miércoles, 7 de mayo de 2008

Y un día empecé a escribir...




La primera persona que me dijo: "Escribes bien", fue un psiquiatra. Era mi segunda depresión. La primera no importa ahora, o sí... porque quedó demostrado que la segunda fue producida por los mismos motivos de la primera. Hubo otras pero nunca se puede olvidar la primera vez de algo... el primer beso, el primer pitillo, la primera vez que haces el amor, el primer hijo... Una lista interminable. Cuando decidí ir a aquella consulta de la que me habían hablado estaba realmente mal y dispuesta a hacer lo que fuese por mejorar mi estado de ánimo que ya no me dejaba vivir. Llegué allí acompañada de mi madre y nos sentamos frente a él. Él la mandó salir y allí me quedé yo: pequeña, asustada y sin saber donde meterme porque estaba claro que quería que se me tragase la tierra.



Me dijo: “Ahora cuéntame lo que te pasa”. Estuve sentada frente a él una hora, el tiempo de la consulta, sin decir ni palabra. No me acuerdo si lloraba. Supongo que sí porque lo hacía constantemente por aquella época. Él sólo fumaba. Cuando la hora se acabó me extendió una receta y dijo que pidiese cita para volver. Había sido horrible. Salí de allí desolada por haber perdido un tiempo tan valioso. Tenía tantas cosas que decir... La cita era 15 días después. Durante ese tiempo empecé a escribir todo aquello que me estaba poniendo enferma, todas aquellas cosas que tenía dentro y me estaban hiriendo. Y llegó de nuevo el día de la siguiente consulta. Otra hora perdida, más de lo mismo. Cuando me despidió cerré la puerta tras de mí. Un impulso me hizo volver a entrar y decirle: “He escrito ésto, mientras le dejaba los folios que llevaba en el bolso encima de la mesa, con la esperanza de que los leyese y pudiésemos empezar por algo. La siguiente consulta fue mejor. Hubo muchas otras. Superé aquella depresión y cuando llegó otra nueva, la tercera de mi lista, toqué fondo. Decidí abandonar las pastillas e ir a un psicólogo, al que sigo visitando con más o menos asiduidad. Recuerdo cuales fueron mis primeras palabras al entrar en su consulta: "No me siento feliz y quiero cambiar”. El método a emplear, al principio, fue el mismo: Escribir. Siempre me dice de broma: “Tu expediente es el más gordo de todos”. Yo escribía y cuando entraba en la consulta él lo leía en alto. Eso también era malo, pero era mucho peor hablar. Ahora ya es todo más fácil. Aprendí que cualquier cosa que intente puedo acabar consiguiéndola si no me rindo. Con su ayuda he podido descubrir a la mujer que siempre he querido ser. Tal vez no es tan perfecta como a mí me gustaría pero ahora sé que es la auténtica. Ha sido un camino arduo y a veces es necesario que vuelva la vista atrás para recordar todos los pequeños logros porque sé que todavía me falta mucho por hacer.



Lo importante es que hoy ya puedo decir: soy una mujer afortunada, me acepto y me respeto... al menos, la mayoría de los días.



27 comentarios:

Wycherly dijo...

Y que digo... que escribes muy bien!!
Hay que ir con esos doctores del espíritu y el alma pues hay veces que nos agarra una gripe en estos asuntos. Que hay que ir por la recta medica.
Y que aqui en e blog tu "expediente" siga haciendose re-gordete.

Un abrazo.

Fortimbras dijo...

Creo que si no escribiese tambien caer�a en alguna depresi�n, pero afortunadamente llevo mas de sesenta a�os en los que no deje de escribir ni nun solo dia. La mayor parte de las veces, para publicar, y ahora que no tengo obligaciones, por puro placer.
Escribo para mi, pero tambien para los dem�s y esto me mantiene en forma.
Nunca te detengas
Un beso escrito

Belén dijo...

Yo también empecé a escribir por un momento muy bajo, con psicoterapia de por medio :)

Y si, escribes bien, así que agradezco al psiquiatra que te lo dijera :)

Besicos

Aldabra dijo...

Wych, Fortimbras, Belén:

SE ME OLVIDÓ DECIR que lo de escribir bien era la opinión de un Señor en concreto. No quiero presumir aquí (ni se me pasa por la cabeza) de escribir bien o algo parecido. Simplemente escribo porque encuentro placer en ello, porque me gusta inventar historias para mí o para personajes que me invento (como Congo) y porque, por supuesto, también me sirve como forma de terapia.

bicos nocturnos
Aldabra

guillermo elt dijo...

Dices que "...a veces es necesario que vuelva la vista atrás para recordar todos los pequeños logros porque sé que todavía me falta mucho por hacer"

Yo siempre me digo que para saber donde estoy, tengo siempre que tener presente de donde vengo... por muy malo que hubiera sido el punto de partida. Tenerlo presente y aprender a vivir con él. Pues es mío. Mio y de nadie más.
Presente Pasado Futuro, son nuestro nombre y apellidos... nos guste o no nos guste, y mejor que nos guste, y si no, pues a hacernos amigos todos y llevarnos bien, porque si no... Jodidos, estamos jodidos. Por eso, si jodidos, agarramos a la gaviota, y pal precipicio... que más vidas tenemos nosotros que ese jodido gato... por lo menos en lo óntico. Quea eso es a lo que me refiero... podemos morir 100 veces, y otras tantas resurgir de las cenizas como el ave Félix... perdón, ese es el gato... digo, como el Fénix. (una bromita)

Besos, Aldabrita... Nena... tú vales muxo... y sin jeje.
Más besos... y saludos.

guillermo elt dijo...

vaya... veo que tb. has estado toqueteando los pefiles...jeje

Juanjo dijo...

Me gusta saber los motivos de cada uno para empezar a escribir. Entiendo perfectamente tus motivos, porque yo también utilizo a veces la escritura como terapia, es como si expulsaras todos los demonios que llevas dentro por un rato.
Estoy contigo en que escribir sobre uno mismo ayuda a conocerse y a aceptarse, y también que escribir, por escribir, es un placer.

Besos.

Paco dijo...

Acabo de descubrirte! Una alegría. Muchas gracias. Ya estás en mi Reader y seguiré leyendo.

Sol solito dijo...

Es verdad que esto sirve de terapia. A mí me sirve. Y no se si es mal de muchos consuelo de tontos, pero veo que estais todos fatal del coco. Y me acompañais. Así no me siento tan solita. Me alegro que te sientas afortunada, y que te quieras. Ahora, ese es mi fin. Me he dado cuenta que no me quiero nada. Y el otro dia me dijeron que si no me quiero, no puedo querer. Asi, que hay estoy. Hay, como me lio....Besos

MentesSueltas dijo...

Y si... escribir nos libera. es un acto magico, intimo y que debemos compartir.

Te abrazo
MentesSueltas

Carlos dijo...

Me conmueve y me enternece cuando escribes "el alma".

Te abrazo muy fuerte.

aunqueyonoescriba dijo...

creo que ya es más de uno el que opina lo mismo... escribes bien, y si eso te ayuda pues aún mejor.

Besines!!!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

El arte salva de la desesperación y la locura. Agárrate a las palabras. Seguiremos leyéndote.

BELMAR dijo...

¿eres una sirena?

Cariátides dijo...

Estimada Sirena:

Yo también he paseado por esas playas de las que hablas. Decidí dejar de contar, la escritura siempre fue un buen timón para mí. Al igual que tú, también me siento más cómoda frente al espacio en blanco, que voy llenando de letras que adquieren forma, sentido de un mundo interior a veces caótico otras solo enredado. Me gusta cómo escribes y la poesía de tus imágenes.

Con el tiempo comprendí que mis crisis eran momentos purgantes o una marcha atrás de un camino que había tomado por equivocación y que no me correspondía. No tuve tu suerte de encontrar ayuda en la Psicología o Psiquiatría. A pesar de las numerosas consultas a las que fui, en ese intento de vivir.
Me ayudaron muchos libros que leí y el remedio final vino de mano de las flores de Bach. La causa de mis crisis nunca fueron endógenas, fueron por vivencias que por mi edad temprana no pude asimilar. Hace ya 6 años que disfruto de un mar interior en calma.
El camino ha sido duro pero el proceso ha sido bonito pues, como tú dices, se produce un redescubrimiento de quien llevamos dentro. Lo más cercano que he leído al respecto fue El caballero de la armadura oxidada.

Muchos besos y enorme satisfacción de haber encontrado este lugar, tu lugar.

TWO dijo...

Una confesión en toda regla. Eso, ha de premiarse.
Por cierto, yo no soy psiquiatra pero también me atrevo a decir que no escribes nada mal.

Nut.

Aldabra dijo...

Guiller: gracias por todo el tiempo que me has acompañado en la distancia. Besiños.

Juanjo: Hay muchos motivos para escribir pero digamos que siempre hay un comienzo. Bicos.

Paco: quise ver tu blog pero me sale mi blog de nuevo (cosa curiosa)... ya me dirás. Bicos.

Sol solito: mi coco está muy bien, vamos, mejor que la mayoría, visto lo visto... que te lo digo yo... besitos y no olvides que no estás solita. Besitos.

MentesSueltas: Te abrazo también.

Carlos: me gusta como dices: escribes "el alma"... gracias por tus palabras y por ese abrazo tan fuerte... casi me ahogas... :-) ¿no ves qué soy muy chiquita?... aysss... anda ven... así, más despacio...

aunqueyonoescriba: no busco en este texto la aprobación a mi forma de escribir, como dije más arriba es sólo una opinión... lo hago lo mejor que sé, eso sí es verdad. Bicos.

Pedro: Las palabras escritas siempre me han ayudado a comunicarme cuando no me salía la voz. Gracias por seguir por aquí. Un abrazo.

Belmar: claro que soy una Sirena... pero también soy una Princesa Celta ... también soy un ángel que toca el arpa... y también soy yo misma... puedo ser lo que quiera... ¿no te has dado cuenta? Bicos.

Cariátides: La ayuda siempre está dentro de uno mismo sólo que a veces parece que consuela pensar que alguien está ahí incondicionalmente tendiéndote una mano, aunque sea con dinero por medio. Los libros (también leí muchos) a mí no me han ayudado mucho. Nunca pensé en probar eso de las flores de BAch y sí leí El caballero de la armadura oxidada aunque cuando lo hice ya me había despojado de todas mis armaduras. Y ésto que ves aquí es parte de lo que ha quedado. Besitos.

Two: yo confieso ante vosotros, hermanos que he pecado mucho, de pensamiento, palabra y omisión... no estoy arrepentida porque así es la vida, a veces se da en el clavo y otras veces es el clavo el que alcanza a uno... y un clavo saca otro clavo... Besos.

nandara dijo...

Escribir como terapia, desde dentro, sin miedo a un@ mism@, sin autocensura. Y, a ser posible, acompañad@ en el trayecto.
Salud.
:)

Sirena Varada dijo...

¿Sabes una cosa, Adraba? Eres un sol y también un cielo, ambas cosas.
No cambies y, por supuesto no dejes de escribir.
Un abrazo

d2 dijo...

Genial, eres genial. Un beso enorme. Leerte es disfrutar.

Elbereth dijo...

Es tremendo, tremendamente hermoso, que te desnudes aquí con nosotros.

Un regalo incomparable.

Nos hablas de tu silencio frente al médico, de lo que cuesta que salgan las palabras ante un desconocido, en una habitación desconocida... Y ahora,haces ese mayúsculo esfuerzo porque quieres que sepamos, que conozcamos... No quieres mentiras, ni fingir, sólo compartir, sólo entender... que entendamos...

Gracias, gracias por hablar a través de tu blog. Es grande esto que has escrito, es honesto, limpio, hermoso.

Ya sabes lo que pienso sobre escribir... Yo cuando no escribo, sigo escribiendo. Mi cabeza está hecha de folios en blanco.

Me has hecho llorar y recordar. Un beso enorme, amiga.

Una suerte el haberte conocido.

Aldabra dijo...

Elbereth: querida amiga, yo también he llorado al leer ahora tu respuesta...

no sé si es bueno o malo lo que hago, si es grande o es pequeño, sólo sé que tengo que hacerlo... cada día pongo mis textos al azar, según estén mis emociones, según lo que quiero comunicar... y no hay más...

creo que en la vida callamos demasiadas cosas, por miedo a que nos juzguen, a que nos encasillen, a que se rían de nosotros... pero algunas de las cosas que aprendí es que uno ha de ser fiel a uno mismo, pase lo que pase y que la mejor forma de recibir es OFRECER... y eso es lo que intento siempre, a mi modo, que no será el modo de todo el mundo...

un beso muy muy fuerte, me alegra que hayas vuelto de nuevo.

Aldabra

Enredada dijo...

Amiga,
mi psi dice lo mismo... y lo hago, por placer, por catarsis, por disfrute.
Escribo y escribo y vos...tenés el don, naciste con él.
El arte, ayuda a salir...de depresiones, de angustias... pero la fuerza está en uno...no???
besos

Anónimo dijo...

Dios, perdon por meterme donde no me llaman, perdon por aparecer asi de repente, pero por una casualidad muy casual (valga) encontré este blog, empecé a leer y me gustó, el titulo ya me sonaba Congo y yo, pero hasta que empecé a leer a fondo no me di cuenta :)
Ahora ya sé :)
Escribes increiblemente bien. Como esque evaluna nunca presume de ti? No se porque pero es increible. Seguiré leyendote si no te importa, si no crees que es meterme en tu intimidad,porque a lo mejor este blog es solo para tus amigos
Pero si la casualidad me ha hecho encontrarlo, es por algo.

Un beso. Y sé fuerte siempre. :)








rastrodesusurros
(sino sabes quien soy, preguntale a evaluna)

Vantysch dijo...

Hola Aldabra:

Te devuelvo la visita y lo hago en la entrada que me sugieres.
Por mi profesión y por mi vida sé lo que es la enfermedad mental.
Las cosas que nos ahogan desde dentro hay que sacarlas afuera. No de cualquier modo, hay que hacerlo de un modo constructivo.
Dialogando, dibujando y, como tú haces, escribiendo.
A mí siempre me ha gustado escribir y compartirlo con los demás, pero nunca he tenido constancia como para hacerlo tan a menudo como hubiera debido.
Cuando a través de un amigo conocí la idea de lo que es un blog me entusiasmé y empecé el mío. Jamás he escrito tanto como lo estoy haciendo ahora y me encanta saber que la gente me lee y que a muchos les gusta.

Espero verte más veces por mi blog. Esta noche publicaré un post que habla de algo parecido a lo que tú abordas en esta entrada.
Te dejo que lo descubras tú misma si quieres...

Encantado de conocerte
Besos

xenevra dijo...

Antes de nada coméntoche que se me cruzou, como un trasno rebuldeiro, o anuncio da revista de shukran, roubándome algunhas das palabras que tiven que ir adiviñando.
Palabras que forza deben saír, porque non se nos deu a voz para que fique calada, aínda que fale tan baixiño que tan só soe nas teclas harmónicas dun ordenador, debe saír. E gústame como sae. Outra vez a casualidade vén unirnos, curiosa a nosa andaina de cruceiros, estou pensente da vez do médico para poder empezar no psicólogo; añgunhas cousas deben ser ordenadas nos meus sentimentos. Gustoume lerte e saber que servirá para algo.
Eu non cheguei a ser raíña celta, namorada do home que non debía e repudiada por un rei, pero si son, coma ti, muller de terraas celtas, coa forteza suficiente para sabérmonos, para non esquecer nunca que todo somos nós, e iso é o correcto.
Unha aperta fonda

Soros dijo...

Siempre he pensado que la palabra es una medicina. Pero, sin embargo, no se puede usar cuando queremos. Entiendo por eso tus silencios ante el médico. Sé que las depresiones no pueden ser descritas porque, tal vez, si pudieran describirse, dejarían de serlo. Deben de ser algo parecido a ahogarse en palabras que no pueden salir. Así que, quizás, muchos que escribimos lo hagamos inconscietemente para no caer en ella.
Bicos.