martes, 8 de enero de 2013

A rose among thorns

 

recorte

La belleza marchita de las rosas me espera en la mesita de noche. Pronto tendré que tirarlas también al cubo de la basura. Muertas.

Antes de cerrar los ojos, y dormirme, pienso en el momento en que las vi, no hace muchos días, rebosantes de vida y color, con todas sus hojas y con todas sus espinas, acompañadas de otras flores tan hermosas como ellas: gerberas, liliums… que ya no están.

Nada es eterno, me digo, por eso es tan importante, aprender a querer la belleza marchita de las rosas.

Y recordar qué bonito fue el momento.

 

Hoy soy yo quien te da las gracias.
Gracias, Congo
.

Foto0839

17 comentarios:

zeltia dijo...

ya cuando están hermosas las rosas, sabemos que se marchitarán pronto.
quizá por eso tan apreciada su belleza pasajera.

Y la nostalgia.

Merche Pallarés dijo...

¡Preciosas mismo que se estén marchitando...!
Sorprendente Dulce Pontes en ese otro registro. Me encantan sus fados. Besotes, M.

TORO SALVAJE dijo...

Todo tiene su momento de esplendor.
Y también su declive.
A veces cuesta aceptarlo.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Nada es eterno, pero hay recuerdos imborrables.
Besos.

MucipA dijo...

¡Qué bonita la versión del Gabriel's Oboe interpretada por Dulce Pontes!
No paro de darle al play mientras observo la belleza pasajera de las rosas en tu imagen.

Biquiños.

claudia dijo...

Oh qué bonitas, amor y pasión, blancas y rojas.


bss

Ana dijo...

Mi madre dice que le gustan las flores precisamente por eso, por que tienen fin y mueren, pero mientras duran son lo de lo más bello del mundo.

Myriam dijo...

Es de sabios ser agradecida...

Preciosa la canción.

Besos, Aldabra

pancho dijo...

Qué breves parecen los días y las amapolas cuando se ama.

Recordar los momentos felices es aprender a quererse querer.

Un abrazo

Alma en el verso dijo...

Qué hermoso mensaje nos dejas en estas breves lineas... me encanta.
Un saludo

Pedro Sánchez Negreira dijo...

El gozo reside, para mí, en el tiempo que pasa mientras se marchitan. Algo así como el carpe diem, o más pegado a la tierra, que nos quiten lo bailado.

Un abrazo, Aldabra. Me hace gracia que hayamos coincidido en el día para publicar en nuestros rincones.

Abejita de la Vega dijo...

El amor no se marchitará.

Biquiños

peke dijo...

Todo ten a súa beleza.

M. dijo...

La belleza es efímera. Forma parte de su naturaleza y debe ser así. Lo eterno no puede ser bello, aprecias la belleza de esas rosas porque sabes que se marchitarán. Eso es lo que otorga valor a la belleza.

Un beso.

paideleo dijo...

Todo ten o seu tempo.
A memoria gardará o que foi de verdade importante.

Chousa da Alcandra dijo...

O esplendor das flores radica (tamén) no efémero da súa existencia.
Unha flor eterna non tería sentido.
Bicos

Vlixes dijo...

Una flor, un aroma, unos acordes. Su finitud no les resta un ápice de belleza.
¿O son bellos por efímeros?
Hay quién se empeña en negar el tiempo, consumiendo energía en balde (y haciendo le ridículo las más de las veces)
Gracias por inspirarnos tan dulces reflexiones.
Un abrazo a tod@s