lunes, 10 de marzo de 2008

Turumak

Ilustración: Arthur Rackham (1867-1939) "Alicia en el País de las Maravillas"

Yolanda se despertó pensando en Turumak. Para su sorpresa, fue lo primero que se le pasó por la cabeza nada más abrir los ojos.

Si viésemos a Yolanda por el agujero de una cerradura podríamos decir que es una mujer feliz. Hoy es domingo, y Yolanda adora los domingos. Duerme hasta que se cae de culo de la cama y disfruta del silencio de la casa hasta que los demás se despiertan.

Se levanta despacio para no hacer ruido y alargar así, todo lo posible, el sentimiento de soledad compartida. Va al baño (porque las mujeres felices también van al baño), se mira en el espejo con su pijama nuevo, se medio peina un poco y deambula por la casa degustando todos los espacios abiertos como si paseara por un parque temático: la salita con todos los libros en las estanterías, el comedor un tanto desordenado, la terraza llena de macetas con plantas y flores, y ya por último entra en la cocina y da de comer a las tortugas, que aunque tienen nombre, ella simplemente les llama tortugas. Igual que hace con Perrito, el perro de la finca de en frente. Hoy todavía está enroscado en una bola durmiendo a pierna suelta. A vecesYolanda le tira galletas desde la ventana y lo llama: “Perrito”, y Perrito (que de seguro tendrá otro nombre) la reconoce y le da al rabo contento, sabedor del gesto que significa que le va a llegar algo rico por el aire.

Hecho todo lo anterior se prepara el desayuno: que no le falte su taza de Colacao. Es que si Yolanda tuviera que irse a una isla desierta de seguro incluiría el Colacao en su lista de cosas que llevarse, aunque también adora las infusiones, la Cocacola… la cerveza… las galletas de mermelada de naranja… bueno, mejor que Yolanda no se vaya a una isla desierta porque tendría que irse muy cargada y a las islas desiertas no se pueden llevar muchas cosas.

Y además lo que Yolanda quiere hoy domigo es irse a Turumak. Yolanda sabe que ese lugar no existe, que sólo es una invención de alguien que se hace llamar Elbereth y que ha escrito un relato en internet donde aparece ese nombre. Pero, a pesar de eso, Turumak sigue martilleando en la cabeza de Yolanda.

Y es que Yolanda siempre fue muy fantasiosa y se imagina que Turumak es una Isla Pirata perdida en el Pacífico, donde habitan todos aquellos seres que no encuentran su lugar en el mundo en que vivimos, seres sensibles de los que todos piensan que son “raritos” porque leen poesía… chupan azucarillos para quedarse dormidos… guardan piedritas de río en cajas de cerillas… duermen agarrados a una mantita de bebé… coleccionan olas de mar en frascos de cristal… cuentan gaviotas para hacer regalos… etc.

Yolanda se imagina que en Turumak no existe el pasado porque una vez allí todos vuelven a nacer de nuevo y construyen un futuro mágico donde las cosas más descabelladas pueden ser posibles.

Y así, pensando en Turumak, decide volver a meterse en la cama con el sabor del Colacao en la boca y acurrucarse de nuevo a él. Tal vez lo pueda convencer para que la acompañe a Turumak. A él siempre le gustaron las historias de piratas. Y todavía es temprano.

6 comentarios:

Elbereth dijo...

¡Que lindo!Muchas gracias, no quiero desvelar como veo yo Turumak,porque creo que esa es una de las ventajas de la literatura: no hay un sólo libro, hay tantos como personas.

Creo que yo no sabría que llevarme a una isla desierta, pero estoy segura de que te encontraría en ella con tu Cola-Cao. :)

¿Conseguiste convencerle para ir a Turumak?

:)
Un abrazo muy fuerte.

by Alex dijo...

Que homenaje mas bonito, le haces a Elbi en este post....
Tienes razon Aldabra....no sé que tiene esa dichosa palabra que a mi tambien me "enganchó"....TURUMAK...
¿Sabes como veo yo a Turumak?...
Para mi no es un lugar.....para mi es "UNA PUERTA" en el espacio-tiempo, que nos puede transportar a distintos lugares...jajajaja...se lo tengo que contar a Elbi.....
Un besazo primahermana.

Akinol dijo...

See Here

Isaac González Toribio dijo...

Bonita la conexión virtual Aldabra-Elbereth. Seguro que da mucho más de sí. Estaré al acecho. Besos para las dos

Aldabra dijo...

Buenos días Elbereth, reina de Turumak, ¿es que acaso dudas de mis dotes de persuasión?... je je je... claro que fuimos a Turumak... y nos gustó tanto que de seguro volveremos... ;-))

otro abrazo fuerte,


hola Álex... no importa la interpretación que demos cada uno de nosotros a los textos... hay miles de lecturas y todas son interesantes...

acabaremos todos en Turumak... seguro...

un besiño,

hola Isaac, sí que es bonito esto de la conexión virtual... sin querer la red ata y desata muchas cuerdas...

bicos para ti también...

Aldabra,

Spender dijo...

Ésta es la magia de internet: dos blogs buenísimos unidos por un lugar tan virtual como los propios blogs.

:)