martes, 29 de septiembre de 2009

Publicidad, anuncios, escaparates... y otras hierbas.

El sábado por la tarde Congo y yo fuimos a la playa. Algo natural si no fuera porque estamos a finales de septiembre y en Galicia.

Pero sigamos.

A Congo le gusta leer las revistas de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios). Y el sábado me estuvo dando la tabarra comentado los artículos, mientras yo intentaba leer mi libro, infructuosamente, claro está.

La verdad es que todos los temas que trata la revista son interesantes y productivos ya que si se tienen en cuenta, podríamos comprar con mayor efectividad, repercutiendo ello en nuestra economía y en los resultados de los productos adquiridos. Pero a mí me aburren un poco y además se me olvidan en seguida todos esos datos de la compra maestra, el producto recomendado, etcétera, etcétera.

Pero el sábado captó mi atención un artículo: "La Comisión Europea llevará a España ante el Tribunal de las Comunidades Europeas por incumplir las normas sobre publicidad... Es la última fase de un procedimiento de infracción que se inició en julio de 2007, tras la denuncia presentada por la OCU en mayo de ese año... Los consumidores españoles soportamos mucha más publicidad en TV que la que permiten las normas europeas." (extracto del artículo)

Y es que a mí los anuncios publicitarios me gustan. Pero voy a explicaros de qué modo.

Me gustan los anuncios en sí mismos, independientemente de lo que publiciten. Me seducen las canciones y las historias, que a modo de cortos, se cuelan por mis retinas hasta llegar a la cabeza.

Lo que no ya me gusta es el exceso y la inoportunidad. Algo que ocurre con total inmunidad (por poco tiempo para la TVE) y que evidencia el artículo de la OCU. Porque no hay quien aguante de buen grado tandas de 20 o 25 minutos de anuncios, durante las películas o el programa que estén transmitiendo y más aún cuando esos 20 0 25 minutos son justo cuando a la película le falta tan sólo 5 minutos para terminar.

Con eso ya no puedo.

Os dejo de ejemplo mis dos anuncios del año (hasta el momento), con las canciones originales:

                 

                  

Por cierto, "Waltzing Matilda" es la canción folclórica más conocida de Australia (especialmente en el ámbito internacional) y ha sido propuesta como himno nacional. Para los australianos es su canción más arraigada y a la que tienen más cariño, existiendo un museo dedicado a ella en Winton, Queensland. Fue  compuesta en 1895 por Andrew Barton Paterson un poeta nacionalista australiano, también conocido como "Banjo" Paterson.

Waltzing Matilda cuenta la historia de un vagabundo que acampa una noche al lado de una laguna (billabong), mientras toma un té. Una oveja se acerca a beber agua y el vagabundo la roba para alimentarse. El terrateniente se da cuenta y llama a tres policías para que arresten al vagabundo. Éste, antes de ser arrestado por el robo de una oveja, prefiere saltar al agua y morir ahogado. La canción termina contando que el fantasma del vagabundo puede oírse cantando una canción que invita a los viajeros a bailar el vals con él, es decir, a salir a los caminos con el vagabundo.

Se considera tradicionalmente como una canción que celebra el desafío de la gente pobre frente al poder de los ricos y del estado autoritario que protege los derechos de los ricos contra los derechos de los pobres.

¡¡ Toda una historia !!

Y al igual que me ocurre con la publicidad en TV, me conquistan las tiendas decoradas con buen gusto,

P9160022       P9160025

los escaparates lujosos aunque exhiban artículos que no me puedo permitir, 

P9160027       P9160026

P9160032

los escaparates coloridos y con magia,

P9180100      P9180106  

P9180101     P9180102

los escaparates que huelen bien,

P9160039

los escaparates originales.

P9180075

(A partir de octubre chúpate los dedos con nuestras comidas y cenas vegetarianas) ¿qué os pensábais que decía?

los escaparates típicos tópicos,

P9180109       P9180099

                                        P9180090

y los anuncios por todo lo alto.

P9160036 

¿Por qué no?

Para mí, la publicidad es todo un arte y como tal, la admiro. 
Pero siempre aplicando la dosis correcta.

21 comentarios:

Aldabra dijo...

Las fotos son de uno de mis paseos por Valencia. Todavía me queda otro "pack" que caerá en breve.
Biquiños y buenas noches.

Adolfo Payés dijo...

Son unas fotos estupendas.. Gracias por compartirlas..

Por este lado en Canadá. la ley es de dos minutos de comercial. por cada corte que suelen dar en las televiso-ras, generalmente son de dos a tres cortes por hora..

Sentí muy fuerte cuando vive en España, ver esos largos minutos que no terminaban de comerciales..

Falta de costumbre..

Un abrazo con mis
Saludos fraternos de siempre.

galicia maravillas dijo...

Boas noites Aldabra! muy chulas las fotos! a ver si me animo y te envío una de escocia, aunque no son muy buenas (soy malisísima como fotógrafa!!), sería estupendo que fuese un himno la canción (yo creo que la escuchaba de pequeña en una serie, o a lo mejor me la confundo con otra:)
PD: nosotros en el aula hoy estuvimos viendo también anuncios, una peculiar forma de compreder que algunas de nuestras necesidades no nos llegan del interior sino del exterior y que se vende la pertenencia a un grupo (salió el anuncio de lacoste, el chico que salta sobre unos palos en el mar, ya ves que tenemos afición jejeje)
biquiños :)

guillermo elt dijo...

Bueno, pues ahora llego yo:

Muy poco soy de publicidad, de aguantar si quiera 10 min. de ella. Ahora bien... el anuncio de Mixta, el del gato chino... mencanta... Siíííí... soy así de simple o así de... jeje... cuidadico con lo questás pensando... jajaja... Porque este anuncio, capta la atención de los afavor y los encontra... jeje. y seguro que en España todo el mundo habla de él.

Respecto a lo que hace la publicidad en mí... Nada, no me suscita comprar... tal vez me da a conocer, pero sin más interés que saber que tal cosa está en el mercado... Si tenía en mente de antemano comprar algo que me muestran, pues puede que vaya a verlo de cerca y, si me convencen...

Bueno, ya he escrito demasiado... Tb. hay otra clase de anuncios que no son nada comerciales... Esos sí me gustan... Aparte del del gato, claro... mencanta como excelente momento de divertimento... Si, así de simple soy, como el mecanismo de un chupete... jajaja.

Qué poquito te queda... Disfruta.

Besicos.

iliamehoy dijo...

Eres genial!!!! qué capacidad para recopilar información y amasarla deliciosamente con tus palabras...
Soportar la publicidad es un ejercicio de resistencia que nubla las mentes más privilegiadas.
Te mando una sonrisa serena para afrontar en compañía esa mesa tapizada de papeles y la distancia de Congo.
Y otra, porque si.....

Estela dijo...

Una entrada excelente a mi la publicidad tambien me parece una obra de arte la verdad es que hay anuncios que son una verdadera maravilla lo que no me gusta es el angaño y la manipulacion por ejemplo los juguetes de los niños salen que parecen que tienen vida despues le das el juguete al niño y se llevan una desilusion muy grande y lo de poner hasta 20 minutos de anuncios es ya es el colmo mas de una vez he dejado de ver una pelicula por culpa de eso.

Un abrazo!!!

TORO SALVAJE dijo...

A mí me gusta ver la publicidad en programas dedicados a eso, por ejemplo maratones de publicidad, donde dan premios a los mejores anuncios, etc.
Pero no la soporto cuando cortan una película o una serie. Ya no estás viendo la película, la idea que había planeado el director ya no existe. Por eso pago televisión donde no cortan películas.

Besos.

Belén dijo...

Hubo un tiempo en el que me relacioné con dos chicas que tenían un estudio de publicidad... y la verdad es que me di cuenta que era todo un arte!!!!

:)

Besicos

Titajú dijo...

"Waltzing Mathilda" es la canción que llevo en el móvil desde que lo compré, hace casi diez años.
Se la puse porque me recordaba a una serie de tv que ponían cuando yo era pequeña: "el Valle Secreto". Ahora estoy pensando en cambiarla porque estoy harta de oírla.
Odio los anuncios, me ponen de los nervios.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

He de reconocer que lo mejor de la televisión actual son los anuncios. El resto, para no mirarlo.

Matapollos dijo...

De las antiguas civilizaciones (Egipto, Persia, Roma, América precolombina,...), nos han quedado muestras sobre su arte, sus conocimientos, incluso hay detalles de cómo se desarrollaba la vida cotidiana en otras épocas.

A veces pienso que cuando nosotros nos extingamos, el análisis de las muestras que queden de la publicidad contemporánea va a ser un campo de datos infinito para que los antropólogos e historiadores del futuro se hagan una idea palpable de lo que en realidad somos.
En un anuncio de muy pocos segundos cabe una inmesidad, lo saben bien los buenos publicistas.

Vagabundo dijo...

Si en realidad los publicistas y demás tienen un chanchullo muy bien montado delante de nuestras narices.
¿Sabes? Este es de los momentos en los que se me ponen los dientes largos al mirar, por ejemplo, a Francia, nuestro país vecino. Ellos, los franceses, a partir de las 20:00h dejan de tener publicidad en toda la televisión para dar paso a películas y series enteras.

Chousa da Alcandra dijo...

Eu case me apunto ó apunte que fai Pedro, no senso de que ultimamente o mellor da TV son (algúns) os anuncios. Pequenas películas que tentan captar a atención do espectador en tempos moi limitados.

A idea de fotografiar escaparates, e xogar cos reflexos, é unha das miñas aficións tamén. Algún xa ten visto a luz na Chousa e outros poida que a vexan no futuro.

Bicos sin intermedio

A.C. dijo...

Pois a min son poucos os anuncios que me gustan. En realidade son das que aproveito para facer algo durante a publicidade.
Fixareime algo mais de agora en diante logo. Eso sí, a música que escollen é o que mais valoro.
Bicos

Froiliuba dijo...

Hasta el mas simple anuncio lleva todo un proceso creativo, lo único es conseguir que la gente se fije en él , si lo consiguen mision cumplida.
Te pueden bombardear media hora de reloj con anuncios y curiosamene tú te fijas en el del himno australiano ( porque para ellos lo es de facto)eso es que la labor relaizada ha sido un triunfo.

La ley ... de la famosa OCU o CECU mejor ni hablamos que mi piso se supone que estaba controlado y vigilado cuando las obras por una de ellas ( les pagamos eh) y despues de entregados tubviomos que tener juicios con la constructora y creo que con ellos por embolsarse la pasta y revisar... ¿nada?
Entonces qué queremos que cumplan los demás si ni esos cumplen.

bicos

Albino dijo...

Sin duda alguna la publicidad es un arte, el arte de atraer, y tambien es una carrera pues figura como una rama de Ciencias de la Informacion.
Me gusta ver anuncios, aunque no todos y odio esas tandas largas de las televisiones que me obligan a hacer zapping, aunque no me apetezca. De los últimos que vi me pareció muy divertido uno gallego de Gadis, rodado en la quinta avenida de Nueva York donde toca un gaiteiro y se ofrece pulpo en lugar de perritos calientes.
Generalmente en los anuncios de articulos de lujo resalta mas la modelo o el modelo que el propio articulo, sobre todo cuando van ligeros de ropa. Es marketing.
Yo recuerdo cuando se anunciaba el Coñac Terry con un caballo blanco galopando por una playa andaluza.
Siempre decía en casa: "Cada vez que veo este anuncio me dan ganas de comprar un caballo".
Un beso y a animarse que el trabajo es inevitable...y que no falte.
Besos

fonsilleda dijo...

Claro..., con esas fotos es fácil admirar la publicidad.
Verás, creo que es la tercera vez que me paso, sin ser capaz de comentar nada. Y ello, porque creo que el tema daría para largo.
A mí también me gustan "algunas publicidades", pero es que otras matan hasta el más acendrado y activo consumismo.
Tan es así que conozco la publicidad, pero no lo que publicita.
Te aseguro que me pasa mucho.
Lo dicho, daría para que abrieras un debate.
Bicos.

Paco dijo...

Es lo único que a veces salva a la públicidad, la música que aprece en ellos, pero su lado más negativo es que a veces aquella canción que considerabas tuya, de buenas a priemras deja de serlo... de tanto machacarla.

saludos.

P.d. tu comentario en mi blog me ha dejado bastante triste, pues me gustaria que no sintieras las cosas así... en especial en aquello que comentas sobre la maternidad, ojala las cosas fueran como tu quisieras que fueran.

Carlos dijo...

Comunicándome telepáticamente, con Aldabra, comunicándome telepáticamente con Aldabra...

Aldi, no te asustes, soy yo, Carlos, Carlos el del Blog Apenas penas, quería mandarte señales de aliento para que retomes el trabajo con ganas. Aldi a trabajar, Aldi a trabajar. :)

----------------------------------
Espero que hayas empezado bien.

Un beso como de anuncio de televisión.

Aldabra dijo...

Muchísimas gracias a todos por dejar vuestras opiniones.

El tema daría para debatir largo y tendido, aquí sólo quise dejar un esbozo de lo que significa una parte de la publicidad (la buena, la esmerada). Que no todo es malo a pesar de la mala prensa que tiene más por abuso que por ser mala en sí misma.

Por eso he intentado dejar claro que la publicidad me gusta en sí misma, por unas cosas u otras e independientemente de lo que anuncie (a veces pasa mucho tiempo hasta que me doy cuenta de lo que se está publicitando) y porque detrás hay unos grandes artistas que trabajan en un mundo sometido a muchísima presión y competencia, imagino, y que se merecen todo el respeto.

biquiños y buenas noches,

Juanjo dijo...

Un arte difícil de aprender, pero de una influencia brutal en la sociedad. Me encantan los ejemplos que has puesto.