domingo, 8 de marzo de 2009

Madres

 

untitled

La pintura pertenece a María Dolores Barbeyto, una pintora de Alicante, que he descubierto por azar.

 

Hoy es un día tan bueno como otro cualquiera para hablar de mi madre

Y todos pensaréis: ¡Que original! Y lo pensaréis porque no conocéis a mi madre. Nos llevamos bastante mal a diario y para no desentonar con el resto de las madres/hijas del resto del mundo pero nos queremos y respetamos mucho.

Mi madre se quedó huérfana con 14 años, con dos hermanos más pequeños. Mi abuela contaba por aquel entonces 36 años y mi abuelo supongo que tendría algunos más, no lo recuerdo ahora con exactitud. Eran tiempos muy duros, se pueden imaginar. Mi abuela se tuvo que poner a trabajar en la limpieza de los trenes de RENFE con unos horarios infernales y mi madre dejó el colegio para pasar a ejercer de madre, en lugar de ser hija, como era lo propio. A esa edad había aprendido las cosas justitas para defenderse en la vida con un poco de dignidad. Es decir, sabía las cuatro reglas, que se decía por entonces, y leer no sin cierta dificultad.

El caso es que en el verano del 2003, envié un pequeño relato a un concurso de un periódico de tirada nacional con tan buena fortuna que salió publicado. No lo premiaron porque no era lo bastante bueno pero me hizo ilusión de igual modo. El día que llamé a mi madre para decírselo salió escopetada al kiosco más cercano para comprar un ejemplar. Tengo que decir que estaba un poco avergonzada porque el relato era un poco sensual, por ponerle una etiqueta. Y claro, que mi madre me descubriese de ese modo me daba un poco de pudor, cuando menos. Cuando lo leyó, emocionada, me dijo que le parecía muy bonito, sobre todo porque intuía el significado de cada una de aquellas palabras.

A raíz de leer ese relato me preguntó si ella sería capaz de leer un libro. Nadie, desde luego, la iba a animar más que yo para que comenzase a experimentar el placer de descubrir nuevos horizontes. Así que fui a la biblioteca y le recomendé leer uno de esos libros de lectura fácil, de amor y con final feliz, por supuesto. Se puso tan contenta que ni os lo imagináis. Le lleva mucho tiempo leer pero no se desanima.

Entre medias, un día me pidió que le leyese algunas cosas más de las que yo escribía porque hasta el relato nunca le había enseñado nada. Una tarde como muchas que venía a visitarnos le leí algunas de las cartas que tenía escritas. Se puso a llorar tanto (bueno, lloramos tanto las dos) que le dije que así no merecía la pena. Sabía cuanto había de verdad en aquellas cartas y lo que era ficción. Sus lágrimas eran por el orgullo que sentía y por los sentimientos que le despertaban. Lo último que le he leído fue la primera carta que escribí a Congo. Me dijo que era muy tierna al mismo tiempo que vi como por su rostro pasaba un velo de preocupación por todo lo que le hizo pensar.

Desde hace un tiempo ya no lee tanto, pero no importa. Ya sabe que puede hacerlo cuando quiera. Últimamente se le ha dado por calcetar, se buscó una clase y se lo pasa pipa dándole a las agujas y conversando con sus compañeras. Este invierno nos hizo unos jerseys preciosos y unas bufandas muy originales, a Senia y a mí.

En fin… Con toda esta perorata quería expresar que: Ojalá cuando mi hija tenga la misma edad que tengo yo ahora, me quiera y me respete tanto como yo a mi madre.

¿No es mucho pedir, verdad?

 

22 comentarios:

Titajú dijo...

Cuídala y quiérela; esa madre que tienes se merece un altar en la plaza del pueblo más grande que haya en este mundo.
Dile que no deje de leer; hay en el mundo escritos preciosos, y muchos de ellos los ha escrito su hija.

migramundo dijo...

Aprecio en tu petición ("Ojalá cuando mi hija...") un halo de preocupación reafirmado en la pregunta final. No te conozco a ti ni a tu hija, pero leyéndote intuyo que tus temores son infundados. Un beso.

Carlos dijo...

Pues que me cae bien tu madre;

"buena gente que camina
y va aromando la tierra"

PD. podrías pedirle si me puede tejer una bufanda para mí??) :)

Un beso y feliz día para ambas.

Belén dijo...

MI madre no sabe que he escrito un libro, porque no sabe que tengo un blog... me imagino que su reacción será parecida a la tuya, pero creo que tengo que estar preparada...

Besicos

adela dijo...

Es muy bonito ese acercamiento actual entre madre/hija aunque no haya existido en otra época. Tu madre ha sido y es una luchadora que ha sabido sobrellevar muchos impedimentos en la vida. Cuída esa relación que os habeis construido. Quizá con tu hija la relación se construya con otras bases y circunstancias pero seguro que también con respeto y amor.

Besos,

TORO SALVAJE dijo...

Seguro que sera así.

Un abrazo para las tres.

Besos.

guillermo elt dijo...

Ya sabes, no?... Hay un dicho que dice algo más o menos como´"así te vean tus hijos hacer con tus padres, así harán contigo".
Tb. hay otro que dice que "hijos tendrás que se te irán, pero los padres, siempre estarán".
Besicos mami-papi ;)

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

las madres...son eso madres... nos traen, nos cuidadn (nos enfadamos)...pero en el fondo son eso, nuestras madres...quiérela...besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Ya sabes eso de quien honra a su madre...
Besos. Sigue leyéndole.

Verbo... dijo...

ojalá
y lean tu blog
tanto tu abuela
tu madre y tu hija
para que vean los lindos
sentimientos
que bordas y desbordas
por aqui.

Para tu hija será un tesoro este blog, para mi hija de 9 años ya lo es.

Por el blog me descubre, y sabe de mi cosas que ni te imaginas.


Abrazos ♥

cuentosbrujos dijo...

vengo he de reconocer buscando tu critica cinematografica, jejej , las entrada tambien me interesan
bonito cuadro,
saludos brujos ¿recomendable entonces The code?
saludos

Hipolitta dijo...

Felicitaciones por tu madre.

Mira, lo que tu madre ha hecho por vos, vos lo harás por tu hija. Es una cadena generacional que nos une para lo bueno y para lo malo.

Te expresás con tanto orgullo y ternura respecto a tu mamá, que seguramente, esos sentimientos son los que volvaste en tu retoño.

Rosa Fdez. Salanova dijo...

Una madre es unica,irrepetible,la que nos protege y nos regaña,la que siempre esta, aunque no nos demos cuenta;esa mujer, madre, que te envuelve con la lana que se enrreda entre sus manos para llenarte de cariño en las frias tardes de Invierno.

Y de pronto leo: "Respeto",que palabra tan bonita para compartir entre tod@s

Un beso

vazquez74 dijo...

Gran empresa, la de ser madre. Llevas a un ser dentro nueve meses, lo traes al mundo, lo crías, lo ves crecer, lo ves alejarse cuando se independiza.
Y, sin embargo, aunque las distancias enfrían las amistades ó los amores, en el caso de la relación madre-hijo, no hay distancia que la debilite. Las madres siempre están ahí.

Anónimo dijo...

¿No crees que es hora de irse a la cama?¿No tienes sueño?

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Bonito post amiga y valiente porqué no decirlo, valiente por su sinceridad y por tu generosidad al hacerlo.

A veces no somos capaces de decirles a nuestras madres o padres todo lo que los queremos. Es como si aquella barrera invisible de la adolescencia quedara en fina capa de grasa adherida a nuestros cuerpos...Tu veo que te has desecho de ella. ¡Enhorabuena!.

Biquiños para ti e tamén pra tua nai.¡¡

PMM dijo...

Sigue leyéndole y acercándote a ella siempre que puedas,
Biquiños. Y por cierto, te he dejado un regalito muy mercido en mi blog.

Bambú Blanco dijo...

¡Qué bonito Aldabra! Estoy un poco emocionada, por el presente, por el pasado y por el futuro.
Un abrazo.

Aldabra dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios... no sé si le leeré a mi madre este post, sinceramente me da un poco de pudor. Y ella ya sabe que la quiero. Es verdad que en palabras no se lo he dicho muchas veces porque nuestra relación es diferente pero lo hago a través de gestos y de hechos, que es lo más importante.

Con Senia es diferente, somos amigas, además de madre e hija pero sin perder las formas y sin dejar de estar cada una en su lugar.

Biquiños a todos.

BIPOLAR dijo...

Mi madre ha tenido una vida HORRIBLE, se sacó el graduado escolar hace unos pocos años. Tiene un valor que admiro y la quiero mucho aunque nunca se lo digo.

horabaixa dijo...

Hola Aldabra,

Has dudado alguna vez de vuestros sentimientos? Hay veces que no hace falta decir expresamente las cosas para saber interpretar los gestos.

Felicidades a todas.

Bicos

zeltia dijo...

Me ha emocionado este post,
porque yo perdí a mi madre, ya hace más de 10 años, pero no hay día que no la recuerde.

Yo a mí madre sí que le decía que la quería; de niña se lo decía continuamente, porque ella también me lo decía a mí:
era muy cariñosa y expresiva.

Cuando ya fui mayor, supongo que fui yo la que se distanció, me parecía que no me podía comprender, que era de otra época (tenía unas ideas bastante influenciadas por el cristianismo y el catolicismo).
Luego, al ser madre yo mísma, comprendí cuantísimo me quería ella,
y nuestra relación volvió a aproximarse,
pero nos separaban montones de años (42 años de diferencia) y una manera de ver y vivir la vida tan diferentes que no podía compartirlo con ella sin preocuparla, así que nuestra relación se limitaba a cosas domésticas, su nieto (mi hijo) temas familiares y poco más.
Ella seguía siendo cariñosísima, y en los últimos años con la vejez y la soledad y los achaques y miedos propios de la edad, sé que me necesitaba para compartir sus angustias, su necesidad de querer,
---ahora mismo me están saliendo las lágrimas, respiro hondo y no quiero emocionarme,
porque ¿sabes?
no he sido una buena hija.
su parloteo me aburría
y casi yo siempre tenía algo mejor que hacer en otra parte,
corriendo detrás de amores imposibles y atormentándome con el sentido de la vida----
he sido tan estúpida!
después enfermó,
y estuvo en una silla de ruedas durante más de 5 años.
una hermana mía y yo nos ocupamos de ella;
a mi me parecía que cada vez que le lavaba el culito, que le ponía crema, que le echaba colonia en el pelo, que le cortaba las uñitas,
le estaba devolviendo un poco de todo su cariño;
le hablaba dulcemente y con amor
porque recordaba como me hablaba a mí ella, cuando yo era una niña;
(oh por dios
que tontería, como he puesto de emocionada...
ya no sé si darle al intro,
o borrarlo directamente.
Pero, por otra parte me apetece contártelo.
tal vez no lo veas al quedar tan atrás.)
(Yo a veces me olvido de mirar los comentarios antiguos, y los descubro pasados 15 dias, suelen ser una grata sorpresa; porque como ya pensamos que otros comentaristas no los van a leer nos soltamos más, por lo menos yo.)