miércoles, 29 de febrero de 2012

La historia feliz de Princesa y Elvis

 

clip_image002

Princesa nació de un padre corriente y de una madre corriente. Por eso ella también era una niña normal y corriente: flacucha, feúcha, pequeña, tímida, altura media, media melena. Sólo destacaba en ella su gran imaginación.

clip_image004

A Princesa le gustaban las naranjas.

clip_image006

Los globos.

clip_image008

El circo.

clip_image009

Los molinos de viento.

clip_image011

El mar, los faros, la playa, tomar el sol. Y leer.

clip_image013

Disfrutaba enormemente metiéndose en la piel de otros personajes. Y soñando que un día, unos príncipes de países remotos y muy ricos, se batirían en duelo por conseguir su amor.

clip_image015

Y aquel que lo ganase sería bendecido por el padre de Princesa, por siempre jamás.

clip_image016

Fueron pasando los años.

clip_image018

Y Princesa se fue haciendo mayor.

clip_image020

Y entonces llegó a su vida la música. ¡Cuánto soñaba Princesa con aquellas melodías!

clip_image021

Algunos días volvía loca a su madre, cantando a voz en grito, por toda la casa: All you need is love.

clip_image023

Y otros días se encerraba en su habitación, mientras imaginaba que ella era Suzanne. Y lloraba. Y lloraba. Cual plañidera vestida de luto de los pies a la cabeza.

Circunstancias de la vida hicieron que durante una época, Princesa se pusiera muy muy triste:

La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar;
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

—«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—;
en caballo, con alas, hacia acá se encamina,
en el cinto la espada y en la mano el azor,
el feliz caballero que te adora sin verte,
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,
a encenderte los labios con un beso de amor».

Aquí todo el poema de Rubén Darío

clip_image024

¡Su mundo había dado un vuelco tan grande! Todo estaba del revés y aunque siempre que podía se vestía de rojo [su color preferido] para aliviar su pena, no conseguía salir de su estado de tristeza permanente.

clip_image026

Así, perdida en un laberinto, la encontró Elvis, que aunque era, como Princesa, un hombre normal y corriente, también era todo lo contrario a ella: fornido, atractivo, grande, sociable, muy alto y sin pelo.

clip_image028

Que destacaba por su gran bondad y por su capacidad para sorprenderla en cualquier momento y arrancarle una sonrisa.

clip_image029

Justo en el momento en que Princesa estaba a punto de caer en el abismo, Elvis, sostuvo su mano y ya no volvió a soltársela.

Fue ahí en ese instante, en que sus miradas se cruzaron, cuando Princesa sintió que podía confiar en Elvis plenamente. Y su corazón dio un brinco.

clip_image030

Se hicieron novios. Era inevitable.

clip_image031

Y salieron de excursión.

clip_image032

Conocieron juntos nuevos lugares.

clip_image033

Y pasearon juntos bajo la lluvia de mayo.

clip_image034

Hasta que un día Elvis tuvo que partir. Y Princesa, triste y abatida otra vez, calmó su pena escribiéndole muchas cartas.

clip_image035

Cuando Elvis regresó de su largo viaje, los dos se deseaban mucho. Era inevitable. Y comenzaron a jugar al amor.

clip_image036

Princesa le mostró a Elvis sus encantos más ocultos, los que nunca antes había desvelado a nadie.

clip_image037

Y Elvis, a su vez, enseñó a Princesa divertidas y atrevidas piruetas, pues sabía cuánto le gustaba a Princesa jugar al circo.

clip_image038

Mientras la historia de los dos se iba escribiendo, fueron muchos los que partieron de su lado, por un tiempo o para nunca más volver.

clip_image039

Pero también llegaron personas nuevas. Y llegarán más.

clip_image040

Fuera como fuera, Princesa y Elvis, siempre intentaban disfrutar con los que estaban a su lado. Sin hacer planes a largo plazo. ¿Para qué?, se preguntaban.

Porque ellos no saben lo que pasará con sus vidas.

clip_image042

Es más, nadie lo sabe. Nadie sabe qué pasará con Princesa y con Elvis.

Lo que importa es que AHORA, EN ESTE MOMENTO, ellos son felices y comen perdices.

clip_image043

Así es,

……………………………………….

Las ilustraciones son de Paloma Valdivia, la descubrí gracias a Milu, del blog A media voz hoy M-L.

Hace unos días vi una ilustración suya en el blog de M-L y ya me quedé prendada. Visité su blog y me dije: “Pues con todas voy a hacer una historia”, es decir, en este caso fueron primero las ilustraciones y después el cuento.

32 comentarios:

Dilaida dijo...

Pues te ha quedado fenomenal. Me gusta mucho.
Bicos

Luisa Horno D dijo...

Querida Aldabra: has hecho una obra de arte. Y me he identificado en tantas cosas con lo que cuentas!...
Besazos

Milu dijo...

GENIAL. Estupendo este cuento . Me ha encantado.
Ya veo que Paloma Valdivia te ha enamorado. Es de las mejores.
Repito: Genial

Besos, sirenita

Manolo dijo...

Paloma es una artista con una gran ternura y tú no le vas a la zaga en cuanto a imaginación.
Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Bravo!!!

Genia, genial y genial.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Las ilustraciones son magníficas. Sobre todo, sobre todo, me gusta que Princesa y Elvis sean normales. Como tú. Como yo. Por eso aun me queda esperanza.
Besos.

zeltia dijo...

las ilustraciones son entrañables,
como tu cuento,
como tú.

Alma en el verso dijo...

Precioso la historia y su mensaje de que hay que disfrutar de las personas que tenemos a nuestro lado y de vivir el momento presente. Muy bellas las ilustraciones.
Un cordial saludo

Myriam dijo...

Estupendas ilustraciones. Muy originales y con un rasgo de ternura.
Así da gusto escribir cuentos ¿No?
y encima con buena moraleja.

Besos redondos y plebeyos.

galmar dijo...

Mencanta!! :)) y Leonard Cohen con coloretes es increíble! Me has contagiado una grandisísima sonrisa :))) gracias! :) biquiñossss

o canto da lúa dijo...

Me han gustado mucho las ilustraciones junto con el cuento.
Te quedó muy bonito.
Un saludo.

Ms. Don't Care dijo...

¡ai! que divertido!
Dios! El poema me ha movido cosas aquí dentro, me ha llevado a hace ya muchos años, no se. Ha sido genial, te lo agradezco.
un besoo

Merche Pallarés dijo...

Iba leyendo tu estupendo cuento y pensaba ¿de quién serán estos dibujos tan graciosos? ¿Los habrá hecho Aldabriña? Hasta que he llegado al final y me has aclarado el misterio. ¡Enhorabuena a Paloma Valdivia! y a ti por tu imaginación acompañándolos :)) Besotes, M.

Ele Bergón dijo...

Según iba pasando por tu lectura e iba viendo las ilustraciones una pregunta me iba yo formulando¿De quén serán? Son magnificas así que mis felicitaciones a Paloma Valdivia y son muy apropiadas para este cuento de principe azul disfrazado de Elvis y de la Princesa que cree en él y que resulta que es mejor cuando deja de serlo.¡Cuántas tonterias nos han metido en la cabeza con esto de los principes azules y el amor!

Felicidades a ti también por el cuento

Un abrazo

Luz

Lunática Shop dijo...

Me ha encantado el cuento...y las ilustraciones son muy originales..ahora una pregunta indiscreta: Elvis, sin pelo?? Princesa que cae en sus brazos?? A quien me recuerda a mí?? jjjj

Lo importante es que son felices y comen lo toque jjj que las perdices todos los días son pelín indigestas

Besos obesos

Asun dijo...

Buuuff... No sé si voy a poder escribirte lo que iba pensando, porque después de escuchar la última canción tengo los ojos nubladillos y no veo muy bien el teclado.

Veamos, lo intento de nuevo.

Pues eso, que me ha gustado mucho el cuento —tan real como la vida misma—, las ilustraciones, y que me encanta la imaginación que tienes y cómo la plasmas en las letras.
Hale, pues ya lo escrito.

Un beso muy grande, Aldabra.

Belén dijo...

Joe qué bonitooooooooooo

Buah, Aldabra, me ha encantado!

Besicos envidiosos

Concha L. F. dijo...

E haberá algo co que ti non te atrevas?

Que se che conserve ben ese marabilloso maxín que tés! Así poderei pasar moooitos ratos agradables lendo as túa historias!

Bicos.

Abejita de la Vega dijo...

Un trabajazo de ilustración y enlaces...el resultado ha merecido la pena.

La princesa de la boca de fresa siempre me gustó mucho.

Besooos, biquiños.

Paco Cuesta dijo...

Lo has bordado. Felicidades, pero yo siempre pensé que la princesa iba en moto.

mariola dijo...

Estupendas las ilustraciones y estupendas la historia que las acompaña.
Precioso, Aldabra.
un besazo.

pancho dijo...

Una princesita feúcha, con imaginación ¡No puede ser que unos lo tengan todo a la vez!
Es la vida de adanes y evas y seres normales que pueblan los barrios y pueblos.

Un abrazo.

Tesa dijo...

Una maravilla de ilustraciones y el cuento genial. He disfrutado mucho, mucho, porque me encanta los cuentos bellos con personas normales y para personas normales.

Como no sé dibujar cuento historias mínimas a través de mis fotos.

Este rincón está lleno de creatividad.

Un beso,

Chus dijo...

Deseo de todo corazón que Elvis y Princesa sigan comiendo perdices, me ha gustado mucho tu entrada y las ilustraciones una pasada, biquiños y que siga volando tu imaginación

xenevra dijo...

Isto si que foi unha boa unión de facto. Matrimonio perfecto entre palabra e imaxe. Gostei moitísimo!!

Juanjo Montoliu dijo...

Impresionante las ilustraciones y precioso el cuento, con su final feliz y todo.

Besos.

Silvia dijo...

Precioso!!!! Me ha encantado!!!

EL pinto dijo...

MUy interesantes las ilustraciones.
La historia como la vida misma, tan sencilla como hermosa, la gente normal tiene ese empaque.
Besos

paideleo dijo...

Saiuche mallado.

Soros dijo...

Enhorabuena, Aldabra. Parece que las ilustraciones se hicieron para tu cuento.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Y que se puede decir más amiga que me lo he "tragao" de un "bocao"...

He ido correteando entre el texto y las ilustraciones, corriendo, dejándome llevar por ese ritmo tan fresco...A veces alegre, otras triste, pensativo, emocionado, cómplice...

Saludos a Elvis. Siempre pensé que aún seguía vivo...Y en realidad lo está y tanto que lo está.

Bicos

Chela dijo...

¡Genial!Eres la reina del relato. Has combinado muy bien,las ilustraciones (por cierto, ¡maravillosas!)con las canciones y sobre todo con tus propias ideas y fantasía. Lo mejor... ¡ese toque de modernidad!
¡Un diez!
Unha aperta.