viernes, 28 de mayo de 2010

Así como te lo cuento







Esta semana no me he sentado a escribir en el blog (aunque he visitado los vuestros) debido a unos problemillas personales que tuvimos que resolver Senia y yo. Quería hablaros de todo lo que nos estaba pasando pero preferí dejar un poquito de distancia, para no hablar desde la rabia del primer día (que todavía tengo alguna dentro, no lo voy a negar) y poder ser más objetiva con lo acontecimientos recientes.

Algunos recordaréis que Senia este año cursó 2º de Bachiller. No sé si recordaréis también, que ya el año pasado tuvo problemas con una profesora; una mujer que cada año la emprende con algún alumno y según palabras textuales del Director “los enfila” y les hace la vida imposible. Digamos que es un caso claro de “acoso psicológico” que casi siempre se resuelve con buenas palabras por parte del centro, llevándose siempre la peor parte el alumno y que se repite cada año sin que el Instituto asuma su responsabilidad como centro educativo y tome medidas legales en el asunto.

En el caso de Senia, el citado acoso le costó dos semanas de no asistir a sus clases por recomendación del psicólogo, náuseas por las mañanas, mareos, baja autoestima y una pequeña depresión que se resolvió con terapia continuada, mucha valeriana e infinidad de lágrimas. Según palabras del Director, en la charla que mantuvimos esta semana, este año volvieron a tener un caso como el de Inés con otra alumna, que se resolvió del mismo modo.

Reconozco mi parte de culpa porque tal vez, el año pasado, debí de haber subido un escalón más en la pirámide y acudir a la Inspección de Educación o al Juzgado, con todas las consecuencias, pero no me atreví, no tuve el suficiente coraje. Tuve miedo y respeto por las represalias y por todo a lo que tendría que enfrentarse Senia. Pero sí tengo claro que sería principalmente el Instituto quien tendría que haber hecho más para que año tras año no se repita la misma incidencia que ya viene de muy lejos. Vivimos en una ciudad muy pequeña y todos nos conocemos. El Jefe de Estudios del Instituto que conoce al psicólogo de Senia y le habla, el orientador que también lo conoce y le cuenta, etcétera, etcétera.

El caso es que este lunes pasado expusieron las notas de 2º de Bachiller en el tablón de anuncios. Senia se acercó a verlas y me llamó disgustada. Había dejado 3 asignaturas: una ya la contábamos porque no la había preparado. Teniendo en cuenta que tuvo que recuperar este año dos que tenía pendientes de 1º (entre ellas claro está, la de la citada profesora), junto con la Tutora, optamos porque la dejara ya para septiembre y que se pudiera centrar en las asignaturas en las que sí tenía posibilidades de aprobar. Hasta aquí todo bien. Pero…

Resulta que una compañera de otro curso, está viendo las listas y contaba con dejar hasta 7 asignaturas (se lo estaba comentando a las demás compañeras porque en la 2ª evaluación había dejado 8), cuando se encuentra que tiene todo el curso aprobado. Y AQUÍ VIENE LO GRAVE, incluídas dos asignaturas a las que no se había presentado ya al examen final porque las daba por perdidas y las dejaba para septiembre.

Cuando llegó Senia a casa me lo contó todo, incluso que cuando estaba celebrándose uno de esos exámenes que tendría que estar haciendo la compañera en cuestión, ésta se encontraba con Senia en la cafetería.

A la vista de estos acontecimientos, el martes me fui al Instituto para hablar con el Director. Después de esperarle más de una hora sin que nadie me dijera si vendría o no, me pasaron con el Jefe de Estudios, que efectivamente comprobó que la alumna en cuestión tenía las asignaturas suspensas, según consta en las listas de las notas que figuran en el ordenador.

Queda en estudiar el asunto y darme una contestación y me emplazó para el miércoles.

El miércoles nos dirigimos al Instituto Senia y yo y nos encontramos al Jefe de Estudios en el hall, que en cuanto nos vio se acercó a nosotras dispuesto a darnos carpetazo lo más pronto posible (se le notaba en la cara). Porque qué menos, digo yo, que pasarnos a su despacho y atendernos como es debido, que para eso el Instituto es público y algo que pagamos todos. Nos cuenta que habló con una de las profesoras de las asignaturas que dejó Senia y que su examen está suspenso. Con la otra no habló porque no tuvo tiempo (¡Cuánto interés!). A lo que yo le respondo, que ya le había dejado claro ayer que no tenía nada en contra de los suspensos de Senia, que ese no era el tema, aunque a decir verdad, también le dije, que quisiera que Senia entrase en la misma “Lotería” que los demás alumnos (porque tengo la certeza de que existen más casos) y tuviese las mismas oportunidades de aprobar “por la cara por la simpatía o por lo que sea que valoren o tengan en cuenta”. Al sentirse acorralado, por toda respuesta nos dijo, que lo que tenía que hacer Senia era “AGUANTARSE” (os juro que esta única palabra y no otra fue la que empleó).

No me lo podía creer. Habíamos ido al Instituto para pedir aclaraciones sobre un tema lo suficientemente grave como para tomarse más molestias y darnos una respuesta convincente y todo lo que oímos es “AGUANTARSE”.

Acto continuo nos llevó al despacho del Director que casualmente sí que estaba.

Volvemos a repetir la misma historia de la víspera, punto por punto, y después de una muy muy larga conversación nos dice que investigará el asunto. Nos habla de que los profesores son objetivos (no dudo de que muchos lo sean, no se puede generalizar) y que tiene que haber alguna explicación: trabajos del alumnado, notas en sus diarios personales, baremos difíciles de comprender para los que somos personas normales y corrientes… JUSTIFICACIONES sin fundamento, en este caso que nos ocupa. Cuando me habla de objetividad, le recuerdo lo que tuvo que soportar Senia el año pasado con la profesora acosadora y todo lo que ello le supuso. SE QUEDA CALLADO.

Tengo que reconocer que a lo largo de la charla, Senia y yo, nos echamos a llorar porque sentimos tanta rabia dentro y tanto dolor por la injusticia que nos es del todo imposible contenernos, lo cual me hace sentir peor ya que no quiero que perciba mi debilidad emocional. Nos despide diciéndonos que no nos preocupemos que va a tomar cartas en el asunto y que nos llamará.

El día de ayer pasó sin ninguna llamada. Y hoy, sinceramente, ya me da igual que llame o no llame. Ya sé la respuesta (ojalá me equivocase). La alumna “descubierta” o “encubierta” (debería decir) se quedará con sus aprobados, irá al Selectivo y tendrá una oportunidad más que la que va a tener mi hija, Senia, que ni siquiera quiere hacer ya el Selectivo puesto que ha optado por un Ciclo superior. Los alumnos que preparan el Selectivo seguirán yendo a sus clases. Y el resto de alumnos, como Senia, si quieren pueden asistir o no (mejor que no vayan porque así no estorban a los alumnos más aventajados, los más “inteligentes”, los que tienen más capacidad de memoria o comprensión, en resumen, los que sí tuvieron la dicha de aprobar).

Y nosotras, Senia y yo nos quedamos desencantadas, desesperanzadas, abatidas, rabiosas, dolidas, y tristes con un sistema educativo -que como tantos otros sistemas de nuestro país enfermo- agoniza y fracasa una vez más.

Y es que no se puede culpar del fracaso escolar sólo al alumnado. Todos tenemos que asumir la parte de culpa que nos corresponde para poder así corregir los fallos: políticos, legisladores, educadores, padres, alumnos.

Senia es un fracaso escolar pero no lo es porque sea ella la fracasada. El fracaso es del sistema que no ha sabido protegerla lo suficiente, que no la ha alentado. Ella es justamente todo lo contrario. Demuestra el coraje y la lucha de muchos alumnos con limitaciones, que como ella, siguen abriendo sus libros día tras día porque sus abuelos, su familia, sus amigos y yo, que la quiero más que nadie, le enseñamos y le decimos que hay que ser más fuertes que el sistema y NO DEJARSE VENCER.

Educar y enseñar a alumnos brillantes no es un éxito, el éxito es llegar a los alumnos con dificultades y sacarlos adelante, tal vez con un cinquillo raspado, pero sabiendo lo que esa nota, ese 5, significa para ellos. Sabiendo que el 5 es el número que les hace creer que son tan válidos como los demás. El número que les hace llegar al listón que marca la sociedad para poder entrar en la “élite”. El número que no les margina y les incluye en ese grupo llamado FRACASO ESCOLAR.

¿Os dáis cuenta qué palabra?
R.A.E. fracaso.
(De fracasar).
1. m. Malogro, resultado adverso de una empresa o negocio.
2. m. Suceso lastimoso, inopinado y funesto.
3. m. Caída o ruina de algo con estrépito y rompimiento.
4. m. Med. Disfunción brusca de un órgano


39 comentarios:

Aldabra dijo...

No creo que sea necesario decir que la niña de la foto es Senia pero bueno, por si acaso. Yo le confeccioné el disfraz y le hice la foto porque ¿qué no hará una madre por sus hijos?

biquiños,

El Pinto dijo...

Aldabra, creo que lo más importante es no venirse abajo. Te diría incluso que más que fijarse en motivos, intentar ver lo más importante, las inquietudes de Senia y su disposición ante temas concretos. No valemos todos para todos y uno puede estar dotado de forma muy especial para unos temas y remolonear con otros. La enseñanza es global en esa primera fase, por lo que hay que atender todas las asignatura y en países serios respecto a la educación, prima la atención de apoyo para los estudiantes con dificultades temáticas.

Mi experiencia apunta a que teniendo que superar esas asignaturas complicadas, muchas veces es necesario un profesor particular para desbloquear las dificultades y permitir el paso a esa etapa en la que las materias coinciden con el interés personal y normalmente marcan el futuro profesional.

Con todo mi cariño, te recomiendo intentar fijar la atención en ese apoyo complementario evitando gastar demasiada energía en otros frentes.

Un fuerte abrazo junto a mi ánimo y cariño

fonsilleda dijo...

EStas cosas me enervan, no las entiendo ni deseo hacaerlo.
No soy quien para dar consejos yo que he callado tanto... tantas veces, pero eso tendría que ser denunciado.
Las injusticias y los abusos de poder espantos que subsisten en muchos órdenes de la vida y la sociedad. No deberíamos claudicar.
Por Senia, por ti y por todos los que como ella y tú sufren las consecuencias.
Biquiños de comprensión y apoyo.

Titajú dijo...

El fracaso escolar viene dado por un mal sistema educativo, un mal profesorado y una absoluta falta de interés por el alumnado que no es brillante porque, cuando no eres brillante, te catalogan, ya desde infantil, como FRACASO. En el colegio de mis hijas he oído decir de niños de tres años que son carne de presidio.
Tienes que ir a educación, que el colegio tenga su investigación porque sino, el fracaso de Senia no habrá servido de nada y el instituto se va de rositas.

guillermo elt dijo...

Corporativismos, haberlos haylos... Es una lacra social a todos los niveles. Personas ineptas... más aún.

Aparte de ésto, ya sabes mi opinión.

Besicos a las dos.

Antonio Misas dijo...

Es un buen consejo el de El Pinto. Yo soy más visceral y aquí lo que me sale es cagarme en su puta madre a ver si se motivan a educar de forma justa y digna y se dedican a ayudar a contruir y a formar personas de futuro, joder. Entiendo tu rabia y tu desesperación y me solidarizo con Senia que imagino lo que estara pasando. No se si tendrá otra alternativa, otro centro educativo al que pueda acudir y tener un estímulo sano para introducirse en este mundo de adultos, donde no estén este tipo de perros crueles que no son capaces de querer ni a su puta madre.
Una cosa te digo, cuida de esa niña, de su autoestima y que tenga muy claro que en la vida, a veces nos encontramos con muchas injusticias, con gente desesperada que nos lo pone díficil pero que tenemos que seguir adelante confiando en nosotros, que ella es más importante que todo eso y que no todo en la vida va a ser así. Que no se venga abajo por esas agresiones y que confie en sus posibilidades. Al fin y al cabo, ellos solo están de paso, son una pequeña escena que pasará, aunque sea sin éxito. Que sea fuerte y que estas cosas le sirvan para forjarse un caracter necesario para superar las trampas de los malos.

Muchos besos para ti y para Senia y suerte.

PD. A tu comentario en mi blog. Yo llevo unos meses en el paro, estoy divorciado y paso una pensión alta, con lo que recibo del paro no me llega. Pero nada de esto me hace sentirme infeliz y me siento inmensamente rico, creo en mis posiblidades y tal vez el lunés acepte una proposición en un proceso que estoy cerrando, soy comercial en el sector de las telecomunicaciones, hunter, un trabajo duro. Tengo que ganar el doble que tú para poder vivir mucho peor que un mileurista. Yo fuí un fracaso escolar, accedí a la UNED después, estudié también durante 3 años en la escuela de letras de madrid. Me voy haciendo poco a poco, nunca dejo de aprender. Mi hijo tiene casi ocho años y quiero que crezca lo más sano posible.

Aldabra dijo...

El Pinto, Antonio, Fonsilleda, Titajú, Guiller (tú ya lo sabes):

Llevo años con academias particulares, profesora en casa y desde hace unos años una profesora también de inglés sólo para ella.

El año pasado intenté que se cambiase de centro pero al que le gustaría asistir no ofrecía su bachiller, así que optó por quedarse, a pesar de que tenía otros institutos alternativos. Fue su elección y no se queja por ello.

Sabe que cuenta con mi apoyo al cien por ciento y que no permito que se venga abajo ni un sólo peldaño.

Lleva algún tiempo haciendo terapia y el año pasado elegimos una nueva psicóloga-pedagoga.

Senia no tiene ningún problema de aprendizaje ni nada por el estilo y sus test son tan normales como los de cualquier otro alumno sólo que ella genera mucha ansiedad, lo que le genera a su vez falta de concentración y todo en conjunto es una pescadilla que se muerde la cola. Fracasa, se preocupa, se angustia, no rinde.

Titajú: ¿cómo se puede decir de un niño de 3 años es carne de presidio? Y sé muy bien lo que citas acerca de "la catalogación", algo que también Senia ha tenido que oir. Ella no es una mala estudiante: no falta a clases, es respetuosa, estudia mucho, se preocupa, llora a mares cuando sus resultados son malos (que es a menudo) pero no es mala estudiante. No obtiene los resultados deseados pero eso no la convierte en mala.

biquiños a todos.

Chus dijo...

Hola, que puedo decirte, que a Julián , le pasó algo parecido, ayer le dieron las notas y llegó a casa que se subía por las paredes, en principio de dos suspensos, pasó a cuatro, en una de las asignaturas le dijeron que estaba así así y si hubiese aprobado las otras se la hubiese aprobado, bueno se conformó con la explicación pero lo peor vino después, pues el día anterior el profesor de ingles les dio las notas en clase y el estaba aprobado, y ayer en el boletín de notas aparece suspenso, cuando fue a hablar con él, recibió por respuesta, que mas da un suspenso mas menos, si total no puedes hacer el selectivo, y para colmo una compañera suya que había suspendido todas las evaluaciones y el día anterior aparecía como suspensa , la había aprobado, pero como Julián es de armas tomar se presentó directamente en el despacho del Jefe de Estudios y hoy tenia revisión de examen y con el apoyo del anterior que le contestó que si realmente los exámenes estaban aprobados el mismo le acompañaría a la Inspección para poner la correspondiente denuncia, no se como le habrá ido, ya te contare, un abrazo y dile Senia que la vida es demasiado hermosa y que no deje que esta mala experiencia empañe sus mejores años

d2 dijo...

El problema es muy sencillo el nivel medio de los docentes en España es el que es. Alguien les dijo que para lo que hacían están mal pagados y basándose en esa teoría traban al nivel que creen razonable, ósea muy poco y muy mal. Después son funcionarios, nadie los evalúa y como Franco responden de su trabajo ante dios y la historia…. Y como Dios no está por despedir inútiles así estamos. Lo siento es así

Alegría. dijo...

Te leo apresuradamente, antes de salir para el cole, y luego quiero hacerlo, sosegadamente. Pero no puede evitar dejar de decirte, que en tu último párrafo, se sintetiza toda una lección, que me canso de repetir en las tutorias. Sé que no sirve denada... o sí, pero tienes TODA la razón. Eso, y muchos cobardes que no hacen su trabajo.
Luego te veo.
Un beso enorme.

TORO SALVAJE dijo...

El fracaso escolar en España ha sobrepasado todo lo tolerable.
Estamos ante una catástrofe de dimensiones bíblicas.
Y estoy harto de oír siempre lo mismo, la culpa es de los alumnos, de la indisciplina, del tipo de sociedad, de los padres, de la televisión, de la moda, de..... EXCEPTO DE LOS PROFESORES.

El corporativismo existente entre los profesores ya lo quisiera para si la mafia.

Tienen bula para todo y saben que si los denuncias están absolutamente cubiertos por sus "compañeros", hoy por ti mañana por mí...

Y además juegan con el miedo de los padres que prefieren tragar y callar las injusticias que algunos, no todos obviamentes, sinvergüenzas hacen con los alumnos producto de su frustración personal o de algún tipo de desequilibrio mental no tratado convenientemente.

Hablemos claro.
Hay alumnos que no rinden.
Hay padres que no se preocupan.
Y hay profesores que tendrían que estar en el paro o directamente en la cárcel.

Ya está bien de jugar a lo políticamente correcto siempre.

Jugar con el futuro de esos adolescentes en función de afinidades, simpatías o antipatías personales, en función de la poca preparación para motivar al alumnado, en función de las frustraciones personales es propio de bestias indignas de dedicarse a la enseñanza.

Toda mi solidaridad con Sénia.

Besos.

Aldabra dijo...

Como lo cortés no quita lo valiente, os informo que este mediodía sobre la una y cuarto me llamó el Director y me despachó por teléfono (supongo que que para no mirarme a la cara) diciéndome justo lo que os comenté que diría.

Os dejo algunas de las perlas que me soltó:

"Bien, tengo que decirle que una vez analizadas todas las pruebas documentales..." Aquí se me encendió una luz y le pregunté: "¿Vió usted los exámenes con la profesora?", (os recuerdo que son unos exámenes que no hizo la alumna porque no asistió a los finales) A lo que él respondió: "No los he visto porque no lo consideré necesario, ya le expliqué a usted que los profesores tenemos nuestros diarios, etc, etc, etc.

Resumiedo: él dice tener la conciencia tranquila, yo le dije también que la tenía y que no le creía nada de lo que me estaba contando porque los fallos existen (somos humanos) y también existen los profesores que no son objetivos ni imparciales (véase el caso de la profesora del año pasado) y que eso no me lo podía negar, aunque ahora desde su cargo me estuviese contando una película.

Y añadí que: "como madre tengo también mi conciencia tranquila porque en mi casa enseño a mi hija unos valores de justicia e igualdad, del mismo modo que le enseño a que, en la medida de lo posible, los defienda siempre porque por encima de una nota o un certificado hay que ser personas honradas con nosotros mismos y con los demás".

Me despedí dándole las gracias por haber llamado y él me contestó que allí estaba para lo que pudiéramos necesitar.

¡¡¡¡ JA !!!!

No sé lo qué haré el lunes, si me decidiré a ir a la Inspección o no (probablemente sólo me limite a preguntar y ver qué se puede hacer) pero quiero dejar aquí constancia de que "a veces pasan cosas incomprensibles" y que son hechos lamentables y muy desagradables para los que (como esta vez a mí) tenemos la mala suerte de que nos toque.

biquiños a todos y gracias por vuestro cariño.

vazquez74 dijo...

Este país no cambia, siempre han existido esos profesores maniáticos que no están aptos para enseñar nada, excepto sus locuras y manías, y de antiguo nos vienen los favoritismos, eso de "sacar adelante" al "amigo de" y lo que es peor los encubrimientos, el covachuelismo que crea tanta mala fama en la administración.
y no se que ocurre en los centros educativos, pero muchas veces encuentras verdaderos "bordes" en todos los niveles, desde el bedel hasta el jefe de estudios. A un curso de "buenas maneras" los enviaba yo. A todos.
Bueno, estoy seguro que saldréis adelante superando todo este tema, no os dejéis superar por la situación porque aquí estamos un puñado de amigos para escucharos y apoyaros en la distancia.
un abrazo a las dos.

jg riobò dijo...

Yolucharìa hasta el final.
Se aprovechan de la dificultad del enfrentamiento.

moderato_Dos_josef dijo...

Este es un problema muy antiguo aldabra. yo ya lo sufrí durante mis años de estudiante y debo decirte que nunca lo superé. Hoy miro a los profesores con cierta desconfianza, porque, la verdad, hubo algunos que nunca me dieron una mínima oportunidad.
Ánimo y si puedes cámbiala de colegio o instituto. a veces es el único remedio...pero afecta mucho a la persona que lo sufre. es una situación muy difícil querida aldabra, quizá debas seguir luchando...pero no sé hasta que punto esto marcará a tu hija Senia...
Te dejo un fuerte abrazo.

Cele dijo...

No te puedes imaginar como te entiendo, llevo peleándome con el profesorado desde infantil.
Tenemos un sistema educativo anticuado, y un personal docente, una minoría, quemado y desmotivado que van a su puesto de trabajo, por que tienen que pagar facturas, no por vocación. Lo malo es que ellos ayudan a la formación de nuestros hijos. Y con que te toque algún impresentable, ya la tienes sentenciada, por esto del corporativismo y demás historias.
Cuando vemos que algo es injusto tenemos que luchar y apoyar a quien tiene la razón, sea profesor o alumno, por que es la única forma de salir adelante, aunque muy dura.
Espero que el tiempo haga su justicia con el tiempo, yo pongo todo lo que puedo para mantener el equilibrio, pero mas de una vez me he caído.
Mi hijo es hiperactivo y con 4 años lo separaron del resto de sus compañeros, lo pusieron en el lado opuesto a donde estaban todos, por que molestaba y no permanecía quieto, ese año le habian cambiado la profesora.
Despues de hablar civilizadamente con la profesora y mordiéndome la lengua para ser todo lo correcta que se debe de ser lo integraron con los demas pero estuvo marcado hasta 1º donde lo diagnosticaron como hiperactivo a raíz de un rotacismo. y encima me dijeron que como no se había detectado en infantil.
Le pusieron un tratamiento y paso a ser el mas querido y aplicado de la clase.
Y su antigua profesora le pregunto un dia que que tal le iba, y le dij que muy bien, todo orgulloso
_ ¡Que raro! pero si tu lo dices
Mi hijo tenía 6 años.

Hoy tiene 15 años y no te quiero decir la cantidad de problemas que he tenido, por que no quieren reconocer su problema.
No tiene problemas de conducta, afortunadamente, dicen que es un niño modelo, que trabaja, pero que el sistema no funciona con el.
Ha tenido profesores excelentes, y eso se le nota y luego otros .....
Este curso le quedo 1 asignatura en la primera evaluacion y 6 en la segunda, en sus clases particulares ni se lo explican.
Me entrivisto con el tutor y me dicen que mejor que repita curso que no da el nivel, que eso opinan casi todos los profesores y en los ultimos controles viene con notables. Llevo peleando con el sistema años y no me doy por vencida. Pero a quien trabaja no puedo abandonarle, por muy cansada que me sienta en lucha.
Y no quiero seguir, lucha todo lo que puedas, aunque esta la cosa difícil, pero apoya a tu hija, por que hasta de las malas experiencias se aprende, te hacen fuerte, pero con un apoyo, se llevan mejor.
Un abrazo y ánimo vecina

Titajú dijo...

No lo sé, Aldabra, no sé como se puede decir de un niño de tres años es carne de presidio.
Roi, un niño de la dad de mi hija mayor pero de otra clase, acarrea el sambenito de "ya apuntaba maneras desde la guardería" y ahí sigue. Cualquier cosa que pase en el colegio, aunque el niño esté enfermo, es culpa suya.
¿Tú crees que ese niño va a terminar el bachillerato (está en cuarto de primaria)? yo te digo que no, que antes repetirá un par de veces como mínimo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Indignante. No ceses.
Y que la niña persevere en sus estudios sin dejarse vencer por el sistema.
Qué rabia.
Ánimo a las dos.

Silvia dijo...

d2: quiero decir en defensa de los docentes que también somos muchos los que nos volcamos en nuestro trabajo. Siento mucho lo que le está sucediendo a Senia, pero malos profesionales los hay en todas las profesiones. De lo que siempre me he quejado es que es verdad que en secundaria se dan casos de profesores que se ceban con los alumnos y director y jefe de estudios no hacen nada, incluso inspectores de educación no hacen nada. Yo soy partidaria de que a los profesores se nos hagan exámenes psicológicos para acceder a nuestro cuerpo, porque es muy peligroso que ciertas personas trabajen con niños y adolescentes. Los inspectores, cuando pasan por nuestros centros, solo se ocupan de pedirnos programaciones y proyectos educativos. Deberían centrarse en casos como el que nos cuentan y evitar que una mala profesional siga desmotivando a adolescentes.
Aldi, también te encontrarás con buenos profesionales y seguro que habrá alguno que le haga a Senia seguir luchando por sus estudios. Yo también he dado con muy malos profes, pero me he quedado con las enseñanzas de los buenos. Y la rabia a los malos profesores me dió ánimo para sacarme mi magisterio e intentar por todos los medios ser lo contrario a ellos. Me comentabas que Senia quería ser maestra, verdad? Pues que no lo deje.Sé que llegará a ser una buenísima profesional.

Mucho ánimo a las 2 :)

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Te podría decir tantas cosas...a mi me da vergüenza ajena que esto suceda... no me explico los problemas de tu hija con esa profesora....pero ánimo..si crees que estás en posesión de la verdad (es difícil) ve y lucha en instancias más altas... pero pudiera ser que el problema no esté en el choque con esa profesora... sino en una mala orientación desde la ESO. Normalmente un niño bien orientado es muy difícil ...muy difícil que tenga tamaños problemas..un abrazo y ya me contarás.

Belén dijo...

Me parece horrible lo que pueden hacer con una criatura... yo no pararía hasta echar a esa mujer de la función pública, porque se puede... no me lo puedo creer...

Besicos

Chousa da Alcandra dijo...

Eu non vexo fracaso por ningures.
Ás veces hai que parar un chisco no camiño e tomar un aire. Iso non quer dicir que non vaias continuar camiñando.
Escoitei un proverbio árabe que di algo así como "El último camello de al fila camina a tanta velocidad como el primero..."

Hai oportunidades, camiños, oportunidades, ocasións. Non sempre as cousas saen como se desexa. De iso Senia ten que aprender aínda; pero para eso estás ti ó seu lado :-)

Tres bicos (dous para Senia e un para ti)

zeltia dijo...

Mátame o corporativismo. Unha cousa é o compañeirismo e a lealdade, e outra moi diferente intentar botar terra por riba das malas actuacións dos compañeiros no seu oficio.
Que hai oficios e oficios, eh!, que non é o mesmo un médico ca un carpinteiro!, que se o moble está mal feito quedará mal, pero non perdes a saúde!
E cos maestros e profesores pasa o mesmo: xogan co futuro dos rapaces, e non me refiro somentes ó académico, se non a cómo lles afecta sicolóxicamente estas actuacións.
Sei ben do que falo.

Non sei que dicirche, pero creo que usar a palabra "fracaso" a estas alturas, é bastante forte. Non é un fracaso mentres que se tenta, e se leva un ano máis pois levouno, que estas presas por correr cara ó paro non sei a que veñen!:-)
Mira, o proverbio que puxo Chousa gustoume moito,
i é unha realidade.
Cada un tén o seu ritmo, e non se pode meter un elefante na mesma caixa ca un rato.
Anima a Senia, que non acaba o mundo nisto! As inxusticias vainas atopar toda á vida, o mundo e un lugar hostil.
(O cal non quere dicir que non teñamos que loitar por cambialo, empezando polo que se poida facer no Colexio. Mais do que podes, tampouco podes!)
Unha apertiña para tí e outra para Senia.

Albino dijo...

Estoy convencido y me avala una larga experiencia vital e incluso alguna corta como profesor universitario (alternandolo siempre con el ejercicio del periodismo) de que no existen malos alumnos.Lo que existen es malos profesores, porque es el profesor quien debe comprender al alumno y buscarle el camino aquel por el que debe llegar a cumplir su fin, que es aprender.
Y que conste que aprender no es memorizar un parrafo, sino concebir un concepto.
Por lo tanto tu Senia tiene el mismo derecho a aprobar que sus compañeras y el profesor el mismo derecho a atenderla y llevarla por el camino necesario para que llegue a concebir los conceplos. Y si no sabe hacerlo, que lo retiren.
Un beso y paz

Aldabra dijo...

Muchísimas gracias a todos por vuestras opiniones y consejos. Todo lo que os he contado os lo he contado tal cual nosotras lo vivimos y lo sentimos. Es nuestra versión de los hechos, por supuesto y como tal sentimos que tenemos la razón.

Sé que Senia tiene su ritmo y siempre estoy a su lado cuando se desmorona porque ve que los demás, digamos, que avanzan a más velocidad. Ella ya ha repetido un curso en primaria, precisamente por ese avance más lento.

Lo que intento transmitirle en todo momento es que la vida es muy larga y que va a tener tiempo para todos, que no tenga prisa, que vaya poco a poco y afianzándose.

Pero al margen de todo ésto, las injusticias son las que son y en la medida de mis posibilidades y recursos voy a luchar contra ellas, hasta mi límite.

Este año ha tenido algunos profesores estupendos que se han preocupado por ella, incluso prestándole ayuda en algún recreo pero no todos son así.

No podemos engañarnos y como bien dice Zeltia, los profesores que no son buenos docentes pueden causar muchos perjuicios en la salud mental de nuestros hijos, porque tienen en sus manos parte de la formación de niños, jóvenes, adolescentes... en una palabra, los principios de lo que será en un futuro una persona madura, adulta.

biquiños.

iliamehoy dijo...

Me parece terrible. Siento la punzada de la impotencia sobre todo al ver sufrir a Senia.
No se me ocurre nada que pueda ayudarte; tan sólo mandaros un abrazo enorme a las dos, y confiar en que ese esfuerzo va a valer la pena.
Una sonrisa

Lobadiz dijo...

No he podido contener las lágrimas, y no me cuesta admitirlo.

Sinceramente, nunca estuve en ese lugar. Quiero decir, si he visto irregularidades de gente que va al examen a firmar y aprueba, o incluso que tiene la resolución del examen porque le apareció casualmente en el libro de la asignatura ( y aún encima lo cuenta ) . Pero, siempre fui una alumna de buenas notas, por lo que nunca me sentí así, nunca me puse en el lugar de la persona que demuestra un gran esfuerzo, trabajadora y perseverante, luchadora, pero con dificultades. Creo que el trabajo debería ser lo más valorado, la evolución personal del alumno, la constancia... y estoy segura de que Senia lo tiene.

Sinceramente, creo que tienes la razón en muchas cosas, es más fácil dejar que el alumno avance solo y que destaque el que más cabezas a pisado , en vez de saber llevarlos de la mano como es debido...

Pero... Aldabra, no te rindas, y que Senia tampoco se rinda, pues al final con constancia y fuerza de voluntad, todo se supera, que demuestre lo que vale, con dignidad y sin miedo, sin rendirse, siempre hacia adelante . TÚ PUEDES. ELLA PUEDE. TODOS PODEMOS.

Y sinceramente, si por lo que sea se sale del camino establecido, decide no seguir ... también será una buena decisión. Si es que nos imponen que tener unos estudios , un buen trabajo, es lo más importante en la vida, y para nada es así , como dice Extremoduro en "Ama , ama y ensancha el alma" : "Prefiero ser un indio que un importante avogado " . Y lo verdaderamente importante son las pequeñas cosas , tener una hija tan simpática y sonriente como la tienes, y que ella tenga una madre tan comprensible, y que la apoya por encima de todo.

ADELANTE!

Un abrazo muy fuerte :)

Lobadiz dijo...

Una cosa más... la carrera me está costando infinitamente... me desaliento a menudo... pero.. siempre recuerdo una frase (hasta la he puesto con un post it en mi corcho y en la pantalla del ordenador) :

EL CAMINO MÁS LARGO SE INICIA CON UN SOLO PASO.

Silvia dijo...

Yo quiero decirte que me parezco mucho a Senia. Tampoco fui una niña de sobresalientes, pero con tenacidad y esfuerzo se puede lograr todo. Yo me propuse convertir esa energía negativa que tenía con los malos profes en una gran energia para superarme a mí misma. Entré en magisterio y lo saqué curso por año, y con esa misma fuerza de voluntad aprobé la oposición. Sé que Senia puede hacerlo también. Además cuenta con tu apoyo. Un abrazo

BIPOLAR dijo...

Hola Aldabra. No sé si llego tarde.

Los exámenes de tu hija forman parte de un expediente administrativo. Tienes derecho a acceder al expediente de tu hija, a todos sus exámenes con copias y a que te lo revise otro tribunal.
Art. 37.1
LEY 30/92 de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y Procedimiento Administrativo Común.
http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/l30-1992.t4.html#a37

Presenta un escrito en tu centro solicitando el acceso al expediente de Senia, que te den copias. A la vista de los exámenes y si tú lo consideras mete otro escrito solicitando que quieres otra evaluación por otros profesores. Vete a la Inspección de Educación.

Todo por escrito con copia, sellado y registro de entrada y si al final no te queda otra, denuncia.

Por lo menos, cuando el tiempo pase, quizás tu hija haga una carrera entrando por muchas de las puertas que se han abierto para acceder a la Universidad, PERO, no te quedará el regusto amargo de que no hiciste nada.

UN BESITO

irene dijo...

Si yo contara algunas de las injusticias que hicieron con mi hijo..., tendría que haberles denunciado, ahora ya es un hombre y me enorgullece oírle decir que los culpables del fracaso escolar, en la mayoría de los casos, son los profesores, por sus injusticias, por no saber, o no querer, estimular a los alumnos para que todos sean capaces de aprender y hacer que ninguna de las asignaturas sean un ogro para los críos.
Pueden hacer muchísimo daño, afortunadamente hay muchos que son buenos docentes y seres humanos.
Muchos besos para las dos.

Juanjo dijo...

Hay dos palabras claves en tu texto: injusticia y fracaso.
A mí me parece grave que alguien (profesor o lo que sea) se aproveche de su posición de fuerza para abusar de alguien. Eso es una cobardía. Pero es bastante difícil de demostrar si no cuentas con muchos valientes testigos.
Y en cuanto al fracaso, pienso, que forma parte de nuestras vidas. Yo he fracasado en muchas cosas en esta vida. Y todos ellos se superan. Senia también aprenderá ésto.

Un beso para las dos.

Andrea dijo...

Y yo todavía no encuentro explicación lógica a cosas como esta, porque obviamente no la tienen. Ya lo he hablado con Senia, y también contigo, y ya sabeis lo que pienso. Ahora solo te digo que si ganó la lucha contra esa señora, la del año pasado, que para mí es de las peores personas que he conocido en mi vida, creo que ganará esta también, aún luchando contra la injusticias.

Besos!

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

ALDABRA: llego tardísimo, lo siento.

Por lo que he venido leyendo en tu blog desde siempre, SENIA es una chica sensible y delicada. Veo que toda la dificultad en el estudio lo es pura y exclusivamente por la parte emocional.

LOs pedagogos y ese Jefe de Estudios insensible, lo mismo el Director, deberían saber que una joven delicada y sensible, a esa edad en la que está definiendo su personalidad, necesita justamente
que los maestros la apoyen y la traten con AFECTO y RESPETO y no, que utilicen métodos sádico-persecutorios. ¡QUË VERGUENZA!

SENIA: ánimo, no desistas. NO dejes que te ganen la partida. Sé tú misma. Se sorda, NO escuches a esas personas que te quieren convencer que eres un fracaso o de que has fracasado. Ellas si lo son porque han fracasado en su misión de enseñar para hacer crecer.

Besos, ánimo y suerte a las dos.

Myriam dijo...

PD. La foto es PRECIOSA.

Wycherly dijo...

Me eh pusto a chillar como un marrano me siento tan identificada!

Estas cosas no solo pasan alla, estas porquerias se reproducen en todo el mundo.

animo y abrazo para las dos!

galicia maravillas dijo...

El fracaso es del sistema. No es Senia solo, son cientos y miles, y no hay una única causa, pero casi todo se confabula para que el sistema educativo, en lugar de abrir la mente y la imaginación se dedica a cerrar filas sobre la indiferencia de aprender o el nulo valor de desarrollar un proyecto de vida y una profesión, yo es lo que veo en la formación profesional, muchas veces se ponen trabas estúpidas, muchas veces los profes no acertamos en como motivar, que si centrarnos en los resultados, en los procesos, en que si a uno le motiva una actividad, otro no quiere trabajar en grupo con el uno porque no hace nada... y se plantean conflictos en el aula que no siempre sabemos resolver, y lo peor: se entera la dirección y ya la hemos armao, y es que a lo mejor, sobran años de experiencia, pero faltan habilidades sociales, muchas; hace un par de semanas se puso de moda expulsar al alumnado en mi instituto, que me expliquen de qué sirve... bueno, no sigo que es muy tarde, lo que sí os digo a las dos que en mi caso he tenido ceros y catorces, te alegran las buenas notas, y entristecen o mejor dicho, agobian, las malas por todo lo que carga a tus espaldas, pero siempre son solo números, yo era la misma. Con todo lo que ha pasado, no me extraña que Senia se agote al estudiar, a mí me vino bien cambiar de centro, el nivel no era peor, o quizás mi situación cambió un poco, pero el caso es que me fue bien al final, y lo más importante es que Senia tiene capacidad de esfuerzo y está arropada, y eso ni la mejor tarjeta de crédito:))) y me callo que es tardísimo:)))

alex dijo...

Lo primero decirte que tienes una hija preciosa. Si no entendí mal, aprobaron a una chica que había suspendido antes todo? Eso si que es raro y no me extraña que estéis mas que enfadadas por esto, porque algo así no se hace. Loa profesores ahora pasan de involucrase con sus alumnos y ayudar a aquellos que lo necesiten realmente. Van ya a lo suyo, aunque parte de culpa no la tienen ellos sino un sistema que no les deja tampoco trabajar tal y como deberían. Al final la que paga el pato es tu pobre hija que se llevo todo el disgusto, pero animala para que esto no la desanime y que continúe estudiando.

Un beso cielo