miércoles, 27 de febrero de 2013

Cursi, romántico, tonto… ¿y a mí qué?


Foto0932
Hoy mi carta va a ser muy diferente a las que habitualmente vengo escribiéndote.
Esta noche pasada he tomado una decisión. Se acabaron los puntos suspensivos, las frases indirectas, las siglas… Es hora de dejar los formalismos y llamar a las cosas por su nombre. Sin avergonzarme.

Empezaré por las siglas:

M.G.: Me Gustas
M.G.E.C.: Me Gusta Estar Contigo
M.G.E.S.D.D.: Me Gusta El Sabor De Desearte
T.S.G.D.V.: Tengo Siempre Ganas De Verte

Seguro que muchas las habías descifrado. De todos modos quiero dejar constancia por escrito de lo que de verdad significaban por si en alguna ocasión necesitas encontrar fuerzas para seguir adelante o por si necesitas empaparte de estas palabras para superar las pruebas a las que te someta la vida. Alguna no será fácil, los dos lo sabemos. Estoy preparada para asumir los riesgos. No hace muchos días que descubrí, al fin, lo que siento ti.

Acércate, cariño, abre las palmas de tus manos y toma mi corazón. Es tuyo. No te asustes porque tiembla. Es la claridad. Llevaba tanto tiempo escondido que ni él se cree que pueda estar ahora en tus manos.

No sé cómo ha sido, ¿o sí lo sé? El otro día, de repente sentí que me gustaría ser madre de nuevo. Y que querría que ese hijo fuera nuestro. No podrá ser, ya sé que soy mayor pero no importa. Lo imaginé. Un sueño. También me atreví a hacer una breve incursión en el futuro. Seguías a mi lado y esa imagen me hacía feliz.

Ese fue el momento. Las endebles murallas que tenía construidas se derrumbaron por completo. Ya no tengo defensas. No escogí que esto sucediese. Tampoco estoy arrepentida, todo lo contrario. Pero no voy a negar que no sienta miedo. Te quiero. Te quiero mucho. T.Q. Las siglas que nunca me atreví a escribir aunque tímidamente sentí como querían escaparse de entre mis dedos.

Ya está escrito.

Tienes que saber que no voy a rendirme a la primera contrariedad. Sabes que no es mi estilo. Si pierdo la guerra no será porque no haya intentado hacer frente a cada batalla Emplearé todas mis armas: los besos más dulces, la entrega más apasionada, los abrazos más sentidos, las palabras de apoyo más incondicionales…
Foto0933

27 comentarios:

Docecuarentaycinco PM dijo...

Hola Aldabra, hacía tiempo que no había podido visitarte por varios motivos, hoy algo me arrastró inexcusable hasta tu blog y me encontré esta preciosa, introspectiva e intensa carta de desnudez emocional.
Sea lo que sea, Aldabra, siempre adelante, estoy segura de que los sentimientos de Congo por tí son iguales, así que a luchar por la vida, por el amor y por la ternura.
Si necesitas un ojo mudo, puedes contar conmigo, aunque parezca simples palabras proyectadas en esta ventana, si en algo pudiera ayudar... no lo dudes.
Un abrazo ENORME y toda la fuerza que necesites... que necesitéis...

http://docecuarentaycincopm.blogspot.com/

TORO SALVAJE dijo...

Tanto amor merece ser recompensado.

Besos.

Paco Cuesta dijo...

En mi próxima reencarnación quiero ser como tu.
Un abrazo

Aldabra dijo...

Quiero aclarar (para que no surjan preocupaciones, gracias por ello, de todos modos) que estas cartas que estoy publicando ya tienen unos añitos.

En su momento y en el lugar en que las publiqué, un Foro de literatura en el que participaba, se titulaban: Cartas a Congo.

Como muchos ya sabési Congo es el eje central del blog, un hombre, un amante, un amor... Pero Congo como tal no existe. Es un personaje puramente literario, aunque muchas veces se identifique con mi pareja real. Sólo yo sé cuánta parte es real y cuánta parte es literatura.

Estas cartas las escribe una mujer que está separada geográficamente de su amor, una mujer que tiene una hija pre-adolescente y que añora a su hombre, a su amor.

¿Qué esa mujer pude ser yo? Sí. Pero también No. Siempre digo que en lo que escribimos proyectamos parte de lo somos, o todo lo que somos, o lo que imaginamos, o lo que nos gustaría ser...

Una vez que un texto o un poema está escrito ya no somos nosotros mismos, ya no nos pertenece del mismo modo en que estaba dentro de nosotros, ya es una obra con su propia entidad y cada lector ha de interiorizarlo con su propia visión.

Biquiños y gracias por seguir viniendo, por comentar, por leer en silencio...

Me gustaria que en este blog (y por tanto conmigo) cada uno se sienta como en su casa

Aldabra dijo...

ah... las fotos, la carta escrita a mano... son mías... tuve que transcribir una de las cartas escritas para hacer la foto... para hacer que todo fuera más real.

Gabriel Martínez dijo...

Si hay amor, sobran las explicaciones...
... hasta cartas escritas por completo con siglas...

besos, sirena

Aldabra dijo...

pues mira que no estoy de acuerdo contigo, Gabriel, en el amor a mí no me sobra nada, todo es necesario para que crezca en el tiempo con el menor desgaste posible.

biquiños,

Abejita de la Vega dijo...

Me gusta esa letra.

Congo es real o irreal, el amor es real.

Biquiños

Maripaz dijo...

Menos mal que lo has explicado...ya pensaba yo que tenias problemas, jejeje.
La letra preciosa, y lo que trasmite tu escrito bellísimo.

Jesús García dijo...

Lo único que tengo claro es que si no es real tú te lo pierdes. Habría sido todo muy bello... y que me habría gustado ser el destinatario de alguna de esas cartas que nunca recibí, aunque sí mucho amor, pero sin cartas.

Gelu dijo...

Buenas noches, Aldabra:

Muy bien. Me ha llamado la atención tu caligrafía.
¡Qué curioso! Es muy parecida a la de una amiga de la adolescencia, de Ferrol.
Quizá, aprendísteis a escribir en el mismo colegio.
Y lo de las siglas me ha encantado.
Qué gracia el tiesto con la simpática estrella azul. Apuesto -con la seguridad de ganar-, que esta primavera crece a tope, pero mientras como en la canción de Pablo Milanés, que“...el espacio l.ll.c.s.l.” (Me he permito cambiar los posesivos).

Abrazos.

Merche Pallarés dijo...

¡Preciosos tus ejercicios literarios! Sean reales o irreales, son muy bonitos :) Besotes, M.

claudia dijo...

Yo sí me estaba preocupando un poco...



bss

virgi dijo...

Las siglas sintetizan las expresiones amorosas. Unas veces pueden ser muy efectivas, otras, mejor explayarnos en su contenido.
Besazo grandote

pluvisca dijo...

Como me gustaría que alguién me dijera esas palabras tan sentidas...bufff, emocionan!!!

Besos

Ana dijo...

Pues a mi me gustan las cosas cursis y tontas.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

A veces hay que ser así, directo y cursi. Se llega antes.
Besos.

M. dijo...

No sé cuánto hay de real o inventado. Cuánto de Congo hay en esas líneas, cuánto de ficción, pero lo que está muy claro es que hay mucho de ti porque transmiten muchas cosas. Todas bellas.
Menuda carta de amor, verdadera o inventada, me da igual. Pero me ha removido.

Un abrazo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

A mí me ha gustado la carta, Aldabra, mucho; pero he de confesarte que he sufrido con el tipo de letra que has elegido. Reconozco que le da un cierto maquillaje de realidad; pero me ha costado leerla.

Ahora bien, lo importante -que es el contenido que nos regalas- lo he disfrutado mucho.

Un abrazo,

Claire dijo...

Una carta preciosa y cuántos sentimientos...
Me encanta cómo escribes.
Besos.

La reina que nunca se peina dijo...

Gracias por las explicaciones, como te han comentado si hay un cierto sentimiento de tristeza al leerlas, por la añoranza que transmites y el saber que el amor no está a tu lado.
Por mucha ficción literaria que mezcles, leo más a gusto sabiendo que no existe ésta distancia, al menos ahora.

Sobre las siglas, son nuestras, es decir de cada dos. Esas siglas que sólo tu y el otro conocen su significado.
Para mí significan muchísimo, hasta tal punto que las inscribimos en nuestras alianzas para la gran intriga del joyero ;D

Lucía dijo...

Aquí sólo leo amor amor amor amor amor amor amor amor amor amor amor y ganas.

Sabes qué?

Yo creo que pa' vivir no hace falta más.

Maribel-bel dijo...

Lucidez, serenidad, franqueza, sencillez, desnudas una alma, en pequeños trozos vas cantando a las nada virtuales sensibilidades de un cuerpo a cuerpo perfecto. Sin mentiras y conociendo cada entrega y apoyo. Puede ser a Congo, puedes ser otra..pero a mi me han emocionado tanto!por sinceras.

Tesa Medina dijo...

¡Qué viva el amor! hay un pudor tonto a expresar lo que sentimos, por miedo a que nos tachen de cursis, pero cuando amas a alguien, tengas la edad que tengas, hay algo irracional que nos vuelve distintos en la intimidad de como nos mostramos en público.


Usamos expresiones infantiles o atrevidas, o diminutivos que nos nos atreveríamos a repetir en una comida familiar...

Volviendo a tu carta, me parece genial, sincera, llena de detalles de amor.

Si eres capaz de escribir algo así, también te creo capaz de vivirlo y sentirlo.

Un beso,



Myriam dijo...

Una carta muy tierna, mucho.
Ficción o realidad ¿qué importa?
Besos

Maca dijo...

Las cosas tanto en el amor, como en todo lo demás hay que decirlas claras y con todas las letras. Nadie tiene que avergonzarse de lo que siente o piensa :).
Biquiños.
PD. Eu tamén teño unha macetiña coma esa con unha flor en cor verde

Vlixes dijo...

¿y a mí qué?
Esa es la clave. Los calificativos que sugieres, en todo caso, los pondrían las personas ajenas, que además es poco probable que lleguen a leer algo tan íntimo. Y si lo hacen ,ene verdad son dignos de lástima, pues eso significaría que nunca han estado enamorados, o al menos, no han sentido la necesidad de decir cuánto aman.
A quién ama y el amado, en absoluto. Un sentimiento tan sincero, ¿cómo va a ser cursi, tonto...?
Gracias por compartir con nosotros tan bonitas palabras, me siento privilegiado por haber podido leerlas.
Muchas felicidades por amar y ser amada tan intensamente.
Estoy de acuerdo con Lucía en que aquí leo por encima de todo amor amor amor.
Un abrazo. Gracias de nuevo por tu generosidad y muchas felicidades a los dos por teneros y amaros tanto