jueves, 6 de agosto de 2009

Al mal tiempo buena cara




Sí, aunque no lo parezca esta foto fue hecha ayer. Agosto 2009. Verano. Es el bonito paisaje cotidiano que veo desde la ventana de mi oficina. Un taller de un astillero. El paraguas que véis en la imagen es de verdad y el obrero no lo lleva porque le moleste el sol, no, lo lleva porque está lloviendo.


Y esta otra fotografía acabo de hacerla hace menos de una hora. Sigue lloviendo y está todo cerrado de una niebla espesa. Ya véis que límpido y claro luce el cielo que enmarca mis queridas grúas grises. Y que luz tan especial tiene el día, ¿verdad?


La vida es así no la he inventado yo.


Hoy no iba a escribir este post. Es más, tenía ya uno preparado para publicar esta tarde (quedará para mañana) pero es que hoy estoy un poco de los nervios y verter aquí todas mis "desdichas" seguro que me hará bien.

Por esta esquinita del mapa estamos acostumbrados al grís. Nos ha tocado y nos ha tocado, ajo y agua, pero no creo que me queje de vicio: lo de este verano es demasiado. No soy una forofa fanática del sol, no, pero es que el sol es beneficioso. Sobre todo pienso en mis depres y tristezas, que menos mal que el antidepresivo que me zampo cada mañana es eficaz porque sino ¿qué sería de mí? Grís, grís, grís y más grís por si no había bastante.

Suspiro cada otoño y cada invierno pensando en la arena cálida acogedora de la playa y en esos baños de mar que tan bien le sientan a los espíritus maltratados por la vida... ¡Ay, dónde irán aquellos veranos de mi infancia y de la de Senia, aquellas tardes de playa de bocadillos de nocilla o chorizón!

Y ahí no queda la cosa.

Todos los que me leéis asiduamente, sabéis que me gusta cuidarme y hago ejercicio con regularidad. El caso es que desde hace un tiempo he empezado a cuidar mi alimentación un poco más de lo habitual porque en diciembre de 2007 dejé de fumar y cogí unos tres kilos. Como mínimo voy al gimnasio tres día por semana y si tengo ganas y puedo voy los cinco. Procuro que las cenas sean livianas: fruta, tostadas con jamón cocido, fruta, un yogurcito... y durante el día intento no pasarme y beber mucha agua. Tarea difícil, no penséis, porque siempre estoy imaginándome grandes bacanales de helados y pastelería varía (a veces también pienso en salado: aceitunas, banderillas picantes, cacachuetes salados... y cerveza).

Y todo para nada. El peso que marca la báscula no decrece. No consigo bajar de los 53 kilos. Esta mañana 53,700. Dicho así estos kilos parecen muy poquita cosa pero es que sólo mido 1,55. Sí, ya sé que todos habíais imaginado que medía por lo menos 1,75 y que mis contornos eran 90-60-90. Pero no, soy una mortal normal. Con una lorcita (todavía es muy pequeña y no tiene la categoría de lorza) en la zona del ombligo. Congo dice que me sienta bien pero claro, él qué me va a decir. El me mira con cariño. Mi espejo, en cambio, no dice lo mismo.

En fin. Parece que ya me encuentro un poco mejor. Quiero que sepáis que este post no es una queja, no quiero que lo leáis de ese modo, es sólo una simple constatación de los hechos. Así son y así os los he contado.

Así que "Al mal tiempo buena cara". Yo sigo con mi sonrisa puesta, refugiada en mi mundo particular, el que sí me he inventado yo, mandando al tiempo a paseo, y a mis kilos de más también por el mismo sitio. Porque voy a ser feliz: llueva, nieve, con lorzas o sin ellas.


Porque yo lo valgo.


22 comentarios:

Alegría dijo...

Querida Aldabra y tocaya, me encanta el tiempo de tu ciudad... Sí, ya sé que pensarás que porque no lo vivo a diario, pero estoy segura, que a ti te pasaría exactamente lo mismo, con el que me toca a mí, jajaja jajaja.

Con respecto a lo de tu peso, mido casi lo mismo, y peso igual que tú, podría adelgazar un poco más, pero me gusta comer, y no estoy dispuesta a sacrificarme más de lo que ya hago. ¡Debes estar genial!

Un beso grande desde el sur, con bruma, 80% de humedad, y 23º amenazando con llegar a 35º... ¡y esto no es nada! ;))

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

No hay que obsesionarse con el peso, ya lo sabes: a veces el cuerpo nos cambia. Seguro que estás estupenda.
Y a mí me gustan estos giros del verano, desde niño.
Besos.

Anónimo dijo...

Tu lo que tienes es visio, musho visio.Te recuerdo que la eleccion es: 42 grados o que llueva y yo lo tengo clarito. Que llueva...¡a cántaros!

¡ Y eso que estoy casi decidido a comprarme una motito de segunda mano, pero aún así

Dersu

Juan Luis G. dijo...

Nunca llueve a gusto de todos. Por aquí vendría bien algún día de esos, para mi gusto.

Un abrazo.

P.D. En cuanto a lo del peso, seguro que Congo tiene razón.

PMM dijo...

Pues eso, porque lo valemos seguimos sonriendo a pesar de la lluvia y las lorzas. Biquiños.

necora 56 dijo...

Bueno, te iba yo a decir que el tema del agua y del fresquito se lo contaras a los de Jaén, pero ya veo que entre tus asíduos lectores cae alguno del sur.
Yo como buen "profesional" y para evitar fotos como las de tu post, me pillo las vacaciones en Septiembre y asunto concluido; es cierto que los días son mas cortos pero para lo que tengo que hacer... estoy "sobrao".
Con respecto al peso no deberías de estar muy preocupada, pues según dicen los que saben de eso, el peso ideal es en kilos lo que pasas del metro...jejeje, asi que todavia tienes márgen para pillar dos kilos mas.
Es la primera vez que entro en tu blog y espero hacerlo muchas mas veces.... me gusta.
Un abrazo. necora56

cuentosbrujos dijo...

ostras tu, q triste, yo quiero luz, me gusta la luz , al menos en esta época, cuando todos marche querré oler la tierra mojada, tocar los cristales mojados y empañados y salir abrigadito, pero de momento quiero luz¡¡
saludos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Dichosa el agua..una poquita por aquí, que hace un calor terrible...los kilos...maldita obsesión...yo me pongo a plan todos los días...bueno ganas no me faltan, lo que me sobran son kilos...yo peso casi el doble que tu y mido 20 cm..más, pero es que la cerveza con tapitas está riquísima...saludos.

Pd: congo lleva razón....ánimos.

Carlos dijo...

Aldabra, gris de ausencia,
inmersa en un diluvio de verano,
nos cuenta su paisaje cotidiano
en tren de confidencia;
tomados de su mano,
dejamos el tabaco y la impaciencia,
tres kilos nos separan de su esencia,
al fin será otra vez su vientre plano.
Entretanto la lluvia la acongoja
y el viento la deshoja
de tristeza,
pero lleva la vida por delante
y domingos de gloria, Dios mediante,
hay un “Congo” en su pieza.

A ver niña, para levantarte el ánimo, porque tu lo vales. :)

Un beso dietético.

Albino dijo...

¡Que me vas a decir de la lluvia o del tiempo gris, si vivo a pocos kilometros de tu casa!
Sin embargo hay una diferencia. Todos los dias bajo a la playa que tengo a cinco minutos para darme un paseo, aunqu sea lluviendo, pues el agua salada le va bien a mi serpéntica piel y todas las tardes, con asombro de la vencindad que ya me toma por loco, bajo a la piscina, pero enseguida me tiro al agua y nado unos 200 metros para volver corriendo a la ducha caliente de casa.
Eso no lo perdono.
Un bico

TORO SALVAJE dijo...

A mí me gusta la lluvia pero creo que tantos días me enloquecería, además la lluvia ha de ser abundante y generosa, si es tipo sirimiri no la quiero para nada.
El sol va bien contra la depresión.
Espero que pronto venga a verte.

Besos.

Calvared dijo...

Creo que el culto al cuerpo se ha convertido en una obsesión en los últimos tiempos.
Creo que ers una persona afortunada con esos tres kilillos de más. Cuando yo dejé de fumar cogí diez que nunca más pude quitarme de encima.
Ahora, perse a una lucha encarnizada por bajar peso no lo consigo porque, escondiéndome de mi mismo para no enterarme, me lo salto a menudo.
Disfruta la vida y vívela en toda la plenitud. Baja los kilos si ello no te provoca una ansiedad y si no puedes, no te preocupes, las personas rellenitas también tienen amigos y parejas.
Besos

KUKA dijo...

No te agobies, y vente para Cáceres, verás qué calor hace guapa, aunque no tenemos playa, pero tenemos el río, y unas piscis que refrescan. Yo he perdido 10 kilos y no es por chinchar,jijijijijijij, ha sido volver a trabajar y a bajar kilos, ahora llevo faldas y todo, mi pareja está loca de contenta, no desesperes que ya verás lo delgadita que vas a estar guapa. Besossssssssss

mariona. dijo...

al mal tiempo buena cara,tu lo has dicho reina!


cuídate mucho.... y ánimos!

ps: con el calor de barcelona,ya me gustaría a mí un poco de lluvia..

Chousa da Alcandra dijo...

As lorzas son bonitas ás veces (todo ten a sua mesura). Faime caso.

Asinado: o espello de Chousa

P.S.: eu hoxe tamén levei paraugas en Antas, para non escarallarme o peinado, joder!

Carlos dijo...

Aldabra, andamos con las estaciones cambiadas, mirá el sol de invierno en mis fotos. Una maravilla.

Un beso.

Silvia dijo...

Como dice el refrán: "al mal tiempo buena cara". Es verdad que está siendo un verano atípico, y yo que soy vecina tuya "puerta con puerta" (del Bierzo), lo puedo corroborar. Cuando se va al gimnasio se dice que se sube de peso, pero no por grasa, si no que se gana en masa muscular, así que no te preocupes. Y no seas tan soberbia, ¿quieres ser la mujer perfecta? : inteligente, guapa y encima en tu peso ideal ?. me parece muy bien tu última frase : hay que ser feliz: llueva, nieve, con lorzas o sin ellas. Un abrazo grande

Martin Bolivar dijo...

Ante la adversidad hay que sacar todas las fuerzas para salir adelante. Llueve pero mañana o dentro de unos días volverá a salir el sol. Lo gris es sólo una transición.

BIPOLAR dijo...

Pues a mí me pareces preciosa por dentro y por fuera. (que no se malinterprete) :D

Lo del sol es peor (y el frío, ¡qué es agosto!) Te comprendo perfectamente. Yo añoro la playa de mis sueños... aunque esté mojada... snif.

Ánimo, mientras Congo aguante el peso... ;)

Belén dijo...

Hija, el calor sofocante tampoco es tan bueno... al menos para mi... si es que dios da pan a quien no tiene dientes...

Besicos

Aldabra dijo...

Muchísimas gracias a todos por dejar vuestros comentarios y bienvenidos a los que os pasáis por primera vez, volved cuando queráis.

Deciros que:

1. no estoy obsesionada por el peso, sí me preocupo de que no vaya a más y hago lo que puedo por controlarlo, que son cosas diferente.

2. sé la suerte que tenemos la mayor parte del año con nuestra climatología gallega pero es que este verano está siendo demasiado y entre lo mucho y lo poco está la diferencia.

3. si hago ejercicio es porque le viene muy bien a mi cabeza, además de a mi físico porque ya estoy en una edad de curvas peligrosas... je je je

4. siempre trato de buscar lo positivo en cualquier situación, como digo al final: llueva, nieve, con lorzas o sin ellas.

5. estoy feliz con lo que tengo.


y nada más, un besiño grande a todos.

Juanjo dijo...

El exceso de gris es malo para la salud. Te mereces colores y buena salud porque te cuidas.

Besos.