jueves, 18 de noviembre de 2010

Juego revuelto

Juego revuelto 

Para entender en toda su extensión esta historia es interesante leer (o echar un vistazo para recordar) La Dulce Bea, pero no imprescindible, ya que cada historia tiene su propio peso.

Los personajes de Juego Revuelto son similares a los de La Dulce Bea y la situación de arranque de las historias la misma, de hecho hay frases y párrafos, exactamente iguales pero los desenlaces nada tienen que ver. Quise construir, precisamente, una historia que en lo diferente, fuera totalmente opuesta a La Dulce Bea, partiendo de premisas de igualdad.

....ooo000ooo...

Mario se ha ido a la cama un poco más temprano que Belén, normalmente espera por ella, pero esa noche no, tiene muchas ganas de estirarse y de descansar los ojos. Demasiado estrés en la oficina durante la semana.

Belén llega a la habitación y ve a Mario con los ojos cerrados y le pregunta muy bajito, por si acaso: ¿Duermes?

Mario responde que no. En realidad tiene ganas de fiesta. Le vendría bien para aliviar el estrés, así que le suelta con tono erótico festivo, en cuanto ella se mete en la cama y se pega a su cuerpo: ¿Follamos?

Belén en realidad no tiene muchas ganas. En realidad no tiene ninguna gana. Le sucede desde hace un tiempo. Y se lo hace saber: Es que me parece que estoy un poco cansada, cariño.

Mario le dice que no importa, aunque no es verdad. Él quiere follar, hacer el amor, echar un polvo... Hace mucho que no lo hacen. Si no recuerda mal va para tres meses. Quiere un final feliz para aquella noche, con fuegos de artificio si además pudiera escoger. Pero hace tanto que no sucede que ya no tiene muchas esperanzas, la verdad. Cada vez que saca el tema Belén se pone como un basilisco y Mario ya se da por vencido. Está mal, lo sabe, pero ha empezado a resignarse. Ella es una buena mujer, la quiere, la quiere mucho, pero…

Belén se pone a hablar y a tocar el cuerpo de Mario mientras tanto. Le cuenta a Mario lo que soñó la noche anterior: Resulta que estaba en Nueva York, en una excursión organizada, íbamos en el metro y... Toca el pene de Mario y siente que está juguetón, que no se ha tranquilizado a pesar de la negativa.

Mario le pide: Continúa.

Belén le responde: ¿Tocándotelo? ¿O contándote mi sueño?

Mario añade: ¿Pueden ser las dos cosas?

Belén se arma de valor y los toqueteos aumentan. No mucho, a decir verdad. Quiere satisfacer a Mario para que ya la deje tranquila durante otro tiempo.

Mario siente que lo hace sin ganas y disimula, aunque en el fondo tiene la esperanza de que continúe y que la fiesta tenga un final feliz, así que le dice sin mucha convicción: Cariño, si no tienes ganas, déjalo.

Belén, tocada en su moral, sigue con la tarea. Acaricia el miembro de Mario, dominándolo por momentos, y le conmina de buenas maneras a que se esté calladito y que disfrute.

Lluvia de silencios incómodos, caricias atropelladas, besos de desconsuelo, lenguas que se tocan como intentando reconocerse, palabras que quieren ser picantes pero con poca gracia, por parte de una Belén nada entregada, y frases sueltas dichas al desdén, por un Mario poco convencido.

- No pares cariño, así me gusta.
- Joder, que ganas tenía, cariño.
- Y a ti, mi amor ¿Te está gustando?

Silencio abisal.

Los movimientos son cada vez más lentos. Casi inexistentes.

- Hace tanto que… dice Mario.

El cuerpo de Belén se sacude con un ligero estertor. Mario observa inmóvil cual búho en la oscuridad de la habitación.

Se incorpora ligeramente para ver si puede distinguir los ojos de Belén, y comprobar lo que de verdad se teme.

En efecto, Belén se ha quedado dormida. Con el pene de Mario en la mano, se ha quedado dormida.

Mario no se lo acaba de creer. Se enfurece.

Mario se deshace del cuerpo de Belén pegado al suyo. Saca la mano de su pene con toda la rabia del mundo. Su pene, vencido, reacciona arrugándose violentamente.

Belén ya no se entera de nada. Mario se vuelve loco con la situación. Se siente superado.

Belén se revuelve un poco en la cama cuando Mario se levanta para ir al baño ¡Joder que cabreo tiene! Y no es por el polvo, joder… es porque su mujer ya no siente el más mínimo interés por el sexo. Antes no era así, joder, pero de un tiempo a esta parte parece ausente. Mario hasta piensa que tiene un amante. Se lo ha comentado a Belén en alguna ocasión y ella se ha reído de él pero visto lo visto.

Belén ya duerme a pierna suelta.

Mario se siente el hombre más desdichado del mundo. Y mientras se masturba mirando hacia los fríos azulejos del cuarto de baño, se le escapa una lágrima.

 

49 comentarios:

alex dijo...

No debe ser fácil sentir que ya no siente tu pareja nada por ti, o al menos algo le pasa y no te lo cuenta. Algo sentía belén como para no ofrecerse a su marido.

Un beso cielo

Myriam dijo...

Qué tristeza.

¿No querrán consultar a una terapeuta de pareja?

Besos

Ío dijo...

Triste esa lágrima, triste me quedo leyendo tu relato, Aldabra.
Algo pasa entre ellos, habría que ponerle remedio si todavía se quieren; yo creo que si.

Veo la sirena....gracias a ti

Biquiños de cores

Ío

plinnn... dijo...

a mí me encantó la historia de Bea, me pareció brillante, no por el brillo, sino por la luz, luminosa :) la de Belén y Mario arrastra mucha tristeza, siendo casi igual, casi que voy a leer la de Bea antes de ir a dormir para llevarle una sonrisa al sueño :) moitos biquiñossss y ya casi muy feliz fin de semana :)))

Maripaz Brugos dijo...

Si, es mas triste que la de Bea...esa lágrima furtiva de Mario me ha llegado al álma. No sé, quizá seria cuestión de sentarse y hablar despacio, sacando del interior todo...carencias, sentimientos, decepciones, ilusiones...creo que en el fondo se aman de verdad, pero les falta comunicación.
Besos

guillermo elt dijo...

A veces, solo a veces, la realidad supera a la ficción.

Sí, es una historia triste.

;)

Besicos.

zeltia dijo...

Querer es obvio que se quieren.
Aunque el cariño no tiene mucho que ver con el deseo.
Es triste, si. Cuando se producen desencuentros con la persona que ama, siempre es triste.
Dice silvio rodríguez en una canción:
nunca es triste la verad, lo que no tiene, es remedio.

zeltia dijo...

El vídeo no lo quiero ver. Nunca he querido ver esa película, porque me dijeron que era triste, y no tengo ganas de entristecerme voluntariamente. [ya viene la tristeza sola, y sin llamarla]

TORO SALVAJE dijo...

Están acabados.
Besos.

Belén dijo...

Jo, qué susto me habías dado... si yo casi siempre estoy dispuesta! jajajajjajaja

Besicos

Dilaida dijo...

Tal vez, tendrían que buscar la ayuda de un especialista si es que todavía Belén quiere salvar la pareja.
Bicos

jg riobò dijo...

Hay que pasar página, no más.

claudia dijo...

Vaya!
Cómo la misma historia puede acabar tan diferente y cómo nos puede afectar el ánimo.

T.M. dijo...

Opino como han dicho más arriba...que están acabados. El sexo es de lo más importante en una relación, si hay buen sexo quiere decir que hay comunicación. Y la comunicación es la base de todo.
Muy bueno Aldabra, saludos.

semilla negra dijo...

¡es horrible cuando en una pareja se acaba la chispa! aquí hay lo que Eva Punset llama "afecto" pero ha desaparecido la atracción sexual en una parte....para que vuelva hay que hacer el amor más a menudo y reavivar la chispa....

Nanny Ogg dijo...

¿Y no podría Mario, quizás, buscar otras horas para tener sexo? ¿Por qué pensar que se ha acabado el deseo y no pensar que, quizás, Belén pasa una época de cansancio o estrés? ¿Soy demasiado optimista? Quizás pero, oye, por imaginar...

Besos

Carlos dijo...

Digan lo que qieran, el sexo sin amor, desde el hastío y la rutina, mecánicamente, es sencillamente un ejercicio de triateza insoportable.

Cuando el deseo no interviene, no hay piel, ni sangre que nos salve.

Un beso con ganas de darte un beso.

Nolete dijo...

Temo que a muller que trato debe ser a irmá mais vella de Belén. E o deterioro da situación, por conseguinte, é xa terminal.

MucipA dijo...

Si se ha acabado el deseo no creo que haya terapeuta capaz de hacer que la situación cambie. Y tampoco hay que forzar lo que no surge espontáneamente. Y menos aún en cuestiones de sexo...

Biquiños y buen finde!

rubo dijo...

Me ha encantado, describes magistralmente una situación en la que se puede ver cualquier pareja. Nunca hay que perder la ilusión, las ganas de amarse; en la medida de lo posible, es necesario evitar la rutina.
Biquiños y buen fin de semana.

Chousa da Alcandra dijo...

Cando a química non rula, a física non ten nada que facer. Unha mágoa, pero...c'est la vie.

Por moito que algúns famosetes argallen xeitos para minimizar o asunto, a cousa é como é. Fixádevos

Chousa da Alcandra dijo...

Esquecéronme os bicos, raio!

Bicos (de Antas)

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Terminarán separándose.
Besos.

beker dijo...

Los sentimientos hay que conquistarlos cada día; cuando se dejan de sentir no merece la pena empeñarse en inventarlos. Besos

Chus dijo...

Me quedo con la dulce Bea, pero si nos parasemos a analizar las dos situaciones creo que todavía en esta España nuestra hay un porcentaje muy alto de Juego revuelto, la sociedad ha cambiado mucho, pero no tanto, me ha gustado como has relatado la otra cara de la moneda, esa que muchas veces queremos ocultar.
Un beso Chus.
Por cierto, ¿ Ya te han dado el alta ?

Allan Smithee dijo...

Interesante y surtido blog. Original tu forma de escribir. Muy cinematográfico.

Gracias por tu comentario, aunque no fue esa mi intención (ya he entonado el mea culpa). Paseate cuanto quieras

Salud et gratia, amiga

iliamehoy dijo...

Y es que no siempre querer es poder.... ese abismo los une en la certeza de algo que ya no existe.
Una sonrisa

mariola dijo...

Es la contraposición a "la dulce bea".Pero esto también es real como la vida misma. A veces uno necesita tiempo o ayuda . Creo que las cosas para que funcionen hay que hablarlas, no sé si estarán a tiempo aún de solucionarlo.
El final, desde mi punto de vista, desolador.
bicos.

mison dijo...

vaya si es real, patético, doloroso. La ausencia de pasión es lo peor que le puede pasar a una pareja, pasan de ser amantes a ser compañeros de piso, ella se reconcome de culpabilidad y él se transforma en un hombre lleno de rabia, frustración e inseguridad.

Alís dijo...

Triste esa lágrima final y triste la situación entre ambos. Algo falla cuando la química va desapareciendo, y no tiene por qué ser falta de amor. Pero sí parece necesaria más comunicación.

Muy buena esta vuelta de tuerca a la historia anterior. No siempre lo que bien empieza, bien acaba.

Besos

Tonet dijo...

...dijiste que se querían, algo se tiene que poder hacer... porfa... arreglalo.
...pero a veces tenemos presentimientos y aunque no quieras reconocerlo no puedes evitar que se te escape una lágrima.

Como siempre, es un texto genial.
Besitos

susana moo dijo...

Qué buena idea lo de los múltiples finales (quizá te la copie algún día, me lo permitirás?

No tenemos datos para saber qué pasa con esa pareja. Yo, que me gustaría ser terapeuta de parejas pero no lo soy, les diría que lo intentaran a otras horas, no denoche que el agotamiento es una carga. Que se den un baño a la hora de la siesta del domingo por ejemplo. Que tengan pocos, pero buenos.

David Quintana dijo...

Que situación más dura. Nadie está exento de que la monotonía llegue aplastando su relación.

Me gustó como lo expresaste.

Un saludo.

Asun dijo...

No parecen tener mucho futuro como pareja.

Besos

Rosa Fdez. Salanova dijo...

Quizá Belen este pasando por una situacion de cambios que influyen en su sexualidad;puede ser transitoria ,o no. Un tiempo de comprension y aceptacion viene bien entre dos personas que se aman; si despues de ese tiempo no se soluciona,es que algo que empezó,tiene que acabar .
Un texto muy real,me hizo gracia cuando Belen se queda dormida,pero me entristezió la lagrima final...la vida misma.

Me gustó mucho

Un beso muy grande

fonsilleda dijo...

Querida Sireniña, habrá que pensar algo o la pareja formada por esos dos, se nos va a pique y te la vas a encontrar entre las frías olas del invierno.
Buen relato, que no tiene nada que ver mi preocupación...
Biquiños.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Amiga,

Que diferencia con el otro relato que leí el otro día. Aquel, con un final feliz como diría el buen Mario. Este con un final que no augura nada bueno.

Sin embargo llegar a uno u otro desenlace tan solo depende de esa fina frontera que a veces es permeable y otras tantas impermeable...Un solo detalle, un gesto, un cansancio incontrolado, una pasión terminada...

Qué difícil es mantener un equilibrio, escaparse al día día, a la monotonía, al estrés que nos agarra y nos zarandea...Qué difícil¡¡

Bicos amiga¡¡

Silvia dijo...

Pues yo no creo que tenga que irse la pareja a pique, pienso que el deseo sexual también pasa por sus etapas. Puede que haya crecido el cariño y quede en segundo término el sexo. Creo que hoy en día le damos demasiada importancia al sexo. No digo que no la tenga, pero no es determinante en el amor. Besos

Sergio dijo...

umm k triste debe ser en una pareja que ya no quede nada por decir, o k ya no exista complicidad para contarse las cosas... precisamente vengo comentar en otro blog que lo bonito del amor es k llega de improviso y sin avisar, lo malo es que muchas veces se va de la misma forma... la solución supongo que será disfrutar del momento y ser feliz con los triunfos sin pensar en las derrotas...

un beso

El Pinto dijo...

Parece imposible, pero hay personas tan, .... que están dispuesta a acostarse con cualquiera, incluso sin cobrar. Perdón quiero decir, sin quererse.

DANI dijo...

Joder, que triste, tener que lavar la ropa a mano teniendo un lavadora última generación ;)))


Besos sencillos

Beatriz dijo...

qué pena... no ¡¡

lemaki dijo...

Realmente, tiene que ser frutrante para él, no solo por el poco o total desinterés de ella, sino por ella misma, no se sentirá plenamente satisfecha como mujer, a nosotras también nos gusta el sexo y de igual modo, es necesario...

Triste pensar que esto pueda ocurrir. Espero que no conocer esta situación.

Me gustó esta lectura, tarde pero siempre un placer disfrutar de tus relatos, diálogos y pensamientos.

Un abrazo.

plinnn... dijo...

:) después de leer la noticia de Cindy Crawford su idea no me parece nada mal :) jeje :)) un biquiño muy grandeeee :)) sabes? el domingo me caí por las escaleras y tengo un esguince en el tobillo derecho (mi cuñada, hace algo más de un mes también se cayó) si es que podíamos hacer una cadena de vendaje jejeje ...vale, mucha gracia no tiene :)
PD: Aldabra, no nos dejes así, ...una tercera vía? :) biquiñossss y disfruta de la semana! :)))

Chus dijo...

Me estas entrando como anónimo en mi blog, no sé que le pasa, debes tener mal la identidad, un brazo

BIPOLAR dijo...

A veces es al revés y no tenemos azulejos donde consolarnos.

(no me lo puedo creer, estaba escuchando a Enya)

irene dijo...

Es muy triste y desgraciadamente muy real.
Bicos, Aldabra.

LLONXANA dijo...

Pues yo no es por llevar la contraria pero, salvo que coincido en que es un retrato excelente de una determiada situación, no encuentro tristeza. Un poco de insatisfacción tal vez, pero no me parece triste que alguna vez no se logre el resultado que se pretende. El cuerpo responde inconsciente (o conscientemente, que carajo) a muchos estímulos ajenos que pueden conducir al incumplimiento de ciertas expectativas y no por ello hay que liquidar el asunto creyendo que se trata de caida en la monotonía, muerte de la pasión o vete tú a saber. No sé, debe ser que hoy me toca ser optimista por lo que opino que lo sucedido no es más que un contratiempo sin importancia... Claro que tres meses...pufff, me he precipitado, igual si tienen un problema...

Juanjo dijo...

Es un sentimiento de frustración muy bien retratado, Aldabra. Comparando los dos textos, se podría decir que los hombres nos sentimos queridos con el sexo.
Para mí, la entrega en el sexo de mi pareja es una generosa declaración de amor.

Besos.