jueves, 5 de febrero de 2009

Las naranjas


Me gusta el olor de las naranjas recién peladas. Si lo imagino se me espiga la piel y siento en la boca ese característico sabor entre dulce y amargo.
Ven, Congo, vayamos a comprarlas.

Comeremos una sentados en un banco del parque. Hoy hace sol. Dejaremos que su jugo refresque nuestros cuerpos, como un chapuzón en el mar una tarde de verano. Compartiremos cada gajo. Los iré metiendo uno a uno en tu boca como si fueses un niño pequeño y goloso, querrás morderme hasta la yema de los dedos. Dejaré que lo hagas mientras estrujas los gajos contra mi mano y el zumo resbala veloz por el brazo dejando surcos en la piel.Terminaremos de comer la naranja con los sentidos inundados.
Con mis manos húmedas, acercaré tu cara para besarte y tú pondrás un dedo en mis labios y dirás: Espera.

Me cogerás de la mano y me llevarás corriendo detrás de un árbol. Me apoyarás sobre su tronco y buscarás mi boca con ansia.

Y me susurrarás: Sabes a Naranja.

"Naranjas y limones" - 1928. Julio Romero de Torres

En la primavera de 1928 Romero de Torres no se encuentra bien de salud y, creyendo que es debido al cansancio, deja de pintar. Para distraerse, sale a pasear muchas tardes, pero su salud no mejora. Se pone en manos de los médicos, diagnosticándosele una grave dolencia hepática, posiblemente cirrosis, debido a su afición a la bebida. Entre las obras realizadas este año destaca Naranjas y limones, una peculiar representación del tradicional bodegón. Frente al frío bodegón de frutas y flores, Romero nos presenta una representación mixta de figura humana y naturaleza muerta. La modelo profesional de origen francés Asunción Boue aparece con el torso desnudo, sosteniendo entre sus manos y su pecho unas naranjas, formando parte así la fruta del protagonismo de la composición. Los limones que dan título a la obra serían los pechos de la mujer. De esta manera, el maestro representa el erotismo femenino, insinuante, con las frutas tapándose o tratando de taparse el pecho, sugiriendo más que mostrando...


27 comentarios:

Aldabra dijo...

Otro rescate del baúl de los recuerdos.
Me iré poniendo al día en la lectura de vuestros blogs, en cuanto me sea posible. Perdonar mi retraso.
Biquiños.

Maca dijo...

Hija mía que pasión pones en cada cosa!!, TU NO SABRÁS LO QUE SIGNIFICA RUTINA ¿NO?, qué envidia me dás, lo que pasa es que ahora mismo ya no sé si añoro más la erótica del momento o que dices que hace sol, Buaaa, echo de menos el sol.
Un beso con sabor a naranja

Estela dijo...

Jooo que ganas me han dado de comerme una naranja un post con imaginacion, y el cuadro precioso.

Saludos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

No sólo el olor: el tacto, el color, el sabor.
Qué erótico...

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Yo soy un afortunado...conozco la obra de Romero de Torres en directo, fueron muchas las ocasiones en que visite su casa museo... y recuerdo la primera vez que pregunté a mi padre: - Papá donde estan los limones ??

Ami me encantan las naranjas...mi fruta preferida....y los limones...

Saludos

Camille dijo...

Creo que voy a cambiar la manzana de la merienda por una naranja!!!

Carlos dijo...

Huele a naranja tu pelo,
azahar de miel en tu mano,
como la pulpa del cielo
anticipando el verano;
y está tu amor tan cercano
y está tu piel tan en celo,
que el beso más cotidiano,
sabe en tu boca a consuelo.

Beso redondo.

TORO SALVAJE dijo...

Que bucólicos.

:)

Besos.

Belén dijo...

Los sabores se quedan impregnados...

Besicos

Wycherly dijo...

exquisito!

gracias por compartirlo!


saludos

Verbo... dijo...

Se me ha antojado un chapuzón de naranjas, un baño de pulpas gruesas.

Paco dijo...

me encanta cogerlas del arbol, y así recien cogidas disfrutarlas...

saludos

d2 dijo...

Gracias. Por sacarla del baúl de los recuerdos.

Titajú dijo...

Me gusta el olor de la naranja, pero casi me gusta más el de su flor.
Huelen a frescor, a amanecer con rocío y sol, a vida.
Pero no puedo soportar que mis manos huelan a naranja, por eso me las lavo obsesivamente después de hacer zumo.
Me encanta Romero de Torres.

abuelonet..com dijo...

La naranja es el fruto que al cuerpo humano le da todo lo mejor para apasiguar los refriados, sobre todo si la tomas el jugo en caliente.De la obra de Retrado de naranjas y limones es una obra muy querida en Córdoba por sus ciudadanos.
Un gran saludo

Enrique Gallud Jardiel dijo...

Querido Congo:

Agradezco tu asiduidad a mi blog, pero no le veo sentido a que incluyas enlaces diarios a todas tus entradas, si no tienen relación con lo escrito. Por favor, deja de hacerlo en lo sucesivo. Gracias.

Aldabra dijo...

Buenos días a todos. Quiero contestar antes de nada a este último comentario, copiando exactamente la contestación que ya he dejado en su blog para que todos la leáis.

" Perdón por algo que no hago yo sino que lo hace blogger directamente y no sé porqué. También he visto que viene sucediendo en mi blog desde hace un tiempo. Yo no incluyo enlace de ningún tipo a tu blog pero por si se tratara por el simple hecho de que tengo en MI BLOG un enlace para leerte, desde ya lo anulo.

Perdón por las molestias.
Que tenga un buen día."

Un besito para todos, tan fuerte como la lluvia del norte. Contestaréa vuestros comentarios en otro momentito ¿me esperáis?.

Espero que comprendáis que quisiera contestar a este comentario YA.

Maca dijo...

PASATE POR MI BLOG, TIENES UN PREMIO.
BICOS

migramundo dijo...

El olor a naranja ha sido siempre de mis preferidos, aunque desde niño lo asocio a la enfermedad, seguramente porque muchas veces he visto y olido naranjas en las mesillas de noche de los enfermos. Fe en su poder curativo.
La historia de don Julio y su cuadro es francamente curiosa. Besos.

guillermo elt dijo...

¡Tan bonita!,
que a mi bien me pareces,
toda hecha de amor.

Recuerdas??? Es el final de mi poema ("de juguete") a la naranja.

Me lo recordaste.

Besicos.

Bambú Blanco dijo...

Me ha encantado. Gracias por traernos este cuadro y además acompañado de esta historia tan fresca , golosa y tan bien contada.
Un abrazo Aldabra.

irene dijo...

Me ha encantado tu post, ese olor de las naranjas...
¡Qué coincidencia!, esta gitanita que ves aquí, a la derecha en el comentario, la pinté yo, la copié de un cuadro de un discípulo de Julio Romero de Torres, se ve perfectamente su influencia, incluso la puse en un post que titulé Gitana triste.
En cuanto a la pregunta que me haces en tu comentario, te diré que F, Fernando, pasó a la historia, era una "chocolatera" de juventud, y sólo fue eso, pero fue lindo mientras duró.
Un besazo, Aldabra.

Anti-Yo dijo...

original post....
a mi tambien me gustan las naranjas... aunque las prefiero en zumo natural! ;)

salu2

jg riobò dijo...

Una naranja es un festín para todos los sentidos.

Abril Lech dijo...

El aroma a las naranjas llega hasta mi pantalla...

Aldabra dijo...

Buenas noches a todos:

Maca: procuro no caer en la rutina aunque de algún modo nos engulle a todos porque tenemos obligaciones ineludibles.

Estela: espero que si te comiste la disfrutaras.

Pedro: me alegra haberte alertado los sentidos, de eso se trataba.

Manuel: ¡ay, la curiosidad de los
niños!

Camille: harás mejor, aunque las manzanas también me gustan.

Carlos: Me ha encantado el poema, eres un amor. Además tiene mucha sensualidad.

Toro: ¿sólo bucólico? :-((

Belén: es mi fruta preferida aunque me gustan muchas otras.

Wych: no me dés las gracias, mujer, es un placer.

Verbo: un chapuzón con pajitas para poder beber a la par.

Paco: que suerte que puedes cogerlas del árbol... no hay color en el sabor ¿verdad?. por suerte, mi chico es de valencia y cuando va a casa sube naranjas "de las de verdad" (yo les digo así) y están de muerte.

d2: no puedo abrir tu página miguel, explícame porqué y qué puedo hacer.

Titajú: no he visto un naranjo de cerca en flor.

Abuelonet: bienvenido a mi blog.
nunca he probado a tomar el jugo en caliente ni tampoco lo había oído, supongo que será cosa de probar.

Migramundo: en mi caso, para las enfermedades, siempre se tomaba agua de limón con azúcar y también el limón en rodajas con azúcar, de pequeña estaba siempre enferma de la garganta.

Guiller: no me acuerdo del poema que me dices.

Bambú: no me canso nunca de comer naranjas y hacerme zumos con ellas en la licuadora, mezcladas con manzanas o con limón.

Irene: así que te dedicas al pincel también, vaya vaya.

Anti-Yo: también me gusta la mermelada de naranja.

jg riobó: un festín, si señor.

Abrirl: gracias por pasarte por mi blog y que el aroma de mi post haya llegado hasta tan lejos.

Y ahora, para terminar, deciros una cosilla. Hace cosa de un año más o menos, en un Informa Semanal, pusieron un reportaje de empresas que vendían por Internet y entre ellas estaba "La mejor naranja", una empresa de Valencia que te pone las naranjas en la puerta. Haces el pedido por correo o por teléfono, ellos te las cogen directamente del árbol y al día siguiente te aparecen en tu casa por una empresa de transporte urgente. Están deliciosas. Si de verdad queréis disfrutar de unas naranjas auténticas y Valencia os queda lejos para ir a comprarlas (je je) os las recomiendo.

biquiños,

Juanjo dijo...

Y qué puedo yo decir de las naranjas... Olor, sabor, fragancia, y ahora... deseo.