martes, 23 de febrero de 2010

Preludio

44

Verás, ayer estuve dándole muchas vueltas a una idea. Se me ocurrió pensar en los besos y en que tenía que contarte como eran los míos. No es una tarea sencilla pero intentaré hacerlo lo mejor posible para que tengas una idea aproximada sobre mi forma de pensar y cómo son.

Para mi todos los besos son importantes, por supuesto, siempre que cumplan una condición: Que sean sinceros. Y nunca, nunca, ningún beso es “corriente”. Cada uno es único e inigualable.

El primer beso siempre es el más esperado. Tal vez no sea el mejor teniendo en cuenta los nervios y la vergüenza del primer acercamiento pero, desde luego, es el más inolvidable. Antes de que tenga lugar solemos dibujar en nuestra mente una imagen visual del mismo. Soñamos con el lugar, con lo que diremos, lo que sentiremos. Lo idealizamos, en resumen. Pero las cosas pocas veces suceden tal cual las imaginamos, aunque tampoco importa demasiado al final. La espontaneidad es hermosa aunque resulte torpe y atropellada.

Hace unos días soñé con nuestro primer beso.

Supongo que será porque estoy deseando besarte, esa es la verdad, pero no se como decírtelo.

¿Se debe pedir un beso? Decir, por ejemplo: “Me gustaría besarte”. Son tres palabras. No ha de resultar tan difícil decirlas de un tirón. ¿Es valiente pedir un beso corriendo el riesgo de una negativa por respuesta? Me arriesgaré. Te lo pediré la próxima vez que nos encontremos. Necesito saber lo que siento en ese instante, lo que pasa por mi cabeza y por mi cuerpo.

Pero no sé por qué me estoy torturando pensando en todo esto. Tus besos. Mis besos...

Después de todo, los que se me dan mejor son los virtuales porque... ¿Cómo se puede describir con exactitud un beso real? Voy a probar, hacer una composición de lugar y tal vez así…

Imaginemos una escena.

Estamos en el coche. Te pido un beso. Te acercas despacio. Me muero de los nervios. Nuestros labios se acercan. Nos besamos con timidez. Me gustan tus labios. Repetimos el beso. Nos miramos a los ojos. Volvemos a acercarnos. Quisiera tocarte la cara, sentir tu piel en mis manos. No me atrevo. Tú sí, me acaricias la cara. Envidio tu gesto. Otro beso. Es tarde. No podemos alargar más el momento de la despedida. Porque es una despedida. Si no fuera así no me hubiera atrevido. O sí. Quisiera abrazarte, reposar mi cabeza en tu hombro. No hay tiempo a más.

P.D.: Y agradezco el regalo.

26 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Me quedo con ese beso.. escrito..


Un abrazo
Saludos fraternos..

zeltia dijo...

oh oooh ooohhh pensaba yo que te leía el blog congo!
no sé yo el preludio éste del amante imaginario en que irá a dar!

(me encantó la peli de amelie,
tan diferente,
tan cromática,
tan sorprendente,
tan tierna...
igualito que los besos deseados)

Belén dijo...

Y además, los besos no dados son perdidos, así que para perderlos, los das ;)

Besicos, hermosa

TORO SALVAJE dijo...

Estaba pensando que jamás he pedido un beso.
Me parece un formalismo que lo estropea.
Mejor que manden la pasión y el deseo.

Besos.

Susana dijo...

Me ha encantado tu desripción del beso; preciosa. Y el fragmento que nos regalas me ha parecido de lo más tierno. No he visto la peli, pero visto lo visto igual hay que planteárselo.

Un besote.

Juan Luis G. dijo...

Tal como lo cuentas, dan ganas de ir por ahí besando a la gente...

T.M. dijo...

Como dice Toro Salvaje, la formalidad de pedir un beso o que te lo pidan no me gusta.
Prefiero que me pillen de sorpresa o pillarlos yo, jajajaja, por lo menos en el primero. Sí es cierto que a algunas personas con las que sabes que no puedes tener nada, y por las que sientes atracción se lo pidiría simplemente por la satisfacción de un solo beso.

Aldabra dijo...

No quiero contradeciros ni tratar de convenceros pero pedir un beso también tiene su "aquél", sobre todo cuando se pide a una persona que también sabes que está deseándolo sólo que no se atreve.

Cuando es así, resulta agradable poder ofrecer el regalo de ese beso y los que vengan después.

A mí me parece bonito.

O cuando dices a tu pareja: "¿Me das un beso?" ó "anda, dame un besito" con ese tono mimoso tan sugerente...

¡ains!

biquiños,

fonsilleda dijo...

Es bonito pedirlo o que te lo pidan (quizá mejor), pero es que también es hermoso cuando la sorpresa predomina en el momento...
De cualquier manera, la escena final que montas, me ha encantado.
Bicos.

beker dijo...

A mi me gustó eso de que cada beso es particular... esta idea que has desarrollado la he pensado alguna vez para los abrazos, que es para mi la manifestación emotiva por excelencia cuando no tiene cabida la pasión... BESOS

Juanjo dijo...

Es un beso agridulce. Desde luego, es mejor despedirse con un beso como el que describes, pero es tan desagradable despedirse...

Me gustan más los besos con repetición, los que son detonantes de más besos.

Y ahora ¿cómo me despido yo?

Pues hoy toca abrazo.

iliamehoy dijo...

Pedirlo en el mismo instante que lo das, con el gesto, con la mirada, y con el contacto directo, esperando la respuesta para que así se fundan ambos y ya no importe quién lo pidió primero.
Una sonrisa

jg riobò dijo...

Besar y que te besen.

Chousa da Alcandra dijo...

Agora que tento lembrar...penso que todos os primeiros bicos os pedín (os pedimos) coa mirada. Así tamén valen, ou?

El Drac dijo...

Todas las cosas que se pueden decir del beso que no siempre es lo que uno espera , a mí por ejmplo sólo dos mujeres me han dado de esos besos que ahora necesito tanto, las demás como se dice acá en Perú "¡no pasa nada!" Lindo texto

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Aún recuerdo mi primer beso. Tal y como lo describes. De "esgueira", casi de lado...con esa vergüenza vergonzante que nos han inculcado...En una discoteca, dos copas de más (sucedáneo lamentable de ese "gran" valor hispano). Un contacto cálido, unos ojos que se cruzan...Un escalofrío cálido que llena todo el cuerpo...Repetimos,...Hermoso.

Gracias por hacerme recordar¡¡

Un beso y valga la redundancia.

Albino dijo...

Yo creo que los besos ni se piden, ni se dan. Surgen espontáneamente.
De repente durante un paseo, en el asiento de un coche, en la habitacion de un hotel, en la oscuridad de un cine.
Es la mente la que te lleva al beso como algo deseado y muchas veces inesperado.
Tambien hay besos robados, pero estos solo me sirven cuando la otra parte espera que se los roben o incluso lo provoca.
Por cierto, un beso, pero en este caso, puramente virtual.

Cele dijo...

Pues la imaginación no te ha fallado, ni las palabras tampoco.
Los besos magicos, surgen, por eso son mágicos, no se piden, es un deseo mutuo, sin palabras.
Un gran abrazo

Andrea dijo...

No la habia leido todavia! Ya sabes, lo exámenes se comen todo mi tiempo.
Me gusta especialmente la escena de la despedida en el coche, y sobretodo cómo relatas las sensaciones del primer beso, porque de verdad es así.

Un beso

guillermo elt dijo...

Besar es un arte.
Todos deberíamos pedir besar... y saber dar el beso que corresponde a cada quien... y el que corresponde en cada momento... Bueno, hay 2 momentos bien definido... y sobre todo uno... :)... pero incluso así, sigo diciendo que, besar es un arte y todos deberíamos pedir besar... y saber...

Que mal sientan unos labios rígidos, duros, apretados... igual, igual que una mano fofa... jo!

Besicos

El Pinto dijo...

Curiosamente, la portada de mi nuevo post, contempla una foto de cientos de fotos de gente besandose.

Debes recordar esto: un beso es siempre un beso, un suspiro sólo un suspiro. Lo esencial permanece, el timpo pasa.
Bogart a Bergman, en Casablanca.
Un abrazo

eva dijo...

un beso es lo mas maravillosos del mundo, casi, orgasmico

Myr dijo...

cuándo es mutuo

entrenomadas dijo...

Un beso es la mejor terapia, la mejor medicina, la mejor crema de belleza, la mejor razón para todo.

Muy bonito, Aldabra, mucho.

Besos,

Marta


PD: Espero que la tormenta sea suave y no te afecte ni a ti ni a nadie.

bixen dijo...

Tutú... se llamaba!

BIPOLAR dijo...

es mejor robarlo que pedirlo