lunes, 17 de marzo de 2008

Y fuimos a Turumak...


y allí...

hicimos el amor recién despertados, con los recuerdos de los últimos sueños cosquilleando por las yemas de los dedos...

Congo me contó de sus monstruos nocturnos y yo le conté de mis viajes en el parapente de colores.


hicimos el amor viendo como la tarde iba llegando por el río manso, de aguas cálidas y transparentes...

Congo me amó con la furia de veinte tornados y yo le amé con el ímpetu de un pequeño saltamontes.


hicimos el amor cuando ya la noche nos dejó a oscuras y sólo se divisaban entre los árboles a lo lejos, las farolas de la carretera...

Congo, intrépido pirata, abordó mi isla desierta de besos y yo, complaciente anfitriona, le enseñé el camino que conducía a las montañas sagradas.


allí, en Turumak...

hicimos el amor hasta quedar exhaustos, en la suite de la cama azul, entre los vapores de las aguas termales...

Congo se durmió apoyado en mi pecho mientras yo, con los ojos cerrados, contaba para él todas las estrellas.


y después, volvimos...


13 comentarios:

Spender dijo...

Muy muy poética esta entrada. Preciosa. Se podría decir que es un poema en prosa, como los grandes poetas franceses.

Besos

Enredada dijo...

contar las estrellas para alguien... mirar la luna, descifrar enigmas... me llegás al alma... como quisiera poder contar estrellas...
mil besos

Enredada dijo...

contar las estrellas para alguien... mirar la luna, descifrar enigmas... me llegás al alma... como quisiera poder contar estrellas...
mil besos

Elbereth dijo...

Hay paraísos perdidos que uno desearía encontrar....para perderse en ellos y no regresar.

¡Cuánta pasión! ¿Cómo es el ímpetu de un pequeño saltamontes amando? :))))

¡Bestial!

Un abrazo.

Aldabra dijo...

Hola chicos...

Spender, en realidad quise escribir un poema pero luego no encontré los cortes de versos adecuados y así quedó el texto...

Enredada, claro que puedes contar estrellas... haz la prueba... cierra los ojos y concéntrate... pero ciérralos fuerte para que funcione... ¿las ves?... ¿a qué pudes contarlas?... lo sabía...

Elbereth... ¿me preguntas que como es el ímpetu de un pequeño saltamontes amando?... ¿nunca te sentiste así... como un pequeño saltamontes frente a veinte tornados?... ¿y no pusiste toda la carne en el asador para seguir luchando y vencer a esos gigantes que quieren arrasarte?...

mi querida Elbereth, un pequeño saltamontes ama como si siempre fuese la última vez... con toda la pasión... con toda la fuerza... con toda la magia... saltando hasta el infinito...

os quiero chicos,
Aldabra

Aldabra dijo...

mi querida Elbereth, se me olvidó decirte que no pretendo usurparte el nombre de Turumak, es tuyo y sólo tuyo... sólo me gusta jugar y por eso opté por ponerlo antes que poner cualquier otro... sé que lo aceptas de buen grado pero aún así me quedo más tranquila si te lo digo...

por supuesto también te cedo a mis personajes para que juegues con ellos cuando quieras...

bicos,
Aldara

Enredada dijo...

Querida Aldabra...
sos una sabia...cerré los ojos y pude contar las estrellas...
besotes...

by Alex dijo...

¡¡¡Ostia, primi!!!
¡¡Un Turumak "caliente"!!
Ya decía yo que Iría y Nelson terminarían "recorriendo" las montañas sagradas....
Claro, que en una suite de cama azul con aguas termales, recorrer monatañas sagradas es mucho mas agradable.....jajajaja
Besos mil, primaHERMANA.

lamaladelapelicula dijo...

Jo, qué barbaro. Perdona mi expresión pueril pero en estos casos no me sale otra.

Estoy llena de ganas, gracias :)

Nacho Epuñan dijo...

Paseaba por blogs y comentarios leyendo.

y te visito.

quedé absolutamente a gusto.

me encantó lo que escribiste, y cómo lo hiciste.

abrazo tus palabras.

abrazo a tu alma.

nos vemos

te invito a leerme.
http://cinemanimalito.blogspot.com/

Wycherly dijo...

Bien que despierten por completo el cuerpo asi y que broten de tu graganta las mas extraordinarias onomatopeyas.
Soy alejandra abri uno de estos sin mucho que contar bueno saludos!

Carlos dijo...

Lo malo de contar las estrellas con los ojos cerrados es que uno termina perdiéndose, sobre todo con el peso de alguien sobre el pecho de uno.

Besos que lleguen a Turumak.

Aldabra dijo...

buenas noches, Álex, primo hermano...sí que estaba caliente Turumak... es que las termas es lo que tienen... je je je...

buenas noches, "mala"... me alegra saber que te llenaste de ganas... ¿pero ganas de qué?... ¿o es muy pueril preguntar?... je je je...

buenas noches, nacho... te doy la bienvenida a mi blog y ahora visito el tuyo...

buenas moches alejandra... supongo que tú eres la alejandra de los otros anónimos ¿no?... te visitaré ahora también...

buenas noches, carlos... verás... todavía no me he perdido contando estrellas... ¿será que tengo mucho práctica en contar?... un cuerpo encima... uhmmmm!!... un cuerpo cálido... blandito...

bicos a todos, y que tengáis dulces sueños...