miércoles, 5 de marzo de 2008

Yo soy una de esas.

Yo diría que soy una mujer algo estúpida, por no decir, bastante estúpida. Pero he leído un libro y dice que soy una mujer que amo demasiado. Ahora ya estoy mucho más tranquila. Es una enfermedad, una adicción como otra cualquiera. Sólo tendré que hacer terapia 400 años y un día y ya se me pasará todo. Volveré a ser una mujer normal.


El perfil de las mujeres que amamos demasiado, según el libro y a groso modo es:

- Somos mujeres que recibimos poco afecto de pequeñas y por eso somos inseguras en la niñez y en nuestra vida adulta.

- Acostumbradas a la falta de amor estamos dispuestas a esperar, conservando falsas esperanzas de que el hombre que está a nuestro lado va a cambiar.

- Tenemos el amor propio muy bajo.

- Siempre estamos más en contacto con nuestro sueño de cómo podría ser nuestra relación que con la realidad.

- Somos adictas a los hombres y al dolor emocional.

- No nos atraen los hombres amables, estables, confiables y cariñosos porque nos parecen aburridos. Buscamos los más imposibles.

- Etc., etc.

Por todo ello, siempre escogemos a los hombres equivocados, uno tras otro y nos enganchamos a ellos, ciegas. Convertimos a nuestro hombre del momento en nuestra razón de vivir, en una obsesión. Y soportamos que nos maltraten psicológicamente, que anulen nuestra personalidad (la poca que nos quede intacta), que nos sintamos culpables de todo lo que ellos hacen mal (también de nuestra imperfección, si no, no tiene gracia)… En fin, nos convertimos en zombis.

Y todo por miedo a la soledad. Según el libro, claro.

Es que siempre hay quien se empeña en estudiarlo todo.

10 comentarios:

Spender dijo...

No hay por qué tomárselo todo al pie de la letra. Mil veces he querido yo, un todavía chico, disolverme en ella como un azucarillo y existir sólo cuando ella esté cerca. Pero no quiere decir nada excepto las ganas que tenemos de querer y que nos quieran. Y para eso hace falta un poco de suerte: el sitio, el lugar y la persona adecuada.

Gracias por tu visita. A mis links que vas ;)

entrenomadas dijo...

Ay, pues tu post me hace pensar.
Me haré con el libro. Me gusta este post.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Sí, Nuk...sí, ya recuerdo de otro tiempo...y otro lugar. Sí, perdona, pero es que, el zumo de aldabra es tan rico, que yo tb. lo bebo. Y me acordé ayer tarde. Me alegra verte por aquí.

Un gran saludo
Guillermo.

Anónimo dijo...

Normal? Qué saben ciertas personas de lo que es normal? Lo que es, es, y si te gusta, "palante"... claro, si puede ser.
Equivorcarse al elegir el amor? Jamás! No es tan sencillo. No somos, tan sencillos. El amor no se pondera, no se sopesa... Un solo sentimiento bueno hacia otra persona, minimiza todos los malos. Somos grandes los humanos! Nuestras maneras y formas, son geniales! Bueno, en tocante a nuestros instintos de bondad... De los otros, mejor ni hablar... No, por nada, porque termino el té y me voy a trabajar.

Aldabra, bicos.
Guillermo

Enredada dijo...

jaja, soy una de esas...esas que aman demasiado!!!
Pero por lo menos somos, y somos como somos, más allá de los errores que cometemos con nuestros amores, pero.... si no sdamos cuenta de eso... no somos tan estúpidas!!!

Elbereth dijo...

El título lo conozco y no me gusta. Me explico: nadie puede amar demasiado, sería una torpeza por parte de quien fuera "amar lo justo y necesario". No sé si el autor del libro ha vendido mucho, seguramente, pero es que hoy en día se vende de todo.

Amamos como podemos, con todas sus consecuencias, amamos y dejamos de amar, y volvemos a enamorarnos.

De los amores difíciles, si se convierten en rutina, reconozco que me resultan sospechosos...

En fin...¡que manera de enrollarme siempre, por dios!

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Las mujeres tejemos la vida con recuerdos y crecemos por dentro cada vez que los hombres se marchan...
de un libro que lei.
Alejandra

isilrod dijo...

Una vez más tengo que coincidir con la señora de nombre élfico. Hombres, mujeres. Que aman mucho, que aman poco...

Conozco demasiados tipos (de esos que anulan personalidades ;)) que también, según el autor, serían mujeres que aman demasiado.

Nos leemos por estos lares ;)

Un saludete

Aldabra dijo...

Como muy bien dice Spender: "no hay que tomarse todo al pie de la letra"... tanto lo que dice la autora del libro como lo que yo escribo...

sí me gusta escribir es porque me puedo inventar personajes... personajes que pueden o no coincidir con mi forma de pensar en la realidad...

en el caso que nos ocupa, simplemente intenté hacer una crítica irónica sobre el libro poniéndome en la piel de una de esas mujeres del libro con la cual me puedo sentir o no identificada...

lo que sí es verdad y real es que creo que cada uno tiene su límite y sus medidas para aplicar en la vida... y lo que va bien a unos no va bien a otros...

en algunas cosas coincido con la autora del libro y en otras no...pero sí que me resultó una lectura interesante... para comprobar una vez más que todos somos muy diferentes pero igual de respetables...

bicos gordos a todos y gracias por leerme.

Zeltia dijo...

éste debe ser el libro que me comentaste...
¿y que yo creo que me suena de haberlo leído?
me suena que me lo regalaron en un momento de mi vida en que estaba enganchada a un tío, y una amiga me dijo que no es que yo estuviera tan enamorada, si no que tenía adicción
hei mirar pola casa, naquel momento porlle un nome ou outro ó que eu sentía non me axudaba en nada a sentirme mellor...
yo sí tengo tendencia a engolfarme con hombres que ya sé de antemano que nunca podré tener una relación "normal" -en el sentido de las parejas al uso-
así nunca me darán el palo, nunca dejarán de amarme,
p0orque, realmente,
ya "de verdad" no me aman ni desde el principio...
bueno, creo que ya te hablé de éso.

bicos de viernes!
(me he leído todas las entradas de los libros, necesito un break!.
y es buena idea que postees sobre los libros que te gustan.
sigues en el taller literario?)