sábado, 19 de julio de 2008

Hezabel



"Rocco" - Carlos Ottaviano Casana

Hezabel siempre había sabido que un día tendría que hacer el viaje. Y allí estaba. Por fin, al otro lado de la isla. En ese lugar del que tanto había oído hablar desde pequeña.

Las gentes decían que los días allí duraban 8 horas y el resto era noche, que los árboles eran tan altos que la vista no alcanzaba a ver el final, que las personas se respetaban y hablaban sin gritos y amenazas, que los coches no tenían bocinas, que podías andar kilómetros mar adentro sin que el agua te pasara de la cintura, que no había enfermedades, que había una fuente mágica que curaba el mal de amores bebiendo cuatro sorbos seguidos conteniendo la respiración, que el maíz era de color azul, que todos los pájaros tenían cuatro patas y una corona de plumas en la cabeza como los pavos reales…

Sí. Estaba allí, ella, Hezabel, la olvidada de los dioses. Allí, en aquel lugar de leyenda. Le parecía un sueño. Un milagro. Nunca pensó que tendría la fuerza suficiente para superar el viaje. Porque había sido duro. Sobre todo cuando tuvo que despedirse de Ruska, su perra fiel, aquella bola de pelo, feúcha y medio esquelética. ¡Cuánto la iba a echar de menos! Pero tomara la mejor decisión. No sabía lo que se encontraría de verdad en su nuevo mundo y Ruska tenía un hogar seguro. Hezabel había conseguido que su maestra se encargara de ella. Sabía que no le faltaría de nada.

El otro lado de la isla. Allí estaba ante sus ojos. Ahora tocaba volver a empezar de nuevo. Sin ataduras. Sin prejuicios. Sin temores. Cerró los ojos por un momento y se dejó acariciar por la tenue brisa que pasaba. Olía a hierbabuena. Y a cilantro. El vello de su cuerpo se erizó completamente cuando sintió algo húmedo en la pierna derecha. Parecía…

- Ruska, Ruska, Ruska, bonita ¿Cómo has llegado? –repetía contenta Hezabel mientras la acariciaba.

Y Ruska movía su cola feúcha y saltaba para que Hezabel la acogiera en su regazo.

- Ruska, Ruska, pequeña ¿Por qué no te has quedado? No debías haber venido, Ruska… pequeña. No debiste de haberme seguido.

Y empezó a llorar de emoción. Allí, al otro lado de la isla. En el lugar donde empezaría de nuevo. En ese lugar del que tanto había oído hablar desde pequeña. Donde todas las personas encontraban su sitio.



10 comentarios:

Anónimo dijo...

esta historia se me hace triste ,y no se bien porque.....

una cadeliña pode sera millor das amigas , seino por esperiencia, ainda ca miña morreu fai tempo, animachesme a ter outra.
biquiños Aldabra.



anonima una

Enredada dijo...

Quisiera cruzar... llegar a la isla, encontrar mi lugar...
Aldi, mi amiga, tenés un mapita que me sirva de guía?
Sabes que te quiero, y no es joda, ni un decir?
sabes que cuando quieras serás recibida en mi casa como una estrella, como lo que sos para mi, mi familia, mi amiga, mi sabia...
te quiero

Enredada dijo...

me abandones así
hablando sólo de ti.
Ven y devuelveme al fin
la sonrisa que se fue.
Una vez más tocar tu piel
el hondo suspirar.
Recuperemos lo que se ha perdido.

Regresa a mí,
quéreme otra vez,
borra el dolor
que al irte me dio
cuando te separaste de mí.
Dime que sí
Ya no quiero llorar,
regresa a mí.

Extraño el amor que se fue,
extraña la dicha también.
Quiero que vengas a mí
y me vuelvas s querer.
No puedo más si tú no estás,
tienes que llegar.
Mi vida se apaga sin ti a mi lado.


No me abandonas así,
hablando sólo de ti.
Devuelveme la pasión de tus brazos.

Raquel, Sofia:

Se fueron lejos... pero a la vez tan cerca, de nuestras almas, de nuestros recuerdos...
Todo es tan injusto, todo es tan raro....
Un día verlas sonreír, vivir, amar, y al otro ya no verlas más...
pero sentirlas, quererlas para siempre, llevarlas dentro muy dentro viviendo en nuestras hijas... sonriendo..

STEVE dijo...

Rezagado entre tus piernas
en la orilla de mi isla
de nuevo cierro los ojos
doy mediavuelta al cielo
y lentamente dejo entrar
la luz en mis pupilas
apareces tu de nuevo
entre esos rayos cegadores
con una sonrisa bella
me preguntas....
¿en que estabas soñando, mi amor?
solo te devolvi la sonrisa
y entendiste mi contestación
y de nuevo me devolviste tus sonrisas
entre perlas y petalos rosados...

pd: que suerte tengo, vivo en esa isla, aunque aqui la llamamos diferente, Menorca y los matices de los colores y aromas del ambiente, dependen del photoshop que le pongamos a nuestras vidas, sin engaños, sin prisas, solo sabiendo que todo se debe y debemos de mejorar.
besos

TOROSALVAJE dijo...

Ruska se ha portado mejor que Hezabel.

Que isla tan deseada.

Por fin escribí algo que te gustará. Pero no te acostumbres.

Besos.

Efrem dijo...

Perciós.

Rastrodesusurros dijo...

Que reconfortante es saber que hay alguien que siempre te seguirá a todas partes, aún despues de pasar un camino muy duro. Te sientes segura de saber que en ese sitio tan "perfecto" No tendrás miedo a la soledad, porque contigo estará Ruska. Ella es la protagonista! :)

Por cierto no te respondí a lo del taller de escritura, y decirte, que si tengo tiempo (esque paso a segundo de BAC Y voy en 4 de piano.., entonces nose como me ira, tendre que ir tanteando) Si el viernes me queda libre me gustaría mucho apuntarme, cuando sepas como va, te agradecería que me lo dijeses. Y muchas gracias! :)
Y puedo apuntarme siendo menor de edad?

horabaixa dijo...

Hola Aldabra,

Bonito tu escrito.

Yo tengo a Fosca, y no podria irme a vivir en ningún sitio sabiendo que ella no viene conmigo.

No se como lo hacen pero les quieres un monton.

Tienes unos comentarios preciosos

Bicos

Aldabra dijo...

Anónimo: yo también creo que es triste porque en un nuevo comienzo siempre hay detrás un adiós y además Hezabel había tenido que dejar a Ruska.

Enre: encontrarás tu lugar, sólo ten paciencia. Sé que ahora tu camino es arduo pero sé que superarás todo porque eres fuerte. Somos fuertes. Tenemos que creer firmemente en ello. Y yo también te quiero.

Es una canción muy hermosa ¿verdad?, ellas están en otra dimensión pero siguen con nosotras. Desde donde estoy ahora mismo escribiendo veo a Raquel en el portaretratos con mi hija, las dos sonriendo, y así es como va a seguir siempre en mi cabeza y en mi corazón, también en el de Senia, sin duda.

Steve: esos versos (no sé si improvisados o no) son muy sensuales, románticos, tiernos... me ha encantado el poema, de verdad... gracias por dejarlo aquí.

Desde siempre para mí las islas tienen como algo mágico, será porque soy peninsular... y escribo sobre ellas, cualquier otro día pego algún que otro relato de isla por medio. Supongo que para los que vivís en ellas es diferente. Menorca debe ser un bonito lugar, siempre quise ir a visitarla pero no soy muy viajera así que todavía no la conozco. Cualquier día.

Toro: Mi querido Toro, siento tener que discrepar contigo respecto a Ruska y Hezabel. Verás, Hezabel deja a Ruska pensando que es lo mejor para ella. Puede parecer desleal pero es así. Y gracias de nuevo.

Efrem: Gracias por visitar mi blog, te doy la bienvenida.

Rastro: Claro que Ruska es la protagonista del relato, de hecho pensé en titularlo Ruska en vez de Hezabel pero es que casi todos mis relatos están protagonizados por mujeres, y algunos títulos son simplemente nombres de mujeres. Hezabel es sólo rutina. Y de lo del taller, no te preocupes, ya te contaré algo por septiembre o por ahí. De hecho puedes venir algún día sin matricularte si te apetece, sólo para ver de que va. Ya hablaremos, ¿vale?. Mientras sigue escribiendo. Escribe mucho.

Horabaixa: Llevo años queriendo tener un perro en casa y no encuentro las fuerzas para tomar la decisión, tal vez todavía no me llegó el momento. Pero envidio (sanamente) a todas aquellas personas que tienen a un perro en su vida, o un gato (aunque los gatos a mí, particularmente, no me gustan demasiado). Si soy feliz con dos tortugas que apenas hacen nada, imagínate con un perro.
Y respecto a los comentarios, si que son bonitos. Soy muy afortunada de haber "conocido" a tantas personas estupendas.

Biquiños
Aldabra

jg riobò dijo...

No decías que el paraiso no existe.
Se parece.