miércoles, 1 de junio de 2011

Laura

bar_by_VoteQuimby

Ya hace media hora que he abierto los ojos y no sé qué hacer.

No sé si debo levantarme y prepararle el desayuno [creo que eso es lo que él podría esperar de mí, seguro que tengo pinta de ser de esas] o largarme rápidamente del apartamento sin hacer ruido [algo difícil, soy torpe por naturaleza y seguro que acabaré tropezando con algo].

Todavía es temprano. Voy a esperar un poco más. Y pensar qué hago mientras tanto.

No quiero cocinar para este capullo. Eso está claro.

Porque fue ponerse encima de mí, babeando esas frasecitas de peli mala, para darme cuenta de que era un arrogante.

¿Te gusta así cariño?

Quise decirle: Cállate y sigue, gilipollas. Pero me callé.

Estoy tan acostumbrada a callar que hasta pronunciar un monosílabo me supone un gran esfuerzo. Pero tenía que habérselo dicho.

No voy a perdonármelo en mucho tiempo. Y ahora ya nada puedo hacer.

¿Cómo pude permitir que este engreído depositase su semen dentro de mí? Y sin condón. Si es que hay que ser descerebrada. Aún tiene remedio la cosa pero…

Puede ser mi oportunidad, ya que por fin me he decidido.

Pero claro, una cosa es querer tener un hijo y otra muy diferente dejarse follar por el primero que se me pone a tiro.

El cuento de la semillita fue lo que me confundió. Me pareció un tipo sano [a pesar de ser todo lo que ya he dicho]. Y bastante bien parecido.

Vale, sí, está muy bueno.

Y tiene una buena…  Está muy bien dotado, todo hay que decirlo. Pero eso no debería bastar, ¡demonios! Yo no soy así de superficial.

Siempre dije que cuando por fin me decidiera, buscaría a un buen tío, una buena persona y todo eso. El físico sería lo de menos.

Pero olía tan bien e iba tan bien vestido.

Si es que no hay más que mirar este apartamento. Se ve que se gana bien la vida. Buen gusto en los muebles.

No hay libros. Pero seguro que es porque no tiene tiempo para lecturas. Entre la vida laboral y la caza… El día sólo tiene 24 horas. Y el hombre tiene que dormir algo también.

Digo yo.

Pensé en unos segundos en mi oportunidad y quise cogerla al vuelo.

Y tal vez no me quede embarazada. Si es así, mejor. ¿Cómo le hablaría a mi hijo el día de mañana acerca de su padre? ¿Qué le diría? Pues nada, hijo, que salí un día con unas amigas y me dio la tontería de la maternidad y del reloj biológico, por millonésima vez, y uno en la barra me puso ojitos de cordero y decidí que me lo tiraría. Así, sin aspavientos. Y su semillita fecundó. Y todo lo demás.

¡Si no fuera por lo de “cariño”! ¿Cómo puede ir por ahí llamándole a las  tías “cariño”? ¿Pero de qué película ha salido? ¡Si no me conoce de nada!

No folla mal. Bueno, folla muy bien, la verdad.

Y en realidad no babeaba.

Y tampoco se ve engreído ni arrogante.

Sólo quiero pensarlo para echar balones fuera.

Es más, casi parece que es de esos tipos buena personas y todo eso.

¡Hace tanto tiempo que no tenía un orgasmo! ¡Qué gusto¡

¿Y a él, le habrá gustado? A mí me parece que sí, pero claro, hace tanto que no lo hacía que… Ya no sé qué decir.

Todo estaría perfecto sí…

Y en realidad tampoco me importaría prepararle el desayuno. Tostadas. Zumo. Me pareció ver en la cocina que tenía Nespresso.

Como una pareja normal.

¿Debería decirle que es mentira que me tome anticonceptivos?

Tal vez si no es un mal tipo, igual quiere ser padre. Se conserva bien pero… Se le notan los años. Esas canitas cuarentonas…

Sin compromisos, por supuesto. No tendrá que encargarse de nada.

Sólo que si quiere podrá ver al bebé y luego seguir viéndolo crecer. Y eso.

Podría intentarlo. No sé.

¿No sería lo justo?

Con su edad igual… y dijo que no tenía hijos. Que nunca había estado con una mujer el tiempo suficiente como para planteárselo.

Una oportunidad para los dos.

Estoy hecha un lío. Mejor que lo piense con calma.

¡En que lío me he metido yo solita!

Bueno, lío no. Hace tiempo que deseo ser madre y mi hombre no llega… y…

Pues que no quiero esperar más. Ojalá que me quede embarazada.

Eso es. 

Voy a levantarme despacito y marcharme sin dejar rastro.

Mejor no. Le dejaré una nota.

“No tomo anticonceptivos, Roberto, lo siento, así que es probable que me haya quedado embarazada. Si quieres tener algo que ver con nuestro futuro hijo, llámame. Si no, déjalo correr. No te buscaré, no quiero nada de ti económicamente, no lo necesito. Sólo buscaba un poco de semen pero se me complicaron las emociones. Perdóname.”

Te dejo mi móvil: 656.55.56.56

Laura,

 

la ilustración (igual que las sirenas de la izquierda) es de Terry Taylor

leonard-cohen-poet-large

Hoy me enteré de una noticia que me provocó mucha alegría:
“Leonard Cohen, Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2011”

La voz profunda de Leonard siempre me ha inspirado muchas cosas.
Reconozco que me inflamaba el corazón, sobre todo cuando era más joven.

Cuando me casé [1986, hace mil años]
le pedí a un amigo que me grabase una cassette con sus canciones
para llevármela en el viaje de novios.
Años más tarde me la robaron del coche y sentí mucho su pérdida.
Hoy llevo toda la tarde escuchándolo.
Y por eso quiero dejaron una de sus canciones.

leonard_cohen_1

35 comentarios:

claudia dijo...

Ay Laura, Laura, no sé si tiene las cosas muy claras.



besos.

Carlos dijo...

Humm, podría decirte que, desde mis canas cuarentonas, entiendo a Laura. :)

Excelente relato.

Compartimos la alegría por Cohen.

(me lo contaron y me acordé de ti: Va por la carretera la caravana de fornidos y bigotudos motociclistas en sus poderosas, enormes y negras Harley-Davidson cuando de pronto ven a una hermosa chica a punto de saltar de un puente al río. Se detienen y el líder, particularmente corpulento y de aspecto rudo, desmonta, se dirige a ella y le pregunta: "¿Qué diablos se supone que estás haciendo?"
"Voy a suicidarme", responde suavemente la delicada muchacha con voz cadenciosa y gesto fatal.
El motociclista piensa unos segundos y finalmente le dice: "Bueno, antes de saltar, ¿por qué no me das un beso?" Ella asiente, se hace a un lado su larga y rizada cabellera y le da un largo y apasionado beso en la boca. Después de esa intensa experiencia, la tribu de motociclistas aplaude, el líder tiene que recuperar el resuello, se alisa la barba y al cabo admite: "Ese fue el mejor beso que me han dado en mi vida. Es un verdadero talento el que se perderá si te suicidas. ¿Por qué quieres matarte?" Porque?????

"A mis padres no les gusta que me vista de mujer".

xenevra dijo...

Danzando con Laura, coas dúbidas da Laura, coas incertidumes tras o espertar. Mentres, Roberto dorme placidamente. Alleo ao remuíño que se forma ao seu carón.

Asun dijo...

Y digo yo: ¿si Laura tenía tantas ganas de ser madre, no podía haber recurrido a un banco de semen?

Si quería un polvete está bien, pero eso de no tomar precauciones y poner en riesgo su salud... eso ya no me parece tan bien, y encima luego le dice a Roberto que tal vez esté embarazada, si quieres llámame y si no no lo hagas.

No sé yo si no es un poquito manipuladora.

Leonard Cohen... un crack. Me encanta.

A mi me regaló un amigo una cassette cuando me fui de au-pair a EEUU. ¡La de veces que escuché esa cinta!

Me quedo escuchando un ratito más.

Besos

Merche Pallarés dijo...

¡Eres un hacha con tus relatos! Me ha en-can-ta-do. La situación de Laura, desgraciadamente, es la de muchas de su generación hoy en día, la entiendo. Espero que el chico, al final, se enamore de ella y vivan felices y coman perdices...
Voy a leer ahora los posts que me he perdido. Me intriga el de la berza de abajo. Muchos besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Ay, Laura, qué lío tiene. Excelente recreación de un problema psicológico que existe.
Besos. (A mí Cohen me gusta, pero pienso que hay otros muchos escritores antes que él para darle este premio.)

TORO SALVAJE dijo...

Las dudas de Laura.
Y mientas tanto el otro durmiendo a pierna suelta.

Como la vida misma.

Besos.

Abejita de la Vega dijo...

Ay, Laura,yo nunca tendría un hijo con un señor que no tiene libros y que espera el desayuno.

Las canas cuarentonas...quién las pillara, Carlos.

Muy buen relato.

Biquiños

Belén dijo...

He conocido algún caso de una mujer que se quiere embarazar... pero habiendo los bancos de semen...;)

Besicos

Dilaida dijo...

Un relato moi bo, moi propio de ti.
Comparto contigo a admiración por Leonard Cohen.
Bicos

jg riobò dijo...

Los cuerpos son para utilizarlos, el tuyo y el otro.

irene dijo...

Las contradicciones de Laura, y de muchas de nosotras, bonito relato.
Increíble Leonard.
Besos, Aldabra.

LittlePan dijo...

Es buenísimo!
pobre Laura, solo quería pasar un buen rato..
Besos!

Sergio dijo...

eso del relog biológico debe ser tremendo... me ha gustado mucho el relato con todas esas dudas y contradicciones de la pobre laura... e hizo muy bien en no prepararle el desalluno k el anfitrión era él!!! besos

Silvia dijo...

Alguna vez yo también me he planteado hacer como Laura. Lo del banco de semen me parece un poco frio. Por lo menos tener un buen recuerdo de la concepción del niño, jejej. Besos

Chousa da Alcandra dijo...

Parece mentira, pero despois do revolcón, Laura sigue facéndose pallas...mentais. Como a vida mesma!.

Bicos

Por certo, probei a chamar a ese número que dis e...responde unha tal Laura!!! Joderrrr, Aldabra, que pasada; quedei sin palabras!

DANI dijo...

Menuda paranoia chica ja ja ja

Ah y viva Leo ;)

Besos de sirena

Kaplan dijo...

Uf, vaia nota. Tampouco eu creo que teñas as cousas nada claras a tal Laura. As Lauras deben ser dubitativas e inseguras, se é que o nome fai a persoa como o hábito fai o monxe, ou iso é a miña experiencia.

zeltia dijo...

Kaplan, e que dubitativas e inseguras... sómoslle todas!
Chousa... noln será verdade o de que chamaches a ese n´ñumero?
eu nin o cheguei aler enteiro!
iso sí, a historia gustoume moito... o mundo cheíño de leiteiras facendo castelos no ar.
E gústAME leonard cohen, tamén hai moitos anos que me gusta. Un meu amor regaloume unha cinta de casette<.
I'm your man
(nunca lle preguntei se ía con segundas)

Maripaz Brugos dijo...

Hacia tiempo que no te visitaba y me he encontrado con un magnifíco relato de los tuyos.
Muchas gracias por tu valiosa compañia en estos dias.
Bicos

semilla dijo...

El comentario de Toro es de lo más realista, nosotras siempre commiéndonos el coco y ellos a pierna suelta y sin importarles un rábano...la verdad es que tienen ventaja...si he dado un buen polvo para que preocuparme, pensará él y mientras ella hecha un mar de dudas...son situaciones que a todas nos ocurren...siempre comiéndonos el tarro...la próxima vez nazco hombre y duermo a pierna suelta

mariola dijo...

Me gusta el cariz que va tomando el relato, de pasar a ser un él un engreído a pensar que puede ser buena persona, aunque alomejor es porque en realidad nos agarramos a lo que queremos cuando estamos desesperados.
Y Laura lo estaba.
un bico.

pancho dijo...

De Cohen sólo conozco sus canciones, bastantes. Sé que escribió alguna novela, pero poco más. Su poesía es enigmática, difícil de entender por el sustento metafórico de casi todos los versos: sus canciones deberían venir con el manual, como muchos otros poetas.

Me ha encantado este monólogo que parece un diálogo.

Un abrazo.

Paco Cuesta dijo...

Bien mirado,puede desayunar en la cafetería de la esquina; puestos a razonar ambos han quedado satisfechos, cada uno a su manera.

Milu dijo...

DUDAS, DUDAS, DUDAS...eNTIENDO A Laura. Si.

Besos

David C. dijo...

Excelente post. Me hizo recordar .............. En fin la vida es un mar de cosas por hacer ahora y ya. Saludos.

susana moo dijo...

Pobre Roberto cuando despierte y lea la nota. Se va a cagar.
Y ella, unha toliña: moi perdidiña debe de andar para facer así as cousas ...

muxica dijo...

Muy buen post
Biquiños

Tonet dijo...

Creo que Laura necesita madurar más quentener u hijo ;)
Buenísimo, me he reído mucho. Gracias :)

Besitos. Te deseo una semana relinda¡¡¡

Myriam dijo...

Me gustó tu relato. Es algo que se da en la vida con mucha más frecuencia de la deseable. La manipulación tiene un precio, espeor que el de tu Laura no sea muy alto. La calentura del otro también.

Ando medio perdida de los blogs y sin publicar porque estoy de viaje por motivos familiares.

Muchos besos

Ele Bergón dijo...

Ten cuidado Laura que te puedes enamorar. Tu solo quieres un hijo, pero en el camino pueden suceder muchas cosas.

Aldabra, me gusta como has planteado un problema bastante real.


Un abrazo

Luz

O SuSo dijo...

Me parece a mi que todo lo que piensa Laura de Roberto es simplemente el ver sus miedos en el espejo del otro.

Vale que Laura quiera ser madre, pero que decida por él me parece una pasada, ya no entro en consideraciones sanitarias, con la que está cayendo...definitivamente una locura, injusta, manipuladora, desesperada y si ella la llama puede que romántico principio de algo, ai diormio.

Abraços.

PD:Me tiene intrigado conocer tus superpoderes para saber que te leí (si, soy de los que no creen en las coincidencias)

mobtomas dijo...

Vaya confusión. ¿y si al final no resultó embarazada? Hmmm. Me contagió su confusión. Y sí, felicidades al gran Leonard Cohen (creo que me salí por la tangente de la confusión por un lado decoroso) Saludos.

Alma en el verso dijo...

Tu relato me parece brillante no tanto por la situación a la que hace referencia, que ya de por sí tiene su importancia, sino por la forma en que expones los diferentes cambios de pensamiento y estados de ánimos de la protagonista. Buena historia, Aldabra.
En cuanto a la noticia sobre el premio concedido a L. Cohen, la he celebrado con mucho entusiasmo yo también, llevo varios días escuchándolo con sumo deleite y recordando buenos momentos del ayer.
Un abrazo.

T.M. dijo...

Ni la llamará, ni se quedará embarazada, así es la vida de dura.

Me encanta Cohen.

Saludos.