jueves, 9 de abril de 2009

No camiño

"O Forno": Antiguo horno y calle de Arzúa, por donde pasa el Camino de Santiago. De esta calle también salían los encierros de vaquillas en las fiestas de los botes.

Así reza esta fotografía que  pertenece a la galería de imágenes de cjescudero. LLegué a sus imágenes a través del blog "Un baño de espuma" de Titajú, una mujer con muchísimo sentido del humor y muy aguda en todos sus pots.

Cjescudero es el marido de Tituajú y todavía está empezando en esto de la fotografía pero creo sinceramente que llegará lejos porque las poquitas imágenes que tiene en su galería poseen una visión muy poética de la realidad. Y por eso es que le he pedido una de sus imágenes para mi serie. Amablemente me contestó que escogiese la que más se acomodara a mis pretensiones.

Os invito a que los visitéis a ambos pinchando en los enlaces.

Y cuando leáis el poema sabréis porqué he escogido "O Forno". Es que se complementan como anillo al dedo. No recuerdo exactamente cuántos años hace que recorrí parte del Camino de  Santiago en bicicleta, desde Pedrafita do Cebreiro hasta Compostela. No lo emprendí por motivos religiosos, más bien fue un reto emocional y personal. Fue muy duro y el momento decisivo para aceptar una nueva ruptura sentimenal, pero a pesar de todo guardo de la experiencia un buen recuerdo.

3380569994_df11dd899e_o

No camiño
deixei escrito o teu nome,
na chúvia, no vento,
nas bágoas de cansazo.

 

No camiño
deixei esvaecer o noso amor
roto pola distancia, pola friaxe,
polos teus bicos de adeus.

 

No camiño
olvidei as cartas,
as verbas agarimosas,
as carícias todas.

 

E chorei ao remate,
ante a catedral
ateigada de xente.

 

En el camino dejé escrito tu nombre, en la lluvia, en el viento, en las lágrimas de cansancio.

En el camino dejé apagar nuestro amor, roto por la distancia, por la frialdad, por tus besos de adiós.

En el camino olvidé las cartas, las palabras cariñosas, todas las caricias.

Y lloré al final, ante la catedral abarrotada de gente.

La canción Campanas de Bastabales es un poema de Rosalía de Castro cantado por Amancio Prada. Hace mucho que no recordaba esta canción, espero que os guste.

Pinchar en los enlaces si quieres ampliar información.

18 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Más que un post parece una exposición multidisciplinar de arte.

Bonito todo.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué maravilla: he disfrutado del poema y de cada uno de los enlaces.

vazquez74 dijo...

Bella imagen y bellas palabras.
Me encanta leer poemas en gallego, qué lengua más musical, más sensible. Casi no necesito consultar la traducción al castellano que (gran amabilidad por tu parte) incluyes después.
Por lo que dices, no sólo fue el camino, sino también un verdadero cambio de rumbo.
Besos.

cjescudero dijo...

Todo un honor el ver una de mis fotos en tu blog.

Bien elegida la foto y mucho mejor acompañada.

Chousa da Alcandra dijo...

Para min este post resulta que nin pintado; xa que precisamente hoxe fun a ver a película "Al final del Camino"...
(Rinme moito nela).

O teu post é máis profundo e contén moitísima intensidade emotiva. Parabéns

mariona- dijo...

que precioso todo lo que escribes...


corazones..

un beso.

Verbo... dijo...

Creo que yo empecé a olvidar
los besos de adiós

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

La foto es muy bella, y el poema también, No camiño deixei escrito o teu nome...Si te paras a pensarlo, cuantos nombres habrán pasado por esos caminos, ¿Cuántas historias?, ¿Cuántos dramas? ¿Cuántas historias de amor, de soledad, de esperanza?.

Me apasiona el camino. Hace poco en alemania, en Munich para ser más exacto, me sentaron - como es costumbre allí en las cervecerías de antaño - en una mesa con otro comensal. Y tras unos titubeos, empezamos a hablar, y me contó que ni más ni menos había hecho cuatro veces el camino. Era Aleman, se llamaba Timo y sus ojos se encendían sobremanera cuando empezaba a relatar sus aventuras por nuestras tierras. Hablaba del magnetismo del camino, de su esfuerzo, de la introspección de la soledad...Le gustaba ir solo..

Tan lejos y tan cerca...Tan diferentes y tan iguales.

"Campana de Bastabales,
cando vosoio tocar,
mórrome de soidades..."

Bicos

Silvia dijo...

Y Amancio Prada es de mi terriña (El Bierzo). Es de un pueblo al lado de Ponferrada, Dehesas. Me ha encantado todo, el poema, la foto, y la voz de mi paisano.
Bicos

Anti-Yo dijo...

PRE-CIO-SA... no tengo nada mas que decir.

salu2

Albino dijo...

Me gustan mucho las versiones de Amancio Prada tanto en gallego como en castellano. Somos grandes amigos y algun dia aparecerá en mi blog.
Besos

Titajú dijo...

Te ha quedado precioso todo, y yo no tengo más que dar mis más profundas gracias.
Todavía no he hecho el camino, pero todo el mundo que conozco que lo ha hecho (y da igual los motivos), dicen que es una experiencia fantástica.
Y yo me pregunto: ¿Alguien ha hecho el camino de Santiago con tacones? Porque sin ellos yo no sé andar.
Tremendo dilema.

Paco dijo...

muy bueno con ese aire añejo...

saludos

Carlos dijo...

Los ejercicios de olvido, exigen ciertos rituales; lanzarse al camino es uno de ellos, avanzar, poner distancia con el pasado, desprenderse del otro con cada paso que se da; caminar es una forma del olvido.

Bella foto, bello texto, bella escritora. :)

Beso bello.

Bambú Blanco dijo...

En el Camino dejamos y tomamos... te acompaño un poquito.
Besos.

jg riobò dijo...

Me gusta Amancio Prada mucho.

Juanjo dijo...

Algo tiene el Camino que encanta. Yo hice un tramo parecido, aunque andando. Una etapa más, desde Villafranca del Bierzo. Y espero volver.
Recuerdo perfectamente el paso por Arzúa, incluso un queso buenísimo que comimos para almorzar.
Gracias por devolverme esos momentos.

Aldabra dijo...

Gracias a todos por venir a acompañarme en este camiño meu...

biquiños,