miércoles, 5 de noviembre de 2008

La decisión

2259799552_973eb47cfb

Acababan de terminar de cenar y todavía estaban sentados a la mesa, en la cocina. La niña ya se había ido a la cama. Tenían problemas serios y aunque se habían dado un tiempo, intentaban ser civilizados y mantener una relación lo más cordial posible, por la niña sobre todo, pensaban los dos. Todavía era pequeña y no entendería lo que les venía sucediendo desde hace un tiempo.

Por eso él ha ido a casa a cenar, como si todavía viviera con ellas.

 

- Quiero volver a casa.

- Todavía no estoy preparada. No lo estropees, contestó ella un poco nerviosa. Te he dicho mil veces que necesito tiempo.

- Es que te quiero. Quiero estar con vosotras. Quiero hacerte el amor. No quiero estar sin ti.

- Y yo también te quiero, te lo he dicho mil veces, pero ahora me siento vacía y perdida. Algo se ha roto dentro de mí y tengo que averiguar qué es.

- Quiero hacerte el amor, ahora.

- Por todo lo que siento por ti, puedo darte mi cuerpo pero no me pidas nada más. Ahora no tengo nada que ofrecerte. Lo siento.

- Eso es lo que hacen las putas.

 

Ella no recuerda  lo que se dijeron después. Sólo sabe que esas palabras le rompieron el corazón por completo y que jamás, pase el tiempo que pase, va a olvidarlas.

Ella no recuerda lo que se dijeron después. Nada de nada. Sólo sabe que ese fue justo el momento en que tomó la decisión que llevaba tiempo aplazando.

 

 

 

La foto está sacada de Flickr y es de Amarasaavedra

........................................................................

16 comentarios:

Titajú dijo...

Nunca he pasado por eso. Mi vida, y doy gracias a Dios, es perfectamente anodina. Me peleo, vuelvo a hacer las paces, discutimos y nos reímos.
Pero nunca me ha roto el corazón, aunque sí me ha sacado de quicio.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

A veces, una sola frase nos hace tomar la decisión oculta desde hace tiempo.

martin dijo...

has cambiado algo, no?

(fíjate que eres la única a la que tuteo...)

guillermo elt dijo...

"- Eso es lo que hacen las putas."

Tal vez, solo tal vez, esta frase pueda decirse con el corazón roto, dependiendo del sentimiento del momento.

Besicos.

Ulysses dijo...

hay que tener mucho cuidaddo con lo que decimos, una vez dicho somos responsables. No es conveniente hablar con ira.

Saludos

TOROSALVAJE dijo...

Está claro que él no era Don Juan Tenorio.

Besos.

Juanjo dijo...

Cuando mandan las emociones brotan las palabras como puñales, y los pensamientos se materializan como penas de muerte.
El desenlace me parece triste porque, a pesar de las palabras, estoy seguro de que el hombre la amaba, y la mujer quizá tan sólo necesitaba un poco de tiempo y calma para volver a entregar su alma.

Besos.

Belén dijo...

A cascarla, si no sabe entender el tiempo y el espacio que ella necesita, no merece mas esperas, vamos...

Besicos

pmm dijo...

La frase en el fondo es lo de menos. Lo realmente importante es que él sigue sin pensar en ella.

Enredada dijo...

esas palabras lo definieron todo.
Me llega muy profundo este relato, y esa decisión es la más acertada.
mil besos y te quierooooooo!

Anti-Yo dijo...

q triste situacion.... a mi en su situacion tb me hubiera sentido así...
pero aun así, me gustó.
Salu2

Wycherly dijo...

Bueno despues de no saber esperar ya no digo entender las cosas se van estableciendo.

saludos aldabra.

nandara dijo...

En ocasiones una palabra, una frase, se convierte de golpe en la puerta abierta al futuro. Consigue que abramos los ojos, que los oidos escuchen la realidad. Puede ser triste reconocerlo, porque a veces todavía pensamos que no es verdad lo que en el interior venimos intuyendo desde hace tiempo.
Entonces el futuro se convierte en presente y a vivir, fluir.
Creo que tomaste la decisión acertada.
Salud. :)

Aldabra dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Simplemente añadir como resumen del texto y de vuestras impresiones que:

A veces no basta sólo con querer. Hay que tolerar, comprender, perdonar, tener paciencia, respetar, escuchar, callar...

Biquiños.

David C. dijo...

ya era hora.

horabaixa dijo...

Hola Aldabra,

Más casualidad.

A veces, pasan cosas, sin saber por que. De repente núnca nada vuelve a ser como era.

Que frágil que es todo.

Bicos