domingo, 20 de enero de 2008

Cambio positivo


El rojo le sienta bien a Congo,
está de mucho mejor humor.

Así que me ha llevado al cine
como había prometido.
Y me ha comprado palomitas y coca-cola.

Me gusta sentir a Congo a mi lado
en la oscuridad de la sala,
mientras vivimos por unas horas
otra historia que no es la nuestra,
para olvidarnos de la rutina.

1 comentario:

Isaac González Toribio dijo...

Gracias por tu visita. Para mi la vida es como el filo de una sierra. Bespués de cada cumbre aparece una fosa. Es necesario estar muy abajo para disfrutar en plenitud cuando alcanzas la cumbre. Mucha suerte. Un afectuoso saludo