sábado, 11 de abril de 2009

Amores

 

Madre_e_hija 
"Madre e Hija" - Luís Carballo

 

Ayer te odié.

Sí, te odié más que ningún otro día. Y pensé en escribirte una carta. Desahogarme diciendo lo que nunca vas a llegar a oir de mi boca.

Tendrías que haberla visto llorar ayer por ti, por el padre que nunca has sido, por el cariño que nunca le has sabido dar. ¿Por qué no puedes dejar de lado tu orgullo herido y te comportas como el adulto que eres?. ¿Por qué no dejas de odiarme para poder quererla como se merece?.

Parece que has olvidado que un día nos quisimos tanto que decidimos tener un hijo. Y que llegó ella, pequeña, llorona, delgaducha… pero con muchas ganas de vivir. Hoy nos supera en altura y en lo que a ti respecta, en agallas.

Te has convertido en un mequetrefe que pretende solventar sus frustraciones con amenazas, con mentiras, dejándonos en ridículo allí donde llegan tus sucias palabras. Me das pena. ¿Nadie te dijo que el cariño y el respeto no se compran?. Ni siquiera en el Juzgado. Deberías pararte a pensar en tu vida de ahora. Y sobre todo pensar en ella que tanto te necesita.

Me gustaría poder llamarte y que habláramos civilizadamente, como deben hablar un padre y una madre para quienes lo primero es el bien de los hijos que tienen en común. Te contaría que en el colegio va mal, que no se centra, que te echa de menos, que no puede dormir algunas noches y que incluso hay días que se encuentra deprimida, sin ilusión y que llora sin saber por qué. A veces me parte el corazón porque no puedo hacer más por ella.

Ojalá por algún milagro inexplicable llegaras a leer estas líneas y recapacitaras. Piensa en su bien y en el tuyo propio. No puedo creer que seas feliz comportándote así. Me niego a creer, día tras día, que tú, el hombre al que he dedicado más años de mi vida y al que amé tanto nos esté pagando con todo desprecio. Nos humillas y te degradas a ti mismo.

Todavía estás a tiempo de recuparla. Piensa en ello, por favor. Se merece lo mejor de nosotros.

No tengo nada más que decirte.

Adiós.

 

Y mi pequeño recuerdo para Mari Trini.

26 comentarios:

Titajú dijo...

Yo no sé que pasa, pero casi siempre, cuando un matrimonio va mal, se usan a los hijos como armas.
Ellos, que deberían estar por encima de todo, se convierten en algo negociable, usado para hacer daño.
No lo entenderé nunca.

TORO SALVAJE dijo...

Hoy un abrazo.
Para vosotras dos

Ánimo.

ZASKIEL dijo...

Kanta sirena ke kon tu kanto hipnotizas...y kon tu amor sabrás darle todo y más a tu hija,las alas d tu Angel os arropan.Dicha y plenitud interior viene para vosotras dos.

Os dejo suspiros de amor,luz y paz.


NAMASTÉ

Bambú Blanco dijo...

Un abrazo Aldabra. Senia tiene suerte de tenerte y tú de tenerla a ella. Entiendo la rabia, si es que la hay, que parecen decirme tus palabras. Y la impotencia... sobretodo cuando es por el dolor que puede sentir un hijo/a.

Un abrazo.

adela dijo...

Aldabra, me has emocionado con tu post, es duro asumir este papel de impotencia ante una situación que está afectando a tu hija. Por otro lado, me identifico con tu hija y es muy difícil entender y superar esos desprecios que vienen directamente de tus padres, que son las personas a quien más amas y que tienes como referencia para entrar en tu mundo adulto.

Ánimo y a ver si con suerte, ahora que él todavía está a tiempo, recapacita y recupera esa relación.

Besos,

Wycherly dijo...

Yo como hija si tengo un padre asi prefiero no tener nada si la madre me basta y me sobra, ¿para que quieres bules para nadar, cuando tienes el mejor salvavidas?


saludos

Belén dijo...

Pues si, la verdad... muchos hombres no son conscientes de eso, mi padre hace años que me perdió...

Besicos

Rosa Fdez. Salanova dijo...

Sobrecojedor,tus palabras escupen con furia la rabia y la impotencia,ojala el camino del tunel encuentre pronto la luz.
Impresionante la foto.

Mi abrazo y mi apoyo,
querida Aldabra

Verbo... dijo...

Una niña siempre desea el abrazo de su padre, pero no en esas condiciones.

Abrazo reconciliador y verdadero.

entrenomadas dijo...

Además de emocionarme quiero enviarte mil besos con mil abrazos.
Con toda sinceridad del mundo.
Ando de viaje, pero he parado ha leerte, con pañuelo incluido.

Besos,

Marta

mariona- dijo...

los hijos no son una arma arrojadiza,pero hay alguna gente gilipollas que lo cree así.

es duro tener a alguien así, y lo mas duro es creerte que puede ser jodidamente distinto,dar,dar y dar y recibir nada a cambio.nada y menos,porque hay gente que no sabe que es eso

un beso muy muy fuerte para las dos.

SILVIA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elbereth dijo...

Me has puesto la carne de gallina. ¡Qué cansada se ve a esta mujer! No hay rencor, no hay odio, sólo incomprensión ante la postura del otro. El "otro" que en su día fue todo, y que de pronto se transforma en algo peor que un extraño, en un enemigo. Y no se entiende, por más vueltas que se dé. Y se intenta llegar a un acuerdo...pero es imposible.

Y no es por ella, es por su hija... porque ella puede entender y soportar el desprecio... ¡pero a su hija!

Entiendo. Aldabra, todo mi respeto y cariño. Como mujer, como madre, eres una gran persona.

guillermo elt dijo...

Hay situaciones en la vida que parecen cuevas sin luz, sin salida, pero siempre hay una salida precedida de la luz.

Es complicado, a veces, salir, pero la calma y la serenidad llegan antes o después... y llegan, sí, para, poco a poco, encontrar esa salida.

Besicos.

::::::::::::::::::::::::::::::::::

Del post anterior... Algún día, voto a los dioses!!!... haré el camino de santiago, aunque sea en parigüelas... y solico, o como mucho, acompañado de una persona.
He dicho. :)

Besicos.

vazquez74 dijo...

No hay incomprensión mayor, ni odio más grande, que los que nacen de las cenizas del amor que un día fue.
Por lo que veo en algunos comentarios, la historia surge de un asunto personal. La carta está muy bien y en cuanto a la vertiente privada, no tengo más que brindarte mi apoyo moral y enviaros un abrazo a ambas.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Aldabra,

Ante todo un fuerte abrazo, de esos que se dan sin decir nada, sin palabras porque en este caso no son necesarias.

Animo amiga, y besos para Senia, para las dos.

Como reflexión, aun me sorprende la maldad humana, sus facetas, su inesperada aparición allí donde no hace mucho había amor, pasión...ahora odio.

Cuan complicados somos¡¡. Qué poco nos conocemos. Qué ilusos somos al pensar que podemos conocer a los demás...

Ánimo amigas. Ánimo. Ya sabeis donde estamos.

Bicos dende o outro lado.

Fortimbras dijo...

No pase por esa situacion pero puedo imaginar lo terrible que és y lo facul que se soluciona con buena voluntad como la que tu tienes.
Tengo unos vecinos separados y con un hijo. El niño de 10 años vive con la madre y el padre viene casi todos los dias. Y si la madre sale de viaje, él se queda en la casa.,
Y el niño, que supongo será consciente de la situación, no la sufre porque los dos siguen queriendolo por igual.
Estoy contigo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

yo hubiera escrito esa misma carta para denunciar por qué me apartan...

Aldabra dijo...

Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios y por vuestro afecto.

Esta carta-texto tiene algunos años, no fue ayer, aunque en cierto modo podría escribir una carta parecieda de ayer o anteayer.

Los primeros años de mi separación mientras Senia fue pequeña fueron un infierno, ella se acuerda de muchas cosas, por supuesto, porque hay cosas que no se olvidan.

Gracias a mi único esfuerzo tiene una relación (digamos) cordial y civilizada con su padre. Por desgracia yo salí peor parada porque ni me respeta ni hemos vuelto a hablar. Hoy por hoy, superados ya los traumas ocasionados y el miedo a "¡que me caeará ahora!", gracias a mucha terapia y mucho dolor, puedo decir que no hablar con él es un alivio inmenso porque tuve que oir de todo y más.

Todavía tengo rabia por un montón de cosas pero bueno, es lo de menos. Ya hace años que me hice a la idea de que la educación, la salud, el desvelo y todas las preocupaciones habidas y por haber eran exclusivamente mías. Él se quedó con la parte más cómoda: una llamadita (llamo cuando quiero), una comida, una cena, un regalito (cuando quiero ser generoso) y ya está, soy el padre perfecto.

En fin.

Pedro: Siento mucho tu situación que he intuído en muchas ocasiones por tus comentarios. Imagino por todo lo que estás pasando. Tienes todo mi apoyo y lo que ya te he dicho muchas veces: demuéstrale siempre a tu hija que estás a su lado, a pesar de todos los obstáculos porque nuestros hijos crecen y si se convierten en unas personas honradas y sinceras saben discernir lo que ha hecho cada uno y encajan muchas piezas. No lo dudes.

Un beso grande a todos.

Anónimo dijo...

Llego tarde a los comentarios y tu respuesta me parece magnífica.
Cuando leí el texto, recordé un refrán: "Quien siembra vientos, recoge tempestades".
También pienso que para decidir ser padre/madre, habría que pasar por un examen de capacitación, porque el daño que se puede infringir, por las razones que sean, puede ser de concurso.
Un beso grande. :)

Nandara.

www.nandara.wordpress.com

d2 dijo...

Gracias. Supongo que él no la ha leído, y es una pena. Pero está bien, muy bien leer, escuchar cosas así, siempre está bien que alguien nos recuerde lo que hay, lo que queda al otro lado cuando alguien nos habla de su divorcio, y de lo mala que es su ex, y sus hijos, y su…

Gracias

jg riobò dijo...

Tengo canciones de Mari Trini pegadas al cuerpo.

Carlos dijo...

Demasiado doloroso para decir nada.

Abrazo retroactivo.

Juanjo dijo...

Es una carta dura. Espero que nadie tenga que escribir una carta así sobre mí.

Besos.

Aldabra dijo...

Nandara: totalmente de acuerdo... el derecho a la paternidad o maternidad lo tiene cualquiera y así pasa lo que pasa con muchos de nuestros hijos... un hijo se puede torcer pero los pilares, que duda cabe, tienen mucha influencia... el desarrollo principal de la personalidad se fragua en la infancia, no podemos olvidarlo.

Miguel: creo que muchos padres deberían de leer cartas como ésta, en serio, tal vez así abrieran los ojos.

Jg: quién no escribió un poema huyendo de la soledad...

Carlos: pues sí, duele, todavía a veces duele y tengo rabia... creo que se morirá conmigo.

Juanjo: seguro que jamás sería tu caso pero nunca se puede decir nada, porque a veces las personas nos cegamos, es dificil ponerse en la piel de alguien.

biquiños a todos y gracias por venir y dejar vuestra opìnión.

horabaixa dijo...

Hola Aldabra,

Amores se van marchando.... (todavia recuerdo esa canción como me conmocionaba, justamente cuando tenia 15 años).

Del texto, que puedo decirte. Nada. Una de las cosas que se pierden los que no son capaces de querer. Es precisamente ese lazo que une (indestructible). Eso no lo tendran núnca y creeme, es mucho peor que la rabia, que el odio.

Sólo es capaz de entender el sufrimiento, el que también ha sufrido.

Un beso muy grande