lunes, 26 de mayo de 2008

Se ofrece madre en buen estado...






SE OFRECE MADRE EN BUEN ESTADO
TEMPORADA DE VERANO
BUENA COCINERA
ABSOLUTA DISCRECIÓN


Yo a mi madre la quiero mucho, ¿para qué me voy a engañar? Pero es que a veces no la aguanto. Y hoy es uno de esos días. Así que me dije: “Aldabra, pon el anuncio en el periódico de una vez”. Alguien necesitará más que yo una madre. Además... yo ya la he disfrutado muchos años. Tampoco hay que ser egoístas.

Es una santa, no lo pongo en duda y con un corazón de oro pero, todo hay que decirlo, con un grano de arena es capaz de construir un desierto más grande que el Sáhara. No, no, no exagero ni una pizca. Siempre fue un poco absorbente, insistente y preocupante pero desde que me separé las cosas empeoraron ¡Que drama!, señores: que cémo le podía pasar a ella algo así, que no iba poder superarlo... las murmuraciones de las vecinas, las preguntas indiscretas... ¡que desgracia tan grande había caído sobre la familia!...

Después de pasar la temporada de luto riguroso con llantos y sollozos varios empezó de nuevo a ejercer de super madre amante de la verdad. Cada día me repetía que era una lástima, que a ver si tenía suerte y conseguía a otro hombre que me quisiera, que menos mal que sólo habíamos tenido una hija y no tres como quería Fernando, que pobre Fernando, tanto como ella lo quería, que lo mismo tenía que haber aguantado un poco más. Yo la ví tan apenada por Fernando que no fui capaz de abrirle los ojos y contarle toda la verdad: que sorprendí a Fernando besándose muy apasionadamente con la monitora del gimnasio al que iba tres días por semana. Aquél miércoles quise hacerme invisible o desaparecer de la faz de la tierra. Y quise haberme quedado ciega para no ver la cara de incauto y de imbécil que se le quedaba a Fernando cuando lo sometí al interrogatorio para que confesase toda la verdad. Esta vez no le creí ninguna de las mentiras que tan bien inventaba. No iba a tragarme de nuevo que era otro de sus trabajos de investigación. Ya era suficiente. Y en realidad, pensándolo un poco, Fernando, ya me tenía hasta el gorro, aburrida, ya ni siquiera me ponía y eso que en la cama nos lo pasábamos muy bien... Al fin podría echarme ahora a los brazos de mi compañero de oficina que llevaba tiempo pidiéndomelo a gritos, con esas miradas lascivas que le echaba a mis escotes y a las minifaldas. Mucho más joven y de mejor ver. Al diablo con “Nando”... aún tenía otra oportunidad y no iba a perder el tiempo.

Rápidamente cerramos el convenio de mutuo acuerdo y como dice el refrán: cada oveja con su
pareja. Pero no había contado con mi madre haciendo de fiel perro guardián:

Come, hija, que te estás quedando en los huesos.
Mejor, mamá. Estaré más mona en topless en la playa.
Pero Aldabra, qué dices, si tú nunca has hecho topless.
Pues ya va siendo hora, digo yo.
¿Qué dirá Fernando si te ve?
Se morirá de envidia de ver el cuerpazo que se ha perdido.
Mira que eres bruta, ¡por Dios!

Yo me reía y ella sufría. Esa era la diferencia fundamental entre nosotras. Yo procuro tomarme la vida con humor y ella siempre por la tremenda. Lo peor fue cuando le expliqué que tenía pensado irme un fin de semana con Sebas (el susodicho de las miradas lascivas). Ella ya lo conocía de verlo alguna vez tomando café conmigo en la oficina. Es más, me había comentado en una ocasión que le parecía un chico encantador. Claro que eso era antes. Ahora Sebas se había convertido en un abrir y cerrar de ojos en un joven frívolo, con cara de vicioso, que a saber que buscaría en una mujer separada como yo y que tenía cara de chutarse o tomarse pastillas de esas. En resumen, que yo estaba rematadamente loca corriendo tras un pervertido semejante. Y para rematar, el epitafio: “Ya verás cuando se entere tu padre. Lo vas a matar de un infarto”. No sabía que papá se había enterado de todo mucho antes que ella. Había sido el primero en recomendarme encarecidamente que viviese como mejor me viniese en gana porque todavía era joven y la vida se pasaba más pronto de lo que pensábamos.

Pobre mamá, nunca se entera de nada. Vive recluída en su burbuja de mundo feliz y ordenado. Y yo ya no puedo más. Tengo 45 años. Ya es el momento de tomarme un respiro. Y no se me ocurrió mejor solución que poner el anuncio. Mi padre no sabe nada pero podrá arreglarse un par de meses solo. En realidad le vendrá bien vivir de Rodríguez dos meses en su vida, sin nadie que le atosigue día y noche: siempre por su bien, claro. Y yo podré ser libre: de entrar, salir, comer o no comer, fumar, pensar, montar a caballo, nadar (como los tampones)... sin oir: “Sé lo que estás pensando, lo veo en tu cara. No olvides que fui yo quién te parió” ¡Que engañada! En el fondo me inspira mucha ternura: 68 años y todavía es una niña indefensa, siempre viviendo a la sombra de papá, dedicada por completo a mí, su única hija, y a la casa. No tuvo nunca una vida propia. Si consigo que la acepte otra persona le estaré ofreciendo la oportunidad de encontrarse a sé misma. Y de nuevo, cuando estemos juntos, los tres, tendré ya fuerzas suficientes para volver a representar para ella ese papel de hija de familia tradicional y respetable que tanto le gusta.

Tengo que irme ya, señores. No me acordaba que quedé en recogerla para ir de compras ¡Que tarde me espera! Aunque cuando me haga efecto el ansiolítico que me he tomado, por mí, como si se compra todo el centro comercial.

Aunque para ser sincera y ahora que ya estoy notando el efecto de la pastilla... ¿saben que les digo?... Que madre no hay más que una y a la mía no la cambio por ninguna. Anda, rima y todo.

¡Que bien me siento!

Muchas gracias por escucharme.




23 comentarios:

J.C. dijo...

Hay clones de tu madre por aqui, que lo sepas. Son una especie de replicantes y se comportan de forma muy similar. Creo que mi propia madre es uno de ellos. Y la madre de mi madre tambien tiene rutinas de comportamiento parecidos.
Dios mio!!! Estamos invadidos!!!
Besos prima.

guillermo elt dijo...

"Madre, no hay más que una y a tí te encontré en la calle"... jeje

Ay!, las mamás... Cuando te dejan te das cuenta de los huecos que has dejado de llenar.

Bueno, yo es que soy niño, y ya se sabe la atracción entre los niños y las mamás y niñas y papás...

Quierela, porque ella no sabe otra forma de quererte. Siempre serás su niña pequeña... Te verá con el culo más gordo o más flaco, con más o menos arrugas, con más o menos años, pero siempre te tratará como una niña.

Besicos a tu mami. (No, a tí no)

Aldabra dijo...

Buenas noches, primo: si es verdad lo que dices, me voy a ir convirtiendo, mudando de personalidad y me voy a terminar siendo como todas las madres de la familia... no sé si voy a poder soportar este "mazazo"... ¡que fuerte!

Guiller:¿un niño tú?... anda, no me hagas reir... ¡que más quisieras!... si ya en menos de nada serás abuelo... ¡pero que soñador eres!...

Besos sonrientes a los dos... os quiero.
Aldabra

Sol solito dijo...

Vaya. Parece que mi madre es también la tuya...O la tuya es la mía...O sea, que somos hermanas? Ah no, es que mi madre y la tuya son como dos gotas de agua....Eso del grano de arena que hace un desierto me suena, bueno, eso y todo lo demás....Besos

Belén dijo...

vamos guapa, tranquila... las madres son así...

Oye, voy a ser un poco mala, y... procura no ser como tu madre en el futuro si??

besicos

Eifonso Lagares dijo...

Bueno has desahogado y estarás más relajada. Cada uno piensa que su madre es la más pesada, pero nos ha parido, hemos estado nueve meses haciéndole la vida un poco más complicada... es nuestra madre. Besos.

PD: Gracias por la mención en Entrenómadas. Más besos.

martin dijo...

¡Cuanta belleza! ¡Que perfección! ¡No sobra ni falta ninguna palabra! ¡Que bien escribe! ¡Es magnífico!







:D

Juanjo dijo...

Yo no compro, jajaja. No por nada, pero no ando bien de pasta, y creo que tu madre está especialmente concebida para ti.

Que vayan bien las compras.

Besos.

Wycherly dijo...

Estos asuntos son mal general, parecen que las cortan con la misma tijera.

Saludos.

aunqueyonoescriba dijo...

ainsss que madre la tuya... o es un poquito la de todos?

jg riobò dijo...

A todos nos toca apechugar con lo que nos ha parido.

Enredada dijo...

Primero...
gracias por la obseción...de la canción. (me adivinás?????, mmmm creo que siiiii)
Ando obsecionada con unos ojos azules como el cielo...pero lejanos como el mar.
Segundo,
está bien que no la vendas!!!! tu vieja es tu vieja, COMO ES, así, como es la mía!!!! jaja, son terribles aveces!!!
pero son como son, y nosotras debemos ser en algo parecidas a ellas... o no???
Si querés, hacemos canje, pero por unos días nomás...Mi mamá Vilma encantada de ir a España y consentirte...
te quierooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!

d2 dijo...

Genial. Totalmente Genial. Me ha encantado. Muchísimas gracias por la sonrisa que me has puesto. Te puedo ofrecer a mi madre si luego la extrañas… Ella no ejerce apenas…

STEVE dijo...

Suerte de poder disfrutarla....
y por muchos años, ya dice un viejo refran.....madre hasta......
jejeje
sort i besos

ROSA dijo...

Las madres hablamos y no escuchamos,
así no tenemos que reconocer a la persona que tenemos delante con sus deseos, necesidades, gustos y pasiones.
Las madres deberíamos dejar de decir a nuestros hijos lo que tienen que hacer y tendríamos que empezar a hablar de nosotros y de nuestros sentimientos y necesidades.
No sé si alguna vez conseguiré desconectar el automático.
Gracias por recordarme que mis hijos han de vivir su vida y sólo necesitan mi cariño.
Nos leemos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Qué entrada más divertida!
Pobre madre. Ten cuidado con lo que dices de ella porque ya sabes que cada vez nos parecemos más a nuestros padres.

guillermo elt dijo...

Vaya, Aldabritaaaaa... jejeje... que mamá te castigó por querer aparcarla por ahí???... No, nada. por la hora que es y aun no publicaste nada... jajajajajaja.

Besicos... Y lo de niño, lo decía por el sexo varón, hombre, macho, tio... no por la edad, que la tengo en mi perfil...jejejejejeje.
Más besicos.

Aldabra dijo...

Sol solito: es lo que tenemos las madres, somos universales... je je je

Belén: mi hija cuando quiera fastidiarme me dice: te pareces a "madrina" (que es mi madre, su abuela y su madrina de bautizo...)

Eifonso: pues si que me noto muy relajada... y no me des las gracias, ha sido un placer y un sentir sincero, por eso lo he hecho.

Martín: si no depones tu actitud de seguir diciendo esas tonterías voy a tener contigo una conversación muy seria, que lo sepas... ¡anda que no eres guasón!... je je je

Juanjo: ¿estás seguro que no quieres llegar a un trato? piénsalo bien que el verano ya está muy cerquita...

Wych: ¿y tu blog?... me alegra que vengas por aquí, pero yo también quiero visitarte...

aunqueyonoescriba: ains... mi madre!

jg riobó: pues sí... tengo que decir que antes apechugaba más, tanto que me estaba quedando un poco pequeña de más... ahora como que me he crecido y entonces en vez de apechugar nos batimos en el cuadrilátero.

Enre: hola pequeña... ¿a qué estuvo divertido bailar?... bailar siempre es agradable y reconfortante... tu madre se llama Vilma, bonito nombre... la mía Amparo... pensaré en el intercambio... aunque mi madre jamás cruzaría el charco en avión... ya te digo... no me dejaría sola ni loca... je je je

d2 Miguel: las madres que no ejercen me gustam... se convierten en amigas dulces...

Steve: sí es suerte, lo sé, aunque a veces quisiera enviarla lejos...

Rosa: gracias por visitarme y por dejar un comentario... tienes razón en que es bueno recordar esto de vez en cuando para no reproducir ciertos patrones que ya están un poco desfasados... yo también tengo que recordarlo continuamente...

Buenas noches a todos y un besazo grande... muy muy maternal... de esos con abrazo incluído... y mirada de: ¡ay, pero que guapa es mi niña! o ¡que guapo es mi niño! según los casos.

que soñéis con ángeles buenos... me reconoceréis porque llevo la melena muy larga y muy ondulada y toco el arpa... estoy sentada a la derecha de todo... je je je

Aldabra dijo...

Pedro: ¿dices pobre madre?... je je je... no sabes lo que dices... pobrecita de mí, dirás...

Guiller: voy camino de planchar... ¡y mira que horas!... en vez de irme a la camita plácidamente... grrrrrr!!!... mejor no lo pienso... y ya sé cual es tu edad... si estás hecho un chaval...

besitos chicos, lo dicho... que soñéis mucho cosas bonitas...

Fortimbras dijo...

Ese monologo, representado en un escenario al estilo de "El club de la comedia" tendría un éxito arrollador.
Yo nunca tuve esos problemas porque desde los 17 años, en que fui a la universidad, siempre vivi separado de mis padres, salvo en los viajes de vacaciones. A pesar de todo te comprendo y procuro alejarmen, en ese sentido, de la vida de mis hijos. No quiero que me llamen el padre coñazo.
Un beso cariñoso

KUKA dijo...

Anda y yo que pensaba que la mía eras la más pesada del universo, vaya peso me has quitado de encima, guapa........pero en una cosa estoy de acuerdo, madre no hay más que una, y hay veces que es mejor así........jajajajajaja.

nandara dijo...

¿Aldabra, conocen mamá y papá los viajes del imserso, clubs de jubilad@s, asociaciones de vecin@s etc, etc, etc..?
¿Le has preguntado a mamá si le gustaría realizar algún sueño aparcado en el desván del pasado?

Mi querida madre ejerce cuando es consciente de ello, pero la mayor parte del tiempo vive su vida. Temo cuando veo aparecer "Mamá" en el display del teléfono... o cuando suena el timbre de la puerta con ESE toque tan particular... se avecina tormenta.

Y no la cambio, es única :)))

Aldabra dijo...

Fortimbras: todos deberíamos independizarnos y hacer nuestra propia vida desde temprana edad porque creo que es un gran aprendizaje... yo no le he hecho y creo que en cierto modo, he tenido que pagar un precio.

Kuka: todas nos parecemos mucho y por lo general también somos pesadas... supongo que será algo intrínseco al cargo.

Nandara: por fín han empezado a viajar, por fin he conseguido que se alejan de casa y disfruten sin pensar en mi y en Senia... lo que más me alegra es que se lo pasan bien y pueden ver todo el mundo que no vieron cuando eran más jóvenes... es que nunca es tarde.

Besitos a los tres.
Aldabra