lunes, 28 de julio de 2008

"Pura Anarquía" - Woody Allen





Mis queridos y estimados lectores:


¿A qué resultaría estupendo que las situaciones de la vida, en general, fuesen tan simples como la escena de “Dos frente al mar”? Creo que nos ahorraríamos un montón de complejos, frustraciones y rompeduras de cabeza.


Pero no, casi nunca suceden las cosas de este modo, al menos a mí no me suceden. Yo me confieso ante vosotros lectores, que jamás de los jamases fui la protagonista de una escena como ésta. No estaría mal, lo reconozco pero nuna tuvo lugar nada más que en mi imaginación un tanto fantasiosa.


Sé que contándoos esta gran verdad mi halo de chica irresistible y buenorra descenderá bastantes puntos hasta rozar el subsuelo pero, ¿qué le vamos a hacer? Me gusta ir con la verdad por delante.

En realidad con quien pasé mi tarde playera fue con Woody. Sí, sí, el mismísimo Woody Allen, como lo estáis oyendo. Hay que reconocer que no es ningún galán de Jolibúd pero es un hombre sumamente inteligente y divertido. Me hizo reir muchísimo con sus relatos de “Pura Anarquía”. Si os gustan el disparate y el surrealismo os los recomiendo al cien por cien.

El porqué de “Dos frente al mar” es que se trataba de un experimento personal. Sí, me gusta experimentar con la escritura y plasmar en el papel las historias que se me vienen a la cabeza sin pararme demasiado en la calidad literaria. Me resulta tremendamente interesante comprobar que algunos escritos con los que no estoy muy convencida provocan mejores resultados que otros textos con los que he trabajado concienzudamente.

Ayer la primera conejilla de indias fue Senia. Estaba yo en el ordenador pasando el texto y escogiendo una foto de entre las que había hecho cuando se lo leí (no me llevó mucho tiempo, ya lo comprobásteis). Al terminar nos miramos y a las dos nos dio un ataque de risa, todo hay que decirlo. Lo mismo sucedió esta mañana en la oficina con una de mis compañeras. Se echó a reir como Senia y se le puso una cara de “Bueno, ¿y?”.

Para seguir siendo sincera, a mí también me daba la risa cuando lo estaba escribiendo. Pero aunque el texto, microrrelato, relato breve o lo-que-sea (no me gustan mucho los encasillamientos) sea un poco extraño y sin sentido, yo lo defiendo y por eso lo dejé en el blog para que lo leyéseis porque creo firmemente que en esta vida “Todo puede suceder”´o “Todo es posible”.

¿Por qué no?


Esta tarde, por ejemplo, me ví atacada por una Mosca Común Terminator, o varias moscas que se iban alternando (no fui capaz de hacer tal identificación) formando El Escuadrón de la Muerte y me dejaron una pierna (sobre todo porque también me picaron por otras partes del cuerpo que no quiero nombrar ahora) llena de ronchones tan abultados que no sé si no acabaré esta noche en urgencias. Porque morena no estaré pero por lo que se ve la piel blanquita pone a las moscas o moscos como motos y bien que se cebaron conmigo miserablemente.

¡Oh, pobre de mí, fémina desvalida! Esta tarde bien me facería falta un Quijote que se batiera a duelo con ellas hasta la muerte (desde que estoy leyendo El Quijote parece que se me está pegando algo).

En el fondo creo que se pusieron celosas de que otra tarde más estuviera “face to face” con Woody y muertas de la envidia no pudieron soportar quedarse quietas y me atacaron feroces.
Ya dije antes que “Todo es posible” o “Todo puede ser”.

Hasta ésto.

Gracias a todos por leerme y por vuestros comentarios porque siempre siempre los tengo en alta consideración para lo bueno y para lo malo.

Bicos,
Aldabra



16 comentarios:

Javier Martinez dijo...

Ultimamente ando muy atareado con mi vida personal, y me deja poco tiempo para escribir y actualizar. Pero en mi mente, la actividad sigue.

He subido un nuevo texto.

Beso y gracias por los ánimos. :)

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Woody Allen y don Quijote citados en el mismo texto. Esto es una delicia.

Carlos dijo...

Dulcinea de las moscas, he venido
a rescatar su cuerpo de blancura,
de oscuros aguijones, picadura
con nombre y apellido.

Retrocedéis moscones forajidos,
malvadas criaturas,
me sobra corazón y galanura,
no digáis que no fueron advertidos.

Permitid bella dama que os revise,
me guía nada más la cortesía
de borrar cicatrices,

no temas a mis manos, son tan claras
como la luz del día,
sólo quiero posarlas en tu cara.

A sus "pieces" :)

tertulias para perogrullos dijo...

Woody Allen es un auténtico genio, me encanta, es un tío de lo más inteligente y divertido. BESOS

Belén dijo...

gracias a ti por contarnos cosas, algunas ni me las imagino y otras parece que hables de mi :)

Besicos

TOROSALVAJE dijo...

Pensé que eras la protagonista de verdad.

Bueno, cualquier día...

Woody Allen me encanta.

Besos.

Juan Luis dijo...

Hola.

Pues felicidades por el relato porque causó su efecto. Me ha gustado mucho como nos has contado como se fraguó el relato y esa historia es tan interesante como él mismo.

Por cierto, a las mujeres de bandera no os pasan esas cosas como las de tu cuento; imponéis tanto que es difícil reunir el suficiente valor.

Un saludo.

martin dijo...

gracias a ti por llevarnos a esas playas y por contar las cosas con las tripas...

guillermo elt dijo...

Aldabrita... que llevo un montón de prisa... (vaya Julio que llevo)que no he podido leerte, pero, como que fantástico, como todo lo que escribes... jeje... (vaya, con admiradores así... jejeje)
Un besazo. Me voy corriendo

Wycherly dijo...

Bueno a mi me gusta creo que lo sabes bien.
Aldabra magica de muchas de varias.

Un abrazo

tertulias para perogrullos dijo...

Pues si, yo tengo una frase de Woody en el blog, fue la que más me gustó de los cientos que vi. Besos

nandara dijo...

La lectura en ocasiones resulta pura magia... :)

STEVE dijo...

conocidas las moscas cojoneras....
jajajaa
molt bona
ya sabes after byte.....por si hace falta despues.
petonets varios sabores

Aldabra dijo...

Steve: al final necesité ponerme inyección... es que soy bastante alérgica a las picaduras... y yo creo que lo que me atacó fue un Tábano Terminator.

petons... también es muy bonita esta palabra.
Aldabra

Aldabra dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios:

Javier: yo sigo tu blog, no te preocupes y relájate.

Pedro: Woody es una cabeza privilegiada, sin duda.

Carlos: muchísimas gracias por tu poema, eres todo un caballero.

Terutlias: Me alegro haber acertado.

Belén: en el fondo, no somos tan diferentes unos de otros.

Toro: cualquier día ¿por qué no?...

Juan Luís: me has hecho reír mucho con lo de las mujeres de bandera, nada más lejos de la realidad... je je je... soy muy discretita.

Martín: Gracias por ese piropo porque para mi escribir con las tripas es un piropo.

Guiller: aprovecha que ya te va quedando menos.

Wych:un abrazo mágico.

Nandar: la lectura llena gran parte de mi vida.

bicos a todos
Aldabra

Fortimbras dijo...

Woody Allen es un tipo genial en su cine y en sus escritos. Su sentido del humor, un tanto critico, siempre acaba divirtiendote más que fastidiandote.
En la musica -tuve ocasion de escucharlo en A Coruña no hace mucho- ya no es tan genial, de todas maneras el mismo reconoce que la mantiene como un hobby.
Y cuidado con las moscas...pero más aún con los moscones.
Un beso