jueves, 10 de diciembre de 2009

Congo y yo en los Ancares. 2do. día (Parte II de II)

Nuestro segundo y último día en los Ancares, nos sorprende despejado y con la luz adecuada para que el otoño luzca sus colores con todo el esplendor, ofreciéndonos estupendas imágenes de acebos, muérdagos, paisajes…

 

acebo2   acebo3   acebo1

despejado1  despejado

colores

Pero para disfrutar del día primeramente tenemos que sortear las pequeñas dificultades que aparecen en nuestro camino. ¿Os acordáis de aquella canción que dice: Una piedra en el camino, me enseñó que mi destino, era rodar y rodar…?

piedrra

Y visto así, como no midamos el espacio, bien podemos rodar “monte abaixo”. La lluvia, el viento, las obras en la carretera, son los que provocan estos pequeños desprendimientos. Tenemos que andar con mucho ojo; menos mal que Congo es un hábil conductor.

niebla1

El primer lugar donde paramos después de dejar Navia es el Castro de Sta. Mª de Cervantes, de época romana, situado sobre un espolón de un río, en torno al que se ha construido la iglesia parroquial de Santa María do Castro. Su ubicación facilita que esté protegido, quedando sólo al descubierto uno de sus flancos por lo que parece estar ligado a la explotación minera. Ha sido excavado parcialmente.

castro2     castro

Seguimos nuestro camino  a Piornedo, divisando ya de lejos el castillo de Doiras, fiel centinela de las tierras y montes que lo rodean. Llamado también castillo de la Ferrería, es el monumento más conocido de la Sierra de Ancares.

  doiras2

Se cree que data del siglo XV. Se sitúa sobre un alto, y constituye una fortaleza inexpugnable, ya que su puerta de entrada se abre a 4 metros de altura. En él sitúa la imaginación popular la leyenda de la mujer-cierva, que tenía por nombre Aldara.

doiras3

A continuación nos acercamos a ver el Refugio Albergue Club Ancares, situado ya a unos 1.300 mts. de altitud, lugar desde el que podemos hacer estupendas rutas de senderismo y montaña.

albergue

Le cuento a Congo de cuando estuve allí, hace años, pernoctando con Senia, en nuestra etapa de fornidas senderistas en el Club Montaña Ferrol. Dos intensos años recorriendo la geografía gallega, con las mismas botas que llevo ahora en los pies. Una etapa de mi vida que recuerdo gratamente.

despejado2

Un inciso, en otro orden de cosas, ¿no habéis echado de menos una foto en el post anterior, la foto de un animal típico gallego (además del burro típico gallego), de cuatro patas, cuernos…? Claro. Sería difícil que no nos hubiésemos encontrado con "vaquiñas"; en este caso yendo de camino a pastar, escoltadas por los perros y su dueño.

      vacas1     vacas2

Y llegamos de nuevo a Piornedo, pero hoy es otro Piornedo muy distinto el que nos acoge. Frío pero sin niebla, sin lluvia y más lleno de vida que ayer. 

      P2      P5

P3

 P4

Hasta se han animado a limpiar la iglesia (la que casi no veíamos ayer a causa de la niebla). Y fijáos en el confesionario.

 

iglesia  igelsia2  confesionario1

Después de hacer unas fotos y dar un pequeño paseo, comemos en el Hotel Piornedo. El restaurante es cálido, acogedor y de precios económicos. ¿Qué más podemos pedir?

Al terminar, salimos para coger el rumbo a casa. Pero antes de empezar a descender estos montes mágicos, todavía tenemos que subir el último repecho de la ruta.

 puerto ancares  temperatura 

A Congo le entra la "morriña" de su moto, al ver al aventurero solitario, montado en su caballo grís. 

nieve1

¡Que frío!

nieve

Y colorín, colorado,
esta excursión se ha terminado.

Atrás dejamos Ancares en Otoño,  
con los caminos sembrados de hojas secas

senderos1

  y los árboles desnudos. 

liquen1

Pero volveremos,
tal vez en otra estación.

 

17 comentarios:

Aldabra dijo...

He querido hacer los dos post sobre Ancares por respetar las dos rutas que hemos seguido; me pareció interesante que sepáis (por si alguien se anima) que en dos días se puede llevar una visión amplia de la zona. También por que vieráis las diferencias climáticas, según los días y las altitudes. Ha merecido la pena.

Biquiños y espero que, virtualmente, hayáis disfrutado del viaje.

Adolfo Payés dijo...

Que hermoso viaje nos entregas, son imágenes maravillosas..

Un placer pasar por tu espacio..

Por problemas de salud estuve ausente estos últimos días,
ya me pondré a la altura de sus blog para comentarles..

Pido disculpas por no poder pasar por sus bloggs..

Gracias

Un abrazo
Saludos fraternos..

guillermo elt dijo...

Que buen reportaje, eh?... Te has lucido en grande.

Ay!, qué me recuerdan las payozas... a músiquita, tal vez y un buen viajecico??? Bueno, no tan variado, pero tb. divertido... jeje.

Besicos.

Chousa da Alcandra dijo...

A min xa me tiñas ganado fai tempo; pero se me pós de fondo a Luar na Lubre...dille a Congo que me faga sitio (para escoitalos!).

Bicos xeados

Titajú dijo...

¡Qué bonito, Al!
Ya me explicarás lo de "la piedra en el camino". Cuando tienes una china en el zapato, ¿cómo la llamas? ¿cosquillitas?

El Pinto dijo...

Me ha encantado la ruta desde tu mirada, vista en mi Movil. Paso unos días en la sierra también disfrutando con unos colores y una luz impresionante. Lamentablemente tengo dificultades para conectar con mi portátil, pero cuento con compartir alguno de los paisajes.
Un abrazo

galicia maravillas dijo...

a mí me ha encantado :) un biquiño!!! :)))

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Es una maravilla de reportaje..me llama la atención la del derrumbe y la de las vacas.... parece como si yo hubiese ido con vosotros...un abrazo

toupeiro dijo...

Que bonito sitio para cargar las pilas A TOPE.

TORO SALVAJE dijo...

Vaquiñas!!!!!!

Aynssssssssssssssssssss.

Me late el corazón.

:P

Besos.

Alegría dijo...

¡Qué maravilla, Aldabra! Y Luar na Lubre, uno de mis grupos preferidos, ¡qué música!
Un beso.

Albino dijo...

Bonita excursión contada en dos capítulos. No muchos gallegos conocen Piornedo y sus pallozas, entre otras razon es por el miedo s subir en coche hasta esas alturas y, sobre todo, con esas carreteras. Yo lo hice y me emocionó verlo, comer el caldo de grelos no en el parador sino en una palloza medio habilitada y ver las vaquiñas. Al que no pude ver fue al urogallo, que esconde su belleza de los ojos del hombre, pero me pareció oir su sonido en la lejanía.
Y sobre todo lo conozco a través de losd versos de Cunqueiro, de Manuel Maria y de Uxio Novoneyra.
Bicos

beker dijo...

Lo he disfrutado mucho, mucho; como cambian los árboles con las estaciones, el paisaje y la montaña. Una gozada:) Besos

Carlos dijo...

Este post se debería llamar: "Aldabra, la leyenda de la mujer-viajera" :)

Qué buena manera de aprovechar el puente; cuántos lugares y cuántos nombres nuevos. Eso sí, muchas fotos, pero ninguna de la fotógrafa.

Me alegro que hayan disfrutado.

Un beso.

Zeltia dijo...

unhas fotos que falan por si mesmas!, hay un par delas, (esa do cercado, por ex.) que me gustan especialmente. tamén a música que acompaña ás imaxes, e cómo non, o teu compartir.
foi moi agradable vir lerche estas entradas da túa viaxiña!

o confesionario ese... non daba quitado os ollos del!, xa debe ser complicado confesarse aí, vamos non diría eu aí nin os pecados de pensamento! -que sempre son os mais grandes que teño, pero seica eses xa os quitaron, (¿ou non?) e que non é o mesmo imaxinar que estrangulo á miña xefa, que porlle os dedos arredor do pescozo!

fonsilleda dijo...

Hace mucho tiempo ya que no damos una vuelta por toda esa zona.
¡Qué maravilla poder visitarla aunque sea a través de tus ojos! que, por cierto, tienen una visión amplia, sincera y muy bella.
Gracias.

Juanjo dijo...

Qué viaje más bonito. He disfrutado mucho viéndolo y leyéndolo. Así que imagino lo bien que lo habéis pasado.

Besos.