martes, 11 de agosto de 2009

Querido Nico, dos puntos.






Querido Nico:

Esta es mi despedida. Sí. Es la última carta que te escribo.

Durante meses albergué la loca ilusión de que podías llegar a quererme. Y así, alimenté cada día con ahínco, los sentimientos que habían nacido en mí. Tenía que intentarlo hasta que no me quedase ni la más mínima duda. Esperar la oportunidad definitiva y jugar la última carta de la baraja.

Pero las cosas no siempre salen como planeamos o como nos gustaría.

No puedo decir que nuestra noche, la única, no haya sido bonita (y digo la noche, no el sexo, que fue un desastre, para ser sincera), la recordaré siempre a pesar de que no hubo palabras de amor: las que tú no dijiste porque no las sentías y las que yo me callé por pudor. Simplemente dejamos que nuestros deseos dispares confluyeran en un único camino durante unas horas.

Me levanté temprano, tú todavía dormías (el descanso del trabajo bien hecho). Me duché despacio y volví a la cama. Cuando despertaste descubrí en tus ojos y en los gestos de tu cara aquella sombra de despedida. Y te pedí la verdad. Con ella llegó aquella palabra que destacó entre todas, la que hizo que la ilusión que quise haber atrapado se deshiciese de repente, como se despedazada una nube a causa de un viento que se levanta repentino y con fuerza. Al fin hablabas claro.

No pude evitar aquellas lágrimas que me dolieron pero también decidí, en aquel instante, que serían las últimas. Esa palabra no era lo que yo me merecía. Entre nosotros: caíste un poco bajo, reconócelo. Jamás lo hubiera esperado. Pero así es la vida, llena de sorpresas.

Conseguí reponerme y salir airosa y elegante, dejando en tu casa el rastro de mis mejores sonrisas. Así me gustaría que me recordaras en el caso de que mi imagen vuelva a ti por sorpresa (aunque no lo creo vistas las circunstancias). Yo ya te he grabado muchos días atrás y así es como vas a seguir perpetuo, olvidándome de esa palabra que me gustaría no haber oído. Espero que no te encargues de destruir también mis recuerdos.

Sabía que era un reto difícil, que al final no pude conseguir. Por eso no volví a casa decepcionada. Al contrario. Me inundó una especie de alegría incontrolable porque supe que me había entregado por entero aunque con ello no pudiese conseguir que me quisieras. Yo sí te he querido sinceramente. Y eso, es lo único que me importa.

Adiós. Sin más.



19 comentarios:

mariona. dijo...

joder...pues menudo cabrón. me recuerda a algunos que he conocido....

Adolfo Payés dijo...

Muy sentida tu carta.. te dejo por aquí mis saludos siempre solidarios...


Un abrazo
Saludos fraternos

Juan Luis G. dijo...

Eso de que el amor sea cosa de dos a veces es un fastidio...

iliamehoy dijo...

Querido Nico, punto y final. Aunque duela, saber que uno conserva intacta la capacidad de amar, permite mirar hacia delante. Porque esa capacidad, es propia y maravillosa.
Excelente relato
una sonrisa

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Bueno: me gustaría conocer la versión de él.

BIPOLAR dijo...

Me encanta la imagen. He dudado si podía ser un cuadro.

Una carta con un mini artefacto habría sido algo más reconfortante para la mujer entregada. :D :D

Silvia dijo...

Esta historia me suena muchísimo... Pero me parece genial la actitud de ella. Es mejor estar sola que compartir la vida con un cobarde.
Un abrazo

Ulysses dijo...

Me gustó la carta, está muy bien escrita y queda claro por que se termino la relación.

Saludos

PD: Si visitas mi blog hay 2 entradas sobre sirenas, espero que te gusten

fonsilleda dijo...

No siento tristeza por tu protagonista, pienso que seguramente ha salido ganando. Y su optimismo y ganas de vivir, su actitud ante los problemas, la llevarán a buen puerto.
Bicos.

Gisela dijo...

Preciosa carta
siempre pasa eso una entrega todo sin recibir nada a cambio pero una se siente realizada sabiando que hizo todo lo posible

un besico enorme

Carlos dijo...

Las únicas batallas que se pierden son las que no se libran.

Me hiciste acordar a un aforismo de Porchia: "Tu crees que me matas, yo pienso que te suicidas".

Un beso grande.

Chousa da Alcandra dijo...

Un fallo teno ata a escopeta mellor deseñada. Pero dos disparos non executados (!) tamén se aprende. Sempre hai unha perdiz que sobrevive a ese gatillazo...

Belén dijo...

Jo, pues ella es valiente con eso de decirle adiós sin mas...

Yo no pude...

Besicos

Carapuchiña Vermella dijo...

ás veces as palabras firen máis que as pistolas...
...as caricias dolorosas no canto de sensuais...
os adeuses; pode que liberadores pero difíciles...


noraboa pola historia...

MACA dijo...

FERMOSA E REALISTA HISTORIA, AS MULLERES TEMOS DEMASIADOS E VERDADEIROS SENTIMRNTOS,E ISO FAINOS SUFRIR DE MAIS, PERO COMO DÍ A "PROTA" ADEUS SIN MAIS.
OS STIKERS MERQUEINOS EN ALI STOCKS, CÓMO DIS QUE CHE GUSTARON OS ABABOLES.
TAMEN TEÑEN UNS TULIPANS MOI FERMOSOS.
TES QUE ENCONTRAR UN OCO PARA IR VER AS ALFOMBRAS DE ARES, SON MOI XEITOSIÑAS, E ESTÁN CÓMO QUEN DI A CARON DA CASA.
BIQUIÑOS

Chousa da Alcandra dijo...

http://es.noticias.yahoo.com/9/20090812/tso-un-millon-de-dolares-de-recompensa-p-64bc860.html

(Eu non lles vou dicir onde estás, pero que saibas que te andan a buscar...)

A.C. dijo...

Veño darche as grazas pola tua axuda co meu blog.
Hoxe fixen un progreso grande eu soliña!!!

Aldabra dijo...

Hola a todos, amigos:

Como bien apunta Pedro, ésta es una de las versiones de la historia pues, sin duda, podría haber más de una, como mínimo la de los dos protagonistas.

A muchas mujeres (perdonarme chicos, pero a veces tenemos puntos de vista diferentes) esta historia nos suena mucho. Chico conoce chica, chico quiero "rollo" con chica sin más. Chica se enamora de chico. Chico se camela a la chica para conseguir "rollo". Chica se cree a chico. Chica se enrolla con chico. Chico consigue el rollo. Chico una vez conseguido el rollo pierde el interés porque no quería más que eso. Chico dice que no está preparado para una relación pero que Chica es una gran mujer.Chica se siente estafada.

Y punto final. Sin más. No hay muchas más versiones que ésta. Así de sencillo y doloroso para una de las partes.

Porque vamos a ver, como adultos que somos uno puede decir claramente lo que desea sin engañar.

El Chico puede decir: busco rollo. Y la Chica contestará Sí o No. También es así de sencillo.

Lo quer siempre he censurado y me ha asqueado es el engaño al que año tras año hemos sido sometidas las mujeres. Porque antes para tener sexo digamos que había que sentir cosas de lo contrario no era "lícito". Si una mujer se "entregaba" a un chico era porque lo quería, entonces así estaba todo mejor visto, digamos.

En fin, creo que los tiempos han ido cambiando y que las premisas ahora son diferentes.

Eso espero.

Biquiños y que tengáis un buen día.

Ggracias por dejar vuestros comentarios, me encanta leeros.

Juanjo dijo...

Ojalá todo el mundo supiera despedirse con la elegancia que lo haces tú.

Besos.