sábado, 16 de octubre de 2010

Viajes

girasol seco

Vamos, y volvemos, por los mismos paisajes y caminos, escapando de una rutina que después de un par de días, se torna añorada. Las pieles comienzan a echarse de menos y nuestros besos, hartos de jugar al escondite, amenazan con salir a la palestra durante los postres.

A la ida, la muerte de un amigo de tiempos ha, me entristece por los Campos de Castilla.

"Señores -dijo don Quijote-, vámonos poco a poco, pues ya en los nidos de antaño no hay pájaros hogaño. Yo fui loco, y ya soy cuerdo: fui don Quijote de la  Mancha, y soy agora, como he dicho, Alonso Quijano el Bueno. Pueda con vuesas mercedes mi arrepentimiento y mi verdad volverme a la estimación que de mi se tenía, y prosiga adelante el señor escribano...

Cerró con esto el testamento, y, tomándole un desmayo, se tendió de largo a largo en la cama. Alborotáronse todos y acudieron a su remedio, y en tres días que vivió después deste donde hizo el testamento, se desmayaba muy a menudo. Andaba la casa alborotada; pero, con todo, comía la sobrina, brindaba el ama, y se regocijaba Sancho Panza; que esto del heredar algo borra o templa en el heredero la memoria de la pena que es razón que deje el muerto.
En fin, llegó el último de don Quijote, después de recebidos todos los sacramentos, y después de haber abominado con muchas y eficaces razones de los libros de caballerías. Hallóse el escribano presente, y dijo que nunca había leído en ningún libro de caballerías que algún caballero andante hubiese muerto en su lecho tan sosegadamente y tan cristiano como don Quijote; el cual, entre compasiones y lágrimas de los que allí se hallaron, dio su espíritu: quiero decir que se murió.
Viendo lo cual el cura, pidió al escribano le diese por testimonio como Alonso Quijano el Bueno, llamado comúnmente don Quijote de la Mancha, había pasado desta presente vida y muerto naturalmente; y que el tal testimonio pedía para quitar la ocasión de algún otro autor que Cide Hamete Benengeli le resucitase falsamente, y hiciese inacabables historias de sus hazañas.
Este fin tuvo el Ingenioso Hidalgo de la Mancha, cuyo lugar no quiso poner Cide Hamete puntualmente, por dejar que todas las villas y lugares de la Mancha contendiesen entre sí por ahijársele y tenérsele por suyo, como contendieron las siete ciudades de Grecia por Homero."

A la vuelta es Sara Quiroga la que me mantiene con los ojos pegados a su historia.

"No la dejé acabar. Ella había sido sencera conmigo y me había expuestos su historia sin tapujos: había llegado el momento de que yo hiciera lo mismo. Tal vez no le gustara la versión de mi vida que iba a contarle; quizá que era muy poco glamurosa comparada con las aventuras a las que ella estaba acostumbrada. Posiblemente decidiera que a partir de aquel momento nunca más iba a compartir pink gins conmigo ni a ofrecerme viajes a Tánger en su Dodge descapotable, pero no pude resistirme a narrarle con detalle mi verdad. Al fin y al cabo, era la única que tenía.

- Mi familia somos mi madre y yo. Las dos somos modistas, simples modistas sin más patrimonio que nuestras manos. Mi Padre nunca ha tenido relación con nosotras desde que nací. Él pertecene a otra clase, a otro mundo: tiene dinero, empresas, contactos, una mujer a la que no quiere y dos hijos con los que no se entiene. Eso es lo que tiene. o lo que tenía, no lo sé: la primera y última vez que le vía aún no había empezado la guerra y ya presentía que le iban a matar..."

Congo conduce atento a la carretera y a la radio. Me interrumpe y me comenta cosas sueltas. Yo le acaricio el brazo izquierdo para decirle que voy bien. Y a intervalos nos miramos rápido, para evitar un mal despiste que podría acabar, con nuestra historia de amor, en una cuneta cualquiera.

Ya sólo nos quedan 444 Kms para cruzar la puerta de nuestro universo particular, el único lugar en el que los dos somos de verdad los que somos, Congo y yo. Desnudos. Sin ambages.

 

I don't know what you've done to me,
But I know this much is true:
I wanna do bad things with you.
I wanna do real bad things with you.

Esta magnifica canción da comienzo a la serie "True Blood",
que si no la conocéis os recomiendo.
Historias de vampiros, de amor, de cambiantes,
todas muy entretenidas y con una Banda sonora fantástica.

28 comentarios:

rubo dijo...

Buen viaje de vuelta, lo primero es no distraerse en la carretera, después habrá tiempo para escribir, leer y pensar.
Un abrazo.

Adolfo Payés dijo...

Que el viaje sea preciso.. suerte en todo..


Me encanta leerte siempre.

Un abrazo
Saludos fraternos..

Que disfrutes del fin de semana..

TORO SALVAJE dijo...

Que tengáis buen regreso.

Besos.

Myriam dijo...

Veo que aprovechaste bien el tiempo del viaje y te adelantaste ya al final del Quijote jejejeje.

Qué tengan un muy buen regreso a casita y un excelente fin de semana.

Besos

Chus dijo...

Buen viaje, espero que cuando llegues ya tenga ordenador, llevo 12 días sin el, acabo de aprovechar que Julián ha salido para cogerle el suyo un rato y poder así, sumergirme en el videoclip de Jace Everett, no lo conocía y me ha encantado,disfruta a tope del viaje de vuelta.
Un besazo

eva dijo...

guapa, q vaya bien, besitos

Silvia dijo...

Siento lo de tu amigo. Feliz regreso. Un abrazo

fonsilleda dijo...

Querida Sineriña, magnífica entrada de viajes que todos hacemos con un Quijote despidiéndose y una Sara que me ha tenido encandilada con su historia últimamente.
Buen montaje, con el apoyo de tus letras, fotos y músicas.
Bicos

Belén dijo...

Eso,dile a Congo que atenta a la carretera!!!

Besicos

alex dijo...

Vuelta deseada y añorada. Espero que el regreso sea apoteósico y lo disfruteis mucho.

Un beso cielo

Chousa da Alcandra dijo...

É certo eso de que sempre andamos criticando as rutinas, pero cando saimos delas...case as añoramos.
Que rariños somos, carallo!

Bicos sen ambaxes

lemaki dijo...

También me gustó EL Tiempo entre Costuras, estás por la mitad, más o menos, no?
El fragmento de D. Quijote también muy ingenioso.

Espero que vuestro viaje a pesar del motivo, haya sido entretenido. Ir de viaje por esta causa es muy triste. Supongo que tranquiliza saber que tienes muy cerca a esa persona especial con la que existen rodeos...

saludos.

guillermo elt dijo...

...
--¿Y llegaste a verlos, a hablar con ellos?

--No

--Lástima, ¿no te parece?

--Sí

--Y tan cerca.

--A veces, solo a veces, la cercanía no se mide en kilómetros... ni siquiera en centímetros.

--Ya.

--Pues eso.

--¿Otra birrita?

--Hace, pero invitas tú, que ya sabes que soy un desastre, y casi nunca llevo dinero encima.


Besicos.

zeltia dijo...

Bienvenida a la rutina añorada, a meterte no teu niño, no teu agocho, acubilladiña con Congo.

Andrea dijo...

Buenos acompañantes de viaje los libros.
Espero que lo hayais disfrutado.
Un beso

Alís dijo...

Yo entiendo que el amigo que fallece es Alonso Quijano. Espero no equivocarme.
Un viaje con lectura es un doble viaje.
Espero que hayáis llegado bien a casa.

Bicos

jg riobò dijo...

Todos regresamos a nuestro refugio.

tonet dijo...

Tu historia de amor, tu universo, tus libros....qué más se puede pedir?
Bienvenida¡¡¡

Albino dijo...

Me figuro que ya estareis de vuelta y supongo que el viaje habrá sido muy feliz por los campos de Castilla, donde no hay sirenas, pero si quijotes.
Un beso, desde mi quietud, aunque esta vez voluntaria, y no como la anterior, forzosa.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

TE has adelantado, querida Sirena, espero que alguno de los que participan en la lectura sepan perdonarte...

Froiliuba dijo...

Lo primero, darte las graias por colocar mi blog con la sirena de Scott es todo un honor ( juer no hacia falta , me da hasta corte)

Segundo, leo y no se si me enteré bien, has perdido un amigo, es terrible, la vida es terrible y nuna estaremos preparados para esto, que es lo logico y natural,pero ... imposible estarlo.

lo siento

Sergio dijo...

buen viaje!

Kaplan dijo...

Xa sabe o que se di, que o mellor das viaxes é voltar á casa.
Non deixo de pensar nese brazo esquerdo de Congo que vde acariciou.
E moito ánimo para superar o que haxa que superar.

Gaya dijo...

Ambages fue una de las palabras que aprendí en tu tierra estudiando ortografía en ese curso que tu hiciste tan cálido.

Sin más ambages, te mando un beso.

Mar dijo...

Tienes una forma increible de hacernos participes de cada uno de tus post.... Me encanta la forma que tienes de contar las historias, es cálido leerte.

Besos desde la roca que me cobija...

Mar (... La vendedora de humo)

Maya dijo...

el sábado nos vemos!!!
cuanto me echas de menos??? y el acopladillo?:P

beker dijo...

Cruce de miradas, tercios distintos para las noticias, afecto y sentimientos y... sólo faltan 444; asi si merece la pena. Besos

BIPOLAR dijo...

"Las pieles comienzan a echarse de menos y nuestros besos, hartos de jugar al escondite, amenazan con salir a la palestra durante los postres"

llega una edad en la que es una bobada no decir las cosas con la boca.