viernes, 19 de febrero de 2010

Un monólogo de mucho peso

botero3 
Hay días, bueno, más concretamente, noches, en que me siento tan inflada como si fuera un globo aerostático o tan enorme como un gran tonel de vino, o tan hinchada como un neumático de camión.

Peso 62 kilos. Ni más ni menos. Mido 155 centímetros. No es mucho pero es lo que hay. Mi masa corporal es de 25,81. Mi peso ideal debería estar comprendido entre 49,7 y 54,8. Lo que indica que aún no soy obesa pero sí que tengo exceso de peso o sobre peso.

Hasta aquí, los datos son de una claridad meridiana, están contrastados por diversas fórmulas matemáticas desarrolladas por científicos muy famosos. Lo que no explican estos números, que no son nada guay aunque parezcan muy serios, es por qué y cómo he llegado a esta situación. Porque todo tiene una explicación razonable aunque no nos guste.

Tengo compulsión por la comida. Así, lisa y llanamente. Lo confieso.

Según la primera acepción de la R.A.E., tengo una inclinación, pasión vehemente y contumaz por “algo o alguien”, en mi caso, comida. Con todas las letras.

GORDA 
No soy bulímica. No, porque pudieran pensar que lo soy. Yo no como y luego vomito. No. Sólo tengo compulsión. Como porque un deseo irrefrenable me lleva a hacerlo. Es como cuando te pica una roncha y no puedes dejar de rascarte, a pesar de que te estás haciendo sangre. Así. Pero sin vomitar.

Me paso gran parte del día pensando en los deliciosos manjares que puedo llevarme a la boca: lassagna de carne picada, dulces de chocolate con nata, bocadillos de jamón con tomate y aceite de oliva, huevos fritos con patatas, cerveza con aceitunas rellenas de anchoa, gominotas (muchas gominotas) y conguitos. Por poner algunos ejemplos.

Pero mi compulsión también tiene una explicación, claro que sí. Toda mi compulsión es fruto de la jodida ansiedad. Empiezo y ya no soy capaz de parar. Y me digo, “venga, la última galletita”, pero no es la última, porque la última son tres o cuatro galletas después, o seis o siete. Cuando consigo, por arte de birlibirloque (bueno, no, esto es mentira, en realidad mantengo una terrible lucha conmigo misma y mis circunstancias) que me pese tanto la culpa como para cerrar el jodido frasco de cristal de las galletas ya estoy a punto de estrellarlo contra el fregadero, presa de la rabia y el fracaso. 

botero 
¡Joder! ¡Joder!

Que ya estoy harta de empezar todos los días una jodida dieta que nunca sigo porque no puedo. No puedo ¡Joder! No puedo.

Y así, cada día de los 365 días que tiene el año. Día tras día, cada mañana me subo a la báscula para ver que no consigo bajar ni un gramo. Ni un jodido y miserable gramo, joder. Todo lo contrario. Voy a más. Más y más. Kilos. Grasa. Gordura. Hinchazón.

¡Joder!

Pero hoy voy a tomar una decisión drástica. Porque a grandes males, grandes remedios. Voy a poner en mi vida un stepper, concebido para la práctica ocasional de cardio-training y tonificación muscular en casa. Reforzaré mis muslos, mis glúteos (que los tengo, vaya si los tengo) y con los elásticos, tonificaré mis pechos, mis hombros, mis brazos.

gd-asset_16819032

¡Joder!

 

 

¿Hace falta qué os digo a quién pertenecen estas pinturas?
Claro, a Fernando Botero. No podría ser de otro modo.

...ooo...ooo...ooo...ooo...

 

35 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Me gustó.

Excelente

Un beso

Un abrazo.
Saludos fraternos...

Que disfrutes del fin de semana..

galicia maravillas dijo...

me han dicho que el wii fit está muy bien :)) aunque solo sea porque liberas endorfinas, vale la pena hacer un poco del ejercicio ese de cardio-training :) buen fin de semana :)) biquiños!

El Drac dijo...

Mi tí atambioén esd muy ansiosa y esta regorda yo le he aconsejado un consolador, sí ncomo lo oyes un consolador para que se relaje. Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

El ejercicio está bien.
Te ayudará mucho.
Pero combinado con un poquito de control alimenticio.
Has probado acupuntura para la ansiedad?
Dicen que va bien.

Besos.

beker dijo...

Ay Ay te entiendo porque a mi la comida me pierde y lo de las galletas y frutos secos uf, una maldición, hasta que no me las como todas no se van de mi cabeza, malditas roedoras !!!. Besos

fonsilleda dijo...

Jajajajajaja.
Has colocado un buen espejo delante de tantas y tantos....
Divertido, claro que con el stepper, seguro que todo solucionado.
Y mi cerebro pregunta ¿será muy caro?.
Biquiños.

P.D. Botero me gusta más así, en reproducciones, que los cuadros directamente. ¡Qué cosas!.

T.M. dijo...

Yo soy bajita y delgada, pero mi trabajo me cuesta.....
Nunca tengo nada en casa para picar, lo siento por las visitas inesperadas, pero no encontrarán nada que puedan llevarse a la boca si no han avisado antes, jejejeje.
Cuídate la ansiedad y lo demás vendrá rodado, ya verás, ánimo guapa!

iliamehoy dijo...

Y las pipas saladas, y los sugus en montoncitos de piña y naranja y las ruedas de regaliz....
La ansiedad desbarata cuerpo y alma, resulta mala compañía y cuesta una vida tenerla controlada.
A pesar de todo, yo te noto liviana, dulce, cuerda y decididamente valiente.
Una sonrisa

Maca dijo...

"!!!!Cómo y de qué manera me veo reflejada en ese monólogo!!!!!, y en las pinturas...casi ,casi,jajaj.
BICOS

Albino dijo...

Tranquila, porque ante las pinturas y esculturas de Fernando Botero, todos somos delgados.
Tomalas como ejemplo de una meta a la que no debes llegar y ya veras como te conformas con tu cuerpo saleroso.
Un beso

vazquez74 dijo...

Y sobre todo... ¡a joder!
Bromas aparte, no te obsesiones, lo mejor para no engordar es darle bien al zapato, camina, corre, y si pudieras esconder el tarro de los dulces, mucho mejor.
De todas formas tu caso no es extremo, te pasas un pelín de los parámetros ideales, pero ya sabes que en la vida no hay nada perfecto...

Aldabra dijo...

Estimados amigos:

El monólogo de peso, sólo es una verdad a medias. Pero me alegra que os lo hayáis creío de verdad porque eso sólo puede significar que os he convencido con mis palabras.

Sí es verdad que mido 1,55 pero no peso 62 kilos. Peso unos cuantos menos. No estoy delgadita pero tampoco llego a rellenita... je je je.

Es verdad que he sufrido de ansiedad (ahora está controlada) por eso conozco bien esas sensaciones que describo en el texto.

Me gusta controlar el peso porque necesito que mi cuerpo se amolde a lo que mi cabeza espera de él. No me resigno a que se deforme con la edad, así que desde hace años practico ejercicio con regularidad pero esta temporada estoy en varada por un problema que tengo en los piés. Por eso me he decidido a comprarme ese aparatito que véis en la foto. En Decathlon 49 euros. Lo he probado un par de días, media horita y va bien, se suda un montonazo. Además se puede hacer viendo la tele, escuchando música, incluso leyendo. No es el ejercicio ideal pero es mejor algo que nada.

Respecto al consolador... bueno, ahora mi vida está muy equilibrada en todos sus aspectos y por eso no creo que sea necesario, pero no lo descarto, Drac... je je je.

Ilia, ¿dijiste sugus de piña? ¿pero cómo pudiste? ¡que perversa... ¡y regaliz!... ñam, ñan, ñam...

biquiños y buena tarde de sábado.

Juanjo dijo...

¿Por el precio que aparece en pantalla?
Como diseñadora de publicidad no tendrías precio.

Besos.

cuentosbrujos dijo...

Mi oerimetro oceanico entiende bien tu pesar... muy bueno me gusta pasarme por aqui, no tengo perdon de mi dios por la tardansza en pasarme..
Vi de The Road y me encantó¡¡
saludos

Titajú dijo...

En noviembre fui a una endocrina. Yo mido 1´78 cms y peso 77 kgs. Soy grande, muy grande, y según todas las tablas de mundo mundial debería pesar, como mucho 73 kgs, pero no los alcanzo ni por asomo. Llego con muchísimo esfuerzo a los 75 y eso estando a régimen toda la puñetera vida.
LA endocrina me dijo que estaba estupenda, y que no haga ni puñetero caso de las tablas inventadas por sabe Dios quién, y que si la analítica da perfecta, todo está perfecto.
Y que disfrute de la vida, que son dos días.
Vive la vida y come galletas, que con quien tienes que ser feliz es contigo, y te mereces un premio.

jg riobò dijo...

No me gusta Botero y sí me gusta comer.

Cele dijo...

Si realmente te lo propones, no dudo que lo conseguiras, no es facil, pero tampoco imposible. Aunque cuesta eh.
Un abrazo

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Aldabra...

Mal común el tuyo, el mio, el nuestro. No se si es ansiedad lo que tengo, pero sólo se que cuando el trabajo me agobia, vacio la nevera de todo lo que encuentro.

El vicio más dañino, ¡Ay que bello y dañino vicio!..Mi CHOCOLATE.

Mis galletas Principie de Beukelaer con su chocoloatito en medio...Mis palmeras de chocolates. De esas que justo en el medio de la palmera hay concentrado un gran y sabroso taco de negro chocolate...

Y para que hablar de la tortilla, del chorizo, del jamón...De esas costillitas...

No soy ni seré de gran ayuda. Es más si te funciona el stepper pon un post a ver sin me animo a probarlo. Mi barriga, de momento, seguirá en su sitio, soberbia, orgullosa, poderosa...

En fin.

Bicos y ánimo

Belén dijo...

Todo el mundo tiene cierto deseo de comida... lo de hacer deporte es para salud, no para estética...

Besicos

Rosa Fdez. Salanova dijo...

Quiza ,si todo esta probocado por la ansiedad, te vendria bien buscar tus recursos para relajarte un poco; a todos nos viene bien; pasamos demasiado tiempo viviendo hacia fuera y poco hacia dentro.
Me rei un montón leyendo este texto,dices las cosas de una manera que me resultó muy gracioso.
La pinturas de botero fantasticas y muy adecuadas.
A ver si vienes a Coruña el dia 5 a mi exposicion...quizá te desestrese un poco

Bicos

Froiliuba dijo...

ajajaja
me encantó!!!

por desgracia es la realidad de muchas y muchos cada dia, el consuelohayado en la comida hace que estemos asi, cada dia mas hermositos.

Me he reido muchisimo , yo que ahora miro el armario y no puedo ponerme ni un 80% de lo que alli cuelga jajajaja

pero no me importaaaaaaaaaaaaaa ya hare esa dieta del lunes algun dia ajajaja

bss

Juan Luis G. dijo...

Hola.

Yo estoy por los 65 kilos para 1,73. Un fideo, vamos. Eso sí, para la bici me viene estupendo.

Ánimo con el deporte, que eso viene de maravilla, tanto para la mente como para el cuerpo.

Saludos.

Carlos Sousa dijo...

Ja,ja, xa me daba a min que non era certo. Agora si, con ese aparatito, quen te ha de ver dentro dunha temporada... Xa porás unha foto (aínda que sexa dos gluteos)...

O que está claro, que tanto as dietas, como evitar os vicio, éche un tema moi complicado. Dimo a min polo do tabaco... Maldito vicio.

Bicos

xenevra dijo...

Teño unha amiga que acaba de colocarse un balón azul no estómago (si, é azul). Creo que a broma anda por 300€, ata aí, pasábel. O malo de cargar con ese alien durante 6 meses é que non pode rir, non pode tusir, non pode facer danza do ventre ou calquera actividade que llo remova porque entón os gases descontrólanse sen remedio. Xa perdeu 11 quilos, non sei como será o resultado ao cabo dos dous anos que dura o tratamento completo.
Eu nin teño os cartos nin teño a paciencia para cargar co balón ese. Visto que, aínda que ti non o precisas ;), o maquinillo ese vai ben e ten un prezo adecuado, se cadra me faga con un. O problema é que eu cando poño a tv quedo durmida, fareino no balcón.. :P:P:P

Un saúdo. Encantoume ese fluír de palabras con ansiedade.

guillermo elt dijo...

jajajaja...
y me vestiré de gitana
y tocaré la guitarra
mientras hago gimnasia.

Y olé!

;)

Besicos.

xenevra dijo...

O balón son tres mil euros, no 300 (glups)

Chousa da Alcandra dijo...

Oes, pois puxeches varias veces un verbo entre admiracións, que tamén che pode axudar moitísimo...

(Tampouco te comas moito o coco co asunto ese eh; que vale máis ter que desexar)

Bicos nada lights

Dilaida dijo...

Bueno ya veo que no es verdad, pero a mi también me hiciste creer que era lo que realmente te pasaba.
Bicos

Abedugu dijo...

En mi ciudad hay una escultura de Botero titulada "Maternidad" pero a la que en realidad todos llamamos la gorda y nos sirve de consuelo a las que estamos pelín pasadas de peso pues a su lado nos vemos como unas sílfides.
Muy bueno el artículo, refleja lo que nos pasa a muchas.
Un saludo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Ya sabía yo que, en mi caso, la culpa era de esa última galleta de más...

Nolete dijo...

Pois a final, o que narras é a historia dun éxito; laborioso, pero éxito, depois de todo. Tes unha relación có teu corpo e có teu apetito que ten alcanzado un equilibrio relativo, pero que, como tantas cousas nesta vida, depende da constancia e de non desfalecer. Así pois, equilibra con exercicio ainda que sexa con ese extraño maquinillo (eu sonche un clásico e sigo a preferir o paseo e a bicicleta) os excesos que poidas cometer, e disfruta deles sen mala conciencia.

Carlos dijo...

Mientras iba leyendo, pensé, que raro, pero esta mujer se comió todo en cuatro semanas, porque hasta donde sé, eras una persona con una decidida vocación deportiva. Con tu aclaración veo que los sigues siendo.

Ojo con el escalador que cuando subes muy alto te da vértigo. :)

Por cierto también hay otras actividades hechas de a pares que son muy buenas para quemar calorías.

Un beso dietético.

toupeiro dijo...

Me hubieras engañado a no ser por una foto tuya. jajaja

Buen relato.
A mi también me gusta comer pero para no engordar hay que ponerse a pedalear.

Andrea dijo...

Lo cierto esque yo me paso el día comiendo, y de perfil casi ni se me ve de lo delgada que estoy jaja.
Interesante tu entrada.

Un beso.

Aldabra dijo...

Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios.
Me alegra arrancaros una sonrisa.
biquiños,