dijo...

Si, a veces para publicar ciertas entradas hay que desviarlos como algo ajeno, ficción. Es una buena idea la de escribir lo que piensa un "alter ego", a veces escribo y la gente que me conoce piensa que me ha pasado a mí, y realmente me gusta vivir vidas ajenas.....

miguel ángel yuste dijo...

Es un placer leerte después de llegar a tu blog, como siempre por esas casualidades de la vida.
Miguel