miércoles, 6 de agosto de 2008

Yo también soy ellas










Todos aquellos años juntos y sólo puedo acordarme de lo malo. Una y otra vez. El resto de acontecimientos asoman un poco a mi cabeza y de repente un velo los crubre y los hace retroceder.

Diez años. Juntos. Diez años que pesan como los diez mandamientos.

Y todo el asco. El asco nítido de cuando me tocaba, de cuando introducía su... en mi boca, con tanta fuerza que las arcadas no tardaban en llegar hasta casi hacerme vomitar. Pero él no paraba a pesar de que veía mi cara descompuesta pidiéndole que por favor parara. Seguía y seguía hasta que...

Y todo el miedo. El miedo a decir que no, que ya era suficiente. El miedo a escaparme hasta que reuní por fin el valor.

¡Si pudiera escupirle a la cara todos esos años! Uno por uno. Tal vez así pudiera reconciliarme con el pasado.

Y empezar a contar de nuevo.

Uno.

Dos.

Tres...

Partir de cero.



10 comentarios:

Aldabra dijo...

ESto es "mi ficción" pero también es "la verdad" de tantas mujeres. Hoy sentí la necesidad, de por unos instantes, ser una de ellas. Y no ha sido facil. Aunque son muy pocas palabras me ha costado mucho escribirlas.

Todos los hombres no son así. Hay hombres buenos pero los malos también existen y no podemos olvidarlo ni por un momento. Ojalá entre todos acabemos con ellos.

Bicos,
Aldabra

Juan Luis dijo...

Hay cosas a las que no encuentro explicación. El otro día apuñalaron a una mujer. Fue su marido y en presencia de la hija de ambos. Ocurrió en una cafetería en la que María y yo fuimos a merendar en alguna ocasión, cuando María vivía en aquella ciudad. Da terror compartir la calle con monstruos así, mas como será compartir casa y vida.

Un beso.

TOROSALVAJE dijo...

Como comentario un poema mío:

DIABLO

En la foto de la boda
la mujer no sollozaba
no había restos de sangre
ni moratones en su cara
tampoco la sonrisa del novio
dejaba entrever al diablo
que le rugía por dentro.



Besos.

Anónimo dijo...

El valor... sin palabras, con hechos. :(


nandara.wordpress.com

jg riobò dijo...

La maldad tiene cara de hombre embrutecido.

Aldabra dijo...

creo que no hay más nada que añadir

Toro: ya recuerdo ese poema tuyo

biquiños a todos,
Aldabra

Victor dijo...

Hay muchas cárceles en las que no hay barrotes ni muros, pero son mucho más duras, mucho más frías, mucho más inhumanas. Son las cárceles del alma. Y es tan difícil escapar de ellas.

Fortimbras dijo...

Tu "ficción" tomó la decisión acertada, pero tardó mucho.
Bicos

Kiri_dido dijo...

Es un tema muy doloroso para nosotras, pero también para muchos hombres que ese tipo de situaciones les parece como a nosotras...algo tremendo. Las mujeres tenemos que saber que no podemos permitir eso. Puede que una vez te pase, pero no hay que permitir una segunda porque luego eso continuará para siempre. Hay que apoyarlas aún cuando siguen en una situación de maltrato porque no son capaces de salir solas de esa situación. Y ahí tenemos que estar todos para entenderlas primero y para ayudaralas. Tu post ayuda, aunque no lo sepas a mucha gente que puede pasar y leerte. Hay que seguir denunciando estos temas a modo de post, o como sea y por eso, te felicito. Un beso guapa.

horabaixa dijo...

Hola Aldabra,

La palabra es DRAMA, pero afortunadamente, se va tomando conciencia. Se GRITA, se HABLA, y aún así, siguen ocurriendo cosas, eso es inevitable.

Que no nos de miedo HABLAR.

Biquiños