miércoles, 22 de junio de 2011

Bécquer, Congo y yo

SAM_0434SAM_0438

En el último viaje que hicimos Congo y yo con el Club BMW Touring de España, estuvimos en Veruela.

SAM_0433

Y estuvimos en el mismo lugar donde Bécquer esperaba el periódico; así reza en el cartel situado al lado del crucero en donde nos sentamos a reposar.

fragmento

Verula se halla en un pequeño valle formado por el río Huecha, cuyo nacimiento se encuentra muy cerca del monasterio, protegido por la mole mítica del Moncayo, a 79 kilómetros de Zaragoza.

SAM_0424

El Real Monasterio de Santa María de Veruela es una abadía cisterciense del siglo XII, situada en las cercanías de Vera de Moncayo, en la Provincia de Zaragoza.

SAM_0431

La fundación del monasterio data del año 1146. Su singular e impactante belleza y su aislamiento hizo que fuese un atractivo lugar para viajero y poetas. Además de considerarse uno de los más destacados de la Orden del Císter en España es conocido por la esencia que Gustavo Adolfo Bécquer dejó entre sus muros.

226

GAB y su hermano Valeriano, visitaron en varias ocasiones el Monasterio pero su estancia más importante tuvo lugar entre diciembre de 1863 y octubre de 1864 en que vivieron alojados en la hospedería del monasterio, abierta unos años antes.

225

Durante esos meses de estancia, Bécquer escribió las “Cartas desde mi celda” que publicó el periódico madrileño “El Contemporáneo“, [interesante esquema] del que era redactor. Valeriano, por su parte, dibujó y pintó distintos rincones del monasterio y sus alrededores, y también las gentes del somontano aragonés del Moncayo.

224

En fechas posteriores tanto GAB como Valeriano siguieron dedicando escritos, pinturas y grabados al monasterio, convirtiéndolo en uno de los lugares emblemáticos del romanticismo español.

223

En las mismas habitaciones en las que los hermanos Bécquer estuvieron alojados, la Diputación Provincial de Zaragoza ha habilitado el llamado Espacio Bécquer. En él se muestra abundante documentación sobre la estancia de los dos artistas, sobre la obra literaria del uno y una buena muestra de los dibujos del otro.

222

En los nueve textos que conforman las “Cartas desde mi celda”, Bécquer relata su viaje de Madrid a Veruela, su vida durante los meses siguientes en el monasterio y la leyenda de la fundación del cenobio, promovida por Pedro de Atarés.

Pedro de Atarés, merced a una promesa, donó los Valles de Veruela y Maderuela a los monjes de Scala Dei
para que se fundase un monasterio bajo la advocación de la Virgen María.
Sin embargo, la orden del Císter no dio el permiso para que se procediese a la fundación hasta 1145.

SAM_0432

Algunas impresiones le marcan de forma decisiva, como la visita al castillo y al cementerio de la vecina localidad de Trasmoz. Hay que decir que Bécquer estaba familiarizado con la zona desde unos años antes, ya que su esposa era de Noviercas, en el Moncayo soriano, y había ambientado en ella algunas de sus leyendas más famosas: “El monte de las ánimas“, “El gnomo”, y “La corza blanca”.

216

Y si queréis saber más de la estancia de Bécquer en Veruela, seguro que os interesará este libro: “BECQUER Y EL MONASTERIO DE VERUELA: VISIONES de AGUIRRE, FRANCISCO JAVIER ET AL.”

 

 

 

SAM_0435

 

Hasta la semana que viene no podré pasarme por vuestros blogs.
No dejéis de quererme por eso Guiño
Congo y yo, nos vamos de fin de semana con el Club BMW Touring;
esta vez a Toledo. Salimos mañana para no hacer el viaje del tirón.
Biquiños y recordar que os quiero:

Hoy como ayer, mañana como hoy,
¡y siempre igual!

32 comentarios:

Aldabra dijo...

Las fotografías [las más chulas] como ya os habréis dado cuenta, pertenecen a Falete y PP, dos compañeros del Club. Gracias chicos.
Biquiños,

Cornelivs dijo...

Sin dudarlo: un sitio para visitar. Quizás este verano haga luna rapida exdursión para allá.

Un abrazo.

Manolo dijo...

No conozco el Monasterio de Veruela, así que muchas gracias por esta entrada enseñándolo.
Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Que bien que lo pasáis.
Y yo también porque aunque no es lo mismo obviamente en cierta manera también viajo con tus posts.

Que vaya bien por Toledo.

Besos.

pancho dijo...

¡Qué fotos más buenas! Una maravilla de monasterio, otro lugar para no perderse. Toledo no le va a la zaga, con mucho sabor becqueriano también.

Un abrazo y buen viaje.

Myriam dijo...

¡Precioso recorrido este bécqueriano!. Esperaré con ansias vuestro recorrido fotográfico de Toledo.

Y que tengan un excelente viaje, hasta la vuelta. te extrañaré, ¿pero quererte menos?: Jamás.

Besosx2

Maca dijo...

Un viaje tan encantador como instructivo, unas preciosas fotos.
Suerte que tienes de poder viajar!!!.
Biquiños

David C. dijo...

Bonitas fotos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Una de las cosas más recomendables es viajar a los espacios becquerianos entorno a Soria. Gracias por el oportuno reportaje y las notas bibliográficas.
¡Y feliz viaje!
Besos y recuerdos a Congo.

LittlePan dijo...

¡Fotazas!

Gracias por tu consejos, aunque intento controlarlo todo, siempre vienen bien.

¡A disfrutar el viaje! Amodiño!
Besos!

Abejita de la Vega dijo...

El cisterciense tiene la belleza en su sencillez. Ese monasterio de Veruela sólo puede inspirar belleza. Hacéis rutas interesantes...

Biquiños becquerianos, un mimo para Ron

Asun dijo...

Hace unos seis años, mientras hacía un curso de varios días en Borja (ya ves, no sólo es un nombre pijo, también es un pueblo), tuve la suerte de visitar el Monasterio de Veruela. El sitio me encantó, y el Monasterio también. La pena que no llevaba cámara de fotos y no pude hacer ninguna, pero con este amplio reportaje que nos traes, me sirve igualmente para recordarlo.

Que tengáis muy buen viaje y que disfrutéis de vuestra estancia en Toledo.

Besos

Chousa da Alcandra dijo...

Quen diga que en algún momento non foi bezqueriano, ou minte ou é que aínda o vai ser!

Bicos

Asun dijo...

Ah, y vete tranquila, que te seguiré queriendo igual :-D

Más besos

Belén dijo...

Ayyy yo trabajé al lado, en Tarazona... qué recuerdos!!

besicos

Dilaida dijo...

Moitas grazas por esta entrada e por as fotos, son preciosas. Non coñezo o Monasterio de Veruela, pero o que nos enseñas é moi fermoso.
Bicos

Gelu dijo...

Buenas noches, Aldabra:

Mira que he visto veces el indicador de Veruela en la carretera en los viajes a Burgos, y he pensado en Bécquer, pero nunca había tenido deseos de visitarlo como ahora.
Espero sentarme pronto al lado de la Cruz.
Las fotografías de tu reportaje son estupendas, y el texto y los enlaces para disfrutarlos.
La 20.Rima LVI, es de las que más me gustan, pues suena como una queja en el aire, que casi se deja oír y llega a arañar la piel.

Una entrada para darte la enhorabuena sincera y las gracias.

Abrazos.

P.D.: Y Nina Simone, ¡qué estupenda versión de la canción que has seleccionado!.

jg riobò dijo...

y andar ..... y viajar.

semilla dijo...

Mira me has dado una idea, esa parte no la conozco así que lo aparco para el próximo viajecito.....¡que bien lo pasais y que envidia me da la moto! besos mil

STEVE dijo...

esta sirena no para, ya no se si es sirena o sirena de una ambulancia con tanto kilometrso, jajajaaja
besos guapa

Paco Cuesta dijo...

Maravilloso reportaje que ayuda sin duda a comprender mejor la emoción de Bécquer.
Cuidaros, un abrazo a los dos

Milu dijo...

GRACIAS POR HACER que disfrute de esos viajes interesantes que nos traes hasta el blog. Interesante. Mucho
Disfruta con tu chico estos días

dos besos

Ele Bergón dijo...

TEngo pendiente el visitar este Monasterio de Veruela. Después de ver tus fotos y comentarios, ya no me lo puedo perder. Gracias por traérlo por aquí.

Besos

Luz

O SuSo dijo...

Pues pasatelo superbien, con la sensación del viento en la cara, el eterno horizonte de las rectas castellanas, el compañerismo que se crea entre moteros y el paisaje...

aunque no veo yo por las fotos que estos sean muy de "los inadaptados de siempre"je,je,je.
Biquiños

Alma en el verso dijo...

Bellísimo reportaje, lo apunto en mi lista de lugares favoritos que visitar... dicen que todo llega en esta vida, no sé si el tiempo dará para todos los que ya tengo apuntados pero se intentará. Muchas gracias.
Saludos

Silvia dijo...

Precioso, el lugar, el poeta, la música!! Un abrazo. A ver cuando te pasas por el Bierzo y te invito a unas cervezas. Besines

claudia dijo...

Cualquier sitio es bonito si se ponen esas ganas y se va en buena compañía.
Besos mil, pásalo bien.

Froiliuba dijo...

Que envidia mas cochina me das, yo que llevo ya UN AÑO sin hacer una salida con la moto, entre la crisis y este hijo mío no somos capaces de subir a la burra y dar gas y mira que lo necesito, podios vaya si necesito oir el ruido de la carretera dentro del casco y sentir la brisilla de la velocidad

Mientras tanto, me conformaré con ver tus rutas

bicos

zeltia dijo...

Pero y cuando vuelves?????

A nena do paraugas dijo...

Quen non lese a Bécquer unha soa vez, que levante a man...
Igual non vexo moitas. Algún día sabía as súas rimas de memoria!
Debeu ser unha viaxe ben fermosa, polo que din as fotos!

Merche Pallarés dijo...

¡Precioso reportaje! Ese monasterio es de una belleza apabullante. Que disfruteis de vuestro viaje y nos leemos a la vuelta. Muchos besotes, M.

Juanjo dijo...

Me alegra que lo estéis pasando tan bien este año en vuestros viajes. Espero que os desquitéis de las penas del año pasado.

¿Para cuándo una escala por Valencia o Castellón?

Besos.