martes, 29 de marzo de 2011

Varsovia en la memoria

2010101524Jolie-Parisienne-guepiere_g
Bar Rafaeli para Passionata

Lo que más me gustó de Varsovia fue el goce de tu cuerpo, ya conocido de otras batallas. Porque si algo fue Varsovia en mi corazón, fue lujuria. Y tormenta.

¿Te acuerdas del calor que hacía y de cómo se pusieron a caer truenos y rayos, cuando estábamos tomando café en aquel centro comercial? ¿Y la lluvia? ¿Recuerdas la lluvia, Congo?

Antes de ir a reunirme contigo cargué la maleta con toda la “artillería pesada”. Así le llama un amigo mío a la “lencería fina”. Y es que la batalla que íbamos a librar así lo requería.

¿Cuánto tiempo llevábamos sin vernos? ¿Dos meses? ¿Algo más?

No me atreví a meter en el equipaje las esposas forradas de peluche lila por miedo a que me registrasen la maleta en el aeropuerto. No podría soportar la vergüenza, pero no por los guardias de seguridad, sino por mis compañeras de viaje. ¿Te imaginas? Luego me mirarían con esa cara de: “Mirala que viciosilla. Pues no tenía pinta de ser así.”

Porque eso es lo que piensa la mayor parte de la sociedad acerca de las personas que compran y que emplean aditivos externos para tener una sexualidad más divertida. No se trata de alcanzar los extremos: ni pregonar a los cuatro vientos lo que haces o dejas de hacer, ni sentirse culpable por ello. Simplemente se trata de aceptar, que al igual que nos compramos varias sandalias de colores para combinar con nuestros diferentes atuendos veraniegos, también nos gusta (a algunas y algunos) comprar conjuntos de “lencería fina” (¡y que fina que es, la verdad!) para sentir que por unas horas (exagerando un poco) somos unas mujeres diferentes: la castigadora, la dulce, la traviesa, la perversa…

Pero también tuvimos tiempo en Varsovia de recorrer la ciudad. No todo fue tu cuerpo. Hay mucha información y muchos rincones grabados en mi memoria

clip_image004

El escudo de Varsovia es la representación de una sirena (¡que casualidad!) blandiendo una espada en la mano derecha y con un escudo en la mano izquierda sobre campo rojo. Hay que destacar, que probablemente más que una sirena, por el hecho de que Varsovia no está cerca de la costa, es otro ser de leyenda o mitológico llamado Melusina.

Melusina es un personaje del universo imaginario medieval representado en la iconografía y arte de la época en su morfología feéerica (perteneciente o relativo a las hadas) de mujer serpiente.

clip_image006

La bandera es parecida a la nuestra en los colores.

clip_image008 clip_image009

Syrenka en la antigua Plaza del Mercado de Varsovia.

clip_image011

Syrenka en el río Vístula.

clip_image013

Varsovia es la ciudad más grande de Polonia, y la capital del país desde el año 1596, cuando el rey Segismundo III Vas la trasladó desde Cracovia.

El centro histórico de la ciudad, completamente destruido a raíz del Alzamiento de Varsovia en 1944, fue reconstruido meticulosamente después de la guerra, y en 1980 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco como "ejemplo destacado de reconstrucción casi total de una secuencia histórica que se extiende desde el siglo XIII hasta el siglo XX".

warsaw des

No obstante, lo que la historia le puede quitar de autenticidad se lo devuelve en heroísmo: cada una de las construcciones fue realizada a imagen y semejanza de las anteriores, destruidas por los tanques de guerra. Esta demolición sistemática fue ordenada por el propio Hitler después de producirse la frustrada rebelión conocida como el Alzamiento, donde la resistencia polaca intentó desalojar a los invasores alemanes sin ayuda de las tropas soviéticas.

clip_image017
Como consecuencia de esta devastadora acción -representada en la famosa película “El pianista”, de Roman Polanski, de ese distrito tan sólo quedaron escombros, que en parte fueron incrustados en las paredes de las casas y los comercios reconstruidos en homenaje al barrio original.

clip_image019 clip_image021

El pianista es una película del año 2002 dirigida por Roman Polánski y protagonizada por Adrien Brody y Thomas Kretschmann . La película es una adaptación de las memorias del músico polaco de origen judío Władysław Szpilman.

clip_image023

El Palacio de la Cultura y la Ciencia es el edificio más alto de Polonia y visible desde cualquier punto de la ciudad. Sede de importantes actividades culturales, congresos y ferias.

clip_image025

Construído como obsequio de las naciones de la Unión Soviética es un edificio de líneas rectas, de 42 pisos. Previo pago se puede subir en un ascensor que sube a 6 mts. por segundo hasta el piso 30 y contemplar las diferentes perspectivas de Varsovia desde los 4 puntos cardinales.

clip_image027  clip_image029

El Monumento al Levantamiento de Varsovia conmemora cuando los polacos se levantaron por segunda vez contra los alemanes en la Segunda Guerra Mundial. El levantamiento duró 63 dias y murieron 18.000 soldados y 250.000 civiles. Después de la rendición Hitler ordenó la destrucción de la ciudad.

clip_image033

 clip_image031   clip_image035

El Parque Real Łazienki es el parque público más grande de Varsovia. Alberga un conjunto palaciego y cuenta con un lago y un jardín botánico. Forma parte de la llamada Ruta Real de la capital polaca.

clip_image037

La Plac Zamkowy se encuentra en pleno corazón de la Ciudad Vieja. Se fue configurando a partir del s. XIV, siguiendo la evolución del castillo real, y tomó su forma actual en el s. XIX, tras los trabajos de ampliación y de apertura que condujeron a la desaparición de las murallas.

clip_image039

La plaza, anunciada de lejos por la columna del rey Segismundo III, y su entorno (castillo real, casas burguesas) constituyen el marco ideal para un agradable paseo.

clip_image041

Varsovia está situada en el curso del río Vístula, la ciudad está situada en ambas márgenes del río. El centro de la ciudad, la Ciudad Nueva y la vieja (la más hermosa de ver) se encuentran en el lado occidental, mientras que el otro lado se encuentra el distrito de Praga.

clip_image043

clip_image045 clip_image047

clip_image049 clip_image051

clip_image053 clip_image055

El Castillo Real (Zámek Krolewski) del siglo XIII fue destruido por los nazis en 1944 y reconstruído entre 1971 y 1988. En el castillo hay uno de los museos más bellos de Varsovia.

clip_image057   clip_image059

La Catedral de San Juan del 1.339 de estilo gótico, fue destruida en 1.944 durante la Segunda Guerra Mundial y reconstruida posteriormente. Al lado de la catedral está la iglesia jesuita de Nuestra Señora de Gracia.

 clip_image063  clip_image065

Plaza del Mercado (Rynek Starego Miasta), uno de los lugares más pintorescos en el corazón de la Ciudad Vieja (Stare Miasto). La Plaza del Mercado data del siglo XIII y está rodeada por casas y palacios de colores pastel.

clip_image067 clip_image069
Monumento a Chopin en el Parque Lazienki.

Fryderyk Franciszek Chopin (Polonia 1810 — París 1849) fue un compositor y virtuoso pianista polaco. Es considerado como uno de los más importantes de la historia. Su perfecta técnica, su refinamiento estilístico y su elaboración armónica han sido comparadas históricamente con las de h,Johann Sebastian Bach, Franz Liszt y Ludwig van Beethoven por su perdurable influencia en la música de tiempos posteriores. La obra de Chopin representa el Romanticismo musical en su estado más puro.

clip_image071

Única fotografía de Chopin. Se cree que fue tomada en 1849, poco antes de su muerte

clip_image073

Me gustaría volver a Varsovia, Congo, y volver a hacer lo mismo.

No cambiaría absolutamente nada.

Nada.

40 comentarios:

rubo dijo...

¡Qué viaje tan apetecible (no solo por la lencería)!

Merche Pallarés dijo...

Me parece, querida Aldabriña, que aparte de la lencería fina y las esposas forradas de peluche... tu espíritu investigador te ha ganado la partida. Ya siento que conozco Varsovia de cabo a rabo... Besotes, M.
P.D. Espero que tú y Congo volvais algún día porque, sin duda alguna, fue un viaje inolvidable...

TORO SALVAJE dijo...

Yo quería ir.
Ahora después de leerte es como si ya
hubiera estado.

Besos.

Chousa da Alcandra dijo...

Varsovia, e Polonia enteira, teñen que ser unha marabilla; pero se hai que chiscar un ollo...a rapaza da primeira foto meréceo con moita diferencia!

Bicos

guillermo elt dijo...

Hola Conguita... jeje... Ya era hora de que pasara por aquí, eh?.

Siempre os quedará Varsovia... jeje.

Besibrazos.

El Drac dijo...

Qué paseo para encantador las tomas aéreas son impresionantes y el monumento al levantamiento de Varsovia muy emotivo!! Un gran abrazo

claudia dijo...

Qué ganas de ir a Varsovia y cuando vaya me acordaré de tus esposas, que ami también me gustan, pero nunca las he visto forradas de peluche (jajajaja).

Bonitos recuerdos.

LLONXANA dijo...

Jó! qué pedazo de post, y no lo digo por su extensión sino por lo instructiva que és, por cómo enganchas hablando de cosas que aún distintas se complementan. Un admirado abrazo.

Dilaida dijo...

Unha entrada estupenda e moi interesante.
Bicos

xenevra dijo...

Marabillosas viaxes...

Asun dijo...

Jajajajajaja, has hecho que me ría con las esposas forradas de peluche. Imagino cómo podría ser la situación si en el control de equipajes te las sacan y te interrogan sobre ellas.

Bien grabada en tu memoria la ciudad de Varsovia, por partida doble.

Casualmente en el libro de inglés de uno de los cursos en los que imparto clase viene la leyenda de la sirena:
Se dice que fue nadando desde Gdansk remontando el Vístula y se detuvo a descansar en las orillas cercanas a la parte vieja de la ciudad. Los pescadores que vivían en las inmediaciones notaron que había algo que producía olas, enredaba las redes y espantaba los peces. No era otra cosa que las travesuras de la sirena para entretenerse.
Cuando la descubrieron quisieron atraparla, pero se enamoraron de ella al oírla cantar. Más tarde, un rico mercader la atrapó y la hizo prisionera en una choza de madera. Un joven pescador oyó los llantos de la sirena y con la ayuda de sus compañeros la liberó. A raíz de eso ella mostró su disposición para ayudar a los pescadores en cualquier momento que la necesitaran.
Desde entonces, armada con una espada y un escudo ha estado siempre dispuesta a proteger la ciudad y a sus habitantes.

Muchas gracias por este tour por Varsovia. Ahora ya sólo me queda visitarla en persona.

Besos

plinnn... dijo...

Qué viaje! Ha tenido que ser fantástico!! El nombre de la ciudad ya es muy evocador:) un abrazo grandisísimoooo

plinnn... dijo...

Congo y sirena!! :) averaver... O.O
PD: me encanta la peli del pianista:)

Myriam dijo...

¡Qué viaje estupendo por la experiencia vivida, por las fotos, por el recuerdo que les trae!

Vi la película y recuerdo haber sobre leido sobre el pianista.

De los artefactos que mencionas en la maleta: pués te cuento que a una señora que viajó por British Airlines al revisársela salto un consolador a pila y los empleados se seguridad se rieron bastante. Ella además d eponerse colorada y " tierra tragame" demandó a la comapanía. No sé con seguridad que pasó después, creo recordar que ganó la demanda. Asi que es mejor tomarlo en cuenta...

Besos a tí y carños a Congo

Belén dijo...

Es bonito reencontrarte con Congo en Varsovia, hija, qué original!!

Besicos

jg riobò dijo...

Por la lenceria iría a Varsovia.

iliamehoy dijo...

Mi visita a Varsovia no tuvo lencería fina...
Hermoso maridaje de vivencias y visitas.
Gracias por hacérmela ver tan distinta.
Una sonrisa

Titajú dijo...

Y esa pasión tuya por Varsovia no tiene nada que ver con la sirena de la bandera, ¿verdad? ;-)

Allan Smithee dijo...

Varsovia in my mind...
un buen paseo, me gustan tus reportajes

besos, sirena
au revoir

susana moo dijo...

mira qué hermoso todo y sin embargo lo mejor mejor mejor, son siempre las caricias.
Beso

Chus dijo...

Ayer leí tu entrada, pero con la merluza que tenía (en el fuego, estaba haciendo la cena) como que no era el momento más adecuado para meterme de lleno con la artillería pesada, de esa yo guardo alguna en el fondo de un armario, quizás con la falsa ilusión de algún día aunque muy lejano, pueda caber en ella, eso si, yo a Varsovia me iría simplemente con la mochila al hombro y mi cámara de fotos, creo que eso colmaría todas mis expectativas.
Un besiño

Pedro Ojeda Escudero dijo...

O una cosa o la otra. Por la primera no solo iría a Varsovia, sino a la catarata del fin del mundo.
Besos, gamberra.

Carlos Alberto dijo...

Hola!!! encantado de pasar y leer tan interesantes entradas, bonito viaje. Un saludo.

zeltia dijo...

Entretenida e instructiva entrada Aldabra.
Ti pódeste dedicar a isto.
Estou escoitando a canción mentres escribo, outro luxo.

Moitas grazas polos comentarios tan atinados que deixas no meu blog!
Muá. :-)

Kaplan dijo...

Encantaríame visitar Varsovia, pero por unha razón ou outra nunca dou chegado aló. A primeira vez que me invitou unha amiga polaca era aínda antes da caída do Telón de Aceiro, e tiven que cancelar o billete de avión polo golpe de estado de Jaruselski.
Diso hai máis de 20 anos.

pancho dijo...

Más que interesante manera de introducirnos en la cultura de un país especializado en penalidades. Artillería pesada ajustada a la infantería ligera.
Un abrazo.

fonsilleda dijo...

Bueno, yo te recomendaría que llevaras las esposas forraditas..., le darían un poco más de color. Jajajajaja. Me ha encantado.
En cuanto a Varsovia, precioso.
Biquiños.

Carlos dijo...

Humm, lo que no veo son fotos de la lencería estrenada. :)

Dos meses?, digamos que la distancia y la ausencia justificaba el uso de cualquier adminículo extra. Por cierto, nada que no se pueda comprar in situ y luego arrojar al Vístula pidiendo tres deseos. :)

Bello viaje, de esos que no se olvidan nunca. Me alegro por tí (y por el esposador) :)

Un beso de peluche.

Sunny dijo...

Que manera más bonita de mostrarnos la ciudad, su historia y...la tuya,jajaja.
La peli de "el pianista" me encantó.
Feliciades por lo que disfrutas de tu vida.
Besinos.

Silvia dijo...

Qué bonito! siempre he querido conocer esa zona. Me alegra muchísimo que disfrutes asi la vida. Un abrazo

mison dijo...

Yo me tropiezo sin querer con cosas que me van enseñando. Así que voy a intentar vencer mi timidez y a disfrutar con mis fantasías.Soy un poco rígida en el sexo y eso me crea un problema con mi pareja, pero empiezo a estar un poco harta de no tomar riendas en este asunto y resolverlo. Y ahora vienes tú y me lo recuerdas! Me ha gustado tanto como el viaje a Varsovia, de los dos he aprendido algo. Un biquiño Aldabra

Sergio dijo...

Qué fotos más bonitas y evocadoras!

Estoy totalmente de acuerdo con eso que dices al principio, además, desgraciadamente en esta sociedad en la que vivimos todavía existe una doble moral muy arraigada cuando se trata de que una mujer exprese libremente su sexualidad, como si vosotras tuvieseis algún tipo de obligación de ser más contenidas en estos temas que los hombres… a mi me encantan las mujeres que disfrutan sin complejos del sexo, porque además de atraerme, me merecen respeto y admiración…

Por cierto, yo también tengo una esposas, pero, esa es una historia muy larga… jaja y he ido a echar una ojeada al blog que me recomendaste, me ha gustado bastante…
Un beso

muxica dijo...

Muy buen post amiga, me ha encantado.
Un biquiño lleno de admiración

maría dijo...

es q me quedo sin palabras.....

LittlePan dijo...

Que fácil es descubrir mundo, gracias a tu blog.
Un bico!

Antonio Aguilera dijo...

El poeta prometió entrar en Granada.
Yo necesito ir a Varsovia, ¿dónde se alojará la chica de la imagen? jajaja

Juanjo dijo...

Varsovia es un triunfo contra la barbarie, y Congo y tú, un éxito contra la distancia.

Besos.

irene dijo...

Precioso viaje debió ser, y no sólo porque la ciudad sea bella, que lo parece por las fotos, igual me animo a ir si tengo la oportunidad, allí está un hijo de una amiga, aunque estoy segura que no lo voy a pasar tan bien como tú.
Biquiños, Aldabra.

Chela dijo...

Estuve en Varsovia, pero solo una noche y parte de una mañana, camino de un pueblo del noreste (cerca de Bilorrusia) l que acudi con unos compañeros a una reunión de trabajo sobre un programa euroeo, poco antes de jubilarme.
Por la noche cenamos en un sitio precioso y luego tomamos unas copas en la Plaza Zamkowy, donde había muchas terrazas y cafetrias con ambiente. Desdee el hotel pude contemplar, iluminado, el Palacio de la Cultura y de la Ciencia.
Me ha gustado leer tu página recordando esta hermosa ciudad, y yo si que quisiera visitala de nuevo pues solo puedo decir que "pase" por ella, sin tiempo para conocerla convenientemente.

Un fuerte abrazo.

Beatriz dijo...

Gracias por el buen rato....
el mío al leer tu blog, claro