miércoles, 14 de enero de 2009

Sin querer

8410873-lg 

"Les tables de café" - Gunnar Vahrt

 

No le gustaba escuchar las conversaciones ajenas pero debido a que en aquella cafetería estaban las mesas demasiado pegadas, no pudo evitar oír gran parte de la conversación que mantenían aquellos dos hombres de mediana edad, sentados en la mesa contigua a la suya:

- Entonces ¿Por qué has vuelto con tu mujer? Es que no lo entiendo.

- Si soy sincero volví por su constancia, por mi pena y porque quise creer en sus palabras de que todo iba a cambiar.

- Estás arrepentido?

- Dificil contestación... No puedo contestarte. Sólo trato de vivir el día a día sin hacerme demasiadas preguntas. Sigo, simplemente. Sé que pocas cosas han cambiado pero mi tiempo todavía no ha llegado. Digamos que me he resignado, por el momento, a vivir así.

- Eso es muy jodido.

- Lo es.

Aquellas palabras prendieron mecha en su cabeza y ya no podía pensar en otra cosa: su insistencia, mi pena…

De pronto se imaginó la vida de aquella pareja. El tenía cara de buena persona y un aspecto físico cuidado. Fumaba y en su cara había un toque de resignación que no ofrecía dudas pero al mismo tiempo se veía una ligera chispa en sus ojos que sería su refugio para olvidarse de lo que le hacía infeliz. Eso era al fin y al cabo lo que hacíamos un poco todos ¿Por qué se habría ido de casa?... Porque si había vuelto sería porque todavía la quería lo suficiente como para luchar un poco más, aunque fuera a costa de renunciar a muchas cosas ¿O habría vuelto por miedo? Muchos no abandonaban sus vidas del todo por miedo.

Y siguió escuchando un poco más.

- Cuando estaba solo era feliz simplemente porque vivía en paz. Ella me asfixiaba, me atosigaba tanto que no tuve otra opción que irme. Era un tormento. Broncas continuas… día tras día y noche tras noche. Celos absurdos. Ya no manteníamos relaciones sexuales.

- Pues no lo entiendo.

- Los sentimientos son muy complicados. A veces te sientes solo, no tienes quien te dé ese pequeño empujón, esa persona que te ayude a volar, que te diga: “Adelante, hazlo. Puedes contar conmigo”. Podrían haberlo hecho mis hermanos, mis padres, tú mismo si me hubiera desahogado contigo... Pero, ya sabes. En general, las personas somos reticentes a los cambios, no queremos que nada perturbe nuestras vidas... por comodidad... por no salir salpicados. Ha sido un poco de todo.

- Debiste haber confiado en mí. Te habría apoyado en tu decisión, cualquiera que fuese.

- Me estás ayudando ahora escuchándome. Gracias.

- No hablo de ahora, hablo de esos momentos.

- Ya soy mayor para tomar mis propias decisiones y cada uno tiene sus propios problemas.

- Pero los amigos estamos para las duras y las maduras ¡Joder! Parece mentira.

- Bueno, ya pasó.

- En fin, tú ya sabes que…

Podía sentir su pena. Parecía sincero. Había tanta melancolía en su voz... Se presentía que la había querido mucho, que todavía la quería.

Le entraron ganas de levantarse, acercarse a ese desconocido y decirle algo como: “No te conformes, aún estás a tiempo”.

Y sin querer se cruzaron sus miradas. Ella le sonrió y Él le devolvió también la sonrisa. En su gesto había ternura y complicidad, como si intuyese que ella les había estado escuchando. Fue sólo un instante, un instante en el que ella intentó transmitirle lo que sentía por dentro.

La amiga que estaba esperando entró en la cafetería, se aproximó a la mesa y su mente volvió a la realidad con los dos besos ruidosos que le estampó en la cara. Era muy cariñosa. Al poco rato ya estaban hablando de cosas de la vida cotidiana: el trabajo, los hijos, la familia…

Pero tardaría tiempo en olvidar aquella cafetería, aquellos dos hombres, aquella conversación y la complicidad que existió por un instante con aquel extraño.

 

....................................................................................

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Conoces la esencia humana como nadie.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

hay decisiones en la vida que solo las hemos de tomar por lo que nos diga nuestro interior... cuando nos dejamos llevar por el consejo ajeno, nos podemos equivocar y reprochar...saludos

horabaixa dijo...

Hola Aldabra,

Como lo haces para tocar temas "cercanos", por decirlo de alguna manera. Existe la telepatia?

Sabes lo peor de lo que narrabas, que a veces quieres querer a quien crees que debes querer. No deja de ser una variante del miedo.

Un bico muy fuerte.

Carlos dijo...

Muchas veces se vuelve más por cansancio que por amor, pero quienes somos nosotros para juzgar a nadie.

Beso.

guillermo elt dijo...

Un retalico de conversación. Momentos para un café amigo. Desahogo. Autoafirmación. Recapitular y recapacitar. Luchar por lo que uno quiere sin infantilismos. Actuar en consecuencia. Tomar una decisión y responsabilizarse de ella sin culpar a nadie.

Besicos.

adela dijo...

Seguramente esa complicidad momentanea que encontró en ti hacía tiempo que la perdió con su mujer... y por mucho que vuelva difícilmente la recuperará.

Cada vida es una historia y cada historia un mundo, cada cual sabe el porqué de sus decisiones en la vida y debe ser consecuente.

Besos,

d2 dijo...

Siempre me sorprendes, pero cuando te da la gana eres genial. El relato es magnifico. Me ha encantado. Millón de gracias

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

A veces nos parecemos a esos paracaidistas que ensimismados, tardan mucho tiempo en tirar de la anilla y cuando lo hacen es demasiado tarde...

Me he visto reflejado en la mujer del relato, pero yo a diferencia de ella si que intento meterme en las conversaciones de esos pequeños cafés. Sin que se note, sin parecer cotilla, (aunque lo sea) pero al escuchar imaginamos y nos montamos nuestros argumentos, y tomamos partido...

La vida es el mayor reality que existe, sólo hay que salir fuera y encender la tele.

Bicos amiga¡¡

BIPOLAR dijo...

las relaciones son muy complejas... no es todo lo que parece.

TOROSALVAJE dijo...

Te encontraste un alma gemela.
Eso ocurre raras veces pero cuando sucede nos damos cuenta de inmediato.

Besos.

Belén dijo...

Pues no entiendo cómo se puede volver con alguien que te mata, pero no estoy preparada yo para comprender el amor... aún no lo he sentido...

Besicos

entrenomadas dijo...

HELLO!!!
Yo intento entender la esencia humana, pero me cuesta, es tan difícil.

Me gusta del texto que sabes bien de lo que hablas y eso transmite realismo y vida.

Besicos y AUGURI!!!!

Marta

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

en efecto: los sentimientos son muy complicados

Bambú Blanco dijo...

Hay miles de pequeñas complicidades cotidianas...me ha encantado ver una reflejada.
Besitos.

jg riobò dijo...

Es mejor dejarse llevar por el sabio de nuestro cuerpo.

irene dijo...

Qué triste es esa historia que se repite tantas veces, cuántas parejas siguen debido a la costumbre, qué pena de vidas casi perdidas, vidas de personas que son buenas, que no tienen intención de hacer daño, maldita convivencia, qué difícil es.
No me había fijado en lo bonita que eres, sirenita.
Un beso, Aldabra.

Anónimo dijo...

Lamentablemente, las decisiones que se toman no siempre se basan en el convencimiento interno, sino en circunstancias, sentimentalismos y miserias de las relaciones que se saben rotas. Lo peor es caer en la trampa una y otra vez, y despertarse a la mañana siguiente de cada crisis horrorizados porque seguimos en el mísmo círculo vicioso... Si es que ya está bien de sufrir y no tiene solución y lo sabes.... Coge el primer avión a cualquier parte (lo suficientemente lejos para que no te sigan) y ESCAPA!!! Deja que pase un tiempo, dá tiempo a escapar al otro también. Mira hacia atrás, no te arrepentirás. Ya saliste del círculo, y nadie podrá ya encerrarte en otro. Por lo menos en el mismo, ya no. Versionando "expediente X": "LA FELICIDAD ESTÁ AHÍ FUERA"

Aldabra dijo...

Anónimo: creo que un poquito sí que la conozco... las experiencias hacen mucho.

Manuel: de acuerdo contigo, es tan difícil ponerse en la piel de alguien que a veces es mejor no aconsejar.

horabaixa: hablo de temas de los que creo conocer... y más que telepatía supongo que es casualidad... este relato lleva escrito varios años ¿por qué lo he publicado ahora y no antes o en el futuro? ¡vaya usted a saber!...

no se puede elegir a quien querer, es el corazón quien decide... es una verdad como un templo... y el que quiera pensar lo contrario se engaña... es mi modo de verlo.

Carlos: no me gusta juzgar sobre ningún tema y menos sobre éste... porque sería imposible acertar.

Guiller: Abrir los ojos, actuar en consecuencia, luchar, buscar una vida nueva.

d2: gracias por tus halagos, como siempre, te pasas un poquito... je je je

el sueño de Genji: aceptar la realidad en determinadas ocasiones es dificil... produce vértigo...

Bipolar: y tan complejas que son, hija, a mí me lo vas a decir.

Toro: me gusta tu modo de entender esa complicidad porque lo veo como tú... tenemos muchas almas gemelas a lo largo de nuestra vida y no sólo en el amor.

Belén: se puede volver con alguien que te mata y más, Belén... ¿por qué si no pasan las cosas que pasan?

entrenómadas: sinceramente creo que el texto es muy realista, esa conversación la puede escuchar cualquiera... no voy a decir más porque no quiero desvelar secretos.

Pedro: creo tú lo sabes bien, tengo la impresión.

Bambú Blanco: esas pequeñas complicidades a veces nos dan mucho que pensar.

jg riobó: ¡que gran verdad!... al final es siempre el que decide... uno aguanta, aguanta, hasta que el cuerpo revienta, entonces uno sufre un ataque de ansiedad, un infarto, una úlcera... es el detonante.

irene: es que la vida real es triste en muchas ocasiones, irene.
y gracias por parecerte bonita... je je je

Anónimo: ¿Sabes qué pienso? Que sólo tenemos una vida y hay que aprovecharla bien. Hace años tuve que tomar grandes decisiones y me costó mucho pero aprendí que nuestra vida puede ser larga o durar tan sólo un momento. Por eso siempre que me encuentro en una encrucijada me digo: ¿Y si mañana fuera a morirme, qué haría? Y eso es justo lo que intento hacer. Es lo único que me sirve. Sopesando muchas cosas, claro está, no sólo pensando egoistamente en mí misma. Hacer lo que me dicta el corazón. No puedo actuar de otro modo porque soy de las que me enfermo si no vivo de acuerdo con mi yo ás profundo.

biquiños a todos y que tengáis un buen fin de semana.

Mattín Bolívar dijo...

El texto me parece tan real que creo haberlo vivido de verdad. Muy buenos. Biquiños desde Asturias.