viernes, 9 de enero de 2009

Monólogo de Reyes

cocinero

 

A una madre como la mía, una de esas tantas madres dedicadas, abnegadas, entregadas, obsesionadas por nuestro cuidado, etc., nunca se le debe de decir cosas tales como:

- ¡Que bonito! ¿Dónde lo compraste?

- Parece muy práctico.

Error.

Horror.

Porque de la noche a la mañana te puedes ver envuelta en una nube de utensilios y cosas en general que maldita la falta que te hacían porque tú te las arreglas muy bien solita, haciendo tus propias compras de las cosas que realmente quieres y necesitas.

Y más nube de cosas te pueden caer si lo que se festeja es el Día de Reyes. Ese día ya es el "despiporre" total. 

Mi madre ya sabe que yo no festejo el Día de Reyes pero a ella le da igual. Como dice un refrán: Madre no hay más que una y en mi casa mando yo... ejem, ejem...

Vale, en algunas pequeñeces mi madre impone su criterio y yo la dejo. Más me vale, la verdad, o de lo contrario me tocaría discutir con ella hasta el día del juicio final. Y no compensa. Hago como que tiene razón y a otra cosa mariposa o si te he visto no me acuerdo o este cura no es mi padre.

Pues el caso es que el Día D (Reyes), a la Hora H (12 horas), en la cocina de mi casa, me las tuve que ver con una enOrme bolsa de papel de navidad, con dibujo de Papá Noel incluído, llena de pequeños paquetes de diferentes colores y con más motivos navideños.

¡¡Que nervios!! Ni se lo imaginan.

Y empieza la tómbola, el festival de premios: ¡¡Que alegría, que alboroto, me ha tocado el perrito piloto!! 

No, no me ha tocado el perrito piloto pero casi. Me ha tocado... Tachán, Tachán...

¿Están preparados?

1º. Un exprimidor de mano de acero inoxidable de la mejor calidad. Yo ya tengo en casa un exprimidor eléctrico y una licuadora pero nunca se sabe lo que a una le puede hacer falta. Igual un día a las 3 de la mañana se me ocurre levantarme para hacerme un zumo de naranja y pomelo y así pues, como que con este exprimidor manual, no hago ruido.

2º. Una pala de madera para la plancha. Tengo ya unas 445 palas de todos los tamaños y medidas pero la que me regaló ahora mi madre es mucho más mejor, ¡donde va  parar! Es de una madera buenísima.

3º. Un cocinero de tela para meter las bolsas plásticas. El invento del siglo, dijo mi madre, orgullosa de sí misma por poder hacerme a mí partícipe de su dicha.(Véase fotografía superior. Le he añadido nieve a la foto para que haga más bonito).

4º. Unos pantys negros con un dibujo muy discreto que van bien con cualquier faldita. Y fíjense, con los pantys acertó plenamente porque unos pantys nuevos en la recámara, nunca vienen mal.

5º. Y último. Es el regalo que más me ha cautivado. Una manopla ecológica para limpiar el polvo, de color naranja como mi blog. Claro que mi madre acertó en el color de casualidad porque a mi madre eso del blog le queda lejos. La cosa es que a mí la manopla me da un poco de "yuyu" porque  en las instrucciones dice que tiene captura de polvo por infrarrojos, deslizamiento láser, "guaterpruf", guaterresistant" y mirada telescópica. ¡Es que con tantas cosas es como para tener miedo, no me digan! Fíjense, ya estamos a día 10 y todavía no he reunido el valor suficiente para probarla porque ¿y si la manopla me arrastra por toda la casa como un juguete diabólico y no me deja en paz hasta que no quede ni una mota de polvo?

No sé. Llevo tres días de pesadillas y sigo sin tener claro el tema éste de la manopla.

Y es que las madres no se enteran, al menos la mía. Porque yo no quiero sacar el polvo. El polvo está bien donde está. Lo que de verdad quiero es... Acérquense un poco que no quiero decirlo muy alto: "Lo que quiero es echar un polvo".... Schtssss!, no se lo digan a nadie. Sé que está mal porque una es muy decente pero la carne es débil. ¡Y con este frío que hace! ¡Que digo frío! ¡Con la nieve que se está cayendo!... Dos cuerpecitos así... calentitos... Uhmmmm!... No sigo que me enciendo.

Pero claro, yo ésto a mi madre no puedo decírselo. No puedo tirar por la borda tantos años como los que ha empleado en hacerme un pedestal a la medida de mis milagros y reconocimientos públicos. Jamás me lo perdonaría. Porque para ella soy la mejor.

Santa Aldabra del Norte.
Ruega por nosotros.  

 

.......................................................................

¡Que ya me he acordado del refrán!
Madre no hay más que una y a ti te encontré en la calle.

 

.......................................................................

Foto: Aldabra

.......................................................................

21 comentarios:

Carlos dijo...

Aldi, menos los pantys, todo lo demás que no uses (incluida la manopla sacapolvo) me lo envuelves y me lo mandas a casa.

Ya veré como retribuirte, que leyendo tu post se me han ocurrido algunas ideas, (hala, hala, fuera el demonio de mí). jajaja.

Beso mago.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

No seas desagradecida... ya sabemos las mamis quieren lo mejor para nosotros...verás...y tu como te portas o te portarás con tu descendencia...mira que dicen que de tal palo...tal Aldabra....besos

TOROSALVAJE dijo...

Espero que tu madre no lea el blog porque le va a dar algo...

Besos.

Wycherly dijo...

Jjajaj se parece a una que yo conozco...
y nada a hechar el polvo q mas da

saludos!

jg riobò dijo...

Suerte por la de regalos, !y de tu madre!.

Titajú dijo...

¿Has pensado en montar un "todo a cien" un poco especializado?
Te vas a forrar.
Si quieres, te paso una bandeja de horno de color verde que me regalaron por Reyes mis suegros el primer año de casada, y que aún no he estrenado (hace once años). Si rebusco por ahí, recuerdo un azucarero de cobre y cuencos varios.

guillermo elt dijo...

Joder!, joder!!... Joderrrr!!!... Mal yuy-yu eso de la manopla "quita-polvos"... Quita, niña!... Esa manopla lejos, muy lejos, que le quite los polvos a otra... vale??? Y no se la mandes a Carlos, si no quieres tener un eemigo... Y el que avisa no es traidor. Mejor la incineras y esparces las cenizas entre el campo y la mar... bueno, por si intentan juntarse, tb. echas un poco en la montaña. ;))

Besicos.

horabaixa dijo...

Hola Aldabra,

Me has hecho reir. Y me has recordar a mi madre. Aunque después de tantos años, ya casi, casi, me hace caso. Pero no te creas, siempre me sorprende.

En lo referente al polvo, coincido plenamente contigo.

Bicos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Nunca discutas los regalos de una madre...
Besos.

Lobadiz dijo...

Que mala! Que mala! Que mala!
Jajajja, no me esperaba nada así! Qué estraño!
No te gusta reyes? Lo sé, es una mala costumbre, pero... con lo bonita que es la ilusión, yo fui a ver la cabalgata y nunca había visto a Turrón así de embobado! Que tuvo que darle la mano a Baltasar, sino no callaba! A que esas cosas si que son bonitas!? :D

La verdad es que las medias son lo que más molan! :) Y el polvo... el polvo es sagrado xDDD

Hay que sonreirle a mamá con lo que te regale! A mi me regalo un pato que canta!

De verdad no te hizo ilsuion ir abriendolos uno por uno? :D Aunque despues no te sirvan de nada...?


Saludoooos! :D

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Yo me quedo con esa manopla naranja, radioactiva, con vida propia, teledirigada por una mente divina, escondida en una galaxia perdida de un planeta imaginario, lejano...

Me la pido. Estoy seguro que me la pongo, trazo con mi mano enmanoplada un amplio círculo de manera lenta....muyyy lentaaa, mientras digo OHMMMMMMMM
y seguro que pasa algo.

Para finalizar, si te sirve de consuelo, mi madre es igual.

Y sobre lo del polvo...¿qué es eso?......

Venga ánimos, y,

"Qué la fuerza de la manopla te acompañe....".

Isaac González Toribio dijo...

Todas las madres son iguales,¡válgame dios!!!. Bicos

David C. dijo...

ji ji a mi tampoco me quedó claro.

Adela dijo...

Me has hecho reir un rato con toda la retaíla de cacharros variados de tu madre... El muñeco para reciclar las bolsas de plástico no tiene desperdicio, ja.ja.

Tómatelo por el lado positivo: al fin y al cabo el valor de un regalo es más el cariño y el esfuerzo que esa persona te ha dedicado que el regalo en sí.

Desde luego, tu madre no estará al día de blogs pero de bazares chinos es la reina...

Besos

Aldabra dijo...

Buenas noches, amigos... como véis ando a saltos... antes actualicé, ahora contesto los comentarios y si tengo todavía ganas me pasaré a leer vuestros blogs y si no mañana es otro día.

Carlos: he pensado mucho en tu ofrecimiento pero me pasa como con la manopla, no veo claro como puedes retribuirme... no sé... je je

Manuel: pero si todo es broma, hombre, que yo a mi madre la quiero mucho, es verdad que me desespera a menudo pero como todas las madres... igual que le pasa a mi hija conmigo... todo el día oigo: "pero que pesada eres mamá"... es así la ley de las madres... je je je

Toro: no lee el blog, menos mal... aunque si le leo mi texto seguro que se reiría conmigo... bueno, eso creo... je je je

Wych: es que muchas madres estamos cortadas por el mismo patrón.

jg riobó: lo bonito de los regalos siempre es la intención y el acordarse de uno...

Titajú: La tienda de Aldabra, donde podrá encontrar un producto para cualquier cosa que necesite...

Guiller: el caso es que ya conseguí probarla y me veo muy simpática con ella... ya verás... que se me acaba de ocurrir una cosa...

horabaixa: de eso se trataba, mujer, de echarnos unas risas... porque yo también me reí bastante mientras escribía...

Pedro: no, si no dicuto... nada más lejos de mi intención... me encanta todo...

Lobadiz: verás, cuando era más joven seguía toda la parafernalia, sobre todo por Senia, la llevaba a la cabalgata y hacía las mil y una... pero ahora... creo que hay más materialismo en esas fechas que nada... no puedo creer, lo siento... pero me parece estupendo que mucha gente tenga ilusión sincera... es bonito... así que disfruta...

Genji: "que la fuerza de la manopla te acompañe a ti también"... te trasmito energía manoplil desde ya...

Isaac: yo no, no quiero ser igual... no quiero ser una madre de esas... me niego... je je je... bueno, creo sinceramente que no lo soy...

David C.: lo importante es habernos reido unos minutillos.

Adela: ¿a qué es monísimo?... y como dije más arriba, claro que sí, lo importante es la intención... mi madre (y mi padre también) me quieren mucho, igual que yo a ellos.

Biquiños a todos y muy buenas noches.

Carlos dijo...

Especícamente me refería a interceder con tu madre para que no volviera a regalrte tales cosas.

Pero mujer, que has pensado, que io sono un caballero. :) jajaja.

Beso.

(ponme a tu madre al teléfono)

irene dijo...

Me encantas tus reyes, bueno, no los reyes en sí, me encanta tu forma de contarlos, en cuanto a la manopla... ¿qué decirte?, quitar..., poner..., en este caso, el orden de los factores, sí altera el producto.
Biquiños, Aldabra.

BIPOLAR dijo...

Así se te va a quedar... inoxidable... pero no te preocupes, con los años, deja de importar... JAJAJAJA

Un beso...

(ese refrán tiene un lado todavía peor... cuando la madre es la del otro... glubs, entonces sí que dices, ¡menos mal que sólo hay una!)

Otro beso

Juanjo dijo...

Yo de ti no daría ideas, que el año que viene te apunta a una página de contactos, jajaja.
Ay, Aldi de mi vida, cuánto escribes y qué poco tiempo tengo yo para visitarte.

Muy divertida la entrada.

Besos.

Aldabra dijo...

Carlos: eso, eso justito es lo que yo pensaba, que ya sé que tú eres un caballero, faltaría más... jijiji

Irene: Me alegra que te hayas divertido un ratillo.

Bipolar: tienes razón, tardaré mucho tiempo en estrenar el exprimidor... je je je y sólo tengo una madre, una solita, ya me entiendes.

Juanjo: pues que no te preocupes, que cuando vienes siempre eres bienvenido y mis entradas se quedan por siempre jamás en el blog, ya que no tengo intención de borrarlo...

Respecto a escribir... muchas de las cosas que publico llevan escrito años y otras salen del horno en el momento del post... de todo un poco.

Besitos grandes a todos.

Zeltia dijo...

jajaja
me has hecho reir
qué bonitos todos esos regalos que uno no sabe donde meter!
y con lo del polvo qué envidia!
tu tienes a congo,
y yo me los tengo que currar
(los buenos polvos, digo, por que de los que "encuentras en la calle", no molan)