sábado, 31 de enero de 2009

Obsesión



No podía dejar de pasear por el pasillo como una posesa: arriba, abajo, arriba, abajo, mientras mil ideas luchaban desordenadamente en su cabeza. De entre todas una era la que más sobresalía: “Llámale... no seas tonta.”Encendió un cigarrillo, igual así se tranquilizaba un poco. Tenía que olvidar, aunque sólo fuera por unos instantes, aquella obsesión que estaba a flor de piel todo el día, la devoraba por dentro... No la dejaba vivir.Sólo conseguía un poco de sosiego al oír su voz cada mañana por las escaleras del edificio donde trabajaban juntos, o cuando jugaba a las excusas para tenerle cerca y así poder bucear a gusto por sus ojos, tratando de adivinar si él sentía lo mismo o algo parecido. Es que él era como una enfermedad. Sí, esa era la palabra exacta que resumía todo lo que estaba sintiendo.Se sentó en la mesa de la cocina, su lugar preferido para hablar por teléfono y marcó su número con el corazón acelerado y un leve temblor en las manos.

- ¿Está Tomás?

- Ahora le aviso, ¿quién le llama, por favor? –tal vez era su hermano el que contestaba.

- Una amiga.

- Tomás, al teléfono – dijo el desconocido.

- ¿Diga? –contestó Tomás.

- Hola, soy...

- ¿Laura? –dijo su nombre con sorpresa.

- No te enfades, por favor. Necesito hablar contigo, oírte.

- Laura, ¿qué quieres?, contestó Tomás un tanto malhumorado.

- Perdón, colgaré.

- No, no lo hagas. Espera. ¿Cómo te encuentras?, dijo Tomás un tanto más comprensivo.

- No sé que me está pasando pero no puedo soportarlo. No dejo de pensar en ti. Quiero vencer los pensamientos que me asaltan pero me pueden. No quiero hacerte daño. Tú sabes cuanto te aprecio. Pero me siento morir.

- Laura, Laura – contestó Tomás en un tono más íntimo y tierno. ¿Qué estás diciendo?

- ¡No sabes como te deseo!

- Laura, olvídalo.

- No quiero. Te deseo, Tomás.

- Laura -respondió Tomás, susurrando su nombre.

- Dime lo que llevas puesto en este momento.

- Laura, no me pidas eso.

- Dímelo. Necesito saberlo –dijo Laura empleando su tono más convincente.

- Llevo puesto el pantalón vaquero negro y la camisa de cuadros verde y granate. La misma ropa que llevé a la oficina esta mañana.

- ¿Llevas puesto el cinturón?

- Laura, estás loca.

- Contéstame, dijo ella en el tono más firme que encontró.

- Sí.

- ¿Y sabes que voy a hacer ahora? Desabrocharte el cinturón muy despacio. Ya está.

- Esto es una locura. Dime lo que llevas puesto tú -dijo Tomás nervioso.

- Sólo llevo puesto el albornoz. Me iba a dar un baño.

- Dime cómo es.

- Es blanco, con capucha.

- Desabróchatelo para mí.

- Ven a darme un beso primero.

- Me gusta como hueles... uhhhm!

- Voy a desabrocharte la camisa despacio, un botón, otro botón... Me pongo de puntillas para darte un beso en el cuello... Tú también hueles muy bien. Tu olor me resulta familiar. Bien, bien, ya están todos los botones, uhhhhm. Tu piel es tan suave como me la imaginaba.

- Yo también te he imaginado muchas veces... También te he deseado como te estoy deseando ahora.

- Sácate el pantalón. Desabróchate los botones despacio. Quiero verte.

- ¿Sabes una cosa? ¿Sabes por dónde te estoy besando ahora?

- ¡Oh, no! Lo siento, los niños se han despertado. Tengo que colgar ¡Mierda!

- ¿Laura? ¿Laura?

Laura se despertó con el ringgggggg del despertador. Estaba sudorosa y arrebolada. La manta estaba tirada en el suelo y las sábanas completamente enrolladas la una con la otra. Y lo primero que pasó por su mente al poner los pies en la alfombra para levantarse de la cama fue una pregunta:

¿Por qué habría soñado con él?


27 comentarios:

Aldabra dijo...

Este texto también es uno de los que publiqué al comienzo del blog y que no tiene comentarios. Aprovecho para dejarlo ahora, como hice con los anteriores y como tengo pensado hacer con alguno más que queda por ahí.
Que tengáis una buena tarde-noche de sábado.
Biquiños.

TORO SALVAJE dijo...

Se merecía una segunda oportunidad el texto.
Escribes muy bien.
La idea, la construcción, los diálogos. Todo está muy bien.
Te felicito.

Besos.

Soledad dijo...

Hola guapa, ya puedes ver las fotos de las muñecas que me enviaste en mi blog de muñecas y la entrada también en este blog de soledad.

http://munecas-dolls.blogspot.com/

http://soledadbuscada.blogspot.com/

MUCHÍSIMAS GRACIAS POR LAS MUÑECAS, ME HAS HECHO SUPER FELIZ

MUAKSSSSSSSS UN BESAZO GRANDE E INMENSO Y MUCHOS ABRAZOSSSSSSS

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Este me gustó más qu el otro, más hilado, y muy bien llevado a su fin..saludos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué extraños son estos deseos que nos asaltan a veces. ¿Qué es mejor, dejarlos dentro o sacarlos y arriesgarse? No es tan fácil la respuesta como parece.

Wycherly dijo...

Hola aldabra voy de prisa porque estoy en el D.f , CIUDAD DE MEXICO de vacacciones extraño leerte!


saludo y un abrazo!

Belén dijo...

Joe, si es que con sueños así yo no se como no se despierta malita... ais

Besicos

d2 dijo...

Gracias señora... Es una gozada leerla y una pean haberlo perdido en su memento. Un beso

Anti-Yo dijo...

bonito post... siempre hay q dar otra oportunidad a las cosas!! ahora no podras decir que no tienes comentarios!

salu2

Lobadiz dijo...

Oh Dios, siempre que suelo algo así pienso y repienso horas porque habría soñado eso. ¿Que mas dá el por que? Los sueños sueños son. pero que bonitos llegan a ser!
Te has dado cuenta de que a veces te acuestas enfadada con alguien , sueñas con esa persona, y a la mañana siguiente la perdonas sin pensar? A mi me sucede, no sé, es raro, se me pasan todos los malos sentimientos.

Aldabra, te he copiado poniendo una lista de los libros que voy leyendo este curso, espero que not e importe! Esque siempre los apunto en la agenda de clase, y me pareció buena idea ponerlos en el blog :)

UN besiño! :D Nila te da ssaludos tambien :)

jg riobò dijo...

Yo también reedito y doy otra oportunidad.
Los deseos dificiles de domar.

irene dijo...

Ay, los sueños..., el subconsciente es muy revelador, cuidadito con ese compañero, es un peligro, aunque puede llegar a ser maravilloso peligro, ¡quién sabe!
Un beso, sirenita.

Bambú Blanco dijo...

La verdad es que tus relatos son siempre sorprendentes!!! me hubiese molado que no fuese un sueño y que ella, llegase a hacer esa llamada de verdad :)
Besitos.

David Elías dijo...

Wow que buena historia. Aunque un poco húmeda. je je.

David C. dijo...

Upss firme con mi nombre. Saludos Aldabra. Gracias por tus comentarios.

guillermo elt dijo...

Anda, regaladiña... jejeje... cómo te gusta.
Besicos.

Verbo... dijo...

Amiga

que confabulación
entre el sueño y la imaginación.

Muy bueno ♥
Un beso.

Odiseo de Saturnalia dijo...

Los sueños se pueden repetir mas, tambien se pueden vivir.. no?

Decidme que sí.

Besos.

cuentosbrujos dijo...

Hola ilusionista: la vida es sueño y los sueños...
saludos brujos moza

Estela dijo...

Lastima que fuera un sueño,pero quiza se pueda volver realidad,
bonito realato me ha encantado.

Besos.

Paco dijo...

soñaste con él porque sigue estando ahí.

saludos

Camille dijo...

Aldabra,
Los dialogos vertiginosos, una lectura muy ágil. Me parece estupendo que le des una segunda oportunidad al post. Sobre todo para mi, que recién te acabo de descubrir...

Me ha sorprendido el final. No imaginaba que fuera un sueño...

Besos

PereGil dijo...

me gustaria enviarte unas fotos de sirenas y no se como hacerlo.

Abedugu dijo...

No está nada mal que recuperes estos textos para que los que no te conocimos al principio de tu andadura por los blogs, podamos disfrutar de ellos.
Es un buen relato.
Un saludo

Aldabra dijo...

Gracias a todos por pasaros. Os tengo un poco abandonados pero es por falta de tiempo. Esta semana se me han liado mucho los asuntos personales. Pero me pondré al día.

Toro:Me alegra que te haya gustado.

Soledad: como te dije en tu blog, ha sido un placer.

Manuel: pues me alegra haber acertado más.

Pedro: sí que son extraños los sueños, pero la realidad también es extraña... de hecho ¿quién te dice que esta historia no fue verdad y yo la convertí en sueño?

Wycherly: que disfrutes tus vacaciones.

Belén: es un sueño un poco... eso.

d2: Gracias a usted, caballero, es un placer que me lea.

Anti-Yo: estoy encantada con los comentarios, por supuestísimo.

Lobadiz: ya ví la lista de tus libros en el blog.

jg riobó: los deseos son indomables.

Sue: el "inconsciente" como yo le digo es muy traicionero... es como cuando queremos decir una palabra y nos sale otra porque igual estábamos pensando sobre ello para nuestros adentros.

Bambú: esa sería otra historia... y seguro que sería muy tórrida... al menos tal cual me la imagino... je je je... y como le dije a Pedro ¿y si fue verdad y yo lo convertí en sueño?

David: ¿húmeda?, no sé porqué lo dices :-)

Guiller: ¿regalada yo?, te voy a retar a un duelo y verás...

Verbo: una rima muy apropiada... gracias por venir a mi blog.

Saturnalia: se pueden vivir los sueños, por supuesto que sí... bienvenida a mi blog.

Cuentosbrujos: lo de ilusionista me ha encantado, que lo sepas, me da igual que luego Guiller me acuse de regalada... :-)

Estela: sólo yo conozco la realidad de esta historia y jamás la voy a desvelar... ¿seria verdad? ¿es inventada? ¿fue un sueño?...

Paco: ¿lo soñé de verdad? ¿o lo viví? ¿o me lo inventé? ¿o me lo contaron?

Camille: gracias por llegar hasta mi blog, leerme y por tus comentarios.

Peregil: En mi perfil figura una dirección de correo a la que puedes escribirme y enviarme fotos, por supuesto... me encantará ver esas sirenas.

Abedugu: Eso es lo que yo pienso.

Biquiños a todos, espero no haber dejado a alguien sin contestación.

Juanjo dijo...

Un deseo insatisfecho, supongo, y un relato que mantiene la tensión hasta el final.

Besos.

BIPOLAR dijo...

jajajaja me río porque para algún sueño de este tipo que he tenido, cuando he despertado he pensado... AGGGGG con ése, ¡SOCORRRO!!

(merecía la pena sacarlo del baúl de los recuerdos. A mí me gustan tus textos eróticos)