martes, 13 de enero de 2009

De lunares y otras hierbas

37859259_b6e14b93f7 

"Nina" by Backjumps (Flickr)

El hecho de que tuviera un lunar, en el dedo meñique de la mano derecha, no le pareció importante.

A él, lo que de verdad le gustaba era que en el verano, se pusiese a dar volteretas en la playa, sin importarle la gente, tan desenvuelta como si fuera un niña pequeña. 

Tenía 45 años pero nadie se los echaba.

 

..................................................

12 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

las apariencias engañan.. y mucho...em el fondo ese niño que llevamos en el interior de vez en cuando sale...saludos

Belén dijo...

Es que a nadie le importa la edad de las niñas de la playa...

Besicos

TOROSALVAJE dijo...

Que suerte.
Eso es ser joven siempre.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Que siga haciéndolo

Anti-Yo dijo...

en todos los adultos vive el corazón de un niño, sólo depende de si esta despierto o dormido...

bsos

jg riobò dijo...

No hay que ser niño para dar volteretas en la playa.

Elena dijo...

A mí tb me encanta hacer el tonto en la playa... Tenga la edad que tenga...
:)
Y tb tengo un lunar... pero en el dedo corazón de la mano izqda....
Un beso

Titajú dijo...

Todavía, a mis cuarenta años, soy capaz de ir saltando charcos tan feliz, pero siempre fui incapaz de dar volteretas.
Qué envidia.

Fortimbras dijo...

Yo tengo 80 y todo el mundo me echa 79.

horabaixa dijo...

Hola Aldabra,

En serio la edad importa?

Bicos

BIPOLAR dijo...

se me ocurren dos cosas:
una, el lunar significaba algo esotérico.
dos, aventuraba un cáncer.

Aldabra dijo...

me alegra que penséis como yo, que la edad no importa.

biquiños y buenas tardes a todos.