martes, 17 de junio de 2008

Hay días en los que dentro de mí hace frío





No se trata de alguna corriente externa ni nada de eso. No, es un frío interior. Un frío que no se me pasa por más mantas o abrigos que me ponga. Para que se me pase necesito pensar en cosas agradables, por ejemplo, en que estoy tumbada al sol sobre la arena o en que me tomo una coca-cola con muchos cubitos de hielo. También me sirve que voy en moto. O que me estoy comiendo galletas de esas que llevan mermelada de naranja y chocolate negro.

La primera vez que sentí este frío interior me pareció raro. No conseguía encontrarle explicación alguna. Porque a mí me gusta siempre cerrar todas las puertas y todas las ventanas. No obstante, siempre volvía a echar un vistazo por si acaso. Todo bien cerrado a cal y canto y el frío no se iba.

Las otras veces ya fue distinto. Como ya lo había sentido antes no me causó tanta extrañeza. Y además en seguida descubrí como echarlo de dentro de mí. Creo recordar que fue la cuarta vez. Estaba yo en la cama arrebujada y casi sin poder respirar por todo el peso que tenía encima. Hubo un momento en que pensé que iba a ahogarme así que me dije: “Esto no puede seguir así. Un día te vas a morir sin darte cuenta”. Me levanté de la cama y me fui a la cocina, sin ponerme la bata ni nada y descalza. Y decidí enceder la tele y un cigarrillo. Primero la tele y luego el cigarrillo. No, creo que fue primero el cigarrillo y luego la tele. Bueno, da igual. El caso es que estaban echando un documental de osos polares. A mí los osos polares me gustan mucho. Y me gusta ver esos reportajes aunque sea verano. El caso es que había una mama oso jugando con su osezno. Era un peluche móvil. Me emocioné tanto que me puse a llorar. Mis lágrimas salían calientes. Casi me queman la cara. Al mismo tiempo que salían mis gotas de lluvia (a veces las llamo así) se me iba pasando el frío. Entonces me dije: “Ya está. Cuando tenga frío sólo tengo que pensar en cosas bonitas y se me pasará”.

Poco a poco, el frío, lejos de molestarme, se convirtió en un buen alidado. Porque quisiera o no me obligaba a pensar en cosas bonitas. Y eso se contagia. Ahora nos llevamos bien. Y ya no me incomodan esos días. Es más, los comparto con mis amigos y con algunos enemigos también. Porque es que hay gente a la que le gusta estar de mal humor, insultar y todo eso, entonces yo, para chincharlos les contagio mi frío y el antídoto para combatirlo. Tienen tanto frío que no les queda más remedio que pensar cosas agradables porque tienen miedo a morirse. Porque la gente que es mala tiene más miedo que la otra. Bueno, eso es lo que creo yo.

En fin.

Hoy es uno de esos días que dentro de mi hace frío. Así que voy a hacer algo. Voy a abrir la ventana y volar. Voy a ponerme las alas de cartón que me hice, forradas de papel celofán azul y voy a llegar tan alto, tan alto, hasta que el mundo me parezca una canica o tan alto, tan alto que todos los cipreses me parezcan bonsais, o tan alto, tan alto que…


22 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hay días que, de tanto invierno, se le congelan a uno por dentro las cosas.
Me apunto al chocolate negro.

d´Agolada dijo...

La verdad es que es una sensación muy molesta, yo simplemente me dedico a esperar a que pase. Un saludo

TOROSALVAJE dijo...

Me gusta mucho tu actitud, es positiva, te la envidio.

Un abrazo enorme.

Y un beso.

Wycherly dijo...

Tanto, tanto que mi brazo se agitara saludandote y no me veras.


Besos magicos.

jg riobò dijo...

El chocolate es mano de santo.
Buen remedio llorar.

guillermo elt dijo...

... que todo sea tan insignificante, que solo tú seas lo importante.

Con un par... sí!!!

Besicos.

sky-walkyria dijo...

hay un frio q viene de adentro
como un viento que escuece y se queda
¡Qué exquisito darle la vuelta!
saludos y feliz verano

Belén dijo...

Los fríos pueden ser energías no liberadas, haces bien en soltarlas por la ventana...

Son frios raros si, se de lo que me hablas...

Besicos

aná dijo...

Es bueno pensar siempre en cosas bonitas.
Un saludo.

Juanjo dijo...

Pues el remedio de las galletas con chocolate y naranja casi me gusta más. Mmmmm

nandara dijo...

Llueve en el corazón... y cada cual busca el paraguas que más le atrae, incluso lágrimas calentitas o palabras escritas.
Exteriorizar con o sin chocolate, qué post más sentido, Aldabra. Me gusta.

aunqueyonoescriba dijo...

me gustó tu forma de convatir el frío... pero no tengo claro de que los "malos" sean capaces de hacerlo...

entrenomadas dijo...

Abre, abre bien las ventanas. Deja que salga el frío que atiza sin avisar. Luego deja fluir lo mejor que hay en ti, que es mucho, y respira, respira profundamente.

Me pasa a menudo esto, me pasa cuando más calor hace fuera.

Besos, amiga,

M

Anónimo dijo...

hola amiga, lo eres por que te siento cercana. ¿sabes qué? nunca choveu que non escampara.

Enredada dijo...

Donde estabas entonces,
cuando tanto te necesite
nadie es mejor que nadie,
pero tu creiste vencer
si lloro ante tu puerta, de nada sirvio!!
barras de bar, vertederos de amor!
vos enseñe mi trocito peor
retales de mi vida,
fotos a contraluz
me siento hoy, como un halcon
herido por las flechas de la incertidumbre
me he cortado el pelo una y otra vez
me quiero defender!
abre mi alma y dejame en paz
quiero intentar no volver a caer
pequeñas tretas, para continuar en la brecha
me siento hoy como un halcon
llamado a las filas de la insurreccion!!

Amiga: tu canción es siempre importante para mi.
Vos estás siempre, te llevo en mi corazón, y salgo a volar a tu lado, solo un rato... para sentirme liviana, sin penitas ni penas
te quiero hasta el cielo

migramundo dijo...

Los documentales de que hablas me gustan en todo momento, pero tengo predilección por ellos los domingos lluviosos, esos domingos en que el orballo es capaz de parar el tiempo. El frío interior ya es cuestión de actitud. Y la de la protagonista del relato es inmejorable. Saludos.

by Alex dijo...

Que lista eres, prima..
En vez de luchar contra el "frio", lo transformas en tu aliado..

¿Sabes?...jajaja...tambien he pensado alguna vez, que los ositos esos parecen peluches andantes...o...peluches móviles, como dices tú....jajaja

Besinos niña linda.

Aldabra dijo...

Pedro: que sean dos chocolates.

dÁgolada: a mí no me desespera esperar por eso me siento en la necesidad de hacer algo.

Torosalvaje: no tienes porque envidiarme, tú también puedes y seguro que mejor que yo.

Wycherly: aún te veo... sí, te veo.

Jg riobó: sí el chocolate después de una llantina es estupendo.

Guiller: con un par, o dos, o tres pares... con lo que haga falta.

Sky: sí, es un frío muy profundo.

Belén: vaya, tú también lo has sentido.

Aná: sí, supongo que sí, aunque no es facil, no creas.

Juanjo: y ya somos tres para el chocolate.

Nandara: Llueve por todos lados cuando ese frío llega. Y es un post sentido porque es real como la vida misma.

Aunqueyonoescriba: si los malos no son capaces peor para ellos ¿no?

Entrenómadas: otras más, bienvenida al club.

Anónimo: tés razón, a choiva sempre deixa de caer máis tarde o máis temprano. benvido.

Enre: pequeña ¿estás mejor?. yo también te quiero.

Migramundo: los documentales son relajantes ¿a qué sí?. Y mi actitud (porque en este caso es mi) es la única que me sale.

Álex: tú si que sabes... anda que no eres encantador ni nada... je je je... igual que un peluche andante... je je je

Pues ya terminé... muchos besitos a todos ¿Os dije alguna vez que sois importantes? ¿Sí? Seguro que ya os lo dije.
Aldabra.

by Alex dijo...

Juassssss.....ese si que es un piropo encantador, primisima...
.."peluche andante"...es de los mejores piropos que me podias decir.....eres un sol, cálido y lúminoso...

Aldabra dijo...

Quiero pedir disculpas porque esta tarde Senia se ha dado cuenta de que ya había actualizado hace tiempo con esta entrada, es más, en su momento se la dediqué a Elbereth. Siento las molestias causadas por si a alguno el texto ya le sonaba. Fue sin querer, será cosa ya del Alhzeimer.

Un saludo y como siempre, bicos, para ti también "pelcuhito andante"... juas juas juas.

Fortimbras dijo...

El frio y el calor son muy subjetivos. Yo los intercambio, muchas veces, de acuerdo con mi estado de ánimo.
Un beso

Ivonne dijo...

Hola Aldabra.. prometo que no se como llegué así.. no recuerdo ni que buscaba.. pero me alegro de haberte encontrado.. AHORA RECORDÉ PORQUE TE HALLÉ.. buscaba una imagen que reflejara el frío.. y esta imagen m,e llamó la atención, por la expresión de su cara.,. y que porque quizás el frío más grande.. no estaba afuera.. sino dentro de mi.. mme encantó lo que leí.. y pienso que también llorar es un "buen" remedio a veces.. por ejemplo.. tu relato, me hizo sentir mejor.. :) Un abrazo.. Ivonne..