miércoles, 24 de septiembre de 2008

¿ Y a ti qué te gustaría?


- ¿Sabes qué me gustaría?
- Conociéndote... cualquier cosa.
- Me gustaría chapotear en un charco como los niños pequeños. Y con unas katiuskas amarillas.
- No es mala idea.
- Nunca tuve unas katiuskas amarillas.
- Te las regalaré.
- Es una tontería, hombre. No hace falta.
- Es una fantasía que se puede cumplir. Tampoco cuesta tanto.
- De mayor tuve unas pero eran azules. No eran las que a mí me gustaban.
- ¿Y por qué te las compraste azules?
- No lo hice. Las elegieron por mí.
- Vaya, pues lo siento.
- No importa.
- ¿Pues sabes a mí qué me gustaría?
- ¿Qué?
- Lo mío es imposible. Y te vas a reir.
- No me hagas rabiar. Dímelo ya.
- A mí me gustaría cazar relámpagos.
- Pues sí que es una locura.
- Imagínate una tarjeta de presentación con mi nombre: "Congo, Cazador de Relámpagos".
- Impresionante. Yo añadiría: "Servicio a domicilio".
- Ya te dije que te ibas a reir.
- Lo siento, es que es gracioso. Te estoy viendo con un traje galáctico, unas katiuskas amarillas y un caza mariposas.
- Cada uno tiene sus sueños.
- Por supuesto. Me parece genial.
- A mí también.
- Tal vez en invierno podamos llevarlos a cabo.
- ¿Por qué no?

19 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Congo debería presentarse mañana con una katiuskas amarillas.

jg riobò dijo...

Yo me pido recoger los truenos.

Ulysses dijo...

a veces cuesta tan poco hacer feliz a alguién

Anónimo dijo...

Yo de pequeña tuve unas azules, pero mi perro León se comió una. Desde entonces siempre quise tener unas, del color que fuese...y ahora tengo unas de colores...

Estoy totalmente con ulysses. Cuesta muy poco hacer feliz a alguien.

Besos guapa.

Yolanda (SOL)

Titajú dijo...

Hace cuatro años me compré unas Katiuskas rosas con lunares amarillos y azules.
Mi marido dijo que no salía conmigo a la calle si me las ponía y ¡claro! Se quedó en casa.
Hace dos años se me rompieron y me compré otras blancas con globitos de colores (turquesa, rosas, rojos...). Mi marido puso cara de desesperación y decidió salir a pisar charcos conmigo.
Cuando no puedes con el enemigo, lo mejor es unirte a él.

guillermo elt dijo...

Ja!!!, como que se mo ocurrió que...
Por qué no cazar relámpagos con las katiuscas???... Es fácil. Cuando los haya, nada más hay que sacar las katiuscas al balcón, llenarlas de agua, y cuando alguno baje a beber... zas!!!, tapamos y yastá atrapado. Nos metemos con la katiusca y el relámpago rápido en casa y... Jo!!!, y donde metemos el relámpago... bueno, habrá que hacer una caja mete-relámpagos, que digo yo.
Besicos.

cuentosbrujos dijo...

A mi me encantaria apagar el despertador y sin desperezarme ir a la cocina a tomarme un zumo, poner un programa aburrido de TV, luego tomar un café y hasta fumar un cigarro, y cuando tupiera plena conciencia de mi ser y mi despertar, me encantaría desnudarme y reencontrarme con mis sabanas tibias para seguir durmiendo...

TOROSALVAJE dijo...

Yo me apunto con Congo a cazar relámpagos, eso si que debe ser la hostia...

Besos.

Paco dijo...

yo soy cazador de cielos... y eso es lo que me gusta...

saludos

Paco dijo...

y hay quien caza rayos:

http://www.cazatormentas.net/

Froiliuba dijo...

Curioso, yo también tengo escrito un texto sobre ilusiones y caprichos jajaja, ya lo verás en breve porque además, me lo inspiró el amigo de la harley jajaja

muy mona tú con el casco, ya veo que llevas micro incorporado, ¿que tal van? tengo que pedirle a los reyes casco nuevo y...

en fons, que si quieres botas de agua ahora las hay de colorines y de cuadros uy de arte, que son una pasada y quedan fenomenal
ánimo ( yo rosas tipo
iró a ser posible)

bss

Juanjo dijo...

A mí me gustaría volar. Muy típico, ¿no?

Besos.

Aldabra dijo...

Pedro:tendré que proponérselo pero no creo que esté por la labor.

Jg. riobó: Pues cuenta con ello.

Ulysses: Sí que cuesta muy poco, es verdad, pero a veces no nos paramos a pensarlo.

Sol: tan sólo la palabra ya tiene algo de magia "katiuskas" ¿a qué sí?.


TitaJÚ: yo sigo teniendo las azules de siempre, muy marineras pero cualquier día de estos me compro unas de esas de niña pequeña... je je je

Guiller: tú siempre tienes unas ideas bárbaras, no se me había ocurrido... je je je

Cuentos brujos: dado la hora en que has escrito eso yo también me apunto a tu plan, soy taaaaan dormilona, hijo...

Toro: Congo estará encantado de que lo acompañes, seguro.

Paco: cazar rayos es fabuloso, pero cazar cielos tampoco está nada mal... ¡jobas!...

visitaré la página que me recomiendas.

Froiliuba: estoy deseando leer tu texto, me entró la curiosidad.

los intercomunicadores son estupendos, se los podéis incorporar a cualquier casco pero han de ser unos cascos en los que merezca la pena hacer la inversión porque son algo carillos. En el último viaje, por ejemplo, descubrí que tenía una avispa en el casco, después de hacer una paradita. Gracias al intercomunicador le dije a mi pareja que parara que tenía una avispa y pude sacarme el casco sin que la cosa fuera a mayores.

Juanjo: volare, volare... uouououo...

biquiños a todos y gracias.

Kapi dijo...

Todo el mundo hace planes para el verano... y se olvidan del resto del año... claro que, con catiuscas y cazando rayos... quedan pocas opciones.

Yo paso de probar lo de los rayos...

Besos.

horabaixa dijo...

Hola Aldabra,

Que bueno recoger relámpagos. Debe ser especial Congo, debe serlo.

Yo tenia unas Katiuskas negras, me encantaba pisar charcos.

Ahora no tengo Katiuskas (venian de Rusia?), pero me sigue gustando chapotear. En una ciudad es dificil encontrar esos charcos.

Bicos

Sue dijo...

Hola prima!

Soy Susana, desde la lejana Irlanda. Me encanta tu pagina! Que sepas que yo me uno tambien a la caza de relampagos con katiuskas amarillas (que ya sabemos todos que la goma aisla).

Besines de leprechaun!

Pd- La canción de Los Limones me encanta... ;)

Aldabra dijo...

Hola prima: ¡que alegría que hayas dado señales de vida!... hace tiempo que te envié un correo pero creo que no lo recibiste porque no recibí contestación... espero que todo bien, visitaré tu página.

biquiños, o besines, como más gustes.

Victor dijo...

No hay nada como chapotear en los charcos con unas botas de goma. O mejor aún, con zapatillas de lona, sintiendo como el agua fría penetra en los pies. Claro, teniendo luego un sitio acogedor, ropa seca y chocolate caliente.

Aldabra dijo...

y mira que casi que me tomaba ahora yo un chocolatito...

bicos,