martes, 4 de agosto de 2009

Hibernación

Aquel año el invierno llegó con puntualidad religiosa.

Aldabra apenas si tuvo tiempo de guardar en la alacena los rayos más tibios del otoño; dobló prolijamente al medio aquella última tarde del 20 de julio y se encerró en su cama.

Después de todo, pensó, qué son tres meses de ausencia.

Dibujo

Este texto y la fotografía que lo acompaña son obra de Carlos Casellas del blog "Apenas Penas". Carlos es un amigo bloguero de larga distancia, por el tiempo que hace que nos leemos y por los kilómetros geográficos que nos separan, ya que vive en Argentina. Siempre ha sido muy gentil y caballeroso y de vez en cuando me agasaja con unos estupendos regalos, que no sé si mereceré del todo.

Desde aquí te doy mil gracias, Carlos y te envío mis mejores de deseos de salud y suerte.

Como es un hombre que lleva la poesía en la sangre tiene más blogs: Mundo Gato, Fotogravida, Benditos (en el que me dedica también un poema, que ya había dejado anteriormente como comentario en mi blog en el post "A contracorriente".

Este post lo incluyo en la etiqueta "Entre amigos", un espacio que creé en el principio del blog para que si a alguien le apetecía escribir en mi espacio pudiera contar con un hueco donde hacerlo. Me alegro que resurja de nuevo este rincón porque hace mucho que nadie lo utilizaba (Golem 11.06.08). Así que ya sabéis, estáis todos invitados a venir. No hay temas, ni reglas. Sólo han de ser textos, poemas, fotos... que encajen con la estética de este blog.

Y para que no cunda el desánimo os dejo esta canción invernal interpretada por Modestia Aparte y David Summers. Es muy alegre y muy romanticona (algunos que yo me sé dirán ñoña, pero qué importa). Preferiblemente escucharla con la voz alta y si os apetece sería estupendo que la cantáseis, que para eso os he dejado también la letra.

Sólo quiero un beso eterno en una habitación sin luz, encenderla y que aparezcas tú, un amor de ultima hora,una habitación y tú, un te quiero en una noche azul, una foto en mi cartera, sólo para ver quien eras, un cabello tuyo sobre mi, una mano entre mi mano ,entre los árboles nevados, una silla fría en el jardín, una última hora, en la que tú me perdonas, que el viento te arrastre hasta mí.

Que tú vengas a verme, un día en diciembre y que ya no te vuelvas a ir.

Sólo quiero un día de lluvia para protegerte a ti, una historia que pueda escribir, tu sonrisa en mi mesilla y dormir sin mas pastillas, quiero no pensar ya más en ti, sólo un sábado a tu lado, ver la tele entre tus brazos, un paseo frío por Madrid, una luz para mirarte, y ya no parar de besarte y que te quedaras a dormir, volver a empezar junto a ti.

Que tú vengas a verme, un día en diciembre y que ya no te vuelvas a ir.

Sólo quiero encontrar de nuevo lo que he perdido en este tiempo, que mis días en blanco y negro los pintes todos tú, en diciembre...en diciembre.

12 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Interesante entrega nos haces..
Me quedo con el beso eterno en esa habitación sin luz..

Un gusto leerte siempre

Saludos fraternos
Un abrazo

Carlos dijo...

Hola Aldabrita, viendo la foto, pensaba lo extraño que debe resultar para tí, confrontarla con el paisaje de playas y de sol que ahora disfrutas.

Este nuevo modo de contactarnos, tiene eso, nos permite ver con mayor claridad el paso de las estaciones.

"Aldabra se parapetó con la frazada hasta el nacimiento mismo del flequillo, fuera de su cama, el mundo era un territorio demasiado hostil. Puso el despertador a las 8 de la mañana del 21 de septiembre, aunque era casi seguro que un rato antes la despertaría el trinar de los primeros pájaros"

Besote.

TORO SALVAJE dijo...

Tres meses como tres losas.

El tiempo se estira o encoge en contra nuestra.

Siempre.

Besos.

Juan Luis G. dijo...

El invierno se colará en nuestras vidas poco a poco, a medida que perdemos horas de sol. Y habrá que volver a irse a la cama tempranito, como los osos.

Siempre con tus magníficas iniciativas.

Besos.

BIPOLAR dijo...

No sabía que las sirenas hibernaran. Tampoco se había estudiado ninguna hasta ahora. :)

Un texto muy cálido.

cuentosbrujos dijo...

ostras , entonces esta me la descargo
me refiero a la de asalto al tren
, si ya me parecia a mi...
pero bueno
por cierto resulta dificil asimilar un invierno como del que hablas al principio con esta calor
cachis...

fonsilleda dijo...

Me gusta esta sección tuya de textos apoyados en fotografías que te envían. Éste de hoy, especialmente poético y bonito.
Biquiños.

Pegaso dijo...

¡Qué ganas de descubrir los blogs que has puesto!

Pues yo cuando "inverno" es en verano, por muy raro que parezca... el calor me chupa la vitalidad. Si fuera por mí me ponía a dormir y no despertaba hasta el otoño. Aunque supongo que lo más inteligente es enfrentarse al calor, hasta vencerlo... ¡Pero soy tan vago que prefiero lo de dormir! XD

BESAZOS

Gisela dijo...

Preciso texto
los 3 meses se nos hacen enternoss

un besico

pd: no hay que tener miedo de la vejez por que todos llegamos a eso uno mejor que otro jeje

Belén dijo...

Dejas tu espacio para que escriban otros... eso dice mucho a tu favor ;)

Besicos

Silvia dijo...

Como siempre, me ha encantado. Un abrazo calentito y reconfortante

Aldabra dijo...

Muchísimas gracias, en nombre de Carlos y en el mío por vuestros comentarios.

biquiños y buenas noches.