sábado, 28 de marzo de 2009

Las cosas que hay que hacer, llegado el momento.

6551303-lg

Fotografía de Alex Caranfil - Photo net

Bibiana se armó de valor. Se sacudió el chandal de encima, zapateándolo sobre la cama deshecha y abrió las puertas del armario. Buscó su mejor vestido aunque tampoco era nada del otro mundo, ropa interior y se fue a la ducha. Ya estaba bien de lutos, lágrimas y lamentaciones.

Bibiana se enjabonó con rabia. Se frotó a conciencia con el guante de crín. Y masajeó su cabeza con el champú de romero. Para cuando terminó la faena parecía un camarón. Desnuda, respiró hondo frente al espejo y se sintió gratamente purificada y joven. Una sensación que no tenía desde hace algún tiempo.

Bibiana se vistió lentamente escuchado la radio. Echaban aquel programa de entrevistas que tanto le gustaba. Se puso las medias acompañada de la voz de Carles Francino. Era un hombre muy atractivo, la verdad, lo había visto hacía poco en un programa de entretenimiento de la Cuatro.

Bibiana decidió que se pintaría, ¿por qué no? Un poquito de color en la cara, una raya de khol en los ojos, y un color suave en los labios, siempre le sentaban bien. Y la ocasión lo merecía. También se pondría tacones, los fabulosos zapatos de charol que había llevado a la última boda.

Bibiana estaba lista. La verdad es que así simulaba feliz y contenta. Cogió el abrigo, el bolso y apagó la radio y las luces. Por último se echó colonia del frasco que estaba sobre la cómoda. Siempre lo dejaba para el final de todo. Una manía como otra cualquiera.

Bibiana salió a la calle y decidió que iría a pie. Tampoco había prisa. Disfrutaría del paisaje del atardecer. Las personas que paseaban al lado del río iban a lo suyo. Era una desconocida más en aquella ciudad que le era ajena. Atravesó el puente y hasta se paró a mirar el agua desde lo alto.

Bibiana enfiló la calle Real con mirada ausente. Ahora que estaba llegando empezó a sentir un cosquilleo en el estómago. Tuvo un par de arcadas que reprimió metiendo un chicle en la boca. Y se puso los guantes cuando ya tenía en frente el portal de color rojo inglés. Típico en él.

Bibiana tocó el timbre. Empujó. El portal se abrió. Y empezó a subir las escaleras, Ya no había vuelta atrás, ni lugar para el arrepentimiento.

20 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Bibiana debe haber sufrido mucho.

Besos.

STEVE dijo...

espero no entre.........de la vuelta, se serene, y medite, no es tan sencillo volver a sentir algo bello, pero lo sintio al verse de nuevo en el espejo, pudo engañar sus lagrimas con rimel.... mas aun debe esperar su momento.

Fortimbras dijo...

¿Donde está Bibiana?

Estela dijo...

mucho me temo que no sabe donde se mete pobre Bibiana, y creo que si hay marcha atras..

Un beso!!

vazquez74 dijo...

Esta historia me ha dejado un regusto de desasosiego. Me parece que la chica rompe con una situación que la dañaba, pero no sé si irá de Guatemala a Guatepeor.
Besinos.

Verbo... dijo...

Bib
me debería dar un consejo
también me debo lavar con rabia
y sacarme ciertos recuerdos
de encima.

Abrazo.

Titajú dijo...

Que no entre. Aldabra, reescribe el final.

Anti-Yo dijo...

a veces es necesario hacer como bibiana....

salu2

Maya dijo...

ya estoy aqui!:D

Abedugu dijo...

Me parece que Bibiana tomó una decisión un tanto precipitada, por su bien espero que no tenga que arrepentirse.
Un saludo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Cuánto se ha de pensar antes de empujar una puerta, en efecto...

Carlos dijo...

Hay decisiones que fatalmente se nos imponen y pesan como un guante de hierro; tambien podemos decidir sobre esas decisiones.

Un gran beso.

(no veo tu dirección de correo, envíamela en un comentario que no he de publicar)

Otro beso)

Belén dijo...

Es que hay trabajos que...

Besicos

guillermo elt dijo...

Ciertas decisiones en la vida, las debemos tomar con la cabeza metida en el congelador, y no en el horno. Y si es lo segundo... pues si sale mal, apechugar responsablemente sin echar la culpa a nadie... ni siquiera a la vida.

Sí, ya... tal vez a Bibiana, nadie le haya enseñado a saber vivir su vida.

Besicos.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Celebro que Bibiana haya podido romper ese cerco invisible que como trampa nos tiende a veces la vida.

Con zapatos de tacón y un toque de rimel en los ojos. Decidida a que hoy sea su primer día despues de tantos y tantos días perdidos en el tiempo sin retorno.

Un beso a la fortaleza de Bibiana,

Un beso para ti amiga por tus dulces palabras.

toupeiro dijo...

Ringgg, Ringg
_¿Quien es?

Uff!!! Que nervios.

toupeiro dijo...

Gran Torino me encantó.
Clint es un fenomeno

horabaixa dijo...

Hola Aldabra,

Bibiana...............

Bicos

Aldabra dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Creo que todos habéis coincidido pensando en lo que va a hacer Bibiana. Creo que todos habéis pensado en que Bibiana va a matarlo. Tal vez algún día continúe la historia porque las cosas a veces no son lo que parecen.
Bicos.,

jg riobò dijo...

Creo que en efecto las cosas nunca son lo que parece.