lunes, 5 de mayo de 2008

El caballo gris de Congo





Mientras cabalgo con Congo agarrada a su cintura, con los ojos cerrados, siento la velocidad por mi cuerpo y me imagino que voy en la grupa de un unicornio azul de larga crín plateada.

En mi mente oscura, se suceden a toda velocidad, formas de todos los colores, como si fuese un cinexín, hasta que con la brisa me llega el olor de Congo, inconfundible.

Y vuelvo a la realidad.
Y me agarro más fuerte a su cintura.


18 comentarios:

Wycherly dijo...

No te vayas a soltar!!!!!

J.C. dijo...

Siento romper la magia, pero entre el unicornio azul y la BMW, me quedo con la BMW.
Besos!!

Aldabra dijo...

Wych: no me suelto ni una pizquita o podría salir volando, literalmente :-))

Primo: pero como eres... ¡¡viva el romanticismo!!

bicos,
Aldabra

Carlos dijo...

Ay, con una moto así, no vale, no tengo ni para empezar. :)

Veo que has disfrutado del viaje y que ayer noche lo habeis rematado de la mejor manera posible. (como soy un caballero, no pido detalles)

(Me alegro por tí, no tanto por Congo) :)

Un gran beso.

Belén dijo...

Tu agárrate nena, no te vayas a caer...;)

Besicos

Eifonso Lagares dijo...

Agarrate bien, parece un pura sangre con mucho nervio.

Un saludo

Sol solito dijo...

Por una vez en la vida me parace bien que despiertes, porque no se yo si es mejor el unicornio o esa peazo de moto (que materialista me veo, oye). Besos

guillermo elt dijo...

Pues como que sí, que yo tb. me quedo con la burra.... jeje... a propósito, recuerdo mis primeras andanzas como aprendiz, en canarias, que tenía una Montesa Scorpion... no, no una King Scorpion, no, solo la Scorpion, la de 50cc... nada más y nada menos!!!... joder qué tiempos!!! Cuantos porrazos me dí... y es que no sabía ni cómo iban las marchas. Costó la motico 17.000 pelas (en Las Plamas)... Qué tiempos!!!

Que sí, que sí, que me quedo con la moto... Mandarmela por RENFE... vale???
Besos y un abrazo.

STEVE dijo...

HOLA LINDISIM SIRENA
TE REMITO GRATITUD, ADMIRACION Y CLARO...... TRABAJO.........
http://detotunpocmao.blogspot.com/2008/05/cascall-mari-carxofera-de-prat-trep-mar.html
TE DEJO ESE INTERIOR DE UNA FLOR PRECIOSA COMO DELICADA, LA AMAPOLA AMARILLA.
BESOS

Fortimbras dijo...

Yo tambien fui motero en mi juventud.
Tuve una Lube-BMW de 250, que era de lo mas potente de los años sesenta y recorri media Europa (o sea, menos Rusia y paises satelites, como ponía entonces enm el pasaporte). Llevaba saco y solía dormir en lo que entonces eran el equivalente de los campigs, que no eran más que acampadas al aire libre, en las afueras de las ciudades.
Salí solo, pero siempre viaje con compañía, lo que pasa es que rara vez era la misma. Donde mejores ligues hice fue en Italia. Entonces todos soñabamos con el libre albedrio de las suecas, pero, repito, me quedo con las italianas cuando te deecían "Mio caro amore. Tu sei lo piu bello dei mundo". No era cierto, porque lo bello era la moto, pero me lo creia.
Un baccio, per favore
Grazie tante.
Chiao

Aldabra dijo...

Fortimbras: ¿ya no tienes moto? no sé la edad que tienes pero te digo que el otro día había gente bastante mayor... yo también sueño con viajar lejos pero también me asusta la carretera... en la moto tengo muy presente la muerte pero eso no impide que me monte porque todos tenemos una fecha de caducidad y un lugar para morir y si ha de ser agarrada a la cintura de Congo mientras me lleva a conocer mundo pues bienvenida sean
bicos fortes,

Steve: vi la foto de la amapola amarilla, que por cierto desconocía... ¿te importaría que la pusiera en mi blog junto con mis otras fotos?, con tu enlace claro está.
bicos amarelos,

Guiller: ya sabes que si te vienes por aquí tienes un viaje asegurado.
bicos veloces,

Sol solito: sigo prefiriendo el unicornio azul ¿dónde va a parar?.
bicos soleados,

Eifonso: es una gran máquina... eso dice Congo
bicos briosos,

Belén: no tengas miedo que no me caigo, ten por seguro
bicos agarrados,

Carlos: seguro que ya sabes que no soy nada materialista... quiero la moto de Congo en cuanto simboliza parte de él mismo... Congo adora los coches, las motos, los aviones... las máquinas en general...
otro gran beso,
fugaz

Fortimbras dijo...

Aldabra, cuando voy a cumplir los 80 años es lógico que abandone la moto aunque conservo el permiso de conducción.
Creo que la última vez que subi a un vehículo de dos ruedas fue cuando me invitaron a un circuito catalán, en una prueba de Ducati para periodistas, y ya pasaron casi 30 años. Entonces si que aproveché bien asesorado por Angel Nieto.
Bueno, hace dos años subí unos momentos en una trial de un sobrino, pero solo anduve dando vueltas por un prado y creo que no pasé de los 40 por hora.

Besos

Carlos dijo...

Aldi, mi comentario estaba planteado en lo que simboliza la moto, la independencia que nos aporta, el ansia de aventura, el viento en la cara; siendo que yo soy más de chimenea, pluma y papel, me veía salir perdiendo. :)

Beso literario.

STEVE dijo...

Como bien sabes, que mejor que tu para engalar dos bellezas semejantes.....
es un privilegio que puedas hacer uso de ellas, besitos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

lo único que no me cuadra es lo del cinexin: mejor ver estas cosas en cinemascope

by Alex dijo...

¡¡¡¡Pedazo Caballo Salvaje!!!!!
¡¡¡¡Que envidia, por dios!!!!
¡¡¡¡Quiero una moto!!!!!...coño.

Aldabra dijo...

Pedro: el cinexin es más de andar por casa... ¿no te cuadra?... ¿tú qué ves cuando cierras muy fuerte los ojos y vas a 120 por hora desafiando al viento?

Álex: si Congo la tiene tú también puedes tenerla, sin duda...

Bicos,
Aldabra

Aldabra dijo...

Fortimbras: 80 años es toda una vida, en verdad no te recomiendo que vuelvas a la moto aunque seguro que puedes hacer todavía cosas muy interesantes también sin exponerte a riesgos innecesarios... ¿y sabes qué es lo mejor?, que ya lo has vivido y disfrutado y ahora lo recuerdas con todos nosotros.

Carlos: no te preocupes por el comentario, hombre, sé lo que quisiste decir, simplemente te contesté así para "picarte" un poquillo... me gusta mucho guerrear pero en plan bueno... je je je... la chimenea, la pluma y el papel también me encantan... y a Congo, claro está...

besitos a discreción
Aldabra